El moai de Olot (II)

  Descripcion general:

 “ Tienen las siguientes características: un complejo amurallado de forma rectangular y cuatro caras, constituido por grandes bloques de piedra volcánica de 2 a 4 metros de grueso por 3 metros o mas de alzada, que sirve de base para la plataforma superior rectangular (terraza elevada). Encima de toda esta construcción (a la manera de un baluarte) se extiende la plataforma central (perpendicular a nivel del suelo), y encima de la plataforma se colocaban unas piedras planas de unos 20 a 30 centímetros de grosor por 2 o 3 metros de diámetro, que servían de pedestales para soportar (plantadas) las grandes estatuas de piedra o moai. La (pared) muralla (posterior), que baja perpendicularmente desde la plataforma hasta el nivel del suelo esta encarada al mar. Mientras que el muro de la esquina puesta, el que mira (tierra adentro) al interior de la isla, baja recto tan solo un metro. Desde esta alzada se extiende un un plano inclinado (tahua), hecho de piedras sueltas (redondeadas, poro) hasta llegar al nivel del suelo”. Aquí finaliza esta superficie inclinada hasta tocar “ una linea recta hecha de bloques de piedra tallados que hacen de muro de contención para evitar desprendimientos”.

De los extremos de la plataforma amurallada, el plano inclinado se extiende en forma de alas laterales por ambos costados. Bajo el empedrado delantero o tahua se encuentran las cámaras sepulcrales, nichos o avanga. Estas cistas de piedra están hechas a base de losetas talladas, rectangulares, en forma de cajas. “El espacio empedrado,situado delante del ahu, constituye una especie de patio” (que es designado técnicamente con el nombre de “plaza”). Resumiendo: los ahu-moai “generalmente están constituidos por una plataforma elevada, disponiendo a menudo de una plaza abierta al frente, y disponen de un elemento mas característico de este tipo de monumento, que son las estatuas de piedra antropomorfas instaladas. En la mayoría de los casos estas grandes construcciones ceremoniales llevan “asociados” cilindros de piedra (headgeards): sombrero, gorra o toca- llamados pukao” destinados a coronar las grandes estatuas (H. Martinsson, Ahu: The Ceremonial Stone Structures of Easter Island, p.137,138).

¿Que origen tuvieron estas construcciones llamadas ahu-moai? Los estudios comparativos llevados a cabo sobre las estructuras ceremoniales en piedra similares o marae-ahu existentes en el área cultural del Pacifico, referidos tanto a la Polinesia central (Tahiti. Moorea, Raiatea y Huahine) como en la Polinesia Oriental (Islas Marquesas), muestran grandes similitudes con variaciones locales. Desde estas áreas geográficas de la Polinesia Oriental, según parece, la tradición de construir marae o ahu se traslada en dirección a la Polinesia Occidental (Samoa, Tonga, Cook). Existen indicios sin embargo, que demuestran que los modelos mas antiguos ya se encontraban en la Isla de Pascua (en el extremo mas oriental del triangulo polinesio (H. Matinsson-Wallin, Ahu: The Ceremonial Stone Structures of Easter Island, p.109). “El marae polinesio, en primer lugar y antes de todo, es considerado como un lugar de reunión para llevar a cabo ceremonias y al mismo tiempo un espacio para ofrendas y enterramientos. Los elementos básicos del marae son: el altar o ahu, situado encima de la plataforma elevada en uno de los extremos, a menudo con diversos peldaños para acceder; y un gran recinto empedrado cerrado por muros de piedra de forma rectangular; también disponía de un árbol sagrado, plantado fuera del recinto” (P. Wallin, Ceremonial Stone Structure Marae (p.34;124).

Si consideramos ahora el caso de Olot, veremos que efectivamente es un marae del tipo ahu moai porque dispone de los cuatro elementos constitutivos y estructurales básicos, que son como ya hemos dicho; los muros exteriores y la plataforma elevada o ahu,la rampa inclinada o tahua, la plaza y el elemento escultórico imprescindible, la estatua o moai. Por razones evidentes, faltarían las alas laterales y las cistas funerarias.

