Rapa Nui, entre la tradición y la modernidad

Dirigido por Wladimir Rupcich y filmado en Rapa Nui , el documental Hay Mana (2009) subraya la importancia de la transmisión oral entre un abuelo y su nieto estos, sus protagonistas muestran los efectos de la modernidad sobre la fragilidad del patrimonio arqueológico de Isla de Pascua. Las conversaciones y relatos de Lázaro Hotus, el abuelo, a su nieto Juan Haoa, traen la memoria de la expedición cientifíca liderada por Thor Heyerdhal que tuvo lugar durante los años 1955 y 1956. Lázaro Hotus, pasados ya 54 años, recuerda aquellos tiempos con Juan y juntos dan cuenta de la importancia y los efectos de aquella empresa arqueológica noruega en la vida social y cultural sobre la población de Rapa Nui y de la aparición del turismo y su influencia en las transformaciones económicas y políticas.En sus procesos diversos, el impacto de la globalización erosiona directa e indirectamente el patrimonio de Isla de Pascua.

 [… ] A través de una voz silenciosa, se ofrece un panorama que muestra  la capacidad de la ciencia y el tecnicismo, por reparar el desgaste del patrimonio arquelógico de la isla. Sin embargo todo el esfuerzo desplegado por la expedición noruega de 1955 en instalar acciones de restauración del patrimonio arqueológico se ve disminuido por la acelerada mercantilización de la cultura Rapa Nui  […]

Otros Artículos de Interés: Turismo & Tradición en Rapa Nui

Jesús Conte Oliveros y la Isla de Pascua, un recuerdo

jc-rapa-nui

Hoy, 27 de abril, se cumple un nuevo aniversario del sensible fallecimiento de don JESUS CONTE OLIVEROS, un sabio, un erudito, lingüista y por sobre todo una gran persona. Por Marcos Moncada Astudillo Polinesia Chilena

Mi primera aproximación a Don Jesús Conte fue a través de su magnífica obra “Isla de Pascua: Horizontes sombrios y luminosos”, y debo reconocer que su lectura me generó sentimientos encontrados, por un lado me fascinó y por otro me produjo una extraña sensación… “esa era la obra que yo quería escribir”… pero fue un comentario muy ambicioso, una obra como esa solo la pudo escribir Jesús Conte, sus viajes y recorridos por archivos y lugares que van más allá de lo histórico… solo él podría dar con el sitio donde “descansaron los huesos” de los rapanui trasladados como esclavos a la costa peruana… aunque esos huesos ya no existan y ningún documento lo atestigüe… salvo la foto que publica Jesus Conte en su libro y que se respalda en sus investigaciones.

Pero principalmente, lo que hizo única e insuperable la obra de Jesús Conte, fue su manejo del latín y el acceso a los archivos secretos del Arzobispado de Papeete, gracias a su relación directa y personal con el entonces Arzobispo, Monseñor Michael Coppenrath, con quien habían sido condiscípulos de un Doctorado en Latín, realizado en el Vaticano… uno de los CINCO doctorados de Jesus Conte, que además, era experto en lenguas polinésicas y hablaba y manejaba veinte idiomas.Sin ese acceso tan restringido, y sin entender la lengua en que fueron escritos en el siglo XIX hubiese sido imposible descifrarlos.

Mientras realizaba en Radio Manukena de Isla de Pascua un programa sobre historia insular, me llama por teléfono Jesús Conte y me ofrece explicar el uso de algunas palabras que yo habia usado y manifestado que su origen se había perdido, nos reunimos en su casa y con un lapiz y papel me explicó entre otros términos, como la palabra “polinesica” TIAPORO significa DIABLO porque deriva de DIABOLO y en la lengua polinésica no hay letra D, B ni L, ya que ellos solo tienen nueve (9) consonantes. (¡resuelto el misterio!)

Ese dia conocí en persona a don Jesús Conte, por quien ya tenia una admiración consolidada, y también conocí su generosidad… sin yo saberlo él era auditor de mi programa radial semanal sobre Historia de Isla de Pascua, y había percibido ciertas “lagunas”… para llenarlas me regaló algunos libros e incluso transcripciones de antecedentes que no publicó en su obra pero que percibía a mi me interesarían para mis estudios sobre historia de la isla bajo soberanía chilena, e incluso previos, los que no hubiese sido entendibles sin la traducción de Jesús Conte.

Respecto de su manejo del Latín, él mismo que confirmó una historia que parece de cuento… disculpen que no recuerde bien (o que confunda los detalles) pero en cierta ocasión, si mal no recuerdo en la Academia Chilena de la Historia, uno de los presentes cometió el increible desatino de corregir a don Jesus Conte la pronunciación de “Vitae” (pronunciada según fonetica latina como “Vite”) y como era su caracter, reaccionó en forma “poco amigable” y le dio una contundente perorata en latin… el moderador, ante el asombro e incluso risas de los asistentes, felicitó a los organizadores del evento por la invitación a Jesús Conte… “ya que él no recibia lecciones… sino que las daba”.

Esa no fue su única disputa o polémica, en cierta ocasión, unas personas rapanui, suponiendo que no entendía el idioma se expresaron de él de mala manera ante las autoridades, estando él presente, y su reacción fue insultarlos de peor manera aún… en rapanui… demás está decir que hasta allí llegó la reunión y se ganó enemigos irreconciliables a contar de ese momento.

En otra oportunidad, con ocasión de la visita de la embarcación polinésica HOKULEA a isla de Pascua, estando en la tribuna de las autoridades, se le pregunta a la máxima autoridad presente (en ausencia del Gobernador) “¿Que significa Hokulea”?”… a lo que la referída autoridad responde que “por respeto a las damas presentes prefería no explicarlo”… en alusión a cierta connotación sexual que tiene en Chile una palabra fonéticamente muy parecida… y Jesús Conte (que no podia permanecer callado ante tal comentario) responde a viva voz, para ser escuchado por TODOS los asistentes: ¿Y que tiene que ver el sexo femenino con su IGNORANCIA? Y a continuación explica que Hokulea es una estrella usada como referente para la navegación.

