No tenemos muchas opciones, declara el presidente de Kiribati ante la amenaza del cambio climático

SP

La Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) ha decidido abrir tres vías de negociación paralelas para facilitar el acuerdo global de lucha contra el cambio climático que los países pretenden adoptar en la Cumbre del Clima que se celebra en diciembre de 2015  en París (COP21), sin embargo para Anote Tong, presidente de la República de Kiribati, este pacto llegará demasiado tarde para los residentes de estas islas y atolones enclavados en la Micronesia. `No importa lo ambicioso que este sea´ ha declarado Tong , añadiendo que para los I Kiribati que habitan en atolones de coral que apenas si se elevan  escasos metros sobre el nivel del mar, ya es demasiado tarde.

Estas palabras fueron dirigidas ante una audiencia  en la que se encontraba Ban Ki-Moon. Las altas  mareas  y los fuertes vientos  asolan  y causan estragos en los frágiles anillos de coral, afectando considerablemente la vida diária  de sus habitantes; en algunos lugares ya han tenido que ser reubicadas aldeas enteras.

El presidente de Kiribati declaró que el país ya ha iniciado un plan para evacuar algunos de los 32 atolones de  los 33  que conforman el archipiélago, además de la isla volcánica de Banaba.  `No tenemos muchas opciones´. Los atolones de Kiribati están diseminados por un área marítima de más de tres millones de kilómetros cuadrados, entre ellos se encuentra Kiritimati (Christmas), el atolón más grande del planeta.

Ante la gravedad de la situación, Anote Tong  pidió a la comunidad internacional que Kiribati sirva como inspiración para desarrollar un proyecto ambicioso para reducir de forma radical las emisiones de gases que producen el efecto invernadero y evitar las consecuencias derivadas del incremento de las temperaturas. Tong  reconoció que en muchas ocasiones  casi ha perdido la esperanza ,  señalando que existe un límite a la hora de dar a conocer la problemática medioambiental y social de su país ante una audiencia que no está dispuesta a escuchar:  `No podemos permitirnos el lujo de no hacer nada´

Nauru abre nueva ruta aérea a los Estados Federados de Micronesia

Nauru Airlines ha anunciado el inicio, a partir del 12 de junio de 2015,  de nuevos enlaces aéreos semanales que conectarán Nauru,  Brisbane (Australia), Nadi (Fiji) , Tarawa (Kiribati)  y Majuro (Républica de las Islas Marshall), Kosrae y Pohnpei (Estados Federados de Micronesia). Los vuelos facilitarán  y fomentarán los desplazamientos y el comercio entre el norte, centro y sur del Pacífico. Estas nuevas rutas de la compañía aérea nacional micronesia supondrán el incremento de la actividad comercial y  visitantes a los Estados Federados de la Micronesia , operando con destino a Kosrae y Pohnpei los viernes y regreso a Nauru los domingos.

Los habitantes de algunos atolones de Tuvalu y Kiribati seriamente afectados por el ciclón Pam

La población entera de uno de los atolones de Tuvalu ha sido evacuada debido a las inundaciones provocadas por el ciclón tropical Pam a su paso por el Pacífico Sur el pasado fin de semana.  Más de 400 personas desplazadas de la isla de Nanumaga y 85 familias del atolón de Nukulaelae. Los suministros de agua están contaminados en  el atolón de Nui después que este  fuese cubierto enteramente por el oleaje tanto desde  el frente del océano como desde la laguna.  Este es el lugar que se encuentra en peor situación en Tuvalu, seguido por los atolones de Vaitupu y Nukufetau. Todas las islas anegadas por el agua de océano, los tres atolones del norte son los más afectados, así como aquellos situados en el área central de este archipiélago polinesio. Por otra parte, la Cruz Roja en la República de Kiribati , en Micronesia, esta centrando sus esfuerzos en ayudar a  los habitantes de la isla de Tamana, que tras el paso del ciclón Pam se han quedado en su mayoría sin hogar. Al menos 65 viviendas destruidas y otras 107 dañadas; la población insular es de 857 habitantes. La ayuda todavía no ha llegado, existiendo  la necesidad imperante de agua y alimentos.

