Paniolo de Hawai’i, un mundo que se resiste a desaparecer

 

La mayoría de la gente no lo sabe, pero hay vaqueros en Hawaií.  Los paniolo, como se les llama localmente en pidgin , han existido en estas islas polinesias antes de que lo hiciesen en el Oeste Americano. Quizás el término más adecuado para referirse a estos vaqueros de origen español  y latinoamericano no sea paniolo, más bien la palabra paniola, derivada de espaniola que es como los hawaianos pronunciaban `español´. Sin embargo y por cuestiones de género gramatical pasó a utilizarse en su forma masculina aunque en lengua hawaiiana pani signifique literalmente `apropiarse´ y paniolo, `apropiarse de algo que no te pertenece´.

Los cowboys hawaiianos surgieron en los últimos años de la década década de 1800 y hasta el día de hoy siguen manteniéndose como una particularidad única del archipiélago,   Su cultura es  expresada a través de su propia música, rituales y lenguaje propios.  La palabra  paniolo   además de ser   utilizada para referirse a aquellos individuos de habla española, describe al mismo tiempo un estilo de vida que ha sido siempre considerado le’a le’a o apasionante; una vida  desprovista del aburrimiento y dedicado al disfrute de la libertad que tan sólo pueden inspirar los paisajes hawaianos y el duro trabajo en el campo junto al ganado.

Los vaqueros  establecieron en las islas enormes ranchos dedicados a la cría de vacuno. En las tierras altas de Maui, el Up Country es territorio vaquero. Hasta aquí llegaron gentes procedentes de España, México y Venezuela por expreso deseo del Rey Kamehameha III. Hoy por las venas de estos cowboys corre mezclada la sangre japonesa, filipina, polinesia, portuguesa y china.

En Makawao su centro de reunión se celebra cada año un rodeo al más puro estilo de Hawai’i; durante este tiempo uno se cruza con personajes pintorescos calzados con botas de montar, vaqueros ajustados, floreadas camisas ‘aloha y tocados con sombreros adornados con plumas del ‘iwi y las flores anaranjadas de la akulekule. Sin embargo en los últimos años los elevados impuestos, el aumento del coste energético y un clima en cambio han impactado de forma negativa en la viabilidad ganadera  en Hawai´i. Grandes áreas dedicadas al pasto han sido ya vendidas para el desarrollo urbanístico y agrícola  y muchas granjas luchan en estos momentos por su supervivencia. Los vehículos motorizados están reemplazando a los caballos para pastorear el ganado y muchos vaqueros han sido despedidos. El número de cowboys es hoy muy reducido y aunque se mantienen firmemente arraigados a su comunidad, manteniendo fuertes sentimientos familiares,  nadie sabe cuanto  tiempo podrán resistir.

Julia Cumes autora de The Last of  Hawaiian Cowboys  decidida a documentar y preservar la cultura hawaiiana de los vaqueros antes de que desaparezca para siempre, paso muchos meses y  durante un período de dos años para fotografiar, realizar entrevistas y registrar la música y el audio ambiental ; centrándose para ello  en dos familias paniolo:  los Ho’opais y los  Keakealanis,   creando de esta manera una labor multimedia que refleja la riqueza cultural derivada aquellos vaqueros llegados desde España, México y Venezuela hasta el lejano archipiélago polinesio para enseñar a los nativos a manejarse con el ganado en la Gran Isla de Hawaii y  examinando la futura perspectiva de esta comunidad.

La kava podría ayudar a tratar o prevenir el cáncer

kava-ceremony-fiji1

Una nueva investigación ha encontrado que la kava (Piper Methysticum) elaborada a la manera tradicional de las Islas del Pacífico, podría ayudar a tratar o prevenir el cáncer. Para su estudio los científicos hicieron uso de las raíces pulverizadas  de este arbusto, combinándolas con otros elementos que  incluían la savia de diversas muestras encontradas en  la Micronesia. Preparada de esta manera, en vez de filtrada, la kava se mostró más activa en la inhibición de las células de cáncer de mama y colon. Uno de los principales científicos detrás del estudio, Linda Saxe Einbond del New York Botanical Garden y la City University of New York declaró que los resultados obtenidos son alentadores. La doctora Einbond explicó  que el estudio surgió porque los datos epidemiológicos mostraron que la incidencia de cáncer estaba inversamente asociada con la kava en países como Fiji, Samoa y Vanuatu.Los extractos empleados procedían de Fiji y Hawaii siendo los del primer archipiélago más activos contra las células cancerígenas. La investigadora declaró que valdría la pena desarrollar y evaluar aún más la kava tradicional (yaqona en Fiji)  para prevenir y tratar el cáncer de colon y otros tipos.

