Nueva Zelanda y la Guerra Civil Española

Kiwi Compañeros:  New Zealand and the Spanish Civil War, editado por  Mark Derby y publicado por  Canterbury University Press (Nueva Zelanda, 2009)  revela por vez primera la participación de ciudadanos de Nueva Zelanda en la Guerra Civil Española;  detallando la olvidada participación de  estos   en el conflicto y el papel  jugado por Nueva Zelanda . Mark  Derby escritor e historiador , autor del libro,  presenta  su obra con el objetivo de recuperar y  preservar las historias de aquellos combatientes de las antípodas,  que han  permanecido por mucho tiempo en el olvido: Un tema prácticamente  ignorado   en el que  no existen otros libros que traten o mencionen la presencia de  soldados de aquel país en tierras españolas.  No se trata de una historia militar, si no la respuesta de un país ante una situación política en el extranjero. Si bien Nueva Zelanda no se vio involucrada oficialmente en el conflicto español, un número de sus ciudadanos  ofreció voluntariamente sus servicios como soldados para luchar en el frebte republicáno, médicos , enfermeras y periodistas que cubrieron la contienda. Unos se desplazaron desde Nueva Zelanda , otros lo hicieron desde el extranjero.

Kiwi Compañeros  cuenta con la contribución de algunos de los principales historiadores y escritores de Nueva Zelanda, basándose en cartas personales, fotografías ineditas  y documentos militares publicados cinco años atrás. Entre las historias que  relata , se encuentra la del cirujano Cromwell quién llevaba a cabo su labor lo más cerca posible del campo de batalla;  un académico de Christchurch, quién arriesgo su vida para trabajar como agente de inteligencia; un cineasta de Wellington y un piloto de la misma ciudad, capital de Nueva Zelanda,  que hizo aterrizar su avión   encontrándose herido , y que más tarde  se convertiría en actor, haciendo películas en Hollywood junto a Errol Flynn.  La labor de difusión propagandística, la recaudación de fondos para la causa republicana   y las acciones dirigidas a influir ante el gobierno de Nueva Zelanda,  encuentran a un mismo tiempo protagonismo en sus páginas. Edición en lengua española

Paniora ! mitología māori y flamenco sobre el escenario

Paniora!

Mientras un hapū  o clan  de la Costa este de  Aotearoa Nueva Zelanda  lucha  por  preservar su herencia cultural  única, mil secretos de la whānau o familia extendida , tejen su destino. Los Paniora tienen sangre española corriendo por sus venas. Próspera, apasionada y orgullosa, la familia Hotai-Martinez vive en una casa  elegante en la cual hablan español, comen tapas y bailan flamenco. Sin embargo  y bajo este ferviente orgullo, tienen que enfrentarse a sus propios demonios; lo único  que puede unir a su  clan o  su espiritu , es aquello que precisamente les separa.

La obra teatral Paniora!   escrita por   Grace – Smith y dirigida por Colin McColl, aunque no se muestra fiel  a la historia de Manuel José de Frutos Huerta,  ballenero español que se estableció  en Aotearoa Nueva Zelanda a principios de la década de 1830 , está inspirada en su figura y en aquella de sus descendientes, más de 16.000 personas;  quizás para  el espectador español y en una primera impresión, se pueda pensar que el tópico del flamenco, los toros y las tapas  la haga en algún sentido  desmerecedora sin embargo  se apoya en la misma reinterpretación de lo español que los Paniora o ‘españoles´sin apenas referencias,  hicieron de la cultura española. Quizás, si  hubiesen conocido el origen  segoviano  de Manuera, como así llamaban al castellano,  la visión sobre la cultura de su  tipuna sería otra diferente. Y es aquí donde precisamente reside el valor de la obra , que despliega el orgullo de identidad cultural y la importancia que otorgan los māori   a sus antepasados, a la genealogía y a su turangawaewae o lugar donde reside la identidad cultural , aunque este se encuentre a miles de kilómetros de su lugar de nacimiento.