Kiribati, Tuvalu y las Islas Salomón afectadas también por la fuerza destructiva del ciclón Pam

El gobierno de  la República de Kiribati ha señalado de  que está recibiendo informes sobre los graves daños sufridos en tres de los atolones situados al sur de este país micronesio a causa de los fuertes vientos y marejadas provocadas por el ciclón tropical Pam y que arrasó Vanuatu el fin de semana pasado.  Rimon Rimon portavoz del gobierno I Kiribati ha informado que la evaluación de los daños está  en marcha;  la semana pasada el  The Dai Nippon Causeway  puente que conecta Betio y Bairiki, dos de los núcleos urbanos más poblados del atolón de Tarawa y por donde transita la mayoría de las mercancías y combustible se ha visto afectado por la violencia del oleaje  impidiendo  su capacidad de servicio y tráfico limitado  controlado por la policía local. Las severas condiciones climáticas no han permitido hasta la fecha su reconstrucción. Los diques de contención del océano y las viviendas en poblados se han visto seriamente dañadas. En los atolones mencionados, aldeas enteras se han visto obligadas a desplazarse a lugares más seguros afectando, de este modo, la vida de sus habitantes y su medio de vida basada en la pesca y la agricultura de subsistencia. Según ha señalado el líder micronesio, `llevará bastante tiempo para que puedan regresar a la normalidad´. La semana que viene, con la llegada de la primavera,  se espera que una nueva marea  afecta a las islas.

Por otro lado Tuvalu, nación de Polinesia compuesta  también por atolones de coral que apenas si se eleven unos metros sobre el nivel del océano,  esperar recibir  este martes  ayuda por parte de la Cruz Roja después de sufrir el embate  de enormes olas y lluvias torrenciales que han arrasado cultivos y provocado la destrucción de viviendas. Casi la mitad de la población de Tuvalu 9876 habitantes,  se ha visto  desplazada por la inundaciones.  Enele Sopoaga, primer ministro del país,  ha indicado que la mayoría de  los habitantes  del archipiélago se han visto afectados, al menos habiéndose visto completamente anegado por completo uno de los atolones. La máxima preocupación para las autoridades se centra en las condiciones sanitarias  y la falta de alimentos,  agua y medicinas. Aurelia Balpe,  directora regional de la Cruz Roja Internacional en el Pacífico , ha declarado que desde Fiji han sido enviados equipos higiénicos, mantas, utensilios de cocina y contenedores de agua.

 El Ministro de Relaciones Exteriores de Nueva Zelanda, Murray McCully   ha indicado  que los  reconocimientos aéreos  llevados  a cabo por aviones de las Fuerzas Armadas de Nueva Zelanda el pasado fin de semana ,  han podido comprobar que la situación en Tuvalu no ha sido tan desastrosa como en Vanuatu. Los atolones  se han sido  afectados por la fuerza del ciclón Pam  aunque las viviendas no se han visto tan afectadas como aquellas del país melanesio. McCully ha dicho que el gobierno de Tuvalu parece capaz de gestionar la situación y con ello centrar todos los esfuerzos  en prestar ayuda a Vanuatu sin embargo, umerosas asociaciones humanitarias , como Plan International Australia, han alertado a la comunidad internacional que no se olviden de los desastres ocasionados en otras Islas del Pacífico por el paso del ciclón Pam, como son Kiribati, Tuvalu y las Islas Salomón. Las islas de Anuta y Tikopia, en las Islas Salomón en Melanesia, se han visto severamente afectadas por las violentas inclemencias climáticas derivadas de Pam, uno de los ciclones más destructivos ocurridos en el Pacífico Sur y que con ráfagas de viento de más de 340 kilómetros hora arrasó el archipiélago de Vanuatu el pasado sábado.

Tras el paso del ciclón Pam, declarado el estado de emergéncia en Tuvalu

Este fin de semana el estado de emergencia ha sido declarado en Tuvalu, en Polinesia,  después de que el sureste del archipiélago sufriese  el  embate  de   intensas marejadas producidas  por el ciclón tropical  Pam,   arrastrado y destruyendo viviendas, centros comunitarios y huertos;   además deponer al descubierto las tumbas  de los cementerios y  provocando con ello problemas de salud y seguridad.

Claire Shave, portavoz de la Cruz Roja, ha informado de que la situación en las islas periféricas es muy mala;   afectando la  grave situación  a una gran parte de la población.   El Primer Ministro de Tuvalu, Enele Sopoaga,  ha informado que  que casi la mitad de la población, 9876 habitantes según el censo de 2013,  ha sido desplazada por la tormenta, la  mismo que ha arrasado a Vanuatu, en la Melanesia.  El 45% de los nacionales  de Tuvalu reside  en las llamadas islas ex teriores,  frágiles atolones de coral que apenas si se elevan unos metros sobre el nivel del océano. La principal preocupación en estos momentos para las autoridades locales  es suministrar alimentos, medicinas y agua y subsanar cuanto antes las deficiencias sanitarias provocadas por Pam.