Papahānaumokuākea, al noreste del archipiélago polinesio de Hawai’i, declarada la mayor zona protegida del planeta

Barack Obama, presidente de los Estados Unidos,  declaró este pasado  viernes la mayor zona protegida del planeta, en una región al noreste del archipiélago polinesio de Hawai’i. Su decisión multiplica por cuatro el área del Monumento Nacional de Papahānaumokuākea, declarado en 2006 por George W. Bush, y que abarca en total más de 1,5 millones de kilómetros cuadrados de tierra y océano. La medida impone la prohibición de pesca comercial en el área protegida y exigirá un permiso especial a todas las investigaciones científicas que necesiten extraer ejemplares de la zona.La zona protegida en aguas hawaiianas triplica el tamaño de España y es superior a la de todos los parques nacionales estadounidenses juntos. Además, cuenta con la mayor comunidad de aves marinas del mundo, con más de 14 millones de ejemplares de 22 especies distintas. Allí también ha sido descubierto recientemente el animal vivo más longevo del planeta, un coral de 4.500 años, así como seis montes submarinos donde viven más de 7.000 especies marinas.

Papahānaumokuākea está  formado por un conjunto de islitas y atolones de coral  de escasa altura enclavados  a unos 250 km al noroeste del archipiélago principal de las islas Hawai’i. Se extiende por una superficie de 1931 km y para los hawaianos, este sitio tiene un significado cosmológico, ya que encarna el vínculo de parentesco entre los hombres y la naturaleza, cuna de la vida y tierra de albergue de los espíritus después de la muerte.

Dos de sus islas, Nihoa y Makumanamana, poseen vestigios arqueológicos que atestiguan la presencia de asentamientos humanos y la ocupación del suelo antes de la llegada de los europeos. Las isletas y atolones poseen hábitats pelágicos de aguas profundas y otros elementos notables como montañas submarinas, bancos de arena sumergidos, vastos arrecifes coralinos y lagunas marinas.

El anuncio de la Casa Blanca coincide esta semana con el centenario de los Parques Nacionales de Estados Unidos y supone la confirmación de los esfuerzos de Obama para responder a los desafíos del cambio climático. Su orden presidencial se une a otras similares en las que ha declarado la protección de más de 2,2 millones de kilómetros cuadrados de tierra y mar, más del doble que ninguno de sus predecesores. Con motivo de este anuncio, el presidente Obama viajará la semana que viene a Hawai’i  y participará en el Congreso Mundial de la Naturaleza, organizado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza en Honolulu. La Casa Blanca asegura en su comunicado que, además de contribuir a la protección de la zona y las especies que viven en ella, esta región está considerada como un lugar sagrado para los ciudadanos kanaka maoli o  nativos hawaiianos.

Nativos hawaiianos se oponen a la construcción del telescospio más grande del mundo en la cumbre del Mauna Kea

Tras más de una semana de manifestaciones y decenas de detenciones el gobernador de las Islas Hawaii, David Ige, informó este martes en conferencia de prensa que la compañía que construye uno de los telescopios más grandes del mundo en el volcán Mauna Kea, en la Gran Isla de Hawaii,  aceptó detener las obras durante una semana: `Respondieron a la petición que hice, y en nombre del presidente de la Universidad  de Hawaii y la Oficina de Asuntos Hawaianos estuvieron de acuerdo en que se hiciera una pausa, por lo que no habrá actividades de construcción esta semana. ´

El llamado Thirty Meter Telescope (TMT,  gran telescopio reflector terrestre de espejo segmentado, pretende ser construido en un lugar que los kānaka maoli o nativos hawaiianos consideran sagrado por considerarlo el centro de la Creación;  a pesar de ello de mostrar su ‘aloha mai kakou o amor al Manua Kea , los científicos sostienen que la ubicación es ideal, remota y protegida dentro de un cráter volcánico extinto,  lo que  les permitiría hacer investigaciones sobre las primeras épocas del Universo observado a  13.000 millones de años luz de distancia.