En el plano más personal, con don Jesús compartimos visiones de mundo, visiones políticas, que me tuve que abstener de comentar ya que el mantenía una prescindencia política intachable, y que yo solo percibí después de trato personal directo y señales que para mí no podían pasar desapercibidas. Sin embargo, y solo eso diré al respecto, se le acusó de todo lo contrario, y en todo sentido, y él, para no dar a conocer su posición, ni siquiera se defendió. Prefirió que otros pequen de audaces, a él pecar de indiscreto y dar a conocer sus ideas personales. Por respeto a su decisión no ahondaré en el tema.

Su llegada y permanencia a la isla también es toda una historia, casi casual, estando de paso, y reconocida su calidad de lingüista experto en lenguas polinésicas, fue contactado por el Presidente del Consejo de Ancianos, don Alberto Hotus (con quien cultivó una gran amistad, superando toda diferencia) e invitado a quedarse en la isla para apoyar un proyecto de estructuración gramática de la lengua, pero él manifestó interés pero no lo veía factible por los recursos que ello implicaba, con esa respuesta el presidente del Consejo de Ancianos llama por telefono al presidente de la república de Chile, le explica el nivel de sabio que se encontraba de paso en Chile en aquel momento y se resuelve rápidamente el tema financiando el tema con financiamiento de la Presidencia de la República, del item “gastos reservados”.

Con el apoyo de la Universidad de Playa Ancha, de Ciencias de la Educación, se publica un volumen sobre gramática rapanui y un diccionario rapanui-español que reconoce DIECISEIS (16) fuentes idiomáticas principales. Como siempre afirmó don Jesus Conte, el trabajo fue posible porque fue trabajo de una comisión, pero todos coincidimos que sin restar importancia a los demás miembros, su labor como asesor técnico fue FUNDAMENTAL.

No quisiera que la melancolía por el amigo personal, con quien nos reuníamos semanalmente, durante casi un año que coincidimos en la isla, para conversar sobre Historia los días jueves en la tarde, empañe estas líneas, don Jesús no merece “nostalgia”, no podemos centrar estas lineas en “quien se fue”… sino en lo que “nos dejó”… la monumentalidad de su obra es casi insuperable, derriba mitos, aclara temas, marca tendencias, su visión de la Iglesia Católica como “bisagra cultural”, visión que hemos asumido basados en su obra, el despejar el tema de la esclavitud y entregar antecedentes que quizás de otro modo se hubiesen perdido, y que como señalan sus continuadores, él inició.

Por lo tanto, no podemos proponer el recuerdo a quienes no lo conocieron… la propuesta es invitar a conocerlo a través de su obra, su magnifica obra, y conociéndola conocer Isla de Pascua, su lengua, su Historia y tradiciones, a las cuales Jesús Conte consagró sus últimos diez años de vida en un contexto de ascética casi monacal y de erudición académica que cuesta hacer calzar con la imagen de postal turística de Isla de Pascua.

Por todo ello, conforme como era llamado por sus amigos rapanui… ¡GRACIAS JETÚ

Enlances de Interés:

La desconocida participación catalana en el exterminio de la Isla de Pascua

moai1

La revista Sàpiens en su número 116 y que acaba de salir a la calle , contiene un largo y bien documentado reportaje (páginas 34 -41) titulado `El secreto de los moai, La desconocida participación catalana en el exterminido de Rapa Nui´. El articulo aparece redactado por el periodista Sergi Ramis, con el asesoramiento del profesor Francesc Amorós. En Tangata O Te Moana Nui os recomendamos su lectura, especialmente el  apartado inédito ` El enlace Catalán Rapa Nui´.

Articulos Relacionados: 1.- Joan Maristany i Galcerán, pirata y negrero en Isla de Pascua 2.- Presentación de Rapa Nui: Un Mundo Perdido al este de la Polinesia de Francesc Amorós i Gonell 3.- Rapa Nui: Un mundo perdido al este de Polinesia : Entrevista a Francesc Amorós 4.- Entrevista a Sergi Ramis en `Levando Anclas´de Radio Euskadi 5.-  Revista Sàpiens

 

En Rapa Nui, continúan las protestas contra el Hotel Hanga Roa

13133359_1277258405636048_56139622662006554_n

Este 16 de abril de 2012 el Clan Hitorangi se manifestó nuevamente frente al Hotel Hanga Roa en pos de la recuperación de sus terrenos ancestrales. Lo hizo en el marco de un congreso esotérico internacional organizado por Anvisible www.anvisible.com . La protesta se desarrolló en las afueras del hotel y en ella participaron 40 miembros del clan Hitorangi entre adultos y niños quienes con carteles y gritos dieron a conocer su molestia a los turistas especiales por financiar un Hotel que se construyó sobre el despojo de su tierra.

Los visitantes se escondieron en los patios interiores del hotel para evitar toparse con quienes protestaban. No obstante lo anterior, miembros de la familia Hito pudieron entregarles folletos y explicarles en qué consiste su lucha y los fundamentos de esta.

Cabe tener presente que el citado hotel se construyó sobre el Ahu Makere (altar familiar de los Hitorangi). Por lo mismo, los Hito invocaron a sus ancestros (matamúas) pidiéndoles que los ayudaran en su lucha por recuperar su tierra.Esta es una de las numerosas manifestaciones que se han producido en los últimos meses. Estas protestas se mantendrán en las próximas semanas hasta conseguir que las tierras le sean devueltas. Fuente: Prensa Rapa Nui  ~  Trinidad Hito 9715.8080 (Entel).

La familia Hito  reclama que el hotel ocupa sus tierras ancestrales sin que jamás ellos las hayan vendido, por lo que volvieron a manifestarse en Rapa Nui. Aquí  podéis leer texto explicativo  y las  fotos de la protesta en  nota  de prensa enviada a El Martutino desde la Isla.

Entrevista a Jack Eastgate (Islas Fiji) * Artístas de las Islas del Pacífico

Fijiano de nacimiento Jack Eastgate es diseñador gráfico, muralista,  live painter , docente en arte e ilustrador de libros infantiles. Hace siete años compró un billete de ida a Oakland (California), volando sobre el Océano Pacífico con una maleta, chanclas, aceite de coco y cuatro kilos de yaqona.

Desde la perspectiva de un artista, converso con Jack acerca de este viaje,

La vida es arte y el arte es vida. Inspirado por la vida y la belleza que trae consigo todo  esfuerzo, infundo elementos de la actual sociedad urbana en la que vivo,  con raíces multiculturales, permitiéndome articular mis experiencias personales y compartidas ~ Jack Eastgate.

