Na veibuli, la investidura de los jefes en las islas Fiji

710px-Two_Fijian_warriors,_photograph_by_Burton_Brothers,_1884

Na veibuli, la investidura de los jefes es uno de los aspectos más importantes de la cultura material fijiana. Cada clan, tribu y confederación tienen su propio jefe. En cada una de estas comunidades los turanga de menor rango no pueden ser investidos individualmente sino que deben hacerlo al mismo tiempo que el jefe supremo. La fecha de investidura se decide entre todos los jefes de la tribu y la preparación de la ceremonia puede durar hasta un año, pues se cultivan tubérculos, se engorda a los cerdos y las mujeres confeccionan esteras o ibe  y masi o textiles naturales confeccionados con la corteza interior de la morera. Cada tribu o pueblo es responsable de la aportación de taro, tavioka, cerdos, esterillas, textiles naturales y colmillos de ballena. Todos estos bienes materiales se reúnen antes del ritual y, posteriormente, son distribuidos entre cada clan.

El turanga participa en la preparación de la na veibuli asegurando, al mismo tiempo, el bienestar de todos los participantes. Todas las riquezas personales del jefe son distribuidas entre sus subordinados. Desde la visión tradicional, un jefe siempre es pobre en el sentido material e inmensamente rico en el sentido espiritual; sus posesiones más apreciadas son su pueblo y su comunidad. Un fijiano, cuando se encuentra necesitado, siempre acude al turanga ni koro.

En la na veibuli tiene lugar la presentación del tabua (ai lakovi) en la que se demanda al individuo que acepte la condición de jefe supremo. Cuando el jefe aparece en la rara o área pública del poblado se produce un saludo solemne de bienvenida mediante el llamado tama. A continuación tiene lugar la ai qalovi (segunda presentación del colmillo de cachalote pulido) seguida de la yaqona ni sau o la preparación para el ritual de la yaqona (yaqona vakaturaga). El pueblo y el país (vanua) demuestra su convicción y confianza con respecto al jefe (lavutu). Tras la ceremonia de la kava, y habiendo sido ya reconocido como turaga, a este le son presentados un cerdo asado y cestos llenos de taro (ai wase ni yaqona). La presentación del tercer tabua (ai tataunaki), reconoce la responsabilidad absoluta del turaga como líder del pueblo o país. Magiti ni veibuli es el nombre con el cual se conoce la presentación de alimentos para ser consumidos en la magiti o fiesta tradicional: cerdos,, tortugas,taro,pescado, ñames…. Todos estos productos son presentados por la comunidad, a la comunidad y para la comunidad. Tras esta ceremonia, el ministro de la iglesia ofrece una oración (na masu), que inmediatamente da paso al banquete propiamente dicho o kana magiti. La investidura de un jefe llega a su término con un servicio religioso de acción de gracias (na lotu).

Paniolo de Hawai’i, un mundo que se resiste a desaparecer

 

La mayoría de la gente no lo sabe, pero hay vaqueros en Hawaií.  Los paniolo, como se les llama localmente en pidgin , han existido en estas islas polinesias antes de que lo hiciesen en el Oeste Americano. Quizás el término más adecuado para referirse a estos vaqueros de origen español  y latinoamericano no sea paniolo, más bien la palabra paniola, derivada de espaniola que es como los hawaianos pronunciaban `español´. Sin embargo y por cuestiones de género gramatical pasó a utilizarse en su forma masculina aunque en lengua hawaiiana pani signifique literalmente `apropiarse´ y paniolo, `apropiarse de algo que no te pertenece´.

Los cowboys hawaiianos surgieron en los últimos años de la década década de 1800 y hasta el día de hoy siguen manteniéndose como una particularidad única del archipiélago,   Su cultura es  expresada a través de su propia música, rituales y lenguaje propios.  La palabra  paniolo   además de ser   utilizada para referirse a aquellos individuos de habla española, describe al mismo tiempo un estilo de vida que ha sido siempre considerado le’a le’a o apasionante; una vida  desprovista del aburrimiento y dedicado al disfrute de la libertad que tan sólo pueden inspirar los paisajes hawaianos y el duro trabajo en el campo junto al ganado.