Briar Grace-Smith  es  una dramaturgo , guionista, poeta  y  escritora  de relatos breves  perteneciente al clan Ngati Hau de los Nga Puhi,  su  labor teatral y cinematográfica fusiona elementos contemporáneos con la mitología ;  lírica māori y poética a la vez que generosa en diversi-on. Tanto  en Aotearoa Nueva Zelanda como en el extranjero,  sus obras han ganado el  aplauso del público y la crítica. Su primera obra teatral, Ngā Pou Wahine,  fue galardonada con el Bruce Mason Playwriting Award (1995), y   Purapurawhetū  premiada con el Best New Zealand Play en los Chapman Tripp Theatre Awards de 1997; más tarde  llevó a cabo una gira por Canadá y Grecia y en 2000 recibió el  Arts Foundation Laureate Award. Su primer largometraje, The Strength of Water (2009)  fue seleccionado  para su proyección en festivales de cine en  Rotterdam (Holanda)  y Berlin (Alemania).

Maori

En  Paniora!  , centrándose en la figura  de Te Mamaenui,  descendiente de  más edad   de los Hotai- Martinez, surge  el drama, la danza, el realismo mágico y una música que fusionando  lo polinesio y lo español,  conmueve   el alma;   actores y bailarines interpretando en lengua española, māori e inglés  y Taane  brindando  con  su espléndida  labor coreográfica,  un lenguaje de la  danza que incorpora  elementos de la  haka y el flamenco.  El espectáculo cuenta  con la participación de la Auckland Theatre Company, incluyendo en su elenco a Nancy Bruning, Kirk Torrance,  Hera Dunlrk Teavy, Barnie Duncan, Calvin Tuteao y Tairoa Royal; con coreagrafía del  prestigioso Taane Mete y los bailarines de la Okareka Dance Company. Paniora! forma parte de la programación del  New Zealand Festival  20014: Wellington (26 Febrero – 2 Marzo 2014) en el Soundings Theatre, Te Papa. Auckland (20 Marzo – 12 Abril 2014) en el Maidment Theatre.

Enlaces de Interés: 1. Manuera, la bella historia de un español en el Pais de la Larga Nube Blanca 2.-  Entrevista a  Briar Grace-Smith en Radio New Zealand 

3.-   Paniora! en 3News

Manuera, la bella historia de un español en el País de la Larga Nube Blanca

A principios de la   década de 1830  el segoviano Manuel José de Frutos Huerta abandonó el `Elizabeth´,  buque  ballenero norteamericano  en el que surcaba las aguas de Aotearoa Nueva Zelanda desembarcando en Awanui, cerca de Ruatoria en el área  de Waiapu,  en la Costa Este de la Isla del Norte (Te Ika-a-Maui) .  Ya había estado otras veces en   aquellos remotos paisajes, aunque  en aquella  ocasión  decidió no regresar a Perú y quedarse  allí  para siempre; aprovechando la escala del barco para repostar víveres y concedido el permiso para bajar a tierra.   La leyenda cuenta que su decisión fue tomada tras quedarse absorto ante la belleza de unas jóvenes māori que desnudas recolectaban kai moana  (mariscos) a orillas de la playa. Quizás por este motivo  decidió desertar y comenzar una nueva vida, lejos de todo. Cuando la tripulación, junto a la guarnición británica residente,  emprendieron su búsqueda, nunca lo encontraron, nadie se imaginaba que pudiera haberse escondido bajo las faldas de una mujer māori!

En Port  Awanui  aunque esta vez teniendo como base tierra firme, continuó  dedicándose a las ballenas;  descuartizándolas en  una próspera comunidad māori y creciente asentamiento  europeo, hasta  prosperar  y más tarde  convertirse en  comerciante. Manuel José tuvo  cinco esposas , todas de la iwi o tribu de los  Ngāti Porou: Te  Here-kaipuke, primera esposa   a la que cariñosamente llamaba Tapita; Te Auwhi a la que dio el nombre de  Kataraina o Catalina  (hermana de  Te Here-kaipuke, Maraea de  Te Whanau-a-Takimoana), Mihi Taheke de Te Whanau-a-Hinepare y  Uruhana , llamada también  Maraea Ruihi, de Te Whanau-a-Hinekehu. De los cinco hijos de Manuel y  Tapita Te Here-kaipuke  uno murió en la infancia.  Neri Manuera fue su progenitor. Cada una de sus otras cuatro esposas  tuvo un hijo; todos ellos le convirtieron en abuelo de cuarenta y dos nietos y bisabuelo de 299 bisnietos.  Los mā ori describirían más tarde  a Manuel José  como un  joven castellano  atractivo,  alto, fuerte,; de piel clara, ojos azules  y de largos cabellos rojizos.  Voz portentosa y  gestos expresivos,  rasgos sin lugar a dudas que atrajeron a las mujeres locales, aunque alguno de sus matrimonios pudo haber obedecido a  intereses propios de los jefes de la región.