Gary Sanders, director del proyecto,  anunció que la compañía `está de acuerdo con la petición del gobernador de las Hawaii  de hacer una pausa y continuar el diálogo sobre diversos temas´, agregando que  el  emplazamiento  `fue seleccionado con gran cuidado y respeto´.  No hay vestigios arqueológicos ni entierros dentro del sitio para el proyecto. Una amplia investigación de expertos en hidrología confirma que  tampoco existe amenaza para el acuífero que allí se encuentra.

David Ige dijo esperar que la pausa en la construcción permita que los grupos interesados dialoguen acerca del proyecto científico.  Los hawaiianos han venido oponiéndose a la construcción del telescopio desde su inicio el año pasado.  Kealoha Pisciotta, quién  organiza las protestas que se están llevando a cabo y que  presidente de Mauna Kea Anaina Hou, ha dejado dicho  que el anuncio del gobernador es positivo aunque se  seguirá rechazando el proyecto. `Creo que es una buena señal, pero debe comprender que no podemos echarnos atrás´.  Según la activista, el gobernador de Hawaii `heredó este problema del gobierno anterior que no supuso ningún bien ni para Hawaii ni el Mauna Kea.

La semana pasada trescientas  personas protestaron  en contra de la construcción del telescopio    y  una decena fueron detenidas  por bloquear el camino que lleva a la cima de Manua Kea. Los arrestados  trataban de impedir el acceso de camiones.  Una vez que los vehículos pudieron pasar, unas 40 o 50 personas comenzaron a  seguirlos. Otras once personas  fueron detenidas en la cumbre, el punto de mayor altitud del archipiélago polinesio.

Dan Meisenzahl, portavoz de la Universidad de Hawaii,  dijo  que la  institución `está contenta porque actualmente hay diálogo y es obvio que está teniendo lugar entre los más altos niveles de liderazgo de la universidad y los gobiernos del estado y el condado´. La Universidad de Hawaii  subarrienda la tierra en el volcán Mauna Kea al proyecto TMT.  Paul Coleman, astrofísico de  para el Instituto de Astronomía de la Universidad de Hawaii  en  Mānoa y de origen hawaiiano en declaraciones a la revista Mana ha declarado que la construcción del telescópio es una forma de que los nativos hawaiianos accedan al mundo moderno.

Aquellos  que se oponen al TMT  cuestionan si las evaluaciones de tierra fueron realizadas de forma correcta  y si se consultó a grupos locales. Los hawaiinos nativos no se oponen al telescopio, con  un coste que  se calcula en 1.400 millones de dólares,  pero sí  a su construcción en el Manua Kea.  `Es donde están  enterrados  nuestros antepasados más sagrados y reverenciados´, Para los habitantes originales de Kō Hawaiʻi Pae ʻĀina o Hawaii, el Mauna Kea es como un santuario, el hogar de su dios, considerándose todas las cimas del archipiélago, morada de los dioses.

Un nuevo enlace aéreo podría operar entre Ciudad de México y Honolulu

 Aeroméxico se encuentra en  su etapa preliminar  para  la creación de un vuelo entre  Ciudad de México  y  Honolulu, la primera y única ruta aérea  directa desde América Latina hacia  el archipiélago hawaiiano. En una presentación el pasado mes  de la  Hawaii Tourism Authotithy, presentando sus novedades de primavera, la Oficina de Turismo de Hawaii para América latina  declaró que estaba en conversaciones con la compañía aérea nacional mexicana, para establecer dicha ruta.  Este enlace aéreo  supondrá  la reducción de  unos  500 kilómetros  en comparación con  el enlace de Los Angeles (California) y posible gracias a los nuevos aviones como el Boeing 787, el Airbus 350 y A330neo que podrían operar a partir de abril a agosto,  o desde  mediados de diciembre a principios de enero del año que viene.  El aumento de las conexiones desde América Latina a otros destinos  de los Estados Unidos  con conexiones directas a Hawaii como Dallas y Houston,  podría atraer a nuevos visitantes. En 2014 , 30.303  pasajeros de Latinoamérica visitaron las islas Hawaii.