Cuentanos un poco acerca de ti y como te convertiste en artista

El Arte es Vida. Este es mi mantra.  Soy  live painter , educador en  arte y diseñador.

Crecí en Suva y Nasese  fue mi territorio. De jovencito me gustaba dibujar y explorar las profundidades de la imaginación.

Recuerdo aquellos días en los que me sentaba con mi abuelo en la veranda. Todo el mundo le llamaba Tío Bubba, aunque nosotros le llamábamos papá. Miéntras bebía  sorbitos de té, me contaba historias de cuando era niño en la isla de Gau, del duro trabajo en las plantaciones de copra y sus muchas aventuras en el mar.

Construíamos embarcaciones de deshechos y viejos juguetes, hacíamos animalitos con ramas y con las flores de heliconia. Miraba como bailaban las nubes y modeladas por el viento, contaba sus historias. Contemplaba sus contorno y de sus amarillos, verdes y sombras , les ponía rostro y creaba escenas.

Dibujaba mucho. De camino al colegio y para disgusto de mis profesores, garabateaba dibujos en mis libros y cuaderno de deberes. No me creían cuando les decía que hacerlo me ayudaba a concentrarme. Esa fue toda mi experiencia hasta que dos años antes de finalizar mis estudios de secundaria, asistí a mi primera clase de arte y así fue como quedé prendido de lo artistico. Después de graduarme, trabajé en la granja familiar de Naitasiri, no estaba muy seguro del rumbo que tomaba mi vida. Quería ser artista sin embargo no sabía lo que significaba o como hacer mis deseos realidad. Pasados unos meses surgió las oportunidad de un viaje a América – no suponía ningún impedimento emigrar allí ya que mi madre es de San Francisco y mi hermana estaba viviendo en Oakland junto a su marido el sentido cantante y compositor, Damond Moodie. De esto hace ya siete años. Oakland, tan bonita y alocada a un mismo tiempo. La cultura que allí se respiraba, un lugar de encuentro para músicos y artistas. La vida dió muchas vueltas, muchos momentos dulces y luchas amargas; ayudándome todo ello a dar sentido a mi existencia y perspectiva de la vida. Estudie diseño gráfico, estudios que creía que abarcaban el arte y el negocio del arte (algo para complacer a mi padre quién no tenía un buen concepto de los artistas debido al estigma asociado a estos y de que no conocía a ninguno con éxito). Fue en este lugar donde encontré mi propia forma de expresión, donde encontré mi pasión. Pintar.

Durante una clase de dibujo figurativo, mi profesor decidió invitar a un modelo masculino para posar. La primera clase, dibujando modelos y desnudos en vivo era de lo más apasionante, diciéndote a ti mismo todo el rato `Oh! Es cómo en las películas` o `realmente está desnuda!´ Sin embargo una vez empiezas a dibujar, en cuestión de minutos, se esfuma en líneas curvas y sombras . Así que el día en que apareció el modelo una vez más, yo me fui. No estaba inspirado. Cuando me iba por el vestíbulo, mi mirada encontró un poster en el que se podía leer `Talking Wood, an African Jazz Ensemble Live at Campus Café´ Perfecto, puedo pasar el tiempo y apuntarme al concierto. Durante el espectáculo hice un sketch de la banda. Luego se la mostré el dibujo a su genial cantante Amber Mczeal. Se quedó impresionada y me dio un número de teléfono al que llamar. Llamé y me contestó Atiim Chenzira, `llamo porque una señorita me comentó que necesitabas un `live painter´ respondiéndome, `perfecto, este es el día, la hora…, puede pintar estilo mandala?´ Hubo una pausa y más tarde contesté que sí. Después de la conversación el repentino entusiasmo se transformo rápidamente en pánico preguntándome que puñetas era el estilo mandara y como se pinta en vivo.

Llegó el día y llevándome para pintar todo aquello que cupiese en mi coche, me dirigí rápidamente a comprar la tela más grande que nunca antes había comprado. Estaba ilusionado aunque también confundido pues hasta aquellos momentos jamás había llevado a cabo mi arte en algo más grande que los típicos blocs de dibujos de 18 x 24 y el lienzo era de 9 x 16 pulgadas ! El sitio, espectacular – varios artistas de la Bay Area estaban exponiendo en la pared y había unas cuantas bandas, dj´s y actuaciones. Me asignaron el entresuelo, contemplando el escenario. Tal cual, teniendo que superar mi pánico escénico y timidez. Ilusionado superando, mi miedo y haciendo frente a la incertidumbre, así apareció la primera pincelada. La última fue a las cinco de la mañana, once horas después de empezar. Atiim que estaba allí me dio una taza de café y me dijo `superalo´. Fue increíble – la prisa, el entusiasmo, los errores hermosos, los colores y las texturas. A medida que mi pincel se movía la ritmo de la música. Mi corazón se abría, más allá de mi capacidad, mi mente se expandía y me encontraba envuelto en amor. Que fue eso? Fue 2009.

Después de licenciarme, a princípiós de aquel año,  en  Arte con estudios en Diseño Gráfico llevé a cabo mi primer evento individual. Las cosas fueron también, que me permitió conseguir tres exhibiciones seguidas en tan solo el mes de septiembre; y ahora tengo dos en Oakland y una en San Francisco. He tenido incluso el honor de exponer en The House of Music, propiedad de Dwayne Wiggins el mejor de Oakland, del grupo RnB de la vieja escuela Tony!Toni!Toné! 2011 ha sido un buen año para mí, habiéndome permitido fundar mi pequeña compañía Fiji Designs, un colectivo de diseño gráfico, web, mural y de live paiting.

¿A que retos tuviste que enfrentarte y que consejos darías a aquellos artistas de las Islas del Pacífico que esperan poder encontrar repercusión y exponer su obra?
La vida en si misma es una hermosa lucha. … Manteniéndose sincero, honesto y verdadero con respecto a tus raíces es un reto que vale la pena. La vida es arte y el arte es vida. Todos cometemos errores, así que haz arte de estos, dejar que sean algo y si es así, se convierte en lección. Aprende de los errores y sigue hacia adelante- tu vida es un lienzo. Reflejate en el pasado, mira al futuro y vive el momento. Deshazte de las televisiones! Dibuja, date un paseo, charla con la gente, sonríe y sobretodo, vive!