En la actualidad más de 16.000 personas descienden de aquel joven intrépido y emprendedor, son conocidos en Aotearoa Nueva Zelanda como los Paniora ( `los españoles´)  de la iwi  o tribu Ngāti Porou, quién los considera una  o hapū  en si misma  (subtribu o clan) . Por línea paterna tomaron el apellido Manuel;  los descencientes  del hijo de Mihi Taheke, Hori Waikari, el nombre de Waikari que fue dado por el líder de los , Te Kani-a-Takirau, p Ngāti Porou para conmemorar la muerte de su propio hijo, Te Waikari-a-Takirau.

Poseedores de una cultura de tradición oral, los Paniora  no olvidaron sus orígenes españoles aunque si   algunos aspectos de su turangawaewae, hasta que en 2005 y  gracias al documental que rodó Diana Burns, periodista residente en Wellington  descubrieron  que  este,  estaba en Valverde de Manjano; un pueblecito  de unos 1000 habitantes a escasos 15 kilómetros de Segovia en España.   Allí,  Manuera, como así le llamaban los māori ,  había nacido  de  madre panadera y padre comerciante de lana, José  de Frutos y María Huerta  el 31 de enero de 1811.  A partir de aquel momento,la población  castellana se convertiría `en el lugar donde ponerse de pie y hablar´ en el  añorado turangawaewae de los Paniora. El término turangawaewae, en un sentido amplio, abraza  la identidad de una persona como māori  haciéndolo desde la esfera cultural, lingüística y emocional. La única manera de poseer turangawaewae, en el sentido de poder reclamar una afiliación a lugar en  particular o a un marae, es a través de la whakapapa o  lazos genealógicos; la conexión ancestral a un lugar particular.   Un  marae es en términos generales,  el lugar de reunión social, cultural y ceremonial de la comunidad,  no  describe a un edificio en particular, si no el conjunto de edificios y espacios donde se llevan a cabo los encuentros ceremoniales. El espacio abierto que se encuentra en frente del Whare Nui o  casa de reunión,  recibe el nombre de Marae atea y es el que cruzan los manuhiri o visitantes durante la ceremnia de bienvenida powhiri.

`… Mis padres y abuelos hablaban  de un valle verde o una pradera verde. Decían que de allí venia mi bisabuelo José Manuel…´, le comentó una anciana a Burns cuando  junto  a dos amigos españoles, Álvaro Toepke y Ángel Serrano  se encontraban grabando `Debajo de tus pies´, un documental que relata la hipotética llegada de marinos españoles a Aotearoa  Nueva Zelanda en el siglo XVI, 200 años antes de Abel  Tasman y James  Cook y  que al mismo tiempo cuenta la  historia de los propios Paniora. En febrero de 2006 se presentó en el marae de Rangitukia , actuando como altavoz del descubrimiento de los orígenes de aquel español del que descendían las gentes del valle de Waiapu.

marae (2)

Los comerciantes europeos  lo conocían por José Manuel o Emanuel Josef,  nombre este último  con el que  él antropologo neocelandés  Bob McConell , quién más tarde sería contactado por Diana Burns, se había encontrado en 1980  en un documento de la época el cual  hablaba de las actividades comerciales del español; en su promesa de investigar  las raíces familiares de su esposa Vivienne, cuarta generación de los  `josés´ como se refieren así mismos los Paniora. El mismo año ambos publicaron Olive branches, un registro de los descendientes de Manuera; una  labor en la que invirtieron varios años y  que traza el árbol genealógico de estos polinesios de sangre española ; localizando a 6300 descendientes número que se vería incrementado con el paso del tiempo y ampliada su  esfera geográfica a otros países.

