Imágenes de los actos de conmemoración de los 30 años de hermanamiento entre Olot y Hangaroa

En la fotografía  Rosa y Tiare Pujador, Raúl Nuñez y el Excelentisimo alcalde de la ciudad de Olot en Girona.

Fotografías de los actos de conmemoracinó de los  30 años de hermanamiento  entre Olot (Girona)  y  Hanga Roa en la Isla de Pascua , que contaron con la ceremónia ancestral del  Umu Tahu de la mano de Haka Ara Henua  y un homenaje a Antoni Pujador, impulsor de las relaciones entre Olot y  Rapa Nui. La celebración se llevó a cabo en la Plaza de la Isla de Pascua donde se levanta un moai simbolo de esta relaciones. Fotografías cortesia Institut de Cultura de la Ciutat d’ Olot & Raúl  Nuñez.

Artículos Relacionados:

Olot conmemora los 30 años de hermanamiento con Hanga Roa, Isla de Pascua

Otros enlaces de Interés:

1.-El Moai de Olot por Francesc Amorós 2.- Antoni Pujador y la Isla de Pascua 3.-  Isla de Pascua: El Sueño Imposible de Antoni Pujador 4.- Rapa Nui: Un mundo perdido al este de la Polinesia: Entrevista a Francesc Amorós

Olot conmemora los 30 años de hermanamiento con Hanga Roa, Isla de Pascua

La Plaza de la Isla de Pascua de Olot  acogerá el próximo jueves 21 de junio de 2012 y  a las 19:30 horas la celebración del 30 aniversario del hermanamiento entre Olot (Girona)  y Hanga Roa (Isla de Pascua). Danzas y canciones tradicionales polinesias  a cargo de Haka Ara Henua tendrán lugar en la hermosa capital de la Garrotxa en Cataluña.

La celebración incluirá la Umu Tahu,  una ceremonia sagrada en la que se le brindará vida  al moai ( Ahu Moai –  Aringaora Ote Manuheuroroa) que se levanta en la plaza olotense, para acoger  de esta manera el espíritu de Antoni Pujador i Estany  hijo adoptivo de Rapa Nui  y  quién promovió en 1982 el hermanamiento entre su ciudad y  Hanga Roa. La materialización de aquel hermanamiento fue la colocación de un moai , el cual fue construido  por Raúl Ortiz bajo la dirección técnica de  Manuel Tuki y  con basalto proveniente de Castellfollit de la Roca; en 2007  Tuki y Ortiz  coronarían  el moai con un pukao o casquete de  hani hani o escoria volcánica roja y  mata u ojos de color blanco con pupilas de obsidiana  negra,  Esculpidos y traídos desde  la Isla . La celebración de estos treinta  años , rendirán al mismo tiempo sentido homenaje a Antoni Pujador,  miembro del Consejo de Jefes de Rapa Nui y defensor de la  identidad cultural de la Isla de Pascua durante muchos años.

La ceremonia del   Umu Tahu, consiste en preparar alimentos en un horno bajo tierra, con la finalidad de dar gracias y pedir la protección de los antepasados. Los integrantes de Haka Ara Henua  adornados de pinturas corporales o takona y vestimenta propia de la cultura tradicional de  Isla de Pascua, interpretarán danzas y canciones. Los actos  están organizados por el Excelentísimo Ayuntamiento de Olot y la coordinación  de Raúl Núñez, divulgador de la cultura Rapa Nui e impulsor de los proyectos Pukao i Mata (2007), Umu Tahu (2012) y contando con el asesoramiento del festival Ésdansa de Les Preses.

Articulos de Interés:

1.- El Moai de Olot por Francesc Amorós  2.- Antoni Pujador y la Isla de Pascua 3.-  Isla de Pascua: El Sueño Imposible de Antoni Pujador 4.- Rapa Nui: Un mundo perdido al este de la Polinesia: Entrevista a Francesc Amorós 

Fotografia de Antoni Pujador: Moai a la Plaça de l’Illa de Pàsqua (Rapa-Nui) la ciutat d’Olot  està agermanada amb Hanga Roa capital de l’Illa de Pàsqua (Pacífic Sud, Xile), ” el lloc habitat més solitari del  món”, texto  según consta en la leyenda al reverso de la tarjeta postal expuesta

El moai de Olot (I)


PUKAO & MATA: REFLEXIONES Y SUGERENCIAS ENTORNO A ESTOS COMPLEMENTOS PARA EL MOAI DE OLOT
Discurso académico pronunciado en Olot el 23 de septiembre de 2007 por Francesc Amorós i Gonell Centro de Estudios Históricos Internacionales de la Universidad de Barcelona & Asociación Española de Estudios del Pacifico.
© Copyright 2007 Francesc Amorós i Gonell.

Sea casual o no, el hecho es que hoy se cumplen los 25  años de una efemérides que consta en la memoria colectiva de la ciudad de Olot. Me refiero a la celebración del Hermanamiento de la capital de la Garrotxa con la villa de Hangaroa, capital de la Isla de Pascua. Hoy, con el acto simbólico de colocar el pukao y los dos ojos al moai tallado en aquella ocasión se renueva el contrato de amistad y de hermanamiento que se oficializo en el Salón del Ayuntamiento en presencia de muchas personalidades el 2 de julio de 1982. Y la nobleza obliga. Hay que tener en cuenta que según la tradición polinesia, ser considerado taina, o hermano, no es un hecho trivial, sino que comporta una serie de obligaciones y también de derechos, de los que mas tarde hablaremos. Que todo el mundo lo tenga muy presente: este honor no lo tiene quien quiere sino que se lo ha ganado. Y Olot fue la ciudad preferida hace veinticinco anos, gracias a las gestiones iniciadas por Antoni Pujador y el juez de la Isla de Pascua, Don Orasmin Gillies Gil, con las autoridades municipales de las dos ciudades que se mostraron favorables para llevarlo a cabo. Escribía Antoni Pujador en 1989 en la segunda edición del libro de Antoni Ribera Operación Rapa Nui (p.231) las siguientes reflexiones:

  Don Orasmin fue uno de los impulsores, por parte chilena, del hermanamiento de Rapa Nui con Olot, ciudad de Cataluña que desde 1982 se enorgullece de ser la única ciudad del mundo en tener la Plaça de l’Illa de Pasqua o Rapa Nui con un moai en el centro, tallado por el escultor pascuense Manuel A. Tuki, el cual con las autoridades pascuenses presididas por su alcalde Samuel Cardinali, se desplazaron a Olot para sellar con su presencia el Hermanamiento entre dos comunidades tan alejadas…”

Hay sin embargo un detalle muy importante en todo este asunto que suele pasar desapercibido tanto por los olotenses como por los extranjeros. Y es que tal como me consta personalmente, las autoridades municipales de la Isla de Pascua han rechazado propuestas similares provenientes de ciudades mucho mas relevantes a nivel mundial y mas próximas a su área geográfica. Olot tuvo la suerte de disponer en aquel momento de unas personas que proveyeron la gran oportunidad que, de cara al futuro, les ofrecía una elección similar. Del pasado cabe mencionar a los señores Joan Sala y Arcadi Calzada, los entonces alcalde de Olot y presidente dela Diputación de Girona respectivamente, y el senador señor Ramón Sala Canadell, y en especial el inspirador y promotor infatigable en todo este asunto Antoni Pujador i Estany. Como materialización de este compromiso simbólico el municipio decidió mas tarde la construcción de un conjunto monumental excepcional que por sus características estéticas y significación simbólica la hacen una obra arquitectónica única. Me refiero naturalmente al ahu moai que preside la Plaça de l’Illa de Pasqua (Plaza de la Isla de Pascua)  en Olot, y que hoy, veinticinco anos después de aquella efeméride la estatua se ve complementada con dos nuevos elementos escultóricos imprescindibles el pukao o sombrero y los mata o apéndices oculares.