Los vaqueros  establecieron en las islas enormes ranchos dedicados a la cría de vacuno. En las tierras altas de Maui, el Up Country es territorio vaquero. Hasta aquí llegaron gentes procedentes de España, México y Venezuela por expreso deseo del Rey Kamehameha III. Hoy por las venas de estos cowboys corre mezclada la sangre japonesa, filipina, polinesia, portuguesa y china.

En Makawao su centro de reunión se celebra cada año un rodeo al más puro estilo de Hawai’i; durante este tiempo uno se cruza con personajes pintorescos calzados con botas de montar, vaqueros ajustados, floreadas camisas ‘aloha y tocados con sombreros adornados con plumas del ‘iwi y las flores anaranjadas de la akulekule. Sin embargo en los últimos años los elevados impuestos, el aumento del coste energético y un clima en cambio han impactado de forma negativa en la viabilidad ganadera  en Hawai´i. Grandes áreas dedicadas al pasto han sido ya vendidas para el desarrollo urbanístico y agrícola  y muchas granjas luchan en estos momentos por su supervivencia. Los vehículos motorizados están reemplazando a los caballos para pastorear el ganado y muchos vaqueros han sido despedidos. El número de cowboys es hoy muy reducido y aunque se mantienen firmemente arraigados a su comunidad, manteniendo fuertes sentimientos familiares,  nadie sabe cuanto  tiempo podrán resistir.

Julia Cumes autora de The Last of  Hawaiian Cowboys  decidida a documentar y preservar la cultura hawaiiana de los vaqueros antes de que desaparezca para siempre, paso muchos meses y  durante un período de dos años para fotografiar, realizar entrevistas y registrar la música y el audio ambiental ; centrándose para ello  en dos familias paniolo:  los Ho’opais y los  Keakealanis,   creando de esta manera una labor multimedia que refleja la riqueza cultural derivada aquellos vaqueros llegados desde España, México y Venezuela hasta el lejano archipiélago polinesio para enseñar a los nativos a manejarse con el ganado en la Gran Isla de Hawaii y  examinando la futura perspectiva de esta comunidad.

Lomipeau Aotearoa, recopilación musical basada en las poesías de la Reina Salote Tupou III de Tonga

Este sábado pasado en el Auckland Council’s Mangere Arts Centre  (Auckland, Aotearoa Nueva Zelanda) la música y la danza ancestral de las islas Tonga fueron las protagonistas con motivo del lanzamiento de un álbum de música tradicional originaria de  este reino polinesio. `Lomipeau Aotearoa´ es una recopilación de canciones basadas en las poesías de la Reina Salote Tupou III e interpretadas por el grupo Pukepuke o’ Tonga con base en Auckland. Las canciones relatan eventos importantes en la historia de las islas y está  disponible en iTunes desde el 10 de abril de 2017.En frente de la Princesa Mele Siuilikutapu Kalaniuvalu Fotofili la comunidad tongana actuó junto a Pukepuke o’ Tonga,  cuyos integrantes  son descendientes del que fuera en compositor de la reina, son   miembros de la familia Pusiaki  de la aldea de Lapaha en Nuku´alofa y   los únicos a los que se les permite interpretar  aquellas  composiciones tonganas  que datan de los años veinte.

Sesilia Pusiaki, la  líder del grupo, dijo que el lanzamiento del álbum es un sueño hecho realidad para su familia:  `Refleja la forma en como vivíamos y vivimos, y es también  un reflejo de  como seguiremos viviendo.´ La poesía, melodías y los ritmos de Pukepuke o’ Tonga  muestran el alma y cuan profundos fueron  los sentimientos de la Reina Salote muy amada y respetada  por  los tonganos por su entrega al amantenimiento, desarrollo y preservación de las artes  tradicionales y el Faka Tonga o la manera de hacer las cosas al estilo tongano.

`Lomipeau Aotearoa´ es el primer álbum de su tipo en ser producido como parte del llamado Taonga Pasifika , proyecto piloto de dos años que se centra en promover la preservación y la difusión de la cultura de las Islas del Pacífico.

 

Samoa, aumenta el número de menores que se dedican a la venta ambulante en las calles de Apia

The Samoa Workers Congress ha declarado recientemente que  el número de  niños  que venden en las calles de Apia está aumentando a pesar de las medidas tomadas por el gobierno de Samoa. Una encuesta realizada el pasado año  entre cien niños y por iniciativa de la Organización Internacional del trabajo,  muestra  que muchos de ellos buscan en las basuras  y venden  en las calles de la capital samoana desde muy temprano por la mañana hasta las doce de la noche. Esta institución recomienda a este país polinesio a que modifique sus leyes para ayudar a resolver este problema creciente. El aumento de la pobreza en el país está provocando que muchos padres tomen medidas desesperadas; el aumento de niños como vendedores callejeros es una clara señal de la preocupante situación económica que sufre Samoa.