Islas y atolones de coral del Pacífico Central, entre el legado nuclear y la conservación de los océanos

El llamado The Pacific Remote Islands Marine National Monument   se extiende  desde  el atolón de Wake, al noroeste del Océano Pacífico Central,  hasta la isla de  Jarvis al suroeste y comprende siete atolones e islas de coral. La región representa una de las últimas fronteras del planeta,   refugio  único  en el mundo para la vida salvaje. Aquí se encuentran los sistemas de arrecifes, población de aves marinas y áreas protegidas de aves costeras más importantes de Oceanía. Las áreas terrestres, arrecifes y aguas  oceánicas en un  área de  doce   millas náuticas alrededor  de las islas y atolones permanecen bajo protección:   Las islas de Howland, Baker, Jarvis,  el atolón de Palmyra y el arrecife de Kingman forman parte del National Wildlife Refuge System.  Los atolones de Wake y Johnston permanecen bajo la jurisdicción de la U.S. Air Force aunque sus aguas en un radio de 0 a 12 millas náuticas están protegidas por Servicio  de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos. Los aeropuertos  de Wake y Johnston están cerrados a los vuelos comerciales. La visita a  las islas y atolones  requiere un permiso especial del U.S. Fish and Wildlife Service y suelen  estar restringido a toda persona salvo a los científicos; siendo visitadas anualmente por equipos de  guardacostas de los Estados Unidos y por el Servicio de Pesca y Vida Silvestre,  institución que   supervisa los efectos del material residual radioactivo en la fauna del arrecife de coral del atolón de Johnston.

El Atolón de Johnston  de   2.8 km²  de superficie, está enclavado entre el archipiélago de las  Hawai’i  y Line.  Es un territorio no incorporado de los Estados Unidos  y uno de los anillos coralinos más remotos del mundo; cuenta con  una población de 1.100 militares y es  administrado desde Washington D. C. por el U.S. Fish and Wildlife Service del Departamento del Interior de los Estados Unidos como parte del sistema del Refugio Nacional de Vida Silvestre. La defensa y acceso al  atolón es controlada por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Durante la Segunda Guerra Mundial fue un importante  centro de  aprovisionamiento  para submarinos y aéreo naves que fue clausurado en el año  2004. Con el transcurso de los años Johnston ha sido transformado completamente, habiéndose convertido en un auténtico  bloque de hormigón flotante en medio de la inmensidad del océano. A través de dragados y reconstrucciones, la  isla de Johnston ha sido ampliada en numerosas ocasiones.

El llamado Johnston  Atoll Chemical Agent Disposal System (JACADS) fue el primer centro de almacenamiento de armamento químico del Ejército de EE.UU inaugurado en los década de los  noventa.   Este  estaba situado  en la isla de Johnston  y dejó de funcionar en 2000. Su objetivo, incinerar en planta armas químicas procedentes de Japón y Alemania tras el final de la Guerra Fría. A finales de  de los cincuenta  y principios de los sesenta en el atolón se llevaron a cabo pruebas nucleares  de gran altitud  y en 1958 los Estados Unidos de América lanzaron desde el aire  dos bombas de hidrógeno.  Desde Johnston y en 1962 se lanzaron cinco misiles  que hicieron explotar ojivas nucleares sobre el  Océano Pacífico. A principios de los años setenta el Ejército norteamericano  almaceno cientos de toneladas de gas mostaza, nervioso y otras municiones químicas procedentes de Okinawa y  herbicidas y defoliantes  empleados en la Guerra del Vietnam (1961-1971).  El Agente Naranja  fue empleado como parte del programa de guerra química en la operación Ranch Hand; se estima que unas 400.000 personas fueron asesinadas y mutiladas y aproximadamente 500,000 niños nacieron con defectos como resultado de su uso.

Cuando fue descubierto  por C. J Johnston a bordo del HMS Cornwllis en 1807,   Johnston estaba deshabitado. Kalama, como la llaman los hawaiianos, fue reclamado por  Hawai’i  en 1858 contando  con el apoyo del Rey Kamehameha. Con el derrocamiento de la monarquía polinesia  pasó a formar parte de  los Estados Unidos. Durante cincuenta años se extrajeron cientos de toneladas de guano hasta  el momento en que sería ocupado   por   personal militar  en   1935. El atolón está compuesto por la isla de Johnston y  a tres kilómetros al noroeste por  las   isletas coralinas de Sand, Akau e Hikina. Existen en su agua  al menos 45 especies de coral y  acoge  numerosas colonias de aves  y tortugas marinas;  ballenas y tiburones de arrecife.