Ahora si se podrá decir con toda seguridad que la olotense Plaça de l’Illa de Pasqua hay un fragmento real de Rapa Nui,fusionado y con una pieza de basalto de nuestro país. Si en 1982 el hermanamiento fue administrativo, ahora en 2007 ha sido de tipo material o geológico, ya que los dos territorios han efectuado la unión física uniendo los respectivos materiales volcánicos. Con tal de sellar para siempre aquel pacto anterior, el mismo escultor pascuense, Manuel Tuki, en agradecimiento ha querido regresar a Olot 25 años después trayendo consigo un bellísimo pukao de escoria volcánica desde su isla natal y que el ha tallado con sus propias herramientas. Nos lo ha traído hasta aquí para que hoy fuese instalado definitivamente en la estatua original: Olot y Pascua volvían realmente a hermanarse. Pero aun mas: la Isla de Pascua ha donado una gran reliquia, es decir una pequeña parte de ella misma, – una masa de roca de uno de sus volcanes evaluada en unos 80 kilogramos -, a su hermana, la ciudad de Olot. Por lo tanto, verdaderamente la actual plaza puede llamarse  con toda propiedad  Plaça de l’Illa de Pasqua porque hay una pequeña parte absolutamente autentica. Quien desde ahora quiera “ver” y “tocar” físicamente la Isla de Pascua, podrá hacer realidad su deseo visitando esta plaza de nuestra ciudad.

Cabe agradecer al Señor  Raül  Núñez Chacón olotense residente en Sant Esteve d’En Bas, por la ilusión y esfuerzos desinteresados que expresados durante tanto tiempo para que este proyecto iniciado en 1982 finalizase ahora satisfactoriamente. El ha encontrado la total colaboración del actual consistorio municipal olotense, presidido por el Excelentísimo Sr. Lluis Sacrest, así como también del Sr. Ignasi Pujador y la Sra. Florentina Estany, padres del malogrado Antoni el principal promotor del hermanamiento de 1982.

Como ya he dicho, Olot puede presumir desde hace un cuarto de siglo de ser la única ciudad del mundo que dispone de un ahu, es decir una estructura ceremonial de estilo polinesio construida en piedra, hecho a semejanza de los que únicamente se encuentran en la Isla de Pascua. Situado en un plaza que lleva el mismo nombre, como los ahu antiguos esta presidido desde 1984 por un valioso moai de basalto, tallado expresamente por uno de los mas valorados y cotizados escultores rapanui actuales tanto en madera como en piedra, el Señor Manuel Tuki, aquí presente. Es una primerísima figura en su especialidad artesanal. Es por estas razones que al visitante interesado le resulta inexplicable que, esta tan singular construcción no se la haya reconocido como un monumento excepcional incluyéndola en el catalogo de esculturas de interés artístico, y como tal que no figure,-al menos a mi no me consta-, en ninguna de las guiás históricas y turísticas de la ciudad.

Tampoco se entiende que no haya sido promovida su divulgación a diferentes niveles local, comarcal e internacional, Ahora es el momento de hacer justicia, al monumento en si mismo, a su autor material y a las personas que han hecho posible su financiación, diseño y construcción. Tiene intrínsecamente un indudable valor estético, prescindiendo de los gustos y de las modas corrientes. No es una vulgar imitación. Es una obra original y autentica, a pesar de que posea una antigüedad relativa de un cuarto de siglo. En su genero, el moai, es único en el mundo, y por estar tallado en durisimo basalto garrotxi se puede muy bien asegurar con toda certeza que durará mas que los auténticos que hay erigidos en la Isla de Pascua.Tiene una personalidad propia, y adquirirá una individualidad o vida especifica, en tanto en cuanto tenga incorporados los accesorios imprescindibles que le faltaban el pukao o sombrero y los mata u ojos.

Por todas estas razones su silueta debería aparecer en la pagina web municipal y con una amplia reseña histórica acompañada de imágenes actualizadas. El enclave, la plaza, ha de convertirse en un privilegiado punto de encuentro para todos los rapanuinófilos o interesados en la Isla de Pascua tanto dentro como fuera de Olot. Ha de ser punto de visita cultural obligada por parte de los escolares olotinos y sus profesores: le ha de servir para conocer una cultura hermana tan poco conocida y para perpetuar la memoria de las personas que lo hicieron posible. A los visitantes extranjeros que vengan a conocer la zona volcánica se les ha de traer hasta aquí a la Plaza de la Isla de Pascua. Una sugerencia a los gestores culturales locales: los japones tienen una especial devoción, casi mística, por todo aquello que hace referencia a los moai. Como sintoistas creen que este tipo de estatuas son fuente de una poderosa energía, que en rapanui se denomina mana.

La ciudad de Olot ha de hacer valer su orgullo de ser una de las pocas, quien sabe si la única, hermana de Rapa Nui o Isla de Pascua. Ha de ser consciente que tiene el derecho de hacer saber a todo el mundo su condición de hermana, pequeña o mayor, tanto da. Pero tal parentesco de hermanamiento comporta también unos deberes ineludibles si se quiere mantener tal como se había pactado,  de cuidar su patrimonio representativo, ha de fomentar su divulgación dentro y fuera del país, Se debería encontrar la manera de colaborar en algún tipo de proyecto beneficioso para la otra parte hermanada. Este era el deseo de Orasmin Gillies, Samuel Cardinalli y Antoni Pujador ahora hace 25 años y de los actuales promotores de su finalización.

Haré ahora una breve descripción técnica del conjunto monumental. Desde el punto de vista arquitectónico los centros ceremoniales en la Polinesia Oriental, como las islas de Tahiti y la Oriental, como las Tuamotu, reciben el nombre de marae. En el archipiélago de las islas Marquesas, al norte, estos grandes monumentos se les conoce como me’ae, y en las islas del sur, Nueva Zelanda y RAPA NUI o Isla de Pascua, son designados con el nombre de AHU. Por tanto, el conjunto arquitectónico de la Plaça de l’Illa de  Pascua en Olot es y quiere representar un centro ceremonial polinesio del tipo marae-ahu. Todos ellos disponen de elementos estructurales comunes: una plaza o un gran recinto cerrado de forma rectangular.

Definido como espacio sagrado; en su interior, una plataforma elevada, escalonada o simple, llamada propiamente ahu; y por fin unas losas plantadas verticalmente que con el paso de los siglos se sustituyo por estatuas antropomórficas o moai. Dentro de las diversas formas de ahu que se encuentran en la Isla de Pascua el mas representativo es el ahu moai, constituido por la plataforma central elevada, que sostenía las grandes estatuas,. Las alas o plataformas bajas que se extienden por los lados, una rampa inclinada y la plaza o espacio abierto, delante de la plataforma central. Otros elementos importantes eran el crematorio ritual y las cistas funerarias. Así lo clasifico (Sebastián Englert, la Tierra de Hotu Matua, (p.80-82): “Entre los sepulcrales llamados ahu, hay de dos clases: los que fueron construidos para recibir estatuas o moai, que pueden denominarse ahu-moai y los que no estaban destinados a esta finalidad” De aquellos primeros en Pascua hay contabilizados treinta y uno.

Fotografia de Antoni Pujador: Moai a la Plaça de l’Illa de Pàsqua (Rapa-Nui) la ciutat d’Olot  està agermanada amb Hanga Roa capital de l’Illa de Pàsqua (Pacífic Sud, Xile), ” el lloc habitat més solitari del  món”, texto  según consta en la leyenda al reverso de la tarjeta postal expuesta.

Artículos relacionados 

 El moai de Olot (II)  El moai de Olot (y III) &  Carta a Julio Hotus

Otros Artículos de interés Isla de Pascua

1.- Rapa Nui: Un mundo perdido al este de Polinesia : Entrevista a Francesc Amorós 2.-Nuevo libro de Francesc Amorós sobre la Isla de Pascua 3.- Isla de Pascua: El Sueño Imposible de Antonio Pujador 4.- Antoni Pujador y la Isla de Pascua (I)

Presentación de Rapa Nui: Un Mundo Perdido al este de la Polinesia de Francesc Amorós i Gonell

Rapa Nui

 UN MUNDO PERDIDO AL ESTE DE LA POLINESIA 

de Francesc Amorós i Gonelll

Presentado por  Josep A. Pujante,médico, alpinista y escritor y Ana Zendrea, editora.

El grupo Manutara  acompañará con danzas y musica de Rapa Nui

El jueves  11 de Noviembre  de 2010 a las 19:00 horas en la Libreria Excellence en la calle  Balmes, 191 en la ciudad de Barcelona.

