La pesca del pepino de mar en las islas Fiji

 

`Soy fijiano y tengo 20 años´ En este documental, la voz del narrador nos conduce  a una historia que es la  misma que la de cientos de pescadores en las islas Fiji. Son los habitantes de las islas más remotas de este archipiélago melanesio a los que en un principio las empresas chinas les ofrecen dinero fácil para pescar holoturias o pepinos de mar en los arrecifes de coral. La realidad a la que se enfrentan estos jóvenes fijianos que aspiran a una vida mejor es muy distinta: los buceadores se exponen a numerosos accidentes, se fomenta la pesca ilegal y se destruyen los frágiles fondos marinos de las islas.

Muy codiciados en la gastronomía y medicinal tradicional  china,  pueden usarse frescos o secos en diversas recetas de aquel y otros países asiáticos. El animal y el ingrediente culinario se conocen popularmente en las Islas del Pacífico como bêche-de-mer o `pala de mar´   y suelen encontrase  en casi todos los ambientes marinos, pero son más diversos en las aguas saladas poco profundas de los arrecifes coralinos.

Su importancia ecológica es  fundamental desde el punto de vista de la calidad ambiental del fondo marino. Debido a sus hábitos alimenticios, este organismo es el encargado de mantener vivo el fondo del mar, que constantemente recibe materia orgánica proveniente de las heces de otros animales, restos de vegetales y animales.  Al llegar al fondo, la materia orgánica inicia un proceso de descomposición que implica consumo de oxígeno, por lo que sin la existencia del pepino de mar el fondo quedaría anóxico, con condiciones adversas para la vida de cualquier especie y, en especial, aquellas que viven asociadas a él.

Los cohombros de mar   en las Islas del Pacífico han sido un alimento básico en la dieta de  sus habitantes. Países como  Papúa Nueva Guinea  exportan cada año grandes cantidades a China y otros mercados asiáticos,  por tal motivo  sus poblaciones en todo mundo, se enfrentan a una situación cada día más difícil. Según un nuevo informe de la FAO, las reservas de pepinos de mar están sometidas a una intensa presión pesquera. Las especies de mayor valor comercial se han agotado en gran parte. En la mayoría de los países analizados y en las regiones de África y el Océano Índico, las reservas están sobre explotadas. Del mismo modo, en la región de Asia-Pacífico las especies más buscadas están casi agotadas. También la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura  identifica amenazas adicionales para las poblaciones de holoturias  de todo el planeta, incluyendo el calentamiento global, la destrucción del hábitat y la pesca ilegal.

LE SALAIRE DES PROFONDEURS  51 min – Nueva Caledonia – 2015 Realización Dominique Roberjot & Christine Della-Maggiora. Produción Latitude 21Pacific/Nouvelle-Calédonie 1ère/France Télévisions.

Naghol: Saltando al vacío para fecundar la tierra (IV)

Pentecostes

Aparte del ritual del  naghol  los habitantes de Pentecostes  son conocidos por sus danzas tradicionales y su habilidad en el tallado,  especialmente de máscaras que representan a los espíritus ancestrales. Las mujeres se muestran habilidosas en el tejido de materiales vegetales, especialmente en  coloridos  y bellos bolsos que llevan tanto hombres como mujeres. Las esterillas  confeccionadas con la corteza del  bananero  y  teñidas  de color morado con tintes naturales son empleadas en ceremonias tradicionales y  representa un excelente ejemplo de la  habilidad artesanal de las mujeres.

En el mes de julio, después de las ceremonias de circuncisión los hombres de las aldeas, particularmente aquellas enclavadas en su área central,  se emplean en la danza taltabuan; las mujeres  en  la  llamada sowahavin.  En Pentecostes, como en otros muchos lugares de Vanuatu, se expresa también el arte de dibujar en la arena. El Sandroing (palabra bislama derivada del inglés sanddrawing: dibujos en la arena) es un arte ancestral todavía practicado  Los artistas realizan todo su trabajo en cuclillas. Con la mano aplanan un área de arena y luego dibujan sobre ella todo un entramado de líneas paralelas y perpendiculares, dirigiendo su dedo hacia las intersecciones, van creando perfectas figuras geométricas. En los dibujos se pueden descifrar mensajes, leyendas y canciones.