¿Nos puedes acercar un poco a tu proceso creativo, de qué forma afrontas un nuevo proyecto?

Prácticamente todas las obras que he expuesto han sido creadas en vivo. Me presento en un acontecimiento con un lienzo en blanco, pinturas y pinceles y me dejo llevar por las sensaciones, la música, la gente. Es fascinante pintar sin ninguna idea preconcebida Realmente define el término `aqui y ahora´, entregándome al arte. Sin duda practico proporciones y elementos, que forman la composición, descubriendo a partir de ello mi propio estilo. Experimento y aprendo de mis errores. Me responsabilizo de ellos, los acepto, me apropio de ellos; es una buena manera de apreciar tus imperfecciones, pués son bellas.

Diseño:  Embalaje Coconut Oil  (Aceite de Coco)

¿Te inspiran otros fotógrafos, artistas o creadores, te han influido o te influyen, y de que manera lo hacen ?

Tengo mis favoritos y he tenido el privilegio de conocer a muchos de ellos. Gente del colectivo BDS (Black Diamonds Shinning), Ras Terms, Safety First, Deadeyes, Ash Rose, Desi Womi la persona a cargo del Community Rejuvenation Project, un colectivo responsable de algunos de los impresionantes murales que se encuentran en las calles de Oakland, Noa-, extraordinario live painter  autor de los más insospechados trazos , la fotografía de Byron Malik y de forma especial todos los dj´s que he tenido el placer de pintar- Cecil, Cali, B Brown, Damien Diaz y Nina Sol Robinson.

Internet parce a ver convertido al mundo en un espacio más demócratico en el cual los artistas, escritores y músicos pueden compartir su obra con el resto del mundo de una forma más fácil. Tú mismo tienes tu página web, tu blog y tu Facebook. ¿Que piensas a la hora de valorar las posibilidades que la Red a creado para los artistas de las Islas del Pacífico?

Absolutamente! Internet ha revolucionado el mundo del arte, especialmente los puntos de venta de comunicación social. Yo mismo reservo mis espectáculos a través de Facebook. Es un excelente instrumento para la comercialización y gestión personal. Este es tan sólo el início y continuará desarrollándose.

Si tuvieses la posibilidad de colaborar con otros artistas , ¿ con quién lo harías y por que motivos?

Estoy abierto a colaborar con cualquiera que quiera hacerlo en lienzos. Es extraordinario enriquecerse  mutuamente en la  creatividad. Me encantaría colaborar con artistas de Fiji, quizás en mi próximo viaje a casa.

 ¿ En que estás trabajando en estos momentos?, ¿Cualés son tús objetivos inmediatos?

En estos momentos  estoy poniendo al dia mi página web, hacindola más eficiente y dotándola de herramientas para  la adquisición de mi obra por internet pudiendo, de esta manera llegar al mercado global. Mi deseo es regresar a Fiji y allí empezar a crear, arte y familia.  No estoy muy seguro de si Fiji  ha pasado por este cambio sin embargo, me gustaría que desde primaria a secundaria se impartiesen clases de arte funcionales.

Diseño: Gospel Fest 2011 Poster & Banner

Esta entrevista  se llevó a cabo vía e mail  en octubre-noviembre de 2011. Imágenes cortesía de Jack Eastgate. Traducida al español por Tangata O Te Moana Nui con la autorización de  Dulcie Steward de Urban Viti Vinaka!

El legado arquitectónico de origen español en Micronesia

Voy a esbozar, con la brevedad y quizás esquematismo, que entiendo requiere un artículo como éste, una panorámica del legado arquitectónico –lato sensu– que la presencia española dejó en los archipiélagos de Micronesia, intentando dilucidar si efectivamente -como ocurre con otras manifestaciones culturales, no tangibles- se puede hablar de una influencia española o hispana, y si esa influencia pervive, de alguna forma, en la actualidad (1).

En los archipiélagos de Carolinas, Marianas y Palaos, la presencia española produjo una serie de estructuras físicas de diversa índole. La mayor parte de ellas ha sucumbido ante la feroz agresividad de la acción de la naturaleza, y sobre todo de la acción humana. Las que han perdurado cobran un valor testimonial enorme, ayudándonos a completar el conocimiento de un legado secular y universal, el legado de la Hispanidad. Es en la isla de Guam donde podemos encontrar el mayor número de vestigios de origen español, y de mayor entidad, dada la importancia que tenía esta isla, como escala del galeón de Acapulco, y lo dilatado de su vinculación a España, desde el siglo XVI.

En las Carolinas y Palaos la presencia real española se redujo a los años finales del XIX, por lo que sus huellas revisten otra consideración. La influencia de lo español en Micronesia se prolonga durante el siglo XX, gracias [10] a la actividad de religiosos y religiosas españoles, más allá del 98, que continuaron su labor, dejando signos visibles de la misma (2).

Debido a la modestia de recursos materiales y humanos, las obras de gran envergadura fueron escasas; en la mayor parte de los casos su finalidad era meramente utilitaria, para satisfacer necesidades primarias, y de forma muchas veces provisional. El empleo de materiales perdurables, como la piedra o el ladrillo, se reduce a casos muy concretos, allá donde las necesidades funcionales y los recursos lo permitían.

Este legado, de intrínseca humildad artística, pero de gran relevancia histórica y cultural, ha tenido que sufrir los estragos de la atmósfera tropical, los producidos por tifones y terremotos. Además estas islas y sus mares han sido escenario de las batallas más formidables entre japoneses y americanos durante la Segunda Guerra Mundial. Por si todo ello fuera poco, el olvido del que ha sido objeto, durante una larga etapa del pasado reciente, ha actuado como un agente destructivo más.