La editorial Sirpus ha editado un libro del historiador Francesc Amorós i Gonell (Penelles, 1946), una de las autoridades en estudios del Pacífico, sobre su experiencia en la expedición arqueológica a la Isla de Pascua con el legendario profesor Thor Heyerdahl. Rapa Nui: Un mundo perdido al este de la Polinesia, La última expedición de Thor Heyerdahl es fruto de la colaboración con Heyerdahl en el año 1987 en las excavaciones donde también estaba Antoni Pujador, el olotense amigo suyo y creador de uno de los archivos mas completos sobre la Isla de Pascua. Un año antes, el y Pujador presentaron a Heyerdahl un mapa arqueológico de la isla que crearon en el año 1985 y que es todo un referente mundial sobre la materia. De hecho, Francesc Amorós explica que el libro es el diario personal que el escribió durante la expedición. Expresa su visión sobre la vida y los descubrimientos en la excavación internacional.

El primer libro que escribió fue la biografiá de Antoni Pujador poco después de su muerte. Tuvo relación desde 1982 y compartió con el la pasión por Pascua. “ Fue un deber de amigo dejar constancia de la relevancia de Pujador y de su archivo”, dice. Y añade que la pasión por Pascua le viene de hace trece año de las aventuras de Heyerdalh que un profesor suyo le explicaba. Recuerda que Cataluña es un referente de los estudios sobre la Isla de Pascua, un interés que arranca del siglo XVIII con Manuel d’Amat y continua con Jordi Fuentes, Antoni Pujador y el mismo.

Francesc Amorós ha publicado, aparte de los libros, artículos en revistas de historia y especializadas en el Pacífico y de la Universidad de Barcelona. Ha ganado el premio Nicolau d’Olwer y fue finalista del Pla. Ejerce su labor en el Centre d’Estudis Històrics de Barcelona y, entre otros, es miembro de la Asociacion Española de Estudios del Pacifico y de la Royal Geographical Society de Londres.

Otros Artículos de Interés: 1.- Nuevo libro de Francesc Amorós sobre la Isla de Pascua 2.-  Rapa Nui: Un mundo perdido al este de Polinesia : Entrevista a Francesc Amorós 3.- Isla de Pascua: El Sueño Imposible de Antonio Pujador 4.- Antoni Pujador y la Isla de Pascua (I)

 

Nuevo libro de Francesc Amorós sobre la Isla de Pascua

Ya esta a la venta Rapa Nui: Un mundo perdido al este de  Polinesia escrito por Francesc Amorós y editado por Sirpus, en donde el historiador y filólogo catalán relata a través de sus paginas sus experiencias en la la Isla de Pascua cuando fue invitado por Thor Heyerdhal a unirse junto a Antoni Pujador, a las excavaciones que se realizaron en Anakena a finales de la década de los ochenta y llevadas a cabo por un gran equipo de arqueólogos profesionales llegados de distintos países del mundo y liderado por el antropológo noruego reconocido internacionalmente por la Expedición de la Kon Tiki y autor, entre otros, de Aku Aku: El Secreto de la Isla de Pascua.

Francesc Amorós se licenció en Historia y Filología en la Universidad de Barcelona y es asignado al centro de Estudios Históricos Internacionales de la misma universidad. Es miembro de la Asociación Española de Estudios del Pacífico y, desde mayo 2010, de la Royal Geographical Society de Londres y del Institute of British Geographers. Obtuvo el premio Nicolau d’Olwer de L’Institut d’ Estudis Catalans. Fue finalista del premio Josep Pla con un trabajo sobre la Isla de Pascua en que relataba su participación junto a Antoni Pujador.

Rapa Nui o Isla de Pascua sugiere al autor “Un Mundo Perdido al Este de Polinesia”. En pleno Océano Pacífico, ocupa el vértice oriental del gran triangulo que forma con Hawai’i al norte y Nueva Zelanda al oeste. Se trata de un paraje remoto, aislado por 4.000 kilómetros de soledad . Francesc Amorós ha captado el ambiente mágico que envolvía la isla en 1987, la historia oculta en Anakena, la magia de los moai, el paisaje infinito desde Orongo, la especial idiosincrasia de sus habitantes y la sensualidad de los bailes.

En este libro el autor relata la campana arqueológica que Thor Heyerdhal dirigió en la Isla de Pascua en 1987. Una expedición en la que F Amorós i Gonell  asistió en calidad de invitado junto a Antoni Pujador. Con mirada de arqueólogo,  el profesor  interpreta los descubrimientos y el día a día de los expedicionarios a las ordenes de Heyerdhal, mas de cincuenta años después de la aparición de su famosa obra Aku Aku. El tiempo no ha pasado en vano. Un pequeño cosmos que parecía inalterable entonces y que se ha ido transformando irremisiblemente revive una vez al año durante la gran fiesta Tapati Rapanui el pasado no se ha olvidado. Los sitios arqueológicos se han museificado para protegerlos. La arena de coral, en el valle de Anakena, ha vuelto a ocultar los restos de ahu Nau Nau desenterrados en 1987. Algunos de los protagonistas que han fallecido Thor Heyerdhal, Arne Skjolsvod, Gonzalo Figueroa García-Huidobro, Juan Haoa Hereveri y Antoni Pujador. Francesc Amorós y el arqueólogo,  José Miguel Ramírez, son dos de los “supervivientes”.

 “ Hay momentos en la vida que lo marcan a uno siempre. En mi caso, fue el viaje a Rapa Nui en el caluroso verano de enero/febrero de 1987 después del exitoso retorno de Thor Heyerdhal a la isla en el año 1986, treinta anos después de la famosa expedición que se convertiría en un hito en la historia de la isla. Es aquí donde debemos rendir homenaje a Heyerdhal, porque veía el mar como un camino abierto a la exploración. Un camino donde no quedan huellas, pero donde se avanza mas rápido y con mucho menor gasto de energía que caminando por bosques impenetrables, cruzando anchos ríos, atravesando desiertos, altas montanas y peligroso pantanos… del prólogo de Jose Miguel Ramirez, compañero de Amorós en las excavaciones de Isla de Pascua de 1987 y quien dirige el Centro de Estudios Rapa Nui de la Universidad de Valparaíso (Chile) y es uno de los arqueólogos chilenos,  especializados en Isla de Pascua, más reconocido  científicamente.

Este nuevo libro de Amorós forma parte de la Biblioteca Thor Heyerdhal  junto a Isla de Pascua: El Sueño imposible de Antoni Pujador colección de la  Editorial Sirpus que rinde  homenaje a Heyerdhal volviendo  a poner sus  obras  al alcance de sus lectores, algunas de las cuales han llegado a convertirse en clásicos de la literatura de viajes, y darlo a conocer a las nuevas generaciones. La editorial catalana publica al mismo tiempo libros alrededor de la figura de Heyerdahl de otros autores, que están relacionados con su vida, sus escritos y teorías, como es el caso del libro que hoy recomendamos su lectura en Tangata O Te Moana Nui. El testimonio de , una expedición arqueológica que apasionara tanto a los interesados por conocer otras culturas, al enigma de los moai e Isla de Pascua como a los científicos. Fotografiás con excepcional valor documental y mayoría inedita así como un Post scriptum, con los resultados y conclusiones de las campaña arqueológicas de 1986, 1987 y 1988.

Artículos de Interés: 1.- Rapa Nui: Un mundo perdido al este de Polinesia : Entrevista a Francesc Amorós 2.- Editorial Sirpus 3.- Luces en la Oscuridad: Entrevista a Francesc Amorós 

Rapa Nui: Un mundo perdido al este de Polinesia, Entrevista a Francesc Amorós


Francesc Amorós se licenció en Historia y Filología por la Universidad de Barcelona y actualmente trabaja en el centro de Estudios Históricos Internacionales de la misma institución. Historiador y medievalista, Amorós es un humanista, un hombre inteligente, apasionado, de amable trato y gran amigo de sus amigos. Y es así como a través de la amistad con Antoni Pujador, quién fuera portavoz del Consejo de Ancianos de Rapa Nui, sus investigaciones y visitas a Isla de Pascua nos descubre su especial relación con este maravilloso rincón de Polinesia.

Francesc Amorós es miembro de la Asociación Española de Estudios del Pacífico con sede en Madrid, sus estudios sobre los aspectos arqueológicos y filológicos de las culturas polinesias le han llevado a ser un experto en lengua rapa nui. Amorós es tambien miembro  de la Royal Geographical Society  de Londres  y  del Institute of  British Geographers.