La nimangki es una sociedad jerarquizada, en la que mediante determinados ritos, un hombre puede ir escalando puestos, ganando con ello prestigio e importancia.  Esta ceremonia  exige que para convertirse en jefe es necesaria la matanza de cerca de un centenar de cerdos y reunir cantidades ingentes de taro y ñame para satisfacer a los convidados. No existe un jefe real, sino que la autoridad recae sobre los más ancianos que consiguen influencia a través de su alta posición en la nimangki. Para lograr esta posición, el individuo debe primero poseer suficiente cantidad de cerdos con colmillos. El segundo factor esencial para conseguir una posición social es el consentimiento y la ayuda de los hombres más importantes. Para obtenerla los hombres cumplen generalmente todos los deseos de sus mayores.

Una de las ceremonias más importantes de Vanuatu es pues la matanza de los cerdos que como hemos visto actúa como elemento para aumentar el prestigio social, sobre todo para alcanzar el rango de jefe supremo. Los cerdos más apreciados son aquellos que poseen los colmillos circulares (nembuas). Esta celebración tiene lugar de forma particular en las islas septentrionales del archipiélago, donde los hombres adquieren poder y prestigio de acuerdo con la jerarquía social o nimangki.  La posesión de cerdos es el medio para subir en la escala social de un individuo. Los animales, centenares de gorrinos, se emplazan en el nasara o espacio publico de las aldeas donde son sacrificados uno a uno y posteriormente distribuidos entre todos los presentes.

Vanuatu (2)

Fotografia: © Paolo & Maryjohn Sampson

Tahiti Nui, líder de la oposición anuncia petición para detener a las multinacionales europeas

El líder de la oposición  en Polinesia Francesa ha anunciado que su partido pondrá en marcha una petición para detener a las multinacionales europeas que  pretenden explotar los recursos mineros de este archipiélago polinesio. Oscar Temaru ha declarado también que su partido Tavini Huiraatira  está organizando una marcha  en la isla de Tahiti para mostrar su oposición a estos planes. En conferencia de prensa, el líder  ma’ohi anunció que dicha petición se sumará a su campaña en Naciones Unidas para exigir la descolonización de esta  colectividad de ultramar francesa; Temaru  dijo que en  el proceso de la ONU se a pedido a Francia que respete el derecho a la soberanía sobre todos los recursos de Tahiti Nui , incluyendo los recursos marinos; recordando que bajo la ley francesa el estado puede reclamar estos recursos si son declarados  de valor estratégico. París posee los derechos de explotación de los fondos marinos y continentales de Polinesia Francesa  y  de los cuales se cree son ricos en yacimientos de   minerales raros.

Naghol: Saltando al vacío para fecundar la tierra (III)

Pentecost (41)

Confeccionados con fibras de pandano (Pandanus species)  los paipi o estuches que cubren el pene es todo lo que los hombres llevan como vestimenta ritual en el naghol . Con sus cuerpos untados en aceite de coco y algunos de ellos portando en sus orejas grandes y hermosos  hibiscos de color rojo, los niños no circundados son los primeros en saltar desde torres  que pueden   alcanzar  20 ó 30 metros de altura. En ocasiones se muestran temerosos o dubitativos  ante  el reto que entraña el salto al vacío,  su edad  suele ser de 7 años;  superando sus miedos alentados por los ánimos entusiastas y cantos de  sus compañeros adultos. Sus plataformas de salto suelen  guardar  menos altura que la de los hombres circundados que les siguen,  lanzándose al vacío desde enclaves más elevados.  Los hombres suelen dejar de saltar cuando alcanzan los 35 ó 40 años de edad.

Atadas a los tobillos se deben asegurar que las  gruesas lianas  cuentan con la medida adecuada, pues  las tal demasiado largas provocarían que los hombres  se estrellase contra el suelo. Cada saltador construye su propia plataforma y elige sus propias lianas con cuidado extremo  considerando  al mismo tiempo, su tamaño y peso corporal pues de esta manera nadie es responsable de los  posibles daños que pueda sufrir.

Cuando los saltadores  se muestran preparados para  lanzarse al vacío, levantan una de sus  manos y los cantos  que han venido acompañando  la ascensión al sigol y la preparación para el salto cesan. El silencio  permite  la recitación de un pequeño discurso tras el cual  el saltador se desprenderá de una hoja sujeta a su cinturón. Lanzada al aire,  los cantos y las danzas proseguirán;  con los brazos cruzados sobre su pecho  se lanzará al vacío. Los hombres deben tocar la tierra, para de esta manera fecundarla y cuando las lianas han dejado de ceder se les libra de estas, quiénes lo hacen son siempre varones, familiares o amigos  del saltador.