Sería erróneo acercarse al estudio de este legado con una óptica de historiador del arte tradicional, buscando estilos, escuelas, autores, ete. No son los arquitectos o los ingenieros los artífices de estas estructuras, sino militares y religiosos cuya misión principal era colonizar y evangelizar; levantan sus edificios con medios muy escasos, siendo sus conocimientos de las artes edificatorias necesariamente limitados. Se trata por tanto de unas arquitecturas que estarían más cerca de lo que hoy consideramos como arquitectura popular. La excelencia arquitectónica de los edificios dependía sobre todo de las capacidades constructivas del misionero de turno. Es al respecto significativa la figura de Bernabé de Caseda, autor de la iglesia de Inarajan, en Guam, uno de los pocos ejemplos que podrían ser considerados como de «arquitectura culta». Gran actividad constructiva fue también la desarrollada por el hermano Gregorio Oroquieta, en los distintos destinos de su carrera misionera en Oceanía (3). [11]

Sólo en la segunda mitad del siglo XIX -a partir de la creación del Ministerio de Ultramar, en 1863- va a ser sistemática la realización de proyectos arquitectónicos, tal como los entendemos hoy, para la construcción de edificios públicos en la Oceanía Española. Si bien podemos encontrar en los archivos un sinfín de ejemplos referidos a Filipinas, en los casos de Marianas y Carolinas el número de expedientes es muy limitado: el Proyecto de una enfermería militar en la plaza de Agaña; el Proyecto de casa de gobierno para la isla de Panapé (sic) en las Carolinas; el Plano de una caseta para almacén de la luz del puerto de Tomil en Yap (Carolinas) y vivienda del torrero encargado de la misma; el de un Faro en la isla de Yap. Este último viene firmado por el ingeniero Enrique Trompeta, en 1886, lo que no quiere decir que hubiera ingenieros destinados en Carolinas, ya que estos proyectos se realizaban en Filipinas (4).

Al igual que ocurriera en el archipiélago filipino el modelo español llega al Pacífico a través de la Nueva España, y como en otras manifestaciones de la cultura, el ingrediente americano -mexicano- debe tenerse presente para comprender sus manifestaciones. No hay que olvidar tampoco la fuerte vinculación con Filipinas, que cristaliza en Marianas en lo que a arquitectura se refiere, sobre todo en manifestaciones tardías de arquitectura doméstica, lo que se ha venido en denominar arquitectura hispano-filipina, con ejemplos -construidos ya en el siglo XX- que aún podemos encontrar en la isla de Guam, como la Casa Luján o la Casa Shumitzu, en el Agaña Historic District, o las del pueblo de Inarajan, que se identifican también por los nombres sumamente indicativos de sus dueños: Manuel San Nicolás, Jesús Flores, Paulino de la Rosa, José Dueñas Cruz, Mariano León Guerrero, etc.

 ARQUITECTURA RELIGIOSA

Como es sabido, la presencia hispana en Marianas, y hasta este mismo nombre, se hace efectiva y continua desde 1668, gracias a la persistente voluntad evangelizadora del jesuita burgalés Diego Luis de Sanvitores. En Carolinas y Palaos esa presencia, de doce años, tiene también un importante componente religioso.

Es por tanto lógico que entre las construcciones levantadas por los españoles, las de carácter religioso tengan un papel primordial. Erigidas en primera instancia con materiales de inmediata obtención, como maderas y nipa, [12] no muy diferentes de las construcciones autóctonas, muy modestas casi siempre, dada la penuria de medios, acababan tarde o temprano siendo abatidas por incendios y tifones. Al edificarse ya en piedra -mampostería- y con más medios y vocación de perdurar, iglesias como la de San Dionisio en Umatac, o la del Dulce Nombre de María en Agaña, mejoraban su resistencia frente a estos agentes destructores, pero la empeoraban notablemente frente a los terremotos, que acababan asolándolas.

Elemento característico de la arquitectura española en Micronesia era el convento. Tanto aquí como en Filipinas el término convento, no hace referencia a lo que se entiende como tal en España y América, sino a una rural casa parroquial o «casa del cura». Los de Merizo, en Guam, y Song-song, en la isla de Rota (5), son los últimos testimonios, ya casi arruinados, de este tipo edificatorio. Sus paredes de mampostería recubiertas de cal -construidas a cal y canto- son en definitiva similares a la de muchas zonas rurales españolas.

Los templos, construidos o promovidos por españoles, que han llegado a nuestros días, datan del siglo XX. De los tres que quedan en Guam (Yoña, Umatac e Inarajan) fueron artífices los capuchinos; mientras que los del resto de las islas fueron obra de jesuitas. Hay que destacar, como arquitectos de hecho, entre los primeros, a Cristóbal de Canals y a Bernabé de Caseda; y entre los segundos a Gregorio Oroquieta. No hay que olvidar a las comunidades locales respectivas, artífices en definitiva de estas arquitecturas.

Estilísticamente, la torre de Garapán y la Catedral del Monte Carmelo en Chalan Kanoa, ambas en Saipan, así como el templo de San José en Inarajan, Guam, son neogóticos, ya que éste era el estilo religioso por excelencia, según los gustos del eclecticismo todavía reinante en gran parte del mundo, en las primeras décadas del siglo XX. Son sin embargo estos casos algo excepcionales, pues como ya se ha insinuado, en la mayoría de los casos, era difícil perseguir fines que no fueran otros que los de la mera utilidad, por lo no resulta patente el empleo de un lenguaje arquitectónico determinado.

En la actual catedral del Dulce Nombre de María (6), en Guam, levantada por los norteamericanos en los años 50, que en su nombre español conservado [13] revela su vínculo con el mundo hispano, se ha querido rendir homenaje a los misioneros españoles mediante una torre-campanario, elemento de profunda carga simbólica. Donde el campanario no es posible, aparece la espadaña, elemento de clara raigambre hispana, frecuente en iglesias de España, Hispanoamérica y Filipinas, y que podemos encontrar en localizaciones tan remotas como la de la iglesia de Nuestra Señora del Rosario en la isla de Angaur, en las Palaos, así como en la antigua iglesia de San Francisco de Asís, en la población de Yoña, en Guam.

SÍMBOLOS RELIGIOSOS

El profundo arraigo de la fe cristiana, primero en Marianas y luego en Carolinas, dio lugar a la necesidad de importar imágenes, necesarias para alimentar y expresar esa fe. La aparición de algunas, como la Virgen del Camarín, es cuestión casi milagrosa; probablemente de origen filipino, procedente del naufragio de un galeón, se ha convertido en la advocación mariana por excelencia de Guam: algo así como la Virgen de Guadalupe para los mexicanos. Otras imágenes, al igual que muchos micronesios, salvaron su vida durante la guerra de forma milagrosa, ocultas en cuevas, como la Virgen de los Remedios que se conserva en la iglesia de Tanapag, en Saipan.

