Nauru, una prisión al aire libre

Amnistía Internacional (AI) denunció esta semana que el trato que Australia da a los solicitantes de asilo y refugiados internados en el centro de tramitación en Nauru, en el Pacífico Sur, linda con la tortura.

En un nuevo informe Island of Despair basado en más de cien entrevistas y meses de investigación, AI asegura que la política de tramitación de las solicitudes de asilo en Nauru es un reflejo de “`n régimen sistemático y deliberado de negligencia y crueldad´.

Australia tiene convenios con Nauru y Papúa Nueva Guinea para establecer centros en estos dos países del Océano Pacífico  donde internar a los inmigrantes que intentan llegar a sus costas por la vía marítima y tramitar ahí su solicitud de asilo.

El programa australiano establece además que cuando estas personas logran el reconocimiento de su condición de refugiado, estos no son acogidos en Australia sino reubicados en terceros países.

La ONU y varias organismos han denunciado los problemas mentales graves, abusos físicos y sexuales a los que están expuestos estos internos, incluidos mujeres y niños, y que han llevado a algunos de ellos al suicidio, intentarlo o a autolesionarse.

`La combinación de la angustia mental severa de los refugiados, la naturaleza del sistema intencionadamente dañina, el hecho de que el objetivo de la tramitación en alta mar intenta intimidar o forzar a otros a alcanzar un resultado específico, supone que el régimen de tramitación se ajusta a la definición de tortura bajo el derecho internacional´, señaló AI en un comunicado.

La directora de investigación de AI, Anna Neistat, calificó el centro de Nauru como una prisión `al aire libre´ diseñada para `causar tanto sufrimiento como sea necesario para evitar que la gente más vulnerable del mundo intente buscar seguridad en Australia´.

La organización también criticó al primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, por poner como modelo su política de inmigración ante la Cumbre de la ONU para los refugiados celebrada el mes pasado.

Australia gasta anualmente alrededor de 434.511 dólares (396.129 euros) por la tramitación de las solicitudes de asilo en Nauru y Papúa Nueva Guinea, según datos de la Oficina Nacional Australiana de Auditoría citados por AI.

Muchos de los inmigrantes retenidos en Nauru y Papúa Nueva Guinea han huido de conflictos como los de Afganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria, y otros que han escapado de la discriminación o de la condición de apátridas como las minorías rohinyá de Birmania (Myanmar), o Bidún, de la región del Golfo

Nowhere Line: Voices from Manus Island, la escalofriante realidad de los campos de detención para solicitantes de asilo en Australia

Nowhere Line: Voices from Manus Island es un documental animado narrado por dos solicitantes de asilo detenidos en el llamado Manus Island Offshore Processing Centre o centro de detención para solicitantes de asilo en la isla de Manus, de jurisdicción papú y financiado por Australia;  que relatan su penoso viaje antes de acabar recluidos en la isla melanesia y las revueltas que allí  tuvieron lugar  en 2014.

En el mes de octubre de 2014, el director británico residente en Australia, Lukas Schrank, estableció contacto  con el periodista iraní Behrouz y Omar quiénes pudieron  dar a conocer su historia y experiencias desde dentro mismo del campo de detención.

Las entrevistas ofrecen una visión escalofriante de la realidad diaria de las 1700 personas que estaban retenidas de forma arbitraria en Papúa Nueva Guinea, hoy son 800.  El 17 de febrero de 2014 se produjeron en el centro violentos conflictos entre los habitantes melanesios y los refugiados, cientos de detenidos sufrieron graves lesiones. Reza Berati, iraní de 23 años fue víctima mortal.

Nowhere Line: Voices from Manus  cuenta lo acontecido aquella noche y descubre la violación de los Derechos Humanos a la que se enfrentan los solicitantes de asilo en Australia. Según la ley australiana , cualquiera interceptado mientras intenta alcanzar la costa en barco será enviado a la isla de Nauru en Micronesia o Manus en Papúa Nueva Guinea  y no tendrá derecho a ser reasentado en el país. Algunos solicitantes de asilo han pasado años en estos campos, como han criticado la ONU y varios grupos de derechos humanos, y han sido numerosos los informes de casos de abusos y daños autoinfligidos entre los detenidos, incluyendo niños. Los Gobiernos de Australia y Papua Niugini han acordado esta semana cerrar el controvertido centro de detención pero no está claro cuál será el destino de los cientos de refugiados.

