Sexualidad en Rapa Nui


El escenario es perfecto. Una brisa tibia que permanece toda la noche, una vegetación exuberante y piel, mucha piel. El exótico caminar de las muchachas y los cuerpos bien formados de los hombres, se entremezclan en la discoteque Piriti. La música sube la temperatura en el recinto, mientras las chicas bailan con extrema sensualidad. Se miran. Sonríen. Se tocan. Han pasado un par de horas y el alcohol hace olvidar cualquier inhibición. Se van juntos. Puede ser la casa, el auto, la playa o cualquier rincón donde las sombras se conviertan en cómplices de sus cuerpos desnudos.

La idea es tener mahera (contacto sexual) y oti  (acabar) rápido… Esa es una noche exitosa”, cuenta un adolescente rapanui que desborda energía hormonal.

Liberales, machistas y desinhibidos. Para los habitantes de Isla de Pascua, no existen formalismos y las indirectas están de más. En el llamado “Ombligo del Mundo”, no hay límites ni barreras más que las naturales, forjadas por la agreste geografía.

Por eso no es difícil adivinar la naturalidad con que enfrentan el sexo. “Yo tengo una novia que ha estado como con tres hombres chilenos, pero no me importa… a veces yo también me porto mal” cuenta Juan de 16 años.

A su lado, su hermano José de 17 años hace claras distinciones entre los jóvenes rapanuis y los del continente. “Acá nadie ‘engrupe’ como allá. Si a uno le gusta una mujer se lo dice y punto. Si ella accede a tener sexo, ese es su problema, pero no puede decir después que lo hizo obligada o que no sabía. Las turistas son las más apetecidas porque vienen, se meten con todo el mundo y se van”, cuenta.

Isla de Pascua no sólo es la puerta de entrada para miles de turistas que deciden hacer una escala en esta paradisíaca zona. También abre sus fronteras para el VIH y otras enfermedades de transmisión sexual (ETS).

El estudio de “Caracterización de los factores de riesgo y vulnerabilidad frente al VIH/Sida en pueblos originarios”, realizado por la Universidad de Chile en 2005 -por encargo de la Comisión Nacional del Sida (Conasida)- da algunas luces sobre esta situación.

Según la investigación -que también analizó la conducta del pueblo mapuche y aymará- los isleños son proclives a adquirir ETS y VIH, debido a su aislamiento territorial y al gran flujo turístico que los pone en contacto con gente de distintos países y etnias.

Liberales a la hora de hablar de sexo, son reacios a protegerse de un virus que es de otros”, advierte el documento. Los rapanuis entrevistados en el estudio no consideran el sida como un tema relevante ni cercano a ellos, sino que más bien como “un mal de los otros y en caso de afectar a algún miembro de su colectivo, éste debería tratarse con la medicina occidental por ser una enfermedad occidental, importada y extranjera”.

Incluso piensan que al estar en la isla, ubicada geográficamente a mucha distancia del continente, esto los protege de cualquier tipo de epidemia gracias a los límites naturales.

Ni hablar del machismo que impera en Rapanui. El estudio contiene múltiples testimonios donde queda claro que a los hombres de la isla no se les pueden poner fronteras ni límites. “El condón es visto como un elemento que coarta y, por ende, muchas veces no lo utilizan”, advierten los expertos.

Si a esto se suma el consumo de drogas (marihuana) y alcohol, prácticas muy difundidas en el lugar -según los expertos- combinarlos en un contexto de “carrete” puede convertirse en un cóctel fatal que termine en relaciones sexuales esporádicas y sin uso de medidas de protección.

 “A Rapa Nui e hapa ó i te SIDA” (Rapanui se protehe del VIH/SIDA). Los folletos repartidos el año pasado (2006) en la Isla de Pascua por la seremi provincial de Salud ubicada en el lugar y Sidacción, no pasaron inadvertidos. Por primera vez se entregó información sobre el sida en idioma rapanui. Todo un hito para las casi cuatro mil personas que viven en la isla, acostumbrados a recibir lo que ellos llaman “las sobras del continente”.

Aprovechando el verano y la llegada masiva de turistas, varios activistas de Sidacción irrumpieron en la isla con el personaje de Condonito  para realizar algunas actividades de prevención y repartir preservativos. La recepción de los rapanuis fue todo un éxito.

Cuando repartimos condones durante este verano, la recepción fue excelente. Es el único lugar en Chile en donde no tuvimos ningún problema con “Condonito”, lo que habla bien de la disposición de la comunidad y las autoridades de la zona con este tipo de medidas”, recuerda el coordinador regional de Sidacción de la Quinta Región, Marcelo Aguilar.

Los buenos resultados demostraron que era necesario crear una campaña contra el VIH especial para Rapanui.

La directora de Conasida, Edith Ortiz adelantó a La Nación que ya existe un material informativo -hecho en conjunto con la propia comunidad- que busca prevenir la llegada de la epidemia.

Debido a las condiciones culturales de los rapanuis, el sida puede convertirse en un problema de salud pública. Hasta el momento se han hecho acciones más bien aisladas pero ahora queremos tener una estrategia sanitaria más sólida”, aseguró la experta.