El Atolón de Palmyra se encuentra  a 53 kilómetros al suroeste de Kingman en el extremo septentrional del archipiélago de las Line y a 1700 kilómetros al sur de  Honolulu (Hawai’i).  Ningún punto supera los dos metros de altura sobre el nivel del mar- El  el atolón de 3,9 km²  de superficie  ,  ha permanecido durante decenios como un lugar aislado, deshabitado y de propiedad privada enclavado en  el medio del Océano Pacífico;   en un área denominada de convergencia tropical. En un 1.200.000 kilómetros cuadrados de océano este  es el único lugar de cría de los piqueros patirrojo s sin lugar a duda,  uno de los  centros  de reproducción de aves marinas más relevantes  del planeta.  Palmyra  cuenta  una gran diversidad de especies de peces que alcanza hasta un número de 418, muchas de ellas desaparecidas o  en peligro de extinción en el resto de los océanos; incluyendo tiburones de arrecife, tortugas marinas, almejas gigantes, peces, delfines y cangrejos de cocotero y  con 130 especies de coral duro.

El  Arrecife de Kingman  ,  de 1 km² de superficie y  situado  entre las islas Samoa y Hawai’i , es un atolón de coral que fue anexionado por los Estados  Unidos en 1922  para pasar a manos de  la Armada Norteamericana  en  1934.  Es conocido por ser el arrecife de coral menos  inalterado de la región  y  con la  mayor proporción de depredadores que puedan encontrase en  cualquier otro  ecosistema de arrecifes estudiado hasta ahora  en el mundo. En  las agua que rodean a  ambos atolones,  Kingman y  Palmyra,   se encuentran grandes escuelas de orcas de cabeza de melón (Peponocephala electra) y una posible nueva especie de ballena picuda  que ha sido descrita recientemente. Multitud de aves marinas habitan en Palmyra , alcanzando hasta once especies donde los piqueros de patas rojas (Sula sula)  constituyen la mayor colonia del planeta y los zarapitos del Pacifico (Numenius tahitiensis) la de mayor población en el Pacifico central.  En el atolón cuenta con exuberantes bosques de  Pisonia, un árbol de fibra blanda como la madera de balsa.

The Nature Conservancy of Hawai‘i, uno de los grupos conservacionistas más importantes del mundo,  gestiona un pequeño centro de investigación en  el atolón de Palmyra, para el  Palmyra Atoll Research Consortium a través del cual  los científicos llevan a cabo investigaciones relacionadas con la diversidad, conservación, historia natural, la restauración y dinámicas  de  los ecosistemas marinos, biogeoquímica, dinámicas del clima y los procesos atmosféricos.  El consorcio está formado por diez instituciones de Estados Unidos y Aotearoa Nueva Zelanda.

Palmyra  fue descubierto por Edmunds Fanning en 1798 pero no sería hasta la llegada de otro navío norteamericano, el Palmyra, cuando  se estableciera su exacta posición y redactarían  los primeros informes oficiales.   !862 , el Rey de Hawai’i Kamehameha IV envió hasta  allí un buque   con el propósito de reclamarlo. Cuando los Estados Unidos se anexionaron Hawai’i ilegalmente, Palmyra fue incluido en el archipiélago polinesio  y se convirtió con el tiempo en territorio de los Estados Unidos. El  atolón fue  en casi su totalidad propiedad de los  Fullard- Leo de Honolulu. Mostrándose los americanos  reacios a abandonar Palmyra que habían ocupado durante la  Segunda Guerra Mundial , en  1947  la familia hawaiiana pleiteo para recuperar su propiedad;  en 1947 el Tribunal Supremo de los Estados Unidos dictaminaría  su titularidad.  El Ejercito de los Estados Unidos  había dragado un canal en el arrecife para permitir el acceso a los navíos y construido una pista de aterrizaje  que permitiese  repostar a los aviones que prestaban servicio en el Océano  Pacífico.