La cinta a sido proyectada en diferentes países y ganó el premio al Mejor Corto Documental en el Melbourne International Film Festival 2015. Podéis visionar el documental en  Vimeo

Miembros del personal de la constructora española Ferrovial podrían ser expuestos a responsabilidades por crímenes contra la humanidad en Nauru y Manus

refugee-camp

La filtración al diario británico The Guardian  de  los Nauru Files (Archivos de Nauru) ,  más de 2.000 documentos sobre los centros de detención de inmigrantes y solicitantes de asilo del Gobierno australiano en la isla micronesia de  Nauru y en  la isla de Manus en Papua Niugini,  muestran la escala del sufrimiento al que están sometidos los internos en estos lugares: 8.000 páginas de informes internos sobre incidentes ocurridos en estos recintos, de mayo de 2013 a octubre de 2015, que relatan casos de asaltos, abusos sexuales a adultos y menores y automutilaciones, así como las terribles condiciones a que se ha relegado a estas personas. Un escándalo en el que  se ha visto arrastrada la constructora española Ferrovial, que el pasado mayo adquirió la empresa responsable de proporcionar servicios a estos centros, incluyendo el personal de seguridad responsable de muchos de estos excesos.

El pasado 25 de julio, una experta en derecho internacional de la Universidad de Stanford llegó incluso a asegurar que algunos de los empleados de la firma española podían llegar a ser procesados por su responsabilidad en estos hechos:

`Basándonos en nuestro análisis de los hechos, es posible que miembros del personal de Ferrovial podrían ser expuestos a responsabilidades criminales por crímenes contra la humanidad bajo el Estatuto de Roma´, afirmaba Diala Shamas, del Centro Internacional de Derechos Humanos y Resolución de Conflictos de Stanford, en una entrevista. `Hemos expresado nuestra preocupación a Ferrovial en una comunicación privada con sus responsables y directores detallando nuestras conclusiones. Aún no nos han respondido´, explicaba. Desde Ferrovial, sin embargo, niegan la validez de esta argumentación legal.

El pasado 13 de mayo, Ferrovial adquirió la empresa australiana Broadspectrum , cuyo papel administrador en los mencionados centros de internamiento en Manus y Nauru ha sido muy cuestionado. Pero Ferrovial puntualiza: `Broadspectrum no gestiona estos centros. Es un proveedor de servicios del Departamento de Inmigración y Protección de Fronteras del Gobierno australiano, ocupándose del mantenimiento, ‘catering’, limpieza, logística, seguridad, bienestar y transporte”.

Estos centros de detención ilegales forman parte de la controvertida política de asilo del Gobierno australiano desde hace una década y media, que estipula que, para evitar las responsabilidades derivadas de la legislación internacional sobre asilo, aquellos solicitantes interceptados en el mar no son enviados a la propia Australia territorial sino a  islas del Pacífico Sur , donde se evalúan sus peticiones. Se trata de un intento deliberado de disuadir a aquellos que trataban de llegar en patera a suelo australiano, dificultando muchísimo el proceso de obtención de asilo. Por ello, Camberra ha firmado acuerdos con Papúa-Nueva Guinea y Nauru para la creación de estos centros de detención, a cambio de importantes contrapartidas económicas.

Algunas voces opinan que el problema va mucho más allá de la mera gestión, y que la propia existencia del sistema de confinamiento en las islas supone ya una enorme violación de los derechos humanos. El pasado 27 de abril, el Tribunal Supremo de Papua Niugini ordenó el cierre del centro de detención de la isla de Manus, tachándola de `ilegal e inconstitucional´. Unos días después, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) exigió el traslado inmediato de todos los internos a otro lugar con `condiciones humanas´. `No hay duda de que la política actual de procesamiento y detención prolongada en las islas es inmensamente dañina´, afirmó la institución en un comunicado.

No obstante, más de 1.300 personas permanecen encerradas en ambos centros a día de hoy. En junio, el psicólogo especializado en trauma Paul Stevenson, que ha trabajado regularmente en Manus y Nauru, aseguró en una entrevista que `no había visto tantas atrocidades en toda su carrera profesional de 43 años como en dichos lugares.

 Días después de la adquisición de Broadspectrum, un equipo de la ONG australiana No Business In Abuse se reunió con representantes de Ferrovial  para advertirles sobre lo que implicaba esta operación comercial. Su directora, Shen Narayanas según declaró a la prensa española,  los representantes de  Ferrovial  `no parecían tener un plan sobre qué iban a hacer´, especialmente respecto a la orden del ACNUR de transferir a los internos fuera de los centros. `Su nivel de información parecía muy bajo. Nuestra opinión es que compraron la empresa sin entender realmente de qué iba aquello, a pesar de toda la información pública y el hecho de que les habíamos contactado varias veces´, comentó

En concreto, el 29 de febrero de 2016, No Business in Abuse y el Centro Legal de Derechos Humanos de Australia (HRLC) enviaron una `alerta a inversores´ a Ferrovial, sobre la posible complicidad en los abusos en la que podía incurrir la empresa con la adquisición de Transfield-Broadspectrum:   `La compañía nos indicó que no estaban preparados para hablar con nosotros mientras la oferta de adquisición estuviese vigente´, señala Rachel Ball, directora de promoción de políticas públicas del HRLC.