Originalmente el ahu es decir, la plataforma central que sirve de peana o soporte a la estatua o conjunto de estatuas, tenia un sentido de altar funerario, ya que dentro de su recinto se disponían los venerados restos mortales de los miembros mas relevantes de un linaje familiar. La estatua o moai, generalmente de piedra tosca volcánica bastante frágil, y en algún caso basalto, era la representación individualizada de ciertos antepasados que se consideraban poseedores de un gran poder, fuerza o energía, que ellos llaman Mana.

Este poder quedaba concentrado en cada uno de los moai erigidos y estaba destinado a proteger a su población de los peligros internos y externos; y de favorecerlos en sus actividades económicas.”Todos los moai que fueron instalados en lo alto de los ahu concentraban gran cantidad de MANA o energía sobrenatural, la cual proyectaban sobre los espacios territoriales donde residía el respectivo linaje con tal de favorecer las actividades comunitarias, como la agricultura, la pesca y la guerra. ERAN EN REALIDAD LOS GRANDES PROTECTORES DE CADA LINAJE. Es por este motivo, parece ser, que durante las guerras tribales que tuvieron lugar en la isla de Pascua en siglos pasados, los moai fueron aterrats y destruidos por los enemigos del linaje protegido para que los los agredidos no pudiesen beneficiarse de su poder o mana. Era una forma de atacar la moral de los adversarios (Guía Museo Antropológico Padre Sebastian Englert, p.32).

La estilizada prolongación de los lóbulos de las orejas en las estatuas puede significar un símbolo de poder y rango. Ademas, las estatuas delicadamente talladas  podrían haber sido mediums para (transmitir) un alto grado de mana o fuerza sobrenatural. Sabemos ademas que las estatuas o moai tenían sus ojos mirando directamente a la población (H. Martinsson, Ahu: the Ceremonial Stone Structures, p.130) con la finalidad de proyectar su energía mística. Esta es la creencia común entre las civilizaciones polinesias. En consecuencia estos pueblos oceánicos tienen un gran respeto y veneración por este tipo de monumentos funerarios: son tapu o  tabú, lugares sagrados inviolables. Aseguran que aquellos que no los respetan recibirán el merecido castigo.

La persona que mejor me ha hecho comprender el significado polinesio de mana, fue un amigo pascuense que visito hace pocos años el moai de Olot, que por cierto lo elogio mucho. Me lo describió de una forma muy gráfica haciendo un simil adaptado a nuestra manera de entender estos fenómenos místicos que algunas personas experimentan en lugares sagrados cargados de historia. Ahora bien, sin nada mas, la estatua desnuda aunque artisticamente estuviese acabada, no tenia vida propia ni poseía fuerza. Para que el moai se convirtiese en un retrato vivo, aringa ora, rostro viviente del antepasado honorado, y que fuese apta para concentrar el mana o energía sobre natural que había de proteger a la población bajo su dominio visual, había de disponer de sus correspondientes mata u ojos encastados dentro de las órbitas oculares.

Es cierto que hasta el presente se han encontrado pocos fragmentos de un ojo de moai en la Isla de Pascua. La mayoría se han perdido o fueron destruidos intencionadamente durante las guerras tribales pasadas. Por los restos recuperados, se sabe que constaban de dos piezas independientes:” La conjuntiva  parte blanca del ojo estaba hecha de coral blanco o materia similar, mientras que el iris podía ser un disco tallado en escoria volcánica roja o hani hani, o también en mata u obsidiana, una especie de vidrio volcánico de color negro muy abundante en la islaAhora bien, el tallado de las cavidades oculares y la incrustación de los dos ojos propiamente dichos se habían de efectuar una vez que el moai se encontraba ya erigido encima del propio ahu” (Guía Museo Antropológico Padre Sebastián Englert, p.26). Por lo tanto sin los ojos, los moai eran “estatuas muertas”, no tenían vida, no eran “rostros vivientes”, no podían constituir los retratos vivos de personajes concretos.