Fue finalista del Premio Josep Pla con un trabajo sobre la Isla de Pascua, resultado de su participación en la campaña arqueológica que dirigió Thor Heyerdahl en 1987 y que en breve será publicado por la Editorial Sirpus de Barcelona en lengua castellana, bajo el titulo de Rapa Nui: Un mundo perdido al este de Polinesia  Ha publicado diversos trabajos y artículos relacionados con su especialidad y ha presentado comunicaciones en congresos internacionales sobre el Pacífico y la Isla de Pascua.

  Francesc Amorós ante la tumba de Antoni Pujador en el cementerio de Hangaroa , Isla de Pascua, tomada en el mes de julio 2008

¿ Cuándo empezó a Antonio Pujador a fascinarle la Isla de Pascua?

Según me contó él mismo fue en un día lluvioso, de muy joven que para retener a los chicos les habló de los enigmas y misterios de isla de Pascua.

¿Y a Francesc Amorós?

En mi caso fue algo parecido. Un  joven eclesiástico , gran profesor de Griego y buen conocedor de la arqueología de Palestina y Oriente Próximo – yo entonces tendría 16-, sabedor de mi interés por estas mismas disciplinas me dio para leer las obras del gran navegante y antropólogo noruego Thor Heyerdahl, que me fascinaron, Aku-Aku. El secreto de isla de Pascua y Viaje de la Kon-Tiki. Además para estar al día nos trajo dos números de la revista en inglés The National Geographic Magazíne que acababa de recibir. Eran concretamente el volumen 121, n.1 (1962): Easter Island and Its Monuments, y vol.122, n.1 (1962): Tahiti, the Finest Island in the World. Estas dos revistas me enamoraron de Polinesia e Isla de Pascua, y no paré hasta adquirirlas en Barcelona a precio de saldo muchos años después. Guardo estas obras como un tesoro. Tengo además la primera edición americana de Aku-Aku. En 1985 le conocí personalmente pero antes ya me había carteado con él. Y dos años después con Antoni, estuvimos excavando bajo sus órdenes en Isla de Pascua.

¿Por qué decides escribir la biografia de Pujador ? (Isla de Pascua: El Sueño Imposible de Antoni Pujador / Ed. Sirpus 2006)

Después de su muerte tan joven (45 años) en 1993, creí que esta era mi obligación como amigo porque “la muerte no llega con la vejez sino con el olvido”, tal como decía mi amigo el Dr. Juan Grau Vilarrúbias, chileno catalán que murió en julio de 2009, especialista en Isla de Pascua y mundialmente famoso.

Lápida sepulcral de Antoni Pujador antes de ser instalada definitivamente en el cementerio de Hangaroa

¿Cómo era Antoni  Pujador?

Tenía mana , ese gran poder mental y espiritual de los polinesios. Atraía con su palabra a todo aquel que se ponía a su alcance. Inteligente, vital, seductor, lleno de entusiasmo optimista. Y por encima de todo un gran catalán, un gran chileno y un gran rapanui. Con Antoni Pujador hice amistad inmediatamente en 1982 en Barcelona, cuando organizó una exposición sobre Isla de Pascua.

¿Cómo os unisteis a la expedición arqueológica a la Isla de Pascua que dirigió Thor Heyerdhal en enero de 1987 en Anakena? Vosotros fuisteis los primeros españoles que participasteis oficialmente en una campaña arqueológica internacional de este tipo ¿No es así? ¿Fue en definitiva, un sueño cumplido de Francesc Amorós y Antoni Pujador?.

Fue con motivo de la presentación de las primeras pruebas de nuestro  Mapa de la Isla de Pascua, publicado en Barcelona poco después. Antoni Pujador y yo mismo viajamos a Colla Micheri (Italia) donde tenía su casa-refugio para escapar de las miradas curiosas. Allí vivía con la compañera sentimental de entonces. Sólo unos pocos sabíamos donde se refugiaba el mundialmente célebre navegante noruego, autor de aquellos libros, para poder trabajar en soledad. Yo lo sabía porque varios años antes me había carteado varias veces con Thor Heyerdahl. Antoni, pero lo ignoraba. Nosotros fuimos los únicos participantes del Estado español. El resto era norteamericanos, chilenos, suecos y una arqueóloga brasileña. Han pasado 23 años y yo tengo la fortuna de ser de los pocos supervivientes de aquel extraordinario equipo de arqueólogos.

Portada Isla de Pascua: El Sueño Imposible de Antoni Pujador

La suerte me deparó poder saludar en la misma isla al otro superviviente de la fabulosa Expedición de la Kon-Tiki (1947), además de ser uno de los Heroes de Telemark auténticos. Antoni y yo fuimos invitados por voluntad expresa de Thor, con quien trabamos amistad en 1985. Y en cuanto al mapa Thor Heyerdahl lo expuso presidiendo la gran vitrina dedicada a Isla de Pascua en el Museo Kon-Tiki de Oslo. Ahora ya no está. Lo quitaron después de su muerte. Heyerdahl lo exhibió en todos sus documentales. Le fascinó desde el primer día que se lo presentamos Antoni y yo. Fue en definitiva un sueño cumplido para ambos. Era nuestro héroe de juventud.

En junio de 1999 vino a Barcelona invitado por la organización Una Sola Terra, liderada por el periodista y gran ecologista catalán Santiago Vilanova. Fue una memorable cena con el matrimonio Thor Heyerdahl-Jacqueline Beer donde estuve especialmente convidado por conocer a Thor, pero Antoni ya había fallecido por entonces… Esto de los primeros españoles  habría que matizarlo. Porque en realidad fueron los del equipo de arqueólogos y espeleólogos de la Operación Rapa Nui de 1975, organizada por Antoni Pujador y dirigida por Antoni Ribera, y en la que trabajaron el menorquín, Josep Mascaró Pasarius, y Francisco Mellén Blanco, de Avilés.

Heyerdhal se benefició de los conocimientos de Pujador sobre la Isla, a la que ya había viajado catorce veces en aquella época. ¿Fue al mismo tiempo una manera de aprovecharse de los contactos personales del catalán y su privilegiada posición, en la comunidad insular?

No lo puedo asegurar, pero sí que Heyerdahl se aprovechó de la buena sintonía con el pueblo rapanui y el ascendiente que tenía sobre los miembros del Consejo de Ancianos Rapanui. Este fue el motivo principal para que Heyerdahl lo invitara a las excavaciones de 1987. El mismo año Antoni fue nombrado Portavoz del Consejo de Ancianos para el exterior, una especie de Embajador oficioso.

El antropólogo y etnólogo noruego navegó a bordo de la Kon Tiki entre America del Sur y Polinesia pretendiendo probar su teoría de que la población de aquellas islas era originaria de la América pre colombina. Habiendo tenido una labor investigadora en la expedición arqueológica nos puedes decir si las excavaciones llevadas a cabo cumplieron su objetivo, mostrar indicios que confirmasen o desmintiesen la teoría de Heyerdhal.

A partir de los análisis efectuados en los materiales descubiertos durante de excavaciones de 1955-1956 y de 1986-1988 no se deduce la confirmación de la tesis “americana” defendida por Heyerdahl. Él buscaba cerámica incaica pero la cerámica no apareció, ni entonces ni en 1987 cuando con Antoni estuvimos excavando en isla de Pascua. Al menos no se reflejan en las monografías que se han publicado desde entonces. De todas maneras, los elementos inmateriales , los influjos culturales y técnicos no se detectan por el sistema del radiocarbono. Por eso no se dio nunca por definitivamente ni vencido ni convencido. Pero en ambas campañas llevaba el mejor equipo de científicos y arqueólogos que hicieron un excelente trabajo. Gracias a la intuición de Heyerdahl, después se hicieron muy famosos y volvieron a la isla. Sin los libros de Heyerdahl la Isla de Pascua no sería tan popular cómo es hoy en día. Thor Heyerdahl continuó toda su vida defendiendo su posición a partir de las “evidencias “ incaicas en el ahu de Vinapú, realizado con una técnica constructiva muy parecida a las murallas de Cuzco.

Portada del libro Rapa Nui: Un Mundo perdido al este de Polinesia: La última Expedición de Thor Heyerdhal

De tu experiencia en Rapa Nui junto a Pujador y Heyerdhal escribiste un libro que en 1992 ganó el premio Josep Pla de narrativa: Illa de Pasqua, un món perdut a l’est de Polinèsia.