Para Ball, la responsabilidad de Ferrovial respecto a lo que sucede en Nauru y Manus es incontrovertible: `Las empresas que operan los centros de detención tienen obligaciones contractuales en relación con la seguridad y el bienestar de los detenidos, y están expuestos a responsabilidades civiles por los errores. Además, bajo los Principios Rectores de la ONU sobre Negocios y Derechos Humanos, las empresas tienen la responsabilidad de respetar los derechos humanos en sus operaciones´, indica. `El porcentaje exacto de beneficios derivados de los contratos de los centros no está claro. Un informe de expertos independientes señala que el sector social, de defensa y de propiedad, que incluye dicho contrato, suponeel 84% de la actividad económica de Broadspectrum´, afirma Ball. De acuerdo con No Business in Abuse, el Gobierno australiano paga 1,4 millones de dólares al día a la empresa por operar los campos.

A pesar de ello, la estrategia de Ferrovial parece ser la de deshacerse lo antes posible de estos polémicos centros. `El mismo día que se tomó el control de Broadspectrum, Ferrovial Servicios anunció que, dado que los servicios prestados en los Centros Regionales de Refugiados de Nauru y Manus no forman parte de su actividad, no figurarán tampoco en la oferta de Broadspectrum en el futuro. Por tanto, Broadspectrum no se presentará a la renovación del contrato, que convocará el Departamento de Inmigración y Protección de Fronteras del Gobierno australiano´, asegura el portavoz.

`Esto sería prudente, dado que cada día que pasa, los miembros de Ferrovial se arriesgan más a una futura exigencia potencial de responsabilidades legales´, explica Diala Shams.  `Cualquier compañía que se haga con dichos contratos se encontraría en una situación similar, a menos que haya cambios significativos en la política australiana [de asilo] y en las condiciones de estos centros de detenciones´, asegura.

`Saludamos el compromiso de Ferrovial de no proporcionar estos servicios en el futuro, pero los hombres, mujeres y niños en los campos de Nauru y la isla de Manus no pueden esperar a que el contrato de Broadspectrum expire en febrero del año próximo´, asegura Ball. `Cada día que los campos siguen abiertos, los refugiados y solicitantes de asilo sufren serios daños y cada día que Ferrovial opera esos centros, la empresa estará expuesta a un significativo riesgo legal, financiero y reputacional´

El racismo está destruyendo el sueño australiano

El racismo está destruyendo el sueño australiano. Este es el discurso de Stan Grant, periodista aborigen australiano, sobre la historia de su país en cuanto a los derechos de su pueblo. Este video que ha sido visto más de un millón de veces en tres días; fue parte integrante de un debate del Ethics Center el año pasado y fue publicado en internet apenas unos días antes de la celebración del Día de Australia, el 26 de enero de 2015.

Para una parte del país el Australia Day  día es visto como una celebración de las injusticias perpetradas en contra de los pueblos aborigenes, desde la matanza llevada a cabo por los colonos blancos, hasta la incautación forzosa de sus tierras y el secuestro de sus hijos. `El sueño australiano. Cantamos al respecto, lo recitamos en versos ´, dijo Grant, citando una parte del himno australiano: `Australianos, regocijémonos porque somos jóvenes y libres´.

`Mi pueblo muere joven en este país. Morimos 10 años antes que los australianos promedio y estamos lejos de ser libres. Somos menos del 3% de la población australiana y sin embargo somos 25% de esos australianos encerrados en nuestras prisiones. Y si usted es un menor de edad, es peor, porque es el 50%. Un niño indígena tiene más probabilidades de ser encerrado en la cárcel que de terminar la escuela secundaria ´, dijo Grant, quien proviene de la nación wiradjuri  en  la región central del estado de Nueva Gales del Sur.

En 2014, la edad media más baja de mortalidad fue  para los aborígenes y  los habitantes de las islas del Estrecho de Torres, entre Australia y Papúa Nueva Guinea,   era de 49,9 años, registrada en el estado de Australia Occidental. Pero mortandad de la población no indígena se encuentra en 78,5 años para los hombres y 84,8 para las mujeres. Para el sector  aborigen  las tasas de mortalidad infantil son más altas al igual que los suicidios. Por lo que Grant decidió alzar la voz y expuso la imagen de las injusticias así como el retrato de los rostros de su familia, su comunidad, y  su pueblo.