El naghol  pues, celebra la cosecha del ñame  y representa un rito de fertilidad para los hombres. Cuando las lianas  se tensan tras el salto, la cabeza del saltador debe tocar la tierra haciéndola de esta manera fértil para la cosecha del ñame del año siguiente, un tubérculo fibroso que necesita condiciones climáticas favorables para su crecimiento, lluvia y sol en cantidades proporcionadas.

Fotografia: © Paolo & Maryjohn Sampson

Vanuatu (3)

Naghol: Saltando al vacío para fecundar la tierra (IV)

Nowhere Line: Voices from Manus Island, la escalofriante realidad de los campos de detención para solicitantes de asilo en Australia

Nowhere Line: Voices from Manus Island es un documental animado narrado por dos solicitantes de asilo detenidos en el llamado Manus Island Offshore Processing Centre o centro de detención para solicitantes de asilo en la isla de Manus, de jurisdicción papú y financiado por Australia;  que relatan su penoso viaje antes de acabar recluidos en la isla melanesia y las revueltas que allí  tuvieron lugar  en 2014.

En el mes de octubre de 2014, el director británico residente en Australia, Lukas Schrank, estableció contacto  con el periodista iraní Behrouz y Omar quiénes pudieron  dar a conocer su historia y experiencias desde dentro mismo del campo de detención.

Las entrevistas ofrecen una visión escalofriante de la realidad diaria de las 1700 personas que estaban retenidas de forma arbitraria en Papúa Nueva Guinea, hoy son 800.  El 17 de febrero de 2014 se produjeron en el centro violentos conflictos entre los habitantes melanesios y los refugiados, cientos de detenidos sufrieron graves lesiones. Reza Berati, iraní de 23 años fue víctima mortal.

Nowhere Line: Voices from Manus  cuenta lo acontecido aquella noche y descubre la violación de los Derechos Humanos a la que se enfrentan los solicitantes de asilo en Australia. Según la ley australiana , cualquiera interceptado mientras intenta alcanzar la costa en barco será enviado a la isla de Nauru en Micronesia o Manus en Papúa Nueva Guinea  y no tendrá derecho a ser reasentado en el país. Algunos solicitantes de asilo han pasado años en estos campos, como han criticado la ONU y varios grupos de derechos humanos, y han sido numerosos los informes de casos de abusos y daños autoinfligidos entre los detenidos, incluyendo niños. Los Gobiernos de Australia y Papua Niugini han acordado esta semana cerrar el controvertido centro de detención pero no está claro cuál será el destino de los cientos de refugiados.

La cinta a sido proyectada en diferentes países y ganó el premio al Mejor Corto Documental en el Melbourne International Film Festival 2015. Podéis visionar el documental en  Vimeo

Miembros del personal de la constructora española Ferrovial podrían ser expuestos a responsabilidades por crímenes contra la humanidad en Nauru y Manus

refugee-camp

La filtración al diario británico The Guardian  de  los Nauru Files (Archivos de Nauru) ,  más de 2.000 documentos sobre los centros de detención de inmigrantes y solicitantes de asilo del Gobierno australiano en la isla micronesia de  Nauru y en  la isla de Manus en Papua Niugini,  muestran la escala del sufrimiento al que están sometidos los internos en estos lugares: 8.000 páginas de informes internos sobre incidentes ocurridos en estos recintos, de mayo de 2013 a octubre de 2015, que relatan casos de asaltos, abusos sexuales a adultos y menores y automutilaciones, así como las terribles condiciones a que se ha relegado a estas personas. Un escándalo en el que  se ha visto arrastrada la constructora española Ferrovial, que el pasado mayo adquirió la empresa responsable de proporcionar servicios a estos centros, incluyendo el personal de seguridad responsable de muchos de estos excesos.

El pasado 25 de julio, una experta en derecho internacional de la Universidad de Stanford llegó incluso a asegurar que algunos de los empleados de la firma española podían llegar a ser procesados por su responsabilidad en estos hechos:

`Basándonos en nuestro análisis de los hechos, es posible que miembros del personal de Ferrovial podrían ser expuestos a responsabilidades criminales por crímenes contra la humanidad bajo el Estatuto de Roma´, afirmaba Diala Shamas, del Centro Internacional de Derechos Humanos y Resolución de Conflictos de Stanford, en una entrevista. `Hemos expresado nuestra preocupación a Ferrovial en una comunicación privada con sus responsables y directores detallando nuestras conclusiones. Aún no nos han respondido´, explicaba. Desde Ferrovial, sin embargo, niegan la validez de esta argumentación legal.