De las imágenes conservadas, las más antiguas proceden de Filipinas, y alguna tal vez de México; su aspecto difiere mucho del original. Quizás no fueran muy diferentes de las que, de la misma procedencia, se conservan en museos españoles. Algunas de las imágenes más modernas vieron la luz en los talleres imagineros de la localidad catalana de Olot, en España.

La memoria del beato Diego Luis de Sanvitores, se hace presente en no pocos lugares de la isla de Guam. A pesar de que Magallanes descubriera las Marianas en 1521, de que Legazpi las incorporara a la corona española en 1565, y de que los galeones que anualmente cubrían la ruta Acapulco-Manila hicieran escala en ellas, hasta 1668 no comenzaría su evangelización, gracias al empeño de Sanvitores y al apoyo personal de la regente Mariana de Austria, viuda de Felipe IV y madre de Carlos II. El jesuita burgalés encontraría [14] la muerte en 1672 en Tumon, dos años después que su compañero Luis de Medina la encontrara en Saipan.

Desaparecidos los templos tras tifones, terremotos y guerras, adquieren especial valor testimonial determinados objetos salvados de los desastres, como la campana de la catedral de Guam, recogida de entre sus escombros, de bronces fundidos en el barrio de San Nicolás, en Manila; o como la que se conserva en Colonia, procedente de la misión capuchina de Santa Cristina de Yap, nombre que entonces tenía la capital de este estado micronesio, en honor de la Reina Regente, María Cristina, viuda de Alfonso XII y madre de Alfonso XIII (7).

ARQUITECTURA FUNERARIA

Es tal vez en las formas expresivas del ritual cristiano de la muerte donde la influencia hispana penetró más profundamente en la sensibilidad de los pueblos micronesios, especialmente en Marianas. Son los blancos cementerios de época española en estas islas -tan similares a los de muchos lugares hispanos- con su barroquismo y sentido monumental, propio de las culturas latinas- un exponente muy claro del legado español. El cementerio de Chalán Kanoa en la isla de Saipan, o el así llamado de los españoles en Umatac, o los de Pago e Inarajan, en la isla de Guam, son buen ejemplo de ello.

CULTURA MATERIAL

Al margen de su actividad evangelizadora stricto sensu y de defender los derechos de los indígenas de los excesos del poder temporal, los jesuitas impulsaron el desarrollo de la agricultura, mediante la introducción de especies, técnicas y utensilios, desconocidos en las islas hasta su llegada. De hecho, la marcha de los jesuitas de Marianas en 1769, tras su expulsión de los territorios de la corona española, decretada por Carlos III, supuso un revés para la agricultura y ganadería de las islas. [15]

Vestigios de esas innovaciones tecnológicas, son los hornos de ladrillo que todavía pueden contemplarse en algunos lugares de Marianas, que se utilizaban para la cocción del fruto del árbol del pan, y de objetos cerámicos. De estos hornos cupuliformes, hechos con ladrillo recubierto de cal, el mejor conservado es el que se encuentra en Jinapsan, en una propiedad privada al norte de la isla de Guam, convertido en atracción turística. En la bahía de Sella, al sur de la isla, existía, hasta no hace muchos años otro magnífico horno, reducido en la actualidad a un montón de escombros cerámicos. Ejemplares más modernos y quizás utilizados hasta no hace mucho pueden encontrarse en Ordot (Guam), y en Tanapag (Saipan). Este tipo de horno existe todavía en muchas zonas rurales españolas. El gran pintor valenciano Joaquín Sorolla realizó para la Hispanic Society de Nueva York unos deliciosos cuadros de pequeño formato, del Palmeral de Elche, en los que pueden apreciarse hornos como los descritos.

Los gobernadores Mariano Tobías (1771-74) y Francisco Ramón de Villalobos (1831-37) tuvieron una especial preocupación por mejorar las condiciones de vida en las islas, impulsando el desarrollo de su economía. Muestra de esa voluntad son los ahora llamados Spanish Dikes, interesante obra de ingeniería cuyo objetivo era convertir el pantano de Agaña en un campo cultivable. Vestigios de estos diques permanecen escondidos entre la vegetación de la zona, hoy todavía pantanosa.

En la construcción, los españoles introdujeron, entre otros, el uso del ladrillo, la teja, el mortero de cal y la fábrica de piedra. Ésta ya había sido utilizada por las culturas micronesias en obras megalíticas (Nan Madol y Leluh Island) o bien para elementos puntuales (latte stones), pero no de manera sistemática en forma de muros, de cal y canto, como lo harían los españoles, en sus fortificaciones, puentes, iglesias, escuelas, incluso edificios domésticos. Las obras en piedra eran normalmente de mampostería, es decir hechas con mampuestos o piedras sin labrar, que se pueden colocar en obra con la mano, sin sujeción a determinado orden de hiladas o tamaños. El término mampostería ha perdurado en el tiempo y se sigue utilizando tal cual -a pesar de lo complicado de su pronunciación para los no hispano hablantes- siendo consustancial con la arquitectura de origen español en Micronesia.

En contra de una creencia que ha llegado a generalizarse la obra de mampostería no quedaba nunca expuesta, sino que se recubría siempre, para su protección, con mortero de cal. En los análisis realizados en algunas estructuras han aparecido inequívocos restos de este material. La restauración realizada a principios de los años noventa en la batería de la Soledad, en Umatac (Guam), por el arquitecto mexicano Jorge Lóyzaga, ha tenido una fuerte contestación social, al recuperar la blanca apariencia original de sus paramentos, perdiendo así la romántica imagen de ruina -piedra vista- [16] que tenía con anterioridad. Con independencia de que fuera estrictamente necesaria una intervención sobre tan emblemático elemento, para evitar su colapso, hay que constatar que desde el punto de vista de la autenticidad histórica la actuación es irreprochable. Otro ejemplo significativo lo encontramos en la Spanish Wall de Ponapé, que ha perdido con los años la blanca apariencia que una vez tuvo. En efecto el viajero inglés Christian, en los años noventa del siglo XIX, se refería a Santiago de la Ascensión, como la pequeña colonia española de blancas murallas (8).