`Mi pueblo era apresado y era  recluido  en misiones de las que, si escapabas, te perseguían, te ataban y te arrastraban de vuelta y todo sucedía ahí. Sucedía en la misión de la que provenía mi abuela y mi bisabuela, de Warrengesda en Darling Point del río Murrumbidgee. Lee al respecto. Sucedió ´.

`Nuestros derechos se extinguieron porque no estábamos de acuerdo con la ley británica, y cuando los británicos nos miraron vieron algo infrahumano. Estábamos impresionados, ellos volaban y nosotros éramos salvajes de la Edad de Piedra, y era el idioma que se utilizó ´.

`En 1901, cuando nos convertimos en una nación, no estábamos en ninguna parte, no estábamos entre las leyes de la constitución. Salvo por disposiciones que permitieron a las leyes que se llevaran a nuestros hijos e invadieran nuestra privacidad ´.

El comisionado australiano de Justicia Social, Mick Gooda, señaló que el discurso de Grant reavivó una conversación que comenzó en 2014 con lo que llamó `racismo informal´:  `Si bien tenemos una población base en Australia que no han avanzado tanto como quisiéramos, existe otro grupo de personas que sí lo han hecho. Y es con ellos con quienes nos tenemos que involucrar´, dijo Gooda para añadir que `Australia como nación fue formada en 1901. Mi pueblo ha estado en Australia durante 20.000 años, Así que para nosotros, una vez estemos incluidos en la constitución, tendremos una razón para celebrar, pero no en este momento´.

El próximo año Australia llevará a cabo un referéndum sobre si se debe incluir o no a los  aborígenes  y a los isleños del estrecho de Torres en la constitución australiana, y eliminar las cláusulas que permiten la discriminación racial.

 

Nauru abre nueva ruta aérea a los Estados Federados de Micronesia

Nauru Airlines ha anunciado el inicio, a partir del 12 de junio de 2015,  de nuevos enlaces aéreos semanales que conectarán Nauru,  Brisbane (Australia), Nadi (Fiji) , Tarawa (Kiribati)  y Majuro (Républica de las Islas Marshall), Kosrae y Pohnpei (Estados Federados de Micronesia). Los vuelos facilitarán  y fomentarán los desplazamientos y el comercio entre el norte, centro y sur del Pacífico. Estas nuevas rutas de la compañía aérea nacional micronesia supondrán el incremento de la actividad comercial y  visitantes a los Estados Federados de la Micronesia , operando con destino a Kosrae y Pohnpei los viernes y regreso a Nauru los domingos.

Los mochileros en Australia se apropian del trabajo de los temporeros polinesios

972282_10151699830309254_359127660_n

Los mochileros  con  visado turístico  en Australia están ocupando los puestos de trabajo que podrían ser destinados a los trabajadores temporales de las Islas de Pacífico. Más de 2000 personas, bajo acuerdos gubernamentales y  procedentes mayoritariamente de Tonga y Samoa, se desplazan  al continente australiano con visados de seis meses con la intención  de que puedan emplearse principalmente  en el sector de la horticultura. Con el objetivo  de proporcionar trabajo a más de 40.000 personas, un estudio del  Centro de Política de Desarrollo de la Universidad Nacional Australia y el Banco Mundial, ha desvelado  que un número de factores impiden que samoanos y tonganos con escasas posibilidades de empleo en sus países de origen,   sean contratados en Australia. Una de las causas principales es que los mochileros se apropian de los trabajos ante la imposibilidad de los polinesios de  enfrentarse a la competencia. Unos 40.000 mochileros están aprovechando los incentivos que el gobierno australiano  les está ofreciendo;  si trabajan en una granja durante un período de tres meses, pueden obtener  un visado de turista para  un segundo año.

Inauguración primer vuelo entre Shanghai (China) y Nadi (Islas Fiji)

El primer vuelo  que enlazará Shanghai (China) con Nadi, capital de Fiji, se inaugurará en febrero de 2015 y será operado por Fiji Airways. El número de visitantes ha continuado creciendo después de que Fiji ofreciera la exención del visado a los ciudadanos chinos ; alrededor de 23.000 turistas visitaron el archipiélago fijiano en 2013,  Fiji Airways ya  dispone de  vuelos directos entre  Hong Kong y Nadi.  Por otra parte Jetstar, línea aérea de bajo coste  inaugurará  a finales de marzo vuelos directos entre  el Aeropuerto de Coolangatta (Gold Coast, Australia) a Nadi ,  tres veces a la semana  , ofreciendo tarífas a partir de los 199 dólares australianos ida en períodos especiales.