Los jóvenes son el grupo más vulnerable y serán ellos el centro de la campaña, que incluirá spot televisivos, mensajes radiales, video clips y folletos informativos que se implementarán en 2007.

Se harán puertas a puertas con monitores continentales e isleños que entregarán material educativo y también se aumentará la oferta de preservativos. Lo importante es que la lengua rapanui tendrá un lugar privilegiado”, destacó Ortiz.

Pero el desafío de poder penetrar en la isla con un mensaje potente, adaptado a la realidad del lugar, no es menor.

Si bien los isleños se manifiestan muy interesados en participar en este tipo de experiencias, muchos se quejan de que no se sienten representados por las campañas que vienen del continente, especialmente por el idioma”, cuenta la jefa de la Oficina Provincial de la Seremi de Salud Quinta Región, Elsa Escarate.

Quien mejor que ella conoce a los rapanuis. Con 15 años viviendo en el lugar y casada con un isleño, reconoce que no ha sido fácil ganarse la confianza de la comunidad.

La sexualidad se vive con mucha naturalidad en Rapa nui y se puede conversar con menos tapujos que en el resto del país, lo que ya es bueno a la hora de prevenir el VIH. Pero son un poco recelosos con lo que llega de afuera”, aseguró.

Aunque los isleños tienen fama de liberales y promiscuos, Escárate advierte que “son pudorosos a la hora de hablar de sexo. Sólo lo hacen con sus pares y hasta por ahí no más, porque acá todos se conocen y a veces tienen temor de que sus conductas sean conocidas por todos en la isla”.

Al parecer el dicho “pueblo chico, infierno grande” pesa fuerte en la isla. Por eso es que la figura de los consejeros rapanuis, serán claves para lograr un impacto real del mensaje preventivo. Y sobre todo, ganar la confianza de la comunidad.

Hasta el momento ya han sido capacitados 25 monitores que trabajarán en la campaña, de los cuales diez son continentales y 15 isleños, reconocidos y respetados por la comunidad.

Luz Tepano Pont es una de ellas. Durante un mes asistió al curso impartido por la seremi de Salud para enseñar a sus pares sobre los riesgos del VIH. “El sida es un tema delicado, no es llegar y hablar de él pero hay que hacerlo”, reconoció. De todos modos, confía en que la experiencia será todo un éxito, sobre todo entre los jóvenes que están más abiertos a escuchar los consejos de otros rapanuis.

Para cambiar la mentalidad de la gente, hay que trabajar ojalá con los niños, en los colegios. Pero hay que tener el poyo de los padres, porque algunos son un poco cerrados y no les gusta que sus hijos se contaminen con un mensaje que viene de afuera”, aseguró.

Su mayor esfuerzo estará puesto -plantea Topano- en “lograr enseñar a los míos a cuidarse del VIH, sin pasar a llevar nuestra etnia y preservando nuestra cultura”.

Gonzalo Pate Haoa recuerda que cuando era joven “no se hablaba del sida, ni en los colegios ni en ningún lado, pero tampoco teníamos conciencia de los riesgos”. Este funcionario de la Armada, también será uno de los consejeros. “Estoy entusiasmado, he aprendido harto. Nadie sabe si los turistas que llegan a la isla tienen VIH o no, así que hay que cuidarse”, aseguró.

Las autoridades saben que el Consejo de Ancianos es una de las instancias más respetadas en la isla. Sin ellos, cualquier iniciativa puede fracasar. Sin embargo el líder máximo de los rapanuis, Alberto Hotus tiene su propia visión sobre el tema. “No estoy de acuerdo con eso de tener parejas. Ahí está el riesgo. Los jóvenes tienen que casarse y punto, es la única forma de que la gente sea responsable. En mis tiempos, uno no se portaba bien pero en esa época no había sida…”.

Llegada de turistas aumenta enfermedades de transmisión sexual

En Isla de Pascua viven 4000  habitantes. Pero el verano pasado llegaron 40 mil turistas al lugar. Todo un récord que si bien es bien recibido por los rapanuis, no deja de preocupar a las autoridades sanitarias por la llegada de algunas enfermedades hasta la zona.

La matrona del Hospital Hanga Roa, Claudia Campos, cuenta que sólo entre enero y febrero de este año, aumentaron los casos de gonorrea y virus papiloma en casi un 15%.

Aunque no existen personas diagnosticadas con VIH viviendo en la isla -hubo dos que ya murieron- esto no significa que algunos habitantes tengan la enfermedad sin saberlo.

Por eso en el hospital se garantiza la entrega de ocho preservativos al mes, a quien lo necesite.

En el último tiempo son los adolescentes lo que más acuden a nosotros, aunque son un poco reticentes a usar condones por un tema cultural”, agregó Campos

De todos modos, la profesional destaca lo abierto que son los rapanuis para tratar ciertos temas.

El año pasado en el canal de TV Mata o te Rapa Nui (VHF 13) -muy popular en la zona- un programa especial sobre sexualidad, enseñó cómo poner correctamente un condón. Con lujo de detalles, apareció en pantalla un dildo gigante (consolador) revestido por un preservativo, escena que fue repetida por varios días. “Sería impensado que algo así pareciera en la TV abierta en el resto de Chile”, advierte.

Ermy Araya /La Nación (Chile)

sida09

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s