Desde que los Paniora encontraron su whakapapa, se han producido varios encuentros entre  españoles y  māori. El primero fue con Su Majestad el Rey de España, D.  Juan Carlos de Borbón, quién en una recepción a la colonia española con motivo de un viaje oficial  Aotearoa Nueva Zelanda  en 2009, tuvo al mismo tiempo un encuentro con  algunos Paniora y se llevó consigo el libro Olé José escrito por McConnell. En 2007, una delegación de polinesios visitó Valverde del Majano y  en la Navidad de 2010, un grupo de vecinos del pueblo segoviano , liderado por su  alcalde,  lo hizó a Aotearoa Nueva Zelanda. Allí  formalizaron los lazos con  Gisborne,  convirtiéndose en uno de los hermanamientos entre ciudades más distantes del planeta. En el año 2012 cuarenta y ocho descendientes de Manuel José  recorrieron los 19.500 kilómetros que separan Auckland de Madrid para sentir bajo sus propios pies, la tierra  de sus tipuna. Fue para todos, una experiencia inolvidable.

En la década de 1850 Manuel José  era ya considerado tanto por los europeos como por   māori como el comerciante más destacado del territorio de los Ngāti Porou ,  extiendiendose desde  Pōtikirua , en el norte, hasta Te Toka-a-Taiau  al sur, en Gisborne.  Aunque  no fue del todo aceptado entre  los colonos británicos, si lo fue entre los Tangata Whenua ; conviviendo con la familia inmediata de su principal esposa Tapita Te Here-kaipuke y  compartiendo su cultura originaria con los polinesios y estos con él. Se dice que era aficionado a cantar por las noches y que sabía cómo tratar y entretener a las gentes, un aspecto de su personalidad que atrajo a los māori  aunque   tampoco dejó de suscitar ciertas envidias entre sus compañeros varones.

Te Kaitu, el padre de Tapita Te Here-kaipuke,   formaba parte del Pai Mārire, culto  māori  fundado en Taranaki por el profeta Te Ua Haumene y que floreció en la Isla Norte   entre 1863 y 1874; incorporando elementos espirituales polinesios y bíblicos, prometia  la liberación de los māori  de la dominación  pākehā  u occidental. En julio de 1865 Samuel Deighton , magistrado residente en Wairoa, estando acampado  en las cercanías  de Rangitukia  en el pa de Hatepe y preparándose para  entrar en combate  en Pakairomiromi contra las fuerzas de Pai Mārire o  Hauhau  como  llamaban los europeos, informó por carta a  Sir  Donald McLean, político y oficial de gobierno de la época,  de  que uno de los hijos del segoviano había sido arrestado bajo sospecha de espionaje, expresando al mismo tiempo sus inquietudes con respecto a De Frutos Huerta; indicando en la misiva su intención de arrestar al extrajero e incluso amenazar con dispararle  si la  sospecha  de sus simpatía hacia los rebeldes māori se confirmaba. Con el tiempo, los del Hauhau, saquearon su comercio en Te Awanui.

En el año 1861 el  castellano  estableció un puesto comercial en Te Awanui, enclavado entre la bahía de Waipiro y la desembocadura de rio Waiapu. Un olivo que sigue en pie, arraigando sus raíces a la tierra del  `País de la Larga Nube Blanca´,  marca el lugar donde  levantó su comercio. En 1873  abriría otra tienda en Tikapa situada en la orilla oriental del  rio y próxima a Waiomatatini donde se dice que introdujo el arado y  el arbusto de la aulaga.  Manuel José de Frutos Huerta  falleció en Tikapa en fecha desconocida.  Los últimos días de su vida  los paso contando a aquellos que quisiesen escuchar,  la historia de  su vida singular, un  español que apenas si  hablar una sola palabra de Te Reo   Māori  se encontró en tierra extraña y lejana y, sumergida en un conflicto entre polinesios y colonos occidentales por la tenencia de la tierra y la supervivencia física y  cultural.

En 1981  en su honor y como iniciativa de Vivienne McConnell,   sus descendientes se reunieron en el marae de Rahui en Tikitiki. Eran dos mil personas que más tarde   levantarían  un mausoleo funerario  que guarda la tumba del tipuna, en el monte Taumata-o-Matawhaita en Tikapa y  con vistas al río Waiapu.  Aquella fue  la primera reunión oficial de los`españoles´, desde entonces  se celebra cada diez años en Tikitiki. Son tres días en recuerdo de Manuel José , una gran fiesta a la que llegan māori de todos los rincones de Aotearoa Nueva Zelanda y otros lugares del planeta;  donde la  haka se fusiona con la sensualidad del flamenco En 1991 los Paniora volvieron a reunirse con éxito de asistencia, las mujeres cubiertas con  mantillas y tocadas con peinetas, los hombres  montando a caballo con sombreros cordobeses;  más tarde , en 2001 bautizando el encuentro de familiares como la `fiesta de la década´, tal cual en español, ondeando banderas de España y    escenas de tauromaquia  en  tapices y paneles; recogiendo  lo tópico que recrea el imaginario neocelandés. Ni faltriqueras ni refajos, ni monteras o moños de picaporte, simplemente  una sincera  muestra de orgullo identitario que honra a los antepasados y al linaje.