En realidad y por un imprevisto salí como ganador Finalista. Ahora está en prensa para ser editado en castellano por la Editorial Sirpus de Barcelona, como el anterior dedicado a Antoni Pujador. Últimamente lo amplié y aporté datos nuevos y conclusiones científicas. Su titulo es “Rapa-Nui: un mundo perdido al Este de Polinesia. La última expedición de Thor Heyerdahl

Junto al ingeniero chileno Pablo Teutsch, Amorós y Pujador confeccionaron y pusieron en circulación el primer mapa arqueológico y turístico de Isla de Pascua en 1985 ¿ Cómo surgió la idea y como fue la labor de recopilación de los datos arqueológicos que contiene este mapa?

Era otro “sueño imposible” que siempre tuvo Antoni Pujador. Él fue el director, promotor y financiador de esta fascinante empresa, que pudo hacer realidad con la colaboración material y técnica de Francesc Amorós y el asesoramiento de Pablo Teutsch hecha in situ. Antoni me proporcionó todo el material gráfico y yo hice la composición del mapa en mi casa. Pablo, desde Pascua dio el visto bueno. La famosa Editorial Alpina de Barcelona, especializada en mapas para excursionistas, lo imprimió de acuerdo con el característico diseño y colores de la casa, y finalmente Thor Heyerdahl lo apadrinó y avaló con su rúbrica. Lo apreció como a un “hijo adoptivo”. Por fin Ediciones Pacífico Sur (Barcelona-Santiago de Chile) de Pujador-Teutsch lo distribuyó por todo el mundo, en dos únicas ediciones, y dos formatos : plegado y enrollado para mural. Nunca ha sido superado.

Tapa para el mapa arqueológico-turístico de Rapa Nui de Pujador-Amorós-Teutsch. Formato plegable

A parte de estar Printed in Catalonia y  poseyendo una dedicatoria de Thor Heyerdhal ¿Considera hoy este mapa como un documento excepcional? ¿Ha pasado a ser un documento buscado por coleccionistas amantes de Rapa Nui?

Creo que es una joya impresa muy buscada por los coleccionistas rapanuinófilos de todo el mundo. A parte de su valor científico, muchos creen que es obra de Thor Heyerdahl. Estuvo varios años expuesto muy ampliado en la vitrina dedicada Isla de Pascua en el Museo Kon-Tiki de Oslo. Thor Heryrdahl enseguida lo adoptó y exhibió en varios de sus documentales desde 1985 sobre isla de Pascua. Utilizaba un ejemplar que Antoni le mandó. Un gran honor y orgullo para nosotros, sus creadores y admiradores del gran antropólogo noruego además con el sello de Made in Catalonia y su firma que lo caracterizan. En Pascua incluso se llegaron a comercializar ejemplares fotocopiados en blanco y negro.

¿Cómo se llegan a hermanar la ciudad de Olot, en Cataluña y la Isla de Pascua?

Fue una idea exclusiva de Antoni Pujador con motivo de la celebración en 1982 de un gran evento cultura “Expocultura”, organizado por el gobierno autónomo catalán, en Barcelona. Acudieron convidados varios representantes de Isla de Pascua a Catalunya. Visitaron Barcelona y Olot. El Ayuntamiento de Olot llegó a un acuerdo con la municipalidad de Hangaroa, capital de isla de Pascua. A ellos les gustó la idea de hermanarse con una ciudad catalana que fuera de origen volcánico. Por cierto, en un solo sitio del mundo percibí el característico olor a Isla de Pascua. Fue precisamente un dia soleado de julio en los alrededores de… Olot! El aroma que desprende la roja tierra volcánica después de llover. Esto nunca lo supo Antoni porque ya no estaba en este mundo.

Moai de Olot, con ojos y  pukao tallados por Manuel Tuki , traidos directamente de Isla de Pascua  en el año 2007

¿ Qué ocurrió cuando Petero Edmunds , como alcalde de la Municipalidad de Isla de Pascua, visito esta ciudad de La Garrotxa en el año 2000?

Sólo sé que mostró un fuerte disgusto por la ubicación del moai erigido en Olot, precisamente en la Plaça d´Illa de Pasqua. Consideraba la ubicación poco adecuada por ser un lugar de mucho bullicio y tránsito rodado para un creación moderna de un moai esculpido por el rapanui Manuel Tuki, con la colaboración técnica del escultor catalán Raül Ortiz Vila con basalto de las canteras de Castellfollit de la Roca (Girona) Era la materialización del Hermanamiento de ambas ciudades. Esta escultura entonces no llevaba ojos incrustados ni el típico “sombrero”(pukao) de piedra roja.

Recientemente el moai de Olot que esculpió Manuel Tuki fue coronado por un pukao y se le colocaron sus ojos ¿De dónde surgió la iniciativa?

Efectivamente fue un enamorado de Pascua, el señor Raül Núñez Chacón de Sant Esteve d´En Bas (Girona) , quien en su visita a Isla de Pascua hizo amistad con aquel escultor rapanui Manuel Tuki. Le convenció para que tallara un pukao y unos ojos para el moai de Olot, erigido con motivo del pasado Hermanamiento. La ceremonia oficial de la colocación de ambos complementos fue organizada por el ayuntamiento de Olot, que tuvo lugar el 23 de setiembre de 2007. 

 Como portavoz y miembro integrante del Consejo de Ancianos de Rapa Nui ¿Cual fue la labor de Pujador?

Divulgar para todo el mundo la realidad política y cultural de isla de Pascua través de artículos de prensa, entrevistas radiofónicas y televisivas, además de centenares de cartas manuscritas. Le costó muchos disgustos y hasta la persecución política en tiempos de Augusto Pinochet dentro de todo el territorio chileno, incluído por supuesto, el oceánico o Isla de Pascua.

 Cuáles fueron sus las relaciones con Sergio Rapu, entonces Gobernador de la Isla de Pascua y las autoridades chilenas?

Como representante máximo del gobierno de Chile, Sergio Rapu tenía que cumplir con su obligación política. Antes habían sido muy amigos. En el fondo estaban de acuerdo en fondo del asunto, la protección de la cultura rapanui, pero discrepaban en las formas y procedimientos. Ambos amaban a Isla de Pascua: Rapu por ser rapanui de nacimiento y Pujador, por serlo por adopción.

Antoni Pujador (primero por la izquierda)  asistiendo a una reunión de la Comisión permanente del Consejo de Ancianos de Rapa Nuien 1987, en el centro  de la fotografía aparece Don Alberto Hotus Chávez presidente de dicha institución.

Hubo diferencias entre el Sr. D.Alberto Hotus, presidente del Consejo de Ancianos de Isla de Pascua y Antonio Pujador en cuanto a la actuación y toma de decisiones de este último como portavoz en el exterior de la institución?

En general, no. Pujador mantuvo una correspondencia frecuente con Alberto Hotus, Presidente del Consejo de Ancianos Rapanui, servía de “caja de resonancia” para el extranjero, por lo que debían trabajar coordinadamente. Y a la inversa, cuando Pujador tenía problemas para acercarse a isla de Pascua, los miembros del Consejo le prestaban su apoyo. Era la forma de eludir el cerco mediático impuesto desde el gobierno de Santiago de Chile o por el propio Gobernador de la Isla.

Antoni Pujador en la cabina de un DC-3

¿Cómo se contempla hoy día su figura en Rapa Nui? ¿Es Antoni Pujador parte importante de la historia de la Isla?

Sólo se le tiene en la mente y el corazón de ciertas personas que le trataron en vida. Hay que tener en cuenta que murió el 1993. Han pasado muchos años. También han desaparecido varias de las personas que colaboraron con él. Los únicos monumentos materiales que perpetúan el recuerdo su vida y obra, hasta que el tiempo o la incuria humana los hagan desaparecer, son una lápida sepulcral de mármol encima de su tumba en el cementerio local de Hangaroa, y una magnífica pila de agua bendita con signos rongorongo, sostenida por una gran peana con el rostro de Make-Make, donadas por la familia de Antoni Pujador en una capilla lateral de la iglesia parroquial de Hangaroa, y que lleva su nombre inscrito en una placa metálica de 2006

 ¿Despertó envidias Antoni Pujador entre algunos españoles que frecuentaban la Isla de Pascua? Siempre han existido rumores de algunos personajes muy conocidos que  tomaron ventaja de la posición de Pujador dentro del Consejo de Ancianos de Rapa Nui y de sus numerosas amistades en la Isla.