El pasado 13 de mayo, Ferrovial adquirió la empresa australiana Broadspectrum , cuyo papel administrador en los mencionados centros de internamiento en Manus y Nauru ha sido muy cuestionado. Pero Ferrovial puntualiza: `Broadspectrum no gestiona estos centros. Es un proveedor de servicios del Departamento de Inmigración y Protección de Fronteras del Gobierno australiano, ocupándose del mantenimiento, ‘catering’, limpieza, logística, seguridad, bienestar y transporte”.

Estos centros de detención ilegales forman parte de la controvertida política de asilo del Gobierno australiano desde hace una década y media, que estipula que, para evitar las responsabilidades derivadas de la legislación internacional sobre asilo, aquellos solicitantes interceptados en el mar no son enviados a la propia Australia territorial sino a  islas del Pacífico Sur , donde se evalúan sus peticiones. Se trata de un intento deliberado de disuadir a aquellos que trataban de llegar en patera a suelo australiano, dificultando muchísimo el proceso de obtención de asilo. Por ello, Camberra ha firmado acuerdos con Papúa-Nueva Guinea y Nauru para la creación de estos centros de detención, a cambio de importantes contrapartidas económicas.

Algunas voces opinan que el problema va mucho más allá de la mera gestión, y que la propia existencia del sistema de confinamiento en las islas supone ya una enorme violación de los derechos humanos. El pasado 27 de abril, el Tribunal Supremo de Papua Niugini ordenó el cierre del centro de detención de la isla de Manus, tachándola de `ilegal e inconstitucional´. Unos días después, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) exigió el traslado inmediato de todos los internos a otro lugar con `condiciones humanas´. `No hay duda de que la política actual de procesamiento y detención prolongada en las islas es inmensamente dañina´, afirmó la institución en un comunicado.

No obstante, más de 1.300 personas permanecen encerradas en ambos centros a día de hoy. En junio, el psicólogo especializado en trauma Paul Stevenson, que ha trabajado regularmente en Manus y Nauru, aseguró en una entrevista que `no había visto tantas atrocidades en toda su carrera profesional de 43 años como en dichos lugares.

 Días después de la adquisición de Broadspectrum, un equipo de la ONG australiana No Business In Abuse se reunió con representantes de Ferrovial  para advertirles sobre lo que implicaba esta operación comercial. Su directora, Shen Narayanas según declaró a la prensa española,  los representantes de  Ferrovial  `no parecían tener un plan sobre qué iban a hacer´, especialmente respecto a la orden del ACNUR de transferir a los internos fuera de los centros. `Su nivel de información parecía muy bajo. Nuestra opinión es que compraron la empresa sin entender realmente de qué iba aquello, a pesar de toda la información pública y el hecho de que les habíamos contactado varias veces´, comentó

En concreto, el 29 de febrero de 2016, No Business in Abuse y el Centro Legal de Derechos Humanos de Australia (HRLC) enviaron una `alerta a inversores´ a Ferrovial, sobre la posible complicidad en los abusos en la que podía incurrir la empresa con la adquisición de Transfield-Broadspectrum:   `La compañía nos indicó que no estaban preparados para hablar con nosotros mientras la oferta de adquisición estuviese vigente´, señala Rachel Ball, directora de promoción de políticas públicas del HRLC.

Para Ball, la responsabilidad de Ferrovial respecto a lo que sucede en Nauru y Manus es incontrovertible: `Las empresas que operan los centros de detención tienen obligaciones contractuales en relación con la seguridad y el bienestar de los detenidos, y están expuestos a responsabilidades civiles por los errores. Además, bajo los Principios Rectores de la ONU sobre Negocios y Derechos Humanos, las empresas tienen la responsabilidad de respetar los derechos humanos en sus operaciones´, indica. `El porcentaje exacto de beneficios derivados de los contratos de los centros no está claro. Un informe de expertos independientes señala que el sector social, de defensa y de propiedad, que incluye dicho contrato, suponeel 84% de la actividad económica de Broadspectrum´, afirma Ball. De acuerdo con No Business in Abuse, el Gobierno australiano paga 1,4 millones de dólares al día a la empresa por operar los campos.