 Libros sobre los Paniora de Aotearoa Nueva Zelanda para consulta online:

Olive Branches  de Robert Neill McConnell (Teira Naahi Publishing Ltd, NZ 1991)

A Record of the Descendants of Manuel Josef, Whaler and Trader of Port Awanui, East Coast, N.Z.

Olé José de Robert Neill McConnell (Teira Naahi Publishing Ltd, NZ  1982)

The Jose Manuel Whanau Reunion. A Record of the Descendants of Manuel Josef, Whaler and Trader of Port Awanui, East Coast, N.Z.

Enlace de Interés:  Paniora ! mitología māori y flamenco sobre el escenario

Arte y poder en las islas Fiji

La exposición Chiefs & Governors: Art and Power in Fiji, que tiene lugar hasta el  19 de abril de 2014 en la  Li Ka Shing Gallery de Cambridge, es la primera dedicada al arte fijiano  que se celebra fuera de las islas Fiji. Basada en la excepcional colección del Museo de  Arqueología y Antropología de la Univesidad de Cambridge (MAA),  comprende  artefactos, fotografías y archivos  estrechamente relacionados con la historia colonial de aquellas islas de Melanesia y la fundación del Fiji Museum, enclavado en Suva, capital  de Fiji. Chiefs & Governors: Art and Power in Fiji,  introduce aspectos importantes del arte y la cultura  fijiana, destacando aquellos momentos clave en la historia precolonial y colonial; combinando objetos e instalaciones históricas con aquellas contemporáneas, enfatizando el dinamismo y creatividad del archipiélago fijiano.

El Baron Anatole von Hügel,  fue el primer conservador del Museo de Arqueología y Antropología de  la Universidad de Cambridge, viajó por las islas fijianas entre 1874 y 1877, un período que coincidió con la entrada del archipiélago en el Imperio Británico; junto con Sir Arthur Gordon (primer gobernador de las islas) y el secretario de  este, Alfred Percival Maudslay,  logró reunir una impresionante colección de objetos que le fueron presentados por jefes fijianos y tonganos y que  constituyeron la base fundacional del museo, cuando este abrió sus puertas en 1884.

Dentro del marco de la exposición y el próximo martes día  4 de marzo (17:00/18:00 horas) en  el Mill Lane Lecture Theatre 9 – Cambridge University tendrá lugar la conferencia Fijian Journeys: von Hügel, chiefs, culture and canoes, a cargo del   Profesor Steven Hooper,  ex alumno de la Universidad de Cambridge que  estudió en  el St John’s College de 1974 a 1981 y que actualmente desarrolla su labor como investigador principal en un proyecto de arte fijiano , financiado por la AHRC. Como Director  de la Sainsbury Research Unit for the Arts of Africa, Oceania, and the Americas en la Universidad de East Anglia, sus principales intereses residen   en la relación entre la cultura material polinesia, la jefatura y los museos etnográficos. Durante más de tres años ha dirigido investigación en Fiji  y junto a Jane Roth fue co editor  de The Fiji Journals of Baron von Hügel 1875-77 (1990).

En 1875  el  barco de la Misión Metodista que había traído  desde Sydney (Australia) a Fiji  al Baron Anatole von Hügel  dejó de forma inesperada al joven y noble austríaco, entonces con veintitrés  años, en el archipiélago melanesio. En las islas mostró rápidamente su interés  sobre lo que hoy llamamos cultura fijiana y tras una estancia de dos años y medio y viajando en diversas ocasiones a lo largo y ancho del grupo insular,  entabló amistad con fijianos y colonos europeos por igual ; reuniendo de esta manera una gran colección etnológica, una gran parte de la cual se encuentra actualmente en Cambridge (Inglaterra) , y convirtiéndose en una autoridad con respecto a Fiji.  Se internó por él interior de la isla de Viti Levu, entonces prácticamente desconocida para los extranjeros, registrando la sociedad fijiana antes del impacto con el mundo europeo.