Pujador prestó siempre su ayuda y usó de toda su influencia a todo aquel que se acercaba con buenas intenciones a Pascua y por intereses positivos. Por lo tanto no me extraña que personalidades diversas, incluso el mismo Thor Heyerdahl. Así lo hizo el noruego, porque consta por escrito.

Placa recordatoria en la pila de agua bendita de la Iglesia de Hanga Roa , obsequio de la familia Pujador-Estany (2006)
 

El profesor Francesc Amorós descubrió para la historia a un catalán de nombre Joan Maristany Galcerán y originario de El Masnou como pirata y negrero que planeó y ejecutó un ataque en Isla de Pascua a fin de capturar a sus habitantes para deportarlos más tarde a Perú para que trabajasen como esclavos en las minas de guano. ¿Cómo llegó hasta el?

Fue un encargo de Jesús Conte durante un viaje que hice a Isla de Pascua en 1989, cuando estaba redactando su magna obra sobra el pasado de Isla de Pascua Horizontes sombrios y luminosos Historia documentada (1994). Se trataba de descubrir quien era el enigmático capitán español del “Rosa y Carmen” , conocido internacionalmente como “Capitán Marutani”. Efectivamente habían leido mal el dígrafo “–ny”, como “Fortuni” por “Fortuny” . Letra intermedia “–u-“ era en realidad “–is-“, por lo que deduje que deberia ser un tal “Maristany”, de familia de capitanes de marina del Masnou. En un archivo público de Barcelona hallé el contrato del viaje por todo el mundo de la corbeta “Rosa y Carmen” que zarpó del puerto de Barcelona con licencia para navegar rumbo al Callao y resto del mundo. Su capitán y piloto era nada menos que Juan Maristany Galceran. Años después el historiador local Joan Muray completó el expediente biográfico, de lo que ha resultado la publicación de su nuevo libro :”Pirata i negrer; Joan Maristany i Galceran “Tara”, el genocida de l´Illa de Pasqua”•. Publicado recién en El Masnou, diciembre de 2009, y va prologado por mi.

Tarjeta Postal Mapa de la Isla de Pascua 

Conociste a Jesús Conte Oliveros que hizo de la Isla su hogar desde que desembarcó en en 1989 y hasta su muerte en 2005. ¿Cómo acaba un teólogo, filólogo, profesor de lenguas clásicas, experto en jónico antiguo y hablando diecinueve lenguas en un lugar tan remoto como Isla de Pascua?

Poco me contó de su vida por escrito y una vez de palabra en 1989. Sólo sé lo que apareció en la prensa a raiz de su fallecimiento. El periodista lo describe como “sabio, polemista, religioso, conservador y enterado de casi todo” Habia sido profesor, periodista, cronista local y autor de estudios locales. Habia nacido en Abiego (Aragón) en 1935 y murió en Chile en 2005. Dice el periodista: “Un buen día de 1987 Jesús Conte cogió la maleta , dejó mujer y cinco hijas que se iba a otra ciudad. Y se fue para la Isla de Pascua. Pronto se ganó la confianza del Consejo de Ancianos. Escribió además un vocabulario de la lengua rapanui que vió publicado“.

Jesús Conte Oliveros, a la izquierda, en Pape’ete (Tahiti)

Michael Coppenrath, quién fuera Arzobispo de Pape’ete invitó en 1992 a Conde a visitarle en Tahiti con el fin de que ambos completaran las investigaciones lingüísticas iniciadas en Isla de Pascua. Puso a disposición del profesor español el archivo episcopal. Tras juramento académico, leyó un manuscrito secreto relacionado con los orígenes de Rapa Nui ¿Qué nos puedes decir de las investigaciones de Conde Oliveros, Miembro de la Comisión de Estructuración de la lengua Rapa Nui? ¿Dónde están todos sus escritos, su trabajo, patrimonio profesional, tan importante para la historia de Rapa Nui?

 En cuanto a la leyenda de sus papeles y biblioteca yo pude verlo en una casa particular de Isla de Pascua, que lo guardan como un tesoro. Sé que el gobierno aragonés quiso adquirirlo. Pero no sé más. Hay mucha leyenda y muchas historias inverosímiles. Sé que estuvo investigando en archivos de Tahiti a donde se desplazó y vivió en casa de un amigo mío valenciano.

¿Por qué Jesús Conte no fue enterrado en la Isla como era su deseo? Da la sensación de que su persona y valiosísima labor se han diluido en la historia de Rapa Nui, envolviendo su figura en un halo de misterio.

Sólo sé que la familia rapanui que lo cuidó es la depositaria de los papeles y libros de Jesús Conte. Su nombre y obra también se va diluyendo en el olvido.

Cambiando de tema, ¿Qué cambios sociales ha experimentado la Isla desde que pusiste pié en ella por vez primera? ¿Continúa siendo la misma o ya ha perdido parte de aquel encanto que la hacía única y especial?

Entre los años 1987 y 2008 se ha modernizado mucho, Incluso dispone de una sucursal del Banco de Santander. Los sitios arqueológicos, como el Rano Raraku, se han “museificado” para preservarlos de los turistas y desaprensivos, perdiendo parte del halo de “misterio”. Sus habitantes rapanui se quejan del excesivo turismo que lo invade todo. La lengua rapanui se va diluyendo entre los más jóvenes, aunque se hacen esfuerzos para su preservación y uso cotidiano a través de un “Parlamento” local. Hay buenas iniciativas como es la edición de un Diccionario de la lengua rapanui en proceso de finalización.

Da la sensación de que Rapa Nui atrae a muchos oportunistas que se aprovechan de una supuesta falta de entendimiento entre los líderes políticos locales, y la comunidad ¿Qué recursos tienen los habitantes polinesios de Pascua para proteger a su tierra de las amenazas e influencias externas?

Frente a la creciente globalización a escala planetaria poco se puede hacer. Pero sí, gestionar mejor los recursos humanos y materiales de la Isla.

 A un residiendo en Barcelona tienes contacto con la Isla a través de amigos originarios de Rapa Nui que viven en la ciudad condal ¿Cómo es su vida, tan alejada y diferente de la de Isla de Pascua?

Los pocos que conozco se encuentran muy a gusto entre nosotros. Alguno de ellos se dedican a divulgar el arte y la cultura de su isla.

Francesc Amorós en el Ahu Tongariki de  Rapa Nui

Si digo Rapa Nui … ¿Que es lo que le sugiere a Francesc Amorós?

Me sugiere “un mundo perdido al este de Polinesia” , como el título de mi próximo libro en proceso de publicación por parte de Editorial Sirpus de Barcelona. El aroma especial de la tierra hani-hani , que una vez percibí precisamente en Olot, tierra de volcanes. No sé por qué será ..? Quizás , un mundo que se pierde irremisiblemente , y no precisamente por el cambio climático. De todas maneras en octubre de 2008 observé con incredulidad cómo la blanca arena coralina volvía a invadir la playa de Anakena, sobrepasando y volviendo a enterrar los restos arqueológicos del ahu Nau-Nau –donde excavamos Antoni y yo en 1987 con Thor Heyerdahl– descubiertos y remodelados durante los últimos 40 años.

Entrevista: Tangata O Te Moana Nui
Fotos: Francesc Amorós ©
© Copyrigth Tangata Pasifika 2010.Todos los Derechos Reservados

Más articulos sobre Isla de Pascua

Isla de Pascua: El Sueño imposible de Antoni Pujador

Antoni Pujador y la Isla de Pascua por Frances Amorós

Libros Citados

Isla de Pascua: Horizontes Sombríos y Luminosos (Historia Documentada)
Jesús Conte Oliveros
Centro de Investigación de la Imagen
Chile, 1995

Aku Aku:
El Secreto de la Isla de Pascua
Editorial Juventud
Barcelona, 1971

La Expedición de la Kon Tiki
Thor Heyerdhal
Editorial Juventud
Barcelona, 1971

Operación Rapa Nui
Primera Expedición Española a la Isla de Pascua

Antonio Ribera
Editorial Pomaire
Barcelona, 1976

Pirata i negrer; Joan Maristany i Galceran “Tara: el genocida de l´Illa de Pasqua”
Joan Muray
El Masnou, 2009

Rapa Nui: Un mundo perdió al este de Polinesia:
La Última Expedición de Thor Heyerdhal
Frances Amorós
Editorial Sirpus
Barcelona, 2010

Isla de Pascua: El Sueño Imposible de Antoni Pujador
Francesc Amorós
Editorial Sirpus
Barcelona, 2006

Antoni Pujador y la Isla de Pascua (I)

Construcción de entidades nacionales en el Pacífico.
Antoni Pujador i Estany
(1948-1993)

Su intervención en la política de defensa de los derechos históricos de Isla de Pascua
como miembro Portavoz del Consejo de Jefes Rapanui 

Centro de Estudios Históricos Internacionales.
Universidad de Barcelona

 Resumen

El presente artículo traza un semblante biográfico del que fuera miembro del Consejo de Jefes Rapanui, el catalán Antoni Pujador i Estany, de singular e interesante trayectoria como defensor de la identidad cultural de la Isla de Pascua y respetado activista de los derechos indígenas a lo largo de muchos años y hasta su fallecimiento en 1993. Sus restos descansan hoy en Pascua, en el cementerio de Hanga Roa.