Hasta el año 2001 tres miembros de la familia Fullard – Leo mantuvieron sus derechos de propiedad, en el mes de noviembre del mismo año  y tras años de negociaciones,   The Nature Conservancy adquirió  propiedad  por 30 millones de dólares.  Hace unos veinte años los Estados Unidos querían convertir al atolón en un almacén de residuos nucleares o  en  zona  de lanzamiento de misiles otros,  en centro turístico, paraíso fiscal  o puesto manufacturero  de mano de obra barata y  evitar al mismo tiempo  los aranceles de los Estados Unidos. La familia hawaiiana rechazo todas las ofertas millonarias  manteniendo  de su deseo de conservar el atolón,  y hoy   el propósito de los  conservacionistas es mantenerlo en su estado natural y restaurar lo que la Armada de los Estados Unidos dañó.

El Atolón de Wake  está localizado a 1200 kilómetros al norte de Kwajalein en la República de las Islas Marshall,   es el atolón  enclavado más al norte de Majuro y uno de los más antiguos del planeta. En el pasado  fue visitado por navegantes micronesios que le llamaban   Eneen-Kio o  Isla de la flor de la  naranja. Las Islas  Marshall reclaman  su soberanía , al mismo tiempo que los separatistas que componen el llamado Kingdom of EnenKio Los  Estados Unidos ignoran  estas reclamaciones.

Pan American Airways utilizó  Wake  como una estación de telegráfica. Fue tomado entre 1941 y 1945 por soldados japoneses y desde la Segunda Guerra Mundial, por el Ejército Norteamericano. Es territorio no organizado y  no incorporado   de  Estados Unidos y  forma parte de las  llamadas United States Minor Outlying Islands. En el tan solo reside personal militar que es  destacado por períodos semanales y es  administrado técnicamente por la  Office of Insular Affairs del Departamento Estadounidense del Interior, pero todas las actividades actuales son controladas por la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

Este remoto anillo coralino es conocido por una de las batallas  épicas que tuvieron lugar durante el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, ocurrida desde el 8 al 23 de diciembre de 1941.  Una guarnición compuesta por unos centenares de Marines  norteamericanos se defendieron heroicamente de un desembarco anfibio japonés muy superior en número y poder ofensivo. Más de 300 especies de peces y 100 de coral encuentran refugio en sus arrecifes de aguas someras además de aves marinas, tortugas y  almejas gigantes.

La Isla de Howland  a 1150 kilómetros al este de Tarawa (República de Kiribati)  posee  tan solo 1.6 kilómetros cuadrados y  56 kilómetros la separan  de Baker.  Está rodeada por un arrecife de coral y posee  una importante colonia de  piqueros de patas azules.  Fue descubierta por el Capitán Daniel Smith a bordo del  ballenero Minerva  en 1828. Primero los interéses americanos y más tarde los británicos, explotaron sus depósitos de guano entre 1858 y  1890 , fecha a partir de la cual la isla quedaría desierta hasta 1935 ; con la presencia de los norteamericanos que dos años más tarde construirían una pista de aterrizaje para los pilotos Amelia Earhart y Fred J,  Nooman  en su propósito de dar la vuelta al mundo en avión.  Junto a Jarvis y Baker  fue  declarada posesión americana por orden presidencial en 1936 en un tiempo en que las islas eran consideradas muy valiosas en las rutas de aviación transoceánica . El reclamo de los Estados Unidos sobre la isla  se basa  en el Guano Act de 1856.

La Isla de Baker  es ovalada  y  dispone de una superficie de  1.4 kilómetros cuadrados que se eleva a tan solo ocho metros sobre el nivel del mar. Representantes de la American Guano Company  llegaron a la isla en 1857 y explotaron  sus depósitos de guano desde 1859  a 1878,   en el transcurso del mismo año,  los norteamericanos tomaron posesión  de ella.  John T. Arundel & Co, compañía  con sede en Londres (Inglaterra) exploto los  estratos  de 1886 a  1935. No existe  población permanente.   Baker  destaca por sus extensos arrecifes de coral  que acogen cientos de especies de peces, corales y otros invertebrados; próximas a los arrecifes  se alimentan tortugas marinas  carey  (Eretmochelys imbricata)   y verde (Chelonia mydas) ambas en  en peligro de extinción.