La República de Kiribati, en Micronesia, ha sufrido también las fuertes marejadas provocadas por el ciclón tropical  Pam, destruyendo parcialmente el  The Dai Nippon Causeway  puente que conecta Betio y Bairiki, dos de los núcleos urbanos más poblados del atolón de Tarawa y por donde transita la mayoría de las mercancías y combustible. Las severas condiciones climáticas no han permitido hasta la fecha su reconstrucción.

Médicos de las Islas del Pacífico, formados en Cuba, se enfrentan a problemas de idioma a su regreso

Varias Islas del Pacífico  están alegando que sus médicos graduados en Cuba están en estos momentos  enfrentándose a problemas  derivados del idioma, ya que  recibieron sus conocimientos  y formación en español cuando deben ejercer en inglés; lo que les ha traído no pocas dificultades, tal como señala el diario australiano ABC. Las autoridades de estas naciones del Pacífico Sur  han  informado  que los graduados, al regresar a sus países de origen, se encuentran con dificultades para ejercer su profesión. Cuba brinda capacitación médica a estudiantes de Kiribati, Vanuatu, Islas Salomón, Nauru, Fiji y Tuvalu desde 2006 como parte de su programa del internacionalismo médico. El  envío de médicos a los países en desarrollo, por parte del régimen cubano, ha sido descrito como el más importante producto de exportación de la isla caribeña.

Atabi Ewekia, encargado de formación en el Departamento de Educación de Tuvalu, señalo  que  el gobierno de estas islas polinesias, compuestas en su totalidad por atolones de coral que apenas si se elevan unos metros sobre el nivel el mar,  ha podido  comprobar cómo los médicos formados en Cuba carecen de habilidades prácticas y de comunicación. `Se dieron cuenta, sobre todo en la formulación de recetas, particularmente  en el detalle en la  frecuencia de tomas por parte de los pacientes ´, además de no estar familiarizados con la práctica de relacionarse y tratar a los enfermos. Ewekia dijo que  en la República de Kiribati  y en las islas Salomón, también  se han emitido informes relacionados con  problemas de  formación de los médicos micronesios y melanesios   en Cuba. Kiribati estableció un programa especial de pasantías de dos años,diseñado para cubrir el déficit de las cualificaciones, y ocho médicos formados en  el Caribe  volverán a las islas a finales de este año. `Hemos visto la eficacia del programa que  en estos momentos están llevando a cabo  en Kiribati´, ha dicho  Ewekia,  agregando que el objetivo principal de  este programa es hacer que estos médicos se alisten para practicar en los hospitales. También precisó que no tienen pensado enviar más estudiantes de Medicina a Cuba, conforme a que ya poseen la cantidad necesaria, al tiempo que agradeció a La Habana lo que han hecho hasta  hoy.`Por el momento, ya tenemos varios médicos… y el próximo año no creo que vamos a enviar más a Cuba´, La semana pasada el Departamento de Educación de Tuvalu informó que tiene que trabajar para recapacitar a estudiantes de Medicina que hicieron su carrera en Cuba, pues el nivel de formación de profesionales de la salud en la isla es considerablemente inferior a esta nación polinesia.

Ante la negativa de los tribunales británicos, Fiji indemnizará a las victimas de los ensayos nucleares llevados a cabo en Kiritimati

Kiribati

El Gobierno de las Isla  Fiji, ex colonia de Inglaterra  hasta 1970, ha dejado clara su intención  de compensar a los antiguos trabajadores que participaron en las pruebas nucleares que se  llevaron a cabo en el Océano Pacífico Central. Sus denuncias exigiendo una indemnización en razón de las enfermedades que padecen, se han venido prolongando durante años frente a los tribunales de Londres, que se han mostrado inflexibles.  Durante las  explosiones atmosféricas , los empleados fijianos se encontraban a bordo de buques británicos; entre 1956 y 1958 y frente a la costa de Kiritimati (Christmas), en la República de Kiribati,  los ingleses  experimentaron su primera bomba atómica. En aquellos años  se encontraban en la región  más de setenta fijianos y ciudadanos británicos y  de Nueva Zelanda.

En Fiji,  durante la última década,  la  Fiji Nuclear Test Veterans Association (FNTVA)  ha llevado a cabo en los tribunales ingleses  una larga y exhausta  batalla legal estimando que  en 2009,  al menos 189 personas se encontraban  en condiciones de reclamar una indemnización por sus enfermedades derivadas de los experimentos atómicos codificados bajo el nombre de Operación Grapple.  Aproximadamente 300 melanesios participaron  en los ensayos, habiendo fallecidos dos tercios después de  sufrir cáncer y enfermedades de la piel. Se han documentado al mismo tiempo, malformaciones  en los hijos recién nacidos , hijos de aquellos trabajadores.