La conferencia  explorará las relaciones que von Hügel mantuvo con los habitantes de las islas   y la naturaleza de la jefatura fijiana; de la misma manera se analizarán algunos de los artefactos que trajo consigo a  Europa, especialmente aquellos  confeccionados  a partir del diente marfil de ballena. Para finalizar, la conferencia de Hooper, reflexionará sobre  la continua relevancia  de las canoas en la sociedad insular,  a partir de los modelos recogidos por Anatole von Hügel y a través del reciente resurgimiento de  las canoas de batanga tradicionales, reflejadas en la construcción de diez kamakau  o canoas de balancín, que en agosto de 2012 compitieron en el puerto de Suva, capital de Fiji.

El emblemático International Dateline Hotel pasa a manos fijianas

En Nuku’alofa, capital de las islas Tonga, el International Dateline Hotel cerrará sus puertas esta semana para someterse a una renovación de sus instalaciones, tras haber sido adquirido por la cadena hotelera fijiana Tanoa Hotels. La intención es que  este establecimiento emblemático de la capital tongana, en quiebra en 2012 y  posteriormente adquirido por el gobierno de este archipiélago polinesio,  esté listo para la coronación del  rey de Tonga Tupou George VI en el 2015. Tanoa Hotels, posee hoteles en  Fiji, Samoa, Vanuatu y Nueva Zelanda.

La policia fijiana informa de una red organizada de explotación sexual de menores

La semana pasada la  Policía de  Fiji dio a conocer la existencia de una red organizada de explotación sexual de menores. Según las fuerzas del orden  de aquel país y  la célula de  lucha contra la trata de seres humanos, menores con edades comprendidas entre los doce y los diecisiete años fueron identificadas  de haber  sido reclutadas para ejercer la prostitución en la isla de Viti Levu y en  la capital, Suva.  Los instigadores de esta red de prostitución infantil,  llevada a cabo por proxenetas próximos a los círculos familiares y  que atiende una clientela internacional, estaría enfocada en reclutar niñas en situación de fracaso escolar y  rechazo familiar y comunitario. La policía  fijiana, ha declarado que tiene la intención de interrumpir estas actividades delictivas mediante el control de movimientos de las  niñas y adolescentes que embarcan en buques extranjeros que transitan por distintas islas de este archipiélago melanesio.  De  80 a 150 FJD  ( 40 /75 €)  es lo que se paga por estas muchachas  que son `vendidas´por  sus familiares  quiénes  adquieren todas las `ganancias´ ; los clientes son hombres mayores y los encuentros se producen generalmente  en hoteles de paso.

Especies vegetales de la Isla de Pascua

Especies_Isla_de_Pascua_1
El pasado viernes 21 de febrero de 2014 tuvo lugar  conferencia  `Especies vegetales de la Isla de Pascua´,   expuesta por   Irene Arévalo Nazrala.Especies vegetales y su relación con el desarrollo de la antigua cultura Rapa Nui; las problemáticas que afectan la conservación de las especies vegetales, un acercamiento al nivel actual de conservación de especies nativas y endémicas. El Patrimonio biocultural y la relevancia de la conservación de las especies vegetales para la conservación del patrimonio cultural. La conferencia se enmarcó dentro del  Ciclo de Charlas Viernes de Cultura  + Ciencia (VC+C) que realiza el Proyecto Asociativo Regional EXPLORA Valparaíso y el Museo de Arqueología e Historia Natural Francisco Fonck.  Para acceder y escuchar la charla: Especies vegetales de la Isla de Pascua. El pasado año se llevaron a cabo otras interesantes conferencias sobre Isla de Pascua  a las cuales se puede acceder a través de los siguientes enlaces: 1.-   Siglo XX en Rapa Nui : Opresión, Rebelión y Cambios por Patricia Stambuk, 2.-  Arqueología Rapa Nui: Nuevos desafios a cargo de José Miguel Ramirez Aliaga y 3.-  Compañia Explotadora Isla de Pascua (1895-1953) por Miguel Fuentes Muñoz, en el canal  de Exploravalparaiso  Otro enlace de interés relacionado:  Recuperado valioso registro cultural de Rapa Nui perteneciente a la Colección de Fritz Felbermayer