ARQUITECTURA MILITAR

Cómo en América y en Filipinas, ante la amenaza de ataques de otras potencias navales europeas, y en especial de la piratería inglesa, se hizo necesaria la construcción de una serie de fuertes, o mejor baterías, en lugares estratégicos de la isla de Guam. Este tipo de obras tuvo un impulso considerable durante el mandato del gobernador Manuel Muro (1794-1802). Conocemos cómo eran estas baterías gracias a los planos, que de la mayor parte de ellas levantara en 1830 el entonces Capitán de Artillería Francisco Ramón de Villalobos, enviado desde Manila a Guam, para hacer un estudio sobre el estado de las fortificaciones de la isla (9).

Aunque no lleguen a alcanzar las proporciones de sus hermanas hispanoamericanas o filipinas, estas fortificaciones responden a una misma necesidad, la de mantener la integridad de un imperio excesivamente extenso para el poderío naval y los medios económicos de una potencia como España, en progresiva decadencia desde la muerte de Felipe II (1598). De dudosa eficacia en algunos casos y prematuramente obsoletas en otros, estas fortificaciones de las islas micronesias forman parte de una familia tipológica, en la que no pocos miembros han devenido con los siglos en magníficos conjuntos monumentales, de enorme atractivo turístico. Baste citar sólo unos pocos ejemplos, los de San Juan de Puerto Rico, Cartagena de Indias, Veracruz, Portobelo, La Guaira, Valparaíso, Manila…

Los elementos quizás más emblemáticos de este tipo de arquitectura, por su propia autonomía y expresividad formal y por su capacidad simbólica [17] sean «las garitas», cuyas siluetas cupuliformes podemos admirar desde Acapulco hasta Isla Margarita, desde Cádiz a Manila, desde La Habana hasta Guam.

En Ponapé, los restos del fuerte Alfonso XIII, construido en 1887, y de la muralla, en 1890, son testigos de la resistencia que mostraron los ponapeños ante el nuevo orden que les intentaban imponer, igual que hicieron los chamorros dos siglos antes, obligando a los españoles a construir las primeras fortificaciones de Micronesia: primero una estacada de madera, en 1671, y más tarde el fuerte Santa María de Guadalupe (10), en 1683, ya desaparecidos. La muralla de Ponapé, hoy conocida como Spanish Wall fue parcialmente destruida por los alemanes, en señal de buena voluntad, cuando compraron la isla a España; sin embargo casi de inmediato, al estallar la rebelión de Sokehs, la reconstruyeron, siguiendo el trazado original.El llamado Spanish Fort, que los españoles levantaron, de piedra y ladrillo, en Santa Cristina de Yap, hoy Colonia, es la estructura militar española de mayores dimensiones conservada en Micronesia; la puesta en valor de su carácter monumental sería de enorme interés.

ARQUITECTURA CIVIL

Aunque debido al escaso número de colonizadores civiles en Marianas y sobre todo en Palaos y Carolinas, y a la propia magnitud de las islas, la obra civil tuvo un alcance limitado, la civilización introducida por los españoles supuso una nueva manera de entender la relación de la sociedad con el medio físico.

Los gobernadores españoles tuvieron empeño en la construcción de caminos que permitieran establecer relaciones territoriales inexistentes hasta su llegada. En Ponapé, la construcción del camino que bordeando la costa conectaba los diferentes «estados» de la isla, fue objeto de fuerte oposición por parte de los ponapeños, reacios en todo momento a someterse al control de los europeos.

El Camino Real, abierto en Guam durante el siglo XVIII, tenía por objeto unir Agaña -capital de la isla- con el puerto de Umatac, en cuya bahía fondeaba el galeón de Acapulco en su escala anual rumbo a Manila. Para lograr unir ambos puntos, distantes unos treinta kilómetros, fue preciso construir un buen número de puentes, cuatro de los cuales siguen en pie, estando [18] incluso en servicio uno de ellos: el denominado de El Castillo, en Umatac. Tras la independencia de México, en 1815, cesaron los viajes del galeón, y el Camino Real perdió su importancia.

Las Casas Reales eran pequeños edificios gubernamentales, que se levantaban en algunas poblaciones para alojamiento de alcaldes o gobernadorcillos (11), y para dar aposento al Gobernador cuando visitaba el lugar. A veces también se denomina así a su residencia permanente o Casa del Gobernador, conocida así mismo como Palacio, a pesar de la relativa modestia de su construcción, en mampostería. Al igual que ocurría en Filipinas existían casas reales en las poblaciones de mayor importancia. El único testimonio de este tipo de edificios son las ruinas pétreas de la Casa Real de Rota.

No llegó a cuajar en Micronesia el característico patrón hispano de creación de ciudades en cuadrícula, tan enormemente difundido en América, donde el módulo es la manzana cuadrada cerrada, formada por yuxtaposiciones de edificios que mantienen siempre un frente continuo a la calle y un sistema de patios al interior.

Los pueblos de Marianas mantenían el carácter rural del poblado chamorro, con edificaciones aisladas, de techos de nipa, pero alineadas dentro de una incipiente trama urbana de manzanas definidas por caminos, en la que se van injertando casitas de muros encalados con escuetas aberturas y cubiertas de teja, como sacadas de cualquier pueblo blanco de la Península Ibérica. San Ignacio de Agaña representa el único caso de ciudad, la primera creada, y por mucho tiempo la única de Oceanía (12). Era quizás la Agaña destruida en la guerra americano-japonesa el máximo exponente de esa civilización, fruto de la fusión y el mestizaje. Su Plaza de España (13), con su nombre español y los restos de edificaciones que aún podemos contemplar (14), nos transportan a un pasado común que nos ayuda a conocer nuestra identidad actual.

Como ocurre en el Nuevo Mundo la ciudad gravita en torno a un espacio en el que se concentran el poder temporal y el espiritual: el Palacio y la Iglesia. [19] Y este espacio permanece como referencia urbana permanente y símbolo de la identidad de la ciudad(15).

CONCLUSIONES

Siendo la colonización hispana eminentemente civilizadora -podríamos incluso considerar el paralelismo entre hispanización y romanización- resulta lógica la existencia de huellas físicas de la presencia española en Oceanía, aun cuando en un siglo de ausencia muchas de estas huellas hayan sido borradas. El establecimiento de un nuevo modelo social llevaba implícito la creación de unas estructuras físicas y unos tipos edificatorios similares a los de otros lugares en los que había tenido o estaba teniendo lugar el mismo proceso. Las influencias españolas en las arquitecturas de estas islas se manifiestan bien directamente o a través de su paso por América y Filipinas. Dicho de otro modo estas estructuras, con sus peculiaridades y características propias forman parte indudablemente de esa universalidad que constituye lo hispano.