A 400 kilómetros al suroeste de Kiritimati o Christmas , uno de los atolones más grandes del mundo,  se encuentra  la Isla de Jarvis  que apenas  cuenta con  4.5 kilómetros cuadrados de superficie. Pertenece al archipiélago de las Line del Norte  junto a Palmyra y Kingman además de Teraina, Tabuaeran, Kiritimati,Madel, Starbuck, Vostock, Caroline y Flint. Los primeros informes  sobre la isla se deben al Capitán Browne que abordo del navío británico  Eliza Francis llegó a sus costas en 1821. La American Guano Company la reclamó en  1857 y fue anexionada por los Estados Unidos al año siguiente. Desde la fecha hasta  1879, cuando fue abandonada,  se extrajeron grandes cantidades de guano. En 1889 fue de nuevo anexionada, esta vez por Gran Bretaña que la  arrendaría en 1906 a la Pacific Phosphate Co. Aunque esta nunca llegaría a explotar sus recursos naturales. Los Estados Unidos volverían a ocupar Jarvis en 1935 ,  sin objeciones por parte de los británicos,  volverían a hacer suya la isla.

A  mediados del mes de junio de 2014  Barack Obama,   presidente de los Estados Unidos,  propuso  declarar zona vedada  esta vasta región del Pacífico Central , quedando de esta manera libre de la pesca industrial. Al mismo tiempo prometió usas sus poderes ejecutivos para proteger las aguas  territoriales de los Estados Unidos, el plan abarca la expansión  de  140.000 kilómetros cuadrados a 1.200.00 kilómetros cuadrados el  Pacific Remote Islands Marine National Monument. Para  algunos,  los planes de Obama,  no son más que la expresión de la  prolongación de colonialismo, la militarización y la privatización de las Islas del Pacífico. El anuncio coincidió  con aquel del presidente de la República de Kiribati, archipiélago micronesio formado  exclusivamente  por atolones de coral, a excepción del la isla de Banaba. A  partir  de enero de 2015, Anote Tong señalo que  Kiribati impondrá  una prohibición a la pesca comercial en una franja de océano   de más de 400.000 kilómetros cuadrados;  convirtiéndose en un santuario marino para los atunes, tortugas, tiburones y peces de arrecife. Esta zona   marítima  incluirá la  llamada Phoenix Islands Protected Area (PIPA) importante enclave para el desove del atún y designada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 2010  en razón  de su ecosistema coralino  único  y otros valiosos hábitats de las profundidades marinas.

Durante el congreso `Òur Oceans´ llevado a cabo en Washington,la República de Palau  en Micronesia y el archipiélago polinesio de las Cook daban también  a conocer sus planes de proteccionistas,   El nuevo santuario marino de  la república micronesia   protegerá 500.000 kilómetros cuadrados , es decir, un 80% de su Zona Económica Exclusiva. Tommy Remengesau, Jr.,  presidente de la nación ,  declaró que este excluirá por completo toda actividad pesquera industrial y de exportación de capturas. En 2001  Palau fue el primer país del mundo en crear un santuario para los tiburones que según Remengesau  está funcionando adecuadamente: `Los estudios demuestran que un tiburón vivo es muchísimo más valioso que uno muerto, lo mismo que para las demás especies´.

Por su parte las Islas  Cook anunciaron que la prohibición de la pesca  comercial se impondrá  en un área  que comprende ente los 19 kilómetros  y 80 kilómetros alrededor de cada una de las islas y atolones  que conforman el  archipiélago. En el 2012  estas islas polinesias  declararon  1.065 millones de kilómetros cuadrados,  un poco más de la mitad de su Zona Económica Exclusiva,  como área protegida.

Las apacibles aguas de Kahualoa

Las apacibles aguas de Kahualoa
reten la corriente…
Oh! mi amor, contéstame
domina las aguas …
los arroyos desbordantes, exaltando mi corazón
Planea sobre las aguas que brillan…
Oh! Mi amor, aceptame
luego deja escapar el arroyo…
aguas de pasión que arden sobre la piel
déjate llevar hasta la saciedad …
Oh! mi amor, rsepóndeme
los dos en el agua …

La tradición oral de Hawai’i está impregnada de kaona o `significados ocultos´, que con frecuencia son referencia erótica; el universo es una genealogía, lo que equivale a decir un proyecto cosmologico total de reproducción sexual.