 Los ojos, llamados mata, son designados con la misma palabra que se utiliza para el concepto de clan. Cuando la estatua ya había sido emplazada encima de la plataforma, tan solo entonces se podía iniciar la ceremonia de apertura de los ojos”. (H. Martinsson, Ahu: The Ceremonial Stone Structures,p.130). Al mismo tiempo, para que el moai se considerase completamente acabado y con un poder mágico adicional era necesario que tuviese colocado encima de su cabeza una pieza circular, cilíndrica, llamada pukao, el significado del cual no es claro. La palabra pukao ha tenido varias definiciones: sombrero, casquete, canasta, corona y cabellera o moño. De todas maneras los investigadores han observado que no todos los moai disponían de pukao o sombrero de escoria volcánica.

Tan solo aquellos que habían sido elegido previamente por su importancia colectiva y que se encontraban ya instalados en pie y encima de sus correspondientes ahu o plataforma funeraria recibían estos dos añadidos escultóricos tan significativos. Según los estudiosos consultados, el PUKAO era “ un añadido en forma de peinado o moño, hecho de piedra hani hani (en rapa nui: escoria ferruginosa de origen volcánico, que le confiere el característico color intensamente rojo), y que se acostumbraba a colocar encima de la cabeza de los moai (R. Cambdell: La cultura de la Isla de Pascua, p.178).  

Sin embargo otros como Francisco  Mellen Blanco (Manuscritos y documentos españoles para la historia de la Isla de Pascua) creen que el  pukao es un “ un cilindro de piedra tosca roja”, hecho a “imitación de un sombrero”. Para Sebastián Englert, La Tierra de Hotu Matua, p.84-87): Algunas estatuas, erigidas en los ahu mas grandes, llevaban ceñidas sobre sus cabezas, unas altas coronas de piedra, hau moai (corona), llamadas vulgarmente sombreros (pukao). Estas coronas eran talladas en una cantera de escoria volcánica roja, situada en Punapau, no muy lejos de la población de Hangaroa. De esta piedra, que es sumamente porosa y fácil de trabajar con instrumentos de basalto, se hacían coronas en forma de cilindros de gran tamano: de 1 a dos metros de altura (…) En la parte superior tenían una pequeña elevación (o excrecencia) de forma redonda. Algunas de estas coronas (pukao) llevaban gravadas unas figuras, preferentemente el hombre pájaro: 58 se encuentran en los ahu, y 31 permanecen todavía en la misma cantera esperando ser transportadas al correspondiente ahu”. Englert no cree que sean propiamente pelucas ni moños de cabello”. Para el, no podían tener nada mas que una finalidad estética. También A. Metraux comparte la opinión de Englert.

PUKAO & MATA: REFLEXIONES Y SUGERENCIAS ENTORNO A ESTOS COMPLEMENTOS PARA EL MOAI DE OLOT Discurso académico pronunciado en Olot el 23 de septiembre de 2007 por Francesc Amorós i Gonell Centro de Estudios Históricos Internacionales de la Universidad de Barcelona & Asociación Española de Estudios del Pacifico.© Copyright 2007 Francesc Amorós i Gonell.

Tarjeta postal del  Ahu Akivi “Los Siete Moai” impresa y editada en Cataluña por Motu Iti  Ediciones del Pacifico Sur por iniciativa de Antoni Pujado

Artículos relacionados 

El moai de Olot (I)  El moai de Olot (y III) & Carta a Julio Hotus

Otros Artículos de interés de Isla de Pascua

1.- Rapa Nui: Un mundo perdido al este de Polinesia : Entrevista a Francesc Amorós 2.-Nuevo libro de Francesc Amorós sobre la Isla de Pascua 3.- Isla de Pascua: El Sueño Imposible de Antonio Pujador 4.- Antoni Pujador y la Isla de Pascua (I)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s