INTRODUCCIÓN

El día 11 de agosto de 1993 moría en Barcelona, víctima de una enfermedad irreversible, el señor Antoni Pujador i Estany a la edad de 45 años. Con él desaparecía una persona muy conocida y querida en Isla de Pascua. Después de una veintena de viajes a esta pequeña isla chilena del Pacífico, había llegado a crear fuertes vínculos de amistad con influyentes familias locales, autóctonas y continentales. Tuvo un enorme ascendiente entre destacados dirigentes indigenistas isleños que pronto supieron apreciar y aprovechar sus dotes humanas. En especial, su gran capacidad de maniobra política en defensa de sus reivindicaciones políticas y culturales. Dotado de un verbo fluido y convincente, era temido y respetado por sus contrincantes debido a la vehemencia y la pasión con que exponía sus argumentos.

Alguien dejó dicho tras su prematura muerte que Rapa Nui se había quedado sin uno de sus más desinteresados y leales adalides fuera de los límites estrictos de la insularidad. Defensor de las etnias minoritarias, admiraba especialmente a aquellas que luchaban por preservar su personalidad diferenciada por la vía política. Su combatividad le granjeó incluso adversarios entre antiguas amistades. Llegó a ser considerado un «activista»de la causa rapanui en el sentido más estricto de la palabra, lo que le comportó que se le tildara de «subversivo» en ciertos momentos de crispación política. Lo que nunca admitió es que fuera conceptuado de antichileno pues tenía a esta nación hermana como su segunda patria. La prueba es que prácticamente todos los gobernadores que estuvieron destinados a la Isla desde 1974 le distinguieron con su amistad personal. Nunca puso en duda la legalidad constitucional de su anexión política a Chile desde 1888 de conformidad con el histórico «acuerdo de voluntades» establecido libremente entre el delegado chileno Policarpo Toro y los representantes tribales, los legítimos dueños de las tierras de Rapa Nui.

Asumió con toda dignidad, responsabilidad y disponibilidad el encargo de «portavoz» que le había confiado el Consejo de Jefes (o Ancianos) de Rapa Nui, organismo autóctono que representa la voz de las familias descendientes de los antiguos moradores polinesios. Su opinión fue escuchada, respetada y a menudo sus sugerencias fueron asumidas por los dirigentes de este ente representativo. Ellos se sirvieron de Pujador como medio para difundir a través de prensa, radio y TV de diversos países la voz de la comunidad pascuense y las directrices políticas forjadas en el interior la Isla.

Desde su propio domicilio barcelonés se diseñaron sonadas campañas mediáticas que dieron la vuelta al mundo. Creó una efímera organización cultural «Taina Rapa Nui» (Amigos de Rapa Nui) con sede en Barcelona y abierta a todo el mundo. La disolvió al integrarse como miembro fundador de la «Asociación Española de Estudios del Pacífico» en Madrid. Dejó esposa, Sra. Rosa Caffarena, y dos hijas, Tiaré y Rosa María. En cumplimiento de sus últimas voluntades, sus cenizas mortales fueron trasladadas al cementerio de Hanga Roa, en Isla de Pascua. Todas las referencias y citas literales han sido sacadas de la abundante correspondencia y otra documentación del Consejo de Jefes Rapanui conservadas en el archivo familiar.

Resumen biográfico (1948-1993)

Había nacido en Barcelona en el seno de una acomodada familia catalan muy arraigada en el medio rural con fuertes convicciones católicas. Recibió formación intelectual en las escuelas de la Salle de la misma ciudad natal. Llegó a cursar estudios de ingeniería técnica que relegó para dedicarse a la aviación civil. Fue uno de los comandantes de líneas aéreas más joven y con más experiencia de vuelo en España. Estuvo destinado en los aeropuertos de Madrid, Las Canarias, Málaga y La Seu d’Urgell (Lleida).

Finalizada su tarea como piloto profesional de líneas aéreas, se convirtió en un activo y eficaz director de exportación para diversas firmas de ámbito internacional con sedes en Barcelona y Lyon, respectivamente. Además probó suerte con éxito construyendo una pequeña empresa propia de exportación ya en los últimos años de su vida. Otra compañía limitada, más romántica que comercial, fue «Motu-Iti» en recuerdo de un bello y salvaje islote situado en el extremo sur-oeste de Isla de Pascua que había visitado por primera vez en 1974. Era una sociedad mercantil formada por Antoni Pujador y Pablo Teutsch a finales de 1978 y con sendas oficinas en Barcelona y Santiago de Chile. Su finalidad era producir y distribuir todo tipo de artículos turísticos tales como «souvenirs» y productos culturales relacionados con la Isla para su venta exclusiva entre los visitantes. Lo más relevante fue una serie de tarjetas postales de gran calidad realizadas por él mismo e impresas en Barcelona de las que se distribuyeron a millares. Se convirtieron en las «clásicas» vistas de los «moai» de Isla de Pascua, famosas en el mundo entero y muy apreciadas por los coleccionistas.

Fue un apasionado de los deportes de riesgo y un gran practicante del excursionismo pirenaico. Era muy joven cuando ingresó en el movimiento «boy scout» catalán, que se caracterizaba por una línea de pensamiento liberal y con un indudable componente de reivindicación catalanista. Todo ello le proporcionó una fuerte concienciación a favor de los diferentes movimientos políticos nacionalistas que surgieron en el Estado español durante el franquismo y la transición democrática.Nunca ocultó sus profundas convicciones políticas y se le llegó a identificar entre sus numerosas amistades españolas, chilenas y pascuenses como el catalán Toni.

Recién cumplidos los 16 años se había sentido irresistiblemente atraído por la alta montaña, en especial por la escalada. Fue en esta tan temprana edad que con otros compañeros escaladores organizó la «Operación 3000». Ésta consistió en efectuar la ascensión al Aneto y otros picos circundantes en los Pirineos. Poco tiempo después ingresaría en el barcelonés «Grupo Especial de Escalada» (GEDE) del prestigioso Club Excursionista de Gràcia, dedicado a la formación de escaladores de élite. Contaba con 17 años. No pararía hasta conquistar la mismísima cuna del Mont Blanch, el techo de Europa, con sólo 18 años. Se había convertido ya en un alpinista en el más estricto sentido de la [44] palabra. No abandonaría esta actividad tan arriesgada hasta que descubrió el fascinante mundo de la aviación.

 La misma pasión que demostró en la práctica de la escalada, en sus ansias de llegar a lo más alto posible, le llevó a obtener todos los títulos posibles como piloto de aviación civil española entre 1968 y 1975. Pilotó como comandante por todos los aeropuertos de Europa y África y con los más diversos tipos de aparatos de transporte civil. Y según parece condujo el último avión que repatrió personal no militar cuando el Sahara dejó de ser español. Por cierto que hay unas muy curiosas coincidencias entre Pujador y el gran aviador y escritor francés Antoine de Saint-Exupéry. El mismo nombre, la pasión por volar y una filosofía basada en componentes idealistas. Físicamente, un perfil parecido y una muerte a los cuarenta años. No en vano un viejo amigo le venía denominando «el Saint-Exupéry catalán».

Ya entrados los años 80 abandonó los mandos de los aviones para dirigir el departamento de exportación de importantes empresas de aceros inoxidables. Su gestión fue tan eficaz que pronto los productos industriales comercializados encontraron clientes tan alejados como en Australia, Nueva Zelanda, Polinesia Francesa, China y África del Sur.