Lo cierto es que el ingrediente español, o si se prefiere hispano, forma parte de la identidad cultural de estos pueblos, de sus señas de identidad. Podemos incluso afirmar que hay una cierta fascinación por lo español, que se hace patente por ejemplo en las actuaciones arquitectónicas en estilo español. Este interés hacia lo español, al menos en Arquitectura, y con independencia de factores sentimentales habría que situarlo en el contexto de las corrientes vernacularistas que surgen como reacción a los excesos universalizadores del Movimiento Moderno. Ese vernacularismo, ligado en muchas ocasiones a un cierto nacionalismo tiene en Marianas al elemento español como factor diferenciador más característico.

Aunque una buena parte de la arquitectura neoespañola que se ha hecho en Guam, ha tomado ese españolismo de forma un tanto superficial -y que dicho sea de paso guarda no demasiada relación con la arquitectura de la Agaña anterior a la SGM- quizás a través de la arquitectura neoespañola de California y otros estados del sur norteamericano, no cabe duda de que esa arquitectura está tratando de dar respuesta a una demanda social. Los ejemplos más representativos son la Government House, residencia oficial del Gobernador de Guam, en Agaña, y las oficinas gubernamentales de Adelup Point. Especial consideración merece el complejo comercial Chamorro Village[20], en el que se han manejado con acierto factores hispanos, sin caer en el tópico, y al servicio de una arquitectura actual.

La tradición constructiva llevada por los españoles y asumida por los pueblos de las islas siguió desarrollándose en las décadas siguientes a su marcha.

Es sobre todo tras la SGM y la efectiva americanización que vino después, cuando -como en otros ámbitos de la cultura- se interrumpe esa tradición de origen hispano. La ruptura se debe no sólo a factores ideológicos, o de implantación de nuevos modelos coloniales, sino también a cambios estructurales a nivel global -la aceleración de la historia- que se producen desde entonces, y que dan lugar en muy diferentes latitudes y circunstancias a rupturas similares, con la introducción sistemática de nuevos materiales y sistemas constructivos.

El interés creciente que toda sociedad actual muestra por el propio patrimonio edificado(16), tras décadas de agresiones y olvido, permite ser moderadamente optimistas en relación con el futuro del legado arquitectónico de origen español en Oceanía, su conservación y puesta en valor.

El legado arquitectónico de origen español en Micronesia
Juan Galván Guijo (Arquitecto)

Fuente Original :  Cervantes Virtual  & Hispanismos.org

Isla de Pascua e Internet … los moai tienen cuerpos enteros ….!!!!

Circula por internet  `información´ sobre el `descubrimiento de que los moai tienen cuerpos enteros´, reflejando el  extraordinario desconocimiento que tiene la mayoría de las personas con respecto a la Isla de Pascua, su pueblo y  su cultura; además de su realidad social actual. Para muchos los moai  `tan sólo eran cabezas´  y ahora `descubren´ por las fotografías que  aparecen en la red que `también tienen cuerpos´ No cabe duda de que internet convierte al ignorante en más ignorante (y al inteligente en más inteligente) y alimenta teorías fantasiosas  muchas de las cuales  pasan por alto el hecho de que los antiguos habitantes polinesios  de la Isla de Pascua no necesitaban ayuda del espacio exterior, ni de culturas sudamericanas para construir santuarios y eregir  estatuas, dado que tenían una larga tradición escultórica que se extiende por los numerosos archipiélagos de Polinesia hasta el sudeste asiático. Los polinesios eran (y son) pueblos inteligentes y creativos que construían extraordinarias canoas de vela, enormes edificaciones de piedra y poseían una fuerte tradición artística. A lo largo de los siglos fueron poblando las islas dispersas del Pacífico y en el último puesto avanzado del remoto este – en la pequeña Isla de Pascua, solitaria en medio de los vastos mares del Océano Pacifico – crearon una civilización extraordinaria…”

Como muy bien afirman  expertos  arqueólogos e historiadores, la  presencia de estatuas de piedra en Isla de Pascua no es misteriosa ni inesperada, en otras Islas del Pacífico se encuentran también estatuas de piedra monolíticas que nacen de un conjunto de creencias y prácticas religiosas comunes; habiendo dando ya  hace mucho tiempo, el conocimiento de `la sorprendente revelación´ anunciada estos días en la red.

[…] El cuerpo varía, desde el de forma francamente de columna, hasta el redondeado con estómago saliente. Todos los moai tienen un ombligo en bajorrelieve en el centro de la parte inferior del torso y todos tienen las tetillas matcadas por medio de espirales. Los brazos esculpidos en bajorrelieve, están pegados a los costados. Los dedos, que son largos y se van estrechando hacia las puntas, descansan sobre el estomago y están también tallados en bajo relieve. Las manos en el estomago son un rasgo típico de las estatuas de Polinesia, postura que puede deberse a la creencia de que el estomago alberga el saber ritual

Los dedos de las estatuas, finos y apuntados, están siempre esculpidos con gran cuidado y elegancia y terminan en líneas incisas, sin que estén representadas las uñas. Entre las puntas de estos dedos largos y elegantes hay una forma cuadrada en bajorelieve que representa un hami, o taparrabo sagrado. Algunas estatuas tienne detalles adicionales en la parte trasera, en forma de líneas curvas o espirales en las nalgas, que tal vez sean intentos de representar tatuajes

Las estatuas representaban los antepasados de alto rango y quizá sirvieran como monumentos funerarios, para conservar vivo el recuerdo de los fallecidos. También podrían haber servido como frontera sagrada entre dos mundos: como intermediarias entre los vivos y los dioses, entre la vida y la tierra, y como centro de ceremonias religiosas. La forma de las estatuas en su conjunto tiene características fálicas, correspondiendo a un ariki – un antepasado masculino lleno de potencia-. Una leyenda cuenta que la primera estatua fue modelada imitando un ure o pene  […]

Georgia Lee, Arqueóloga  (Isla de Pascua: el Poder y la Profecía,1995)

Fotografía Portada  Aku Aku – Thor Heyerdahl (1955)