Fallece en Aotearoa Nueva Zelanda Halaevalu Mata’aho,Reina madre de Tonga

La Reina Madre de Tonga, Halaevalu Mata’aho, falleció este lunes en el Auckland Hospital (Auckland, Aotearoa Nueva Zelanda) a la edad de 90 años. Habiendo dejado Nuku´alofa la semana pasada, murió acompañada por su nieta la princesa Angelika Latufuipeka Mata’aho, Halaevalu Mata’aho ‘Ahome’e fue madre de dos reyes, George Tupou V y Tupou VI. Nacida el 29 de mayo de 1926, fue la hija de Heuifanga Veikune y de Noble ‘Ahome’e Manuopangai.  En 1947 contrajo matrimonio con Siaosi Tāufa’āhau Tupoulahi, el hijo mayor de la Reina Salote III,  Fue en una gran boda real doble  en la que  el futuro rey de Tonga se casaba junto a su   hermano el principe Tu’ipelehake.  La coronación del Rey Taufa’ahau Tupou IV y  la Reina Mata’aho tuvo lugar en julio de 1967 tras la muerte de la Reina Salote en 1965.  A Halaevalu Mata’aho ‘Ahome’e le sobreviven un hijo el rey Tupou VI y la hija, la princesa Sālote Mafile’o Pilolevu Tuita, 11 nietos y varios bisnietos.

Porirua, centro de la cultura polinesia de Tokelau en Aotearoa Nueva Zelanda

La ciudad de Porirua  en la Isla del Sur de   Aotearoa Nueva Zelanda, acogerá en los días de Pascua la mayor concentración de personas originarias de Tokelau, diminuto archipiélago coralino enclavado en la Polinesia. Porirua vecína de  Wellington,  es una de la poblaciones  con mayor densidad de habitantes originarios de las Islas del Pacifico.  Alex Patelesio  presidente de la Tokelau Porirua Association espera la asistencia de hasta 10.000 personas para la celebracioón del Mafutaga Tupulaga Tokelau Festival. `Porirua es la capital de Tokelau. Hay más personas originarias de las islas viviendo en el extranjero que en Tokelau y la mayoría de estas viven en Porirua´.

Durante 45 años no se ha celebrado otro evento que reúna a todas  las comunidades pertenecientes a cada uno de los cuatro atolones que conforman Tokelau.

El festival tuvo sus inicios a principios de la década de los setenta y lo hizo  en forma de competiciones de rugby  a las que con el transcurso de los años se sumarían las mujeres para participar en torneos de volleyball. A día de  hoy  el  Mafutaga Tupulaga Tokelau Festival incluye todos aquellos aspectos culturales  propios  de Tokelau, festejando los orígenes e identidad  de este pueblo polinesio y procurando  que la cultura de estas islas sea mantenga hoy día relevante en el mundo contemporáneo.  Patelesio  afirma que existe una desconexión entre  aquellos niños nacidos en Aotearoa Nueva Zelanda y la cultura de la que provienen, resaltando de esta manera la necesidad de tal celebración.

El 77% de las mujeres en Tonga han sido abusadas física o sexualmente

Radio New Zealand International dio a conocer esta semana que una encuesta llevada a cabo en el Reino de Tonga,  desvela que el 77% de las mujeres en este país polinesio han sido abusadas física o sexualmente. El estudio, realizado hace cuatro años  por la Universidad del Pacífico Sur (Suva, Islas Fiji)  y el  centro Ma’a Fafine moe Famili, ha sido señalado por Penisimani Fifita, Ministro del Interior  a la hora de promover una campaña contra la violencia de género. El político  tongano  dijo que el 90% de la violencia física y abusos sexuales habían sido llevados a cabo por esposos, padres y profesores, señalando que  aquellas mujeres que sufrieron abusos han quedado marcadas para siempre. Los casos de  violencia doméstica,  desafortunadamente,  han incrementado en estas fechas navideñas.