Su pasión por la Isla de Pascua

Ésta fue su característica personal más distintiva. Ambos nombres van indisolublemente unidos para el círculo de amistades. ¿Cómo se produjo esta atracción tan irresistible? Fue en la lejana época de sus 13 años. Cierto profesor le había comentado el famoso libro «Aku-Aku, el secreto de la Isla de Pascua» que años antes había escrito el navegante y etnólogo noruego Thor Heyerdahl, fruto de sus fascinantes experiencias arqueológicas en la Isla en los años 1955-1956.

Fue tan fuerte el impacto que le produjo su lectura en los años mozos que no descansó hasta ponerse en contacto epistolar con uno de los «héroes» del libro, el padre Sebastián Englert, apodado por su propio autor como el «auténtico rey sin corona de la Isla de Pascua». Viajar a este «enigmático roquerío» -en las propias palabras de Pujador- se convirtió en el sueño dorado de su juventud. Pudo hacerlo realidad en 1974. Al primer encuentro con el mundo que tanto le había embrujado en su niñez, cayó hechizado de forma irremediable.

Operación Rapa Nui (1975)

A finales de 1974 regresaba de Isla de Pascua absolutamente impresionado y con unas irresistibles ansias de volver allí lo antes posible. Inmediatamente se puso en contacto con Antonio Ribera. Éste, a la vista del entusiasmo de Pujador y del fascinante material cinematográfico que trajo consigo, empezó a organizar lo que se llamó «Operación Rapa Nui». Ribera había encontrado las personas idóneas para una verdadera expedición científica. Él era un director carismático de probada experiencia, y el resto de componentes estaban dispuestos a comprometerse en esta empresa científica sin perder ni un solo minuto.

Pronto se terminaría el verano austral por lo que no podían demorar la partida. La inminencia del viaje le obligó a renunciar a nuevos contratos profesionales como piloto. Esto le permitió dedicarse plenamente a las tareas organizativas. Antonio Ribera, fundador del CRIS y experto mundial en temas ufológicos era el director oficial de la expedición arqueológica submarina. Por su mediación se consiguieron ventajosos tratos comerciales con empresas relacionadas con el submarinismo. Por su parte, Pujador obtuvo un trato de favor por parte de la compañía aérea chilena para el transporte del abundante material de los expedicionarios. La salida desde Barcelona tuvo lugar el 5 de marzo de 1975.

El equipo inicial catalano-balear estaba formado básicamente por los dos organizadores ya citados, ambos de Barcelona; además de Josep Mascaró Pasarius, menorquín y arqueólogo reconocido internacionalmente; Nöel Hermitte, buceador francés, Helgue Willems, alemán, submarinista profesional; y Fernando Calderón, santanderino. Una vez ya en su destino, se les unieron el asturiano Francisco Mellén Blanco, ya entonces un experto en temas de pascuenses, y el chileno residente en Isla de Pascua, Rodolfo Bravo Forster. La campaña científica se iniciaría a los pocos días de su llegada. Tenían planeadas actividades para un período no superior a los dos meses.

El programa previsto contaba con actividades arqueológicas, de exploración submarina y de investigación en las numerosas cavidades y galerías subterráneas, tan abundantes por ser el subsuelo de formación volcánica. Tenían interés en inspeccionar algunas cuevas situadas en peligrosos acantilados. Para esta arriesgada tarea por suerte contaban con la probada habilidad de Antoni Pujador, experto escalador y espeleólogo.

Desde la vertiente arqueológica, el equipo submarinista había previsto realizar inmersiones superiores a los 40 metros en diversas zonas del litoral en búsqueda de antiguos «moai» o estatuas colosales que se hubieran podido depositar accidentalmente a lo largo de los siglos. Bajo la dirección del arqueólogo Mascaró-Pasarius se llevaron a cabo minuciosas exploraciones en cavidades naturales de difícil acceso en búsqueda de objetos antiguos, tales como estatuillas de piedra, figuras antropomorfas de «toromiro» o las codiciadas «Kohau rongorongo», las clásicas tabletas de madera repletas de extraños signos de escritura. Los poquísimos ejemplares auténticos conocidos se conservan únicamente en museos muy alejados de su tierra originaria.

Lo que dio pábulo a fantásticas teorías divulgadas por la prensa, fue el hallazgo de unas enigmáticas perforaciones cilíndricas en acantilados volcánicos a cargo de Pujador en su incansable actividad espeleológica arriesgando su vida, practicando difíciles «rappels» en peligrosos acantilados. Se registraron y dibujaron numerosos petroglifos. Se cartografiaron algunas cuevas desconocidas hasta entonces, tarea en que intervinieron también Francisco Mellén y Rodolfo Bravo. El programa de excavación científica se vio interrumpido ya en sus inicios por una inesperada prohibición gubernativa a pesar de disponer de todos los permisos en regla. Sólo se pudieron practicar unas catas en terrenos propiamente arqueológicos en la casa-bote («hare paenga») que, según la tradición oral, había pertenecido al mítico rey Tuu-Ko-Ihu.

Transcurridos los dos meses previstos, cada uno de los expedicionarios retomó a su país de origen. Excepto Antoni Pujador y Nöel Hermitte que prolongaron su estancia por un tiempo. A Pujador le tocó el turno de reiniciar sus actividades en el mundo de la aviación comercial. A finales de junio del mismo año 1975 estaba ya incorporado a la base aérea de Las Palmas como piloto de aerotaxis para una empresa canaria. A mediados de 1976 fue trasladado a la base aérea de Málaga y fijó su residencia temporal en Torremolinos. Al año siguiente, fuera del ámbito de la aviación, trabajó como representante de otra empresa barcelonesa en la rama de la exportación de maquinaria pesada a diversos países de África.

En uno de sus múltiples viajes a Isla de Pascua, concretamente a finales de 1978, sufrió un aparatoso accidente de motocicleta que le tuvo ingresado en el hospital local una larga temporada. Lo que podía haber sido una tediosa hospitalización, teniendo en cuenta que se perdía unas magníficas vacaciones lejos de su país, se le convirtió en una de las experiencias más divertidas y apasionantes que nunca hubiera podido imaginar. Fuera porque era especialmente apreciado por los isleños, fuera porque contaba con buenas amistades influyentes, el caso es que su permanencia en el hospital de Hanga Roa no mereció más que elogios por parte del personal sanitario. Su carácter abierto y alegre había logrado el milagro. Durante muchos años en la Isla se recordaron con nostalgia las divertidas tardes pasadas en su habitación de enfermo. Su gran amigo el juez Orasmín Gillies le dijo en broma: «Antonio, cuando te den el alta, te sacarán a empujones porque no querrás irte». La gente sencilla de la Isla había conquistado definitivamente su corazón.

De todas maneras, no perdió el tiempo en banalidades. Antes de regresar a Europa -ya totalmente recuperado de la operación quirúrgica- y en colaboración con el ingeniero chileno Pablo Teutsch Monreal allí residente, dejó constituida la pequeña sociedad mercantil «Motu Iti» para la comercialización de artículos turísticos relacionados con Isla de Pascua. Estaba seguro de que ello le reportaría más quebraderos de cabeza que beneficios económicos [47] propiamente dichos. Pero, en fin, y según sus propias palabras, le serviría: «para mantener un vínculo más con la Isla de mis sueños».

El año 1980 fue especialmente difícil para él por causas políticas y laborales acaecidas en Las Palmas, por lo que se vio obligado a abandonar definitivamente el mundo de la aviación. No sin antes haber asistido en 1981 a la inauguración del aeropuerto de La Seu d’Urgell-Andorra como piloto y secretario técnico del mismo. Había puesto grandes esperanzas en este proyecto catalano-andorrano que bien poco duró. Además acababa de contraer matrimonio con la señorita malagueña Rosa Caffarena.

Sus aspiraciones profesionales en el mundo de la aviación civil se le habían cerrado al parecer definitivamente en 1982. Por lo que optó por regresar a Barcelona y entrar en una gran empresa de fabricación de elementos de fijación en acero inoxidable. Se le aceptó la petición como director de exportaciones, cargo que abandonaría por otro de semejantes características en el extranjero ya en los últimos años de su vida.

© Copyright 2008 Francesc Amorós i Gonell
Revista Española del Pacífico. Nº 11, Año 2000

Antoni Pujador y la Isla de Pascua (II)

 Artículo de interés:

Rapa Nui: Un mundo perdido al este de Polinesia : Entrevista a Francesc Amorós