A pesar de ello, la estrategia de Ferrovial parece ser la de deshacerse lo antes posible de estos polémicos centros. `El mismo día que se tomó el control de Broadspectrum, Ferrovial Servicios anunció que, dado que los servicios prestados en los Centros Regionales de Refugiados de Nauru y Manus no forman parte de su actividad, no figurarán tampoco en la oferta de Broadspectrum en el futuro. Por tanto, Broadspectrum no se presentará a la renovación del contrato, que convocará el Departamento de Inmigración y Protección de Fronteras del Gobierno australiano´, asegura el portavoz.

`Esto sería prudente, dado que cada día que pasa, los miembros de Ferrovial se arriesgan más a una futura exigencia potencial de responsabilidades legales´, explica Diala Shams.  `Cualquier compañía que se haga con dichos contratos se encontraría en una situación similar, a menos que haya cambios significativos en la política australiana [de asilo] y en las condiciones de estos centros de detenciones´, asegura.

`Saludamos el compromiso de Ferrovial de no proporcionar estos servicios en el futuro, pero los hombres, mujeres y niños en los campos de Nauru y la isla de Manus no pueden esperar a que el contrato de Broadspectrum expire en febrero del año próximo´, asegura Ball. `Cada día que los campos siguen abiertos, los refugiados y solicitantes de asilo sufren serios daños y cada día que Ferrovial opera esos centros, la empresa estará expuesta a un significativo riesgo legal, financiero y reputacional´

Australia acepta cerrar el centro de detención de inmigrantes de Manus en Papua Niugini

PNG

Los Gobiernos de Australia y Papua Niugini han acordado cerrar el  controvertido centro de detención para solicitantes de asilo en la remota y aisada  de isla Manus, al norte  del país melanesio. No está claro cuál será el destino de los 800 refugiados que viven en este campamento, bajo jurisdicción papú y financiado por Australia. Su futuro ha sido incierto desde que el Tribunal Supremo de Papúa Nueva Guinea sentenciara en abril que el centro era `ilegal e incostitucional´. El lugar ha despertado polémica por sus malas condiciones y supuestos casos de abuso, según el periódico británico The Guardian.

Según la ley en Australia, cualquiera interceptado mientras intenta alcanzar la costa en barco será enviado a la isla de Nauru en Micronesia  o Manus y no tendrá derecho a ser reasentado en el país. Algunos solicitantes de asilo han pasado años en estos campos, como han criticado la ONU y varios grupos de derechos humanos, y han sido numerosos los informes de casos de abusos y daños autoinfligidos entre los detenidos, incluyendo niños.

Parte de la sociedad de Papúa Nueva Guinea desaprueba el reasentamiento de cientos de refugiados en su país y se han registrado ataques hacia los peticionarios de asilo por parte de  los habitantes de las islas. `Papúa Nueva Guinea y Australia están de acuerdo en que el centro debe cerrarse´, ha dicho el primer ministro papú, Peter O’Neill. ´ Se han puesto en marcha ya un paquete de medidas Es importante que el proceso no se lleve a cabo con prisas, sino de forma cuidadosa´, ha añadido el lider melanesio.  No se ha establecido una fecha de cierre para el centro.

Peter Dutton, el ministro australiano de Inmigración, que se ha reunido con O´Neill este miércoles, ha reiterado que la posición de su Gobierno es que Australia no aceptará ningún refugiado detenido en el país vecino. `Ha sido una postura sólida de este Gobierno el trabajar con Papúa Nueva Guinea para cerrar el centro de Manus y apoyar a esta gente en su adaptación a la isla o en su retorno a sus países de origen´, ha declarado Dutton. El anuncio llega después de que el periódico británico The Guardian publicara documentos filtrados que detallan más de 2.000 casos de abusos sexuales, asaltos y tentativas de autolesiones registradas en dos años en el centro de detención de Nauru.

Las duras condiciones y las denuncias de abusos sistemáticos a menores en ambos campos han sido duramente criticados tanto en Australia como en el extranjero. El Gobierno australiano defiende que su política es necesaria para evitar que solicitantes de asilo mueran en el mar en la peligrosa travesía entre Indonesia a Australia. Cientos de personas murieron en los años previos a que se estableciera esta política. El cierre del centro de detención ha sido celebrado por los defensores de los derechos de los refugiados. `Casi un millar de hombres en Manus ya han perdido tres o más años de sus vidas encerrados en un limbo por ninguna razón ´ ha declarado la directora en Australia de Human Rights Watch, Elaine Pearson. `Han sufrido condiciones de suciedad y hacinamiento, atención médica inadecuada y violencia. Por fin, ha llegado el momento de permitirles seguir con sus vidas de forma segura y digna´, ha añadido en un comunicado.