Australia acepta cerrar el centro de detención de inmigrantes de Manus en Papua Niugini

PNG

Los Gobiernos de Australia y Papua Niugini han acordado cerrar el  controvertido centro de detención para solicitantes de asilo en la remota y aisada  de isla Manus, al norte  del país melanesio. No está claro cuál será el destino de los 800 refugiados que viven en este campamento, bajo jurisdicción papú y financiado por Australia. Su futuro ha sido incierto desde que el Tribunal Supremo de Papúa Nueva Guinea sentenciara en abril que el centro era `ilegal e incostitucional´. El lugar ha despertado polémica por sus malas condiciones y supuestos casos de abuso, según el periódico británico The Guardian.

Según la ley en Australia, cualquiera interceptado mientras intenta alcanzar la costa en barco será enviado a la isla de Nauru en Micronesia  o Manus y no tendrá derecho a ser reasentado en el país. Algunos solicitantes de asilo han pasado años en estos campos, como han criticado la ONU y varios grupos de derechos humanos, y han sido numerosos los informes de casos de abusos y daños autoinfligidos entre los detenidos, incluyendo niños.

Parte de la sociedad de Papúa Nueva Guinea desaprueba el reasentamiento de cientos de refugiados en su país y se han registrado ataques hacia los peticionarios de asilo por parte de  los habitantes de las islas. `Papúa Nueva Guinea y Australia están de acuerdo en que el centro debe cerrarse´, ha dicho el primer ministro papú, Peter O’Neill. ´ Se han puesto en marcha ya un paquete de medidas Es importante que el proceso no se lleve a cabo con prisas, sino de forma cuidadosa´, ha añadido el lider melanesio.  No se ha establecido una fecha de cierre para el centro.

Peter Dutton, el ministro australiano de Inmigración, que se ha reunido con O´Neill este miércoles, ha reiterado que la posición de su Gobierno es que Australia no aceptará ningún refugiado detenido en el país vecino. `Ha sido una postura sólida de este Gobierno el trabajar con Papúa Nueva Guinea para cerrar el centro de Manus y apoyar a esta gente en su adaptación a la isla o en su retorno a sus países de origen´, ha declarado Dutton. El anuncio llega después de que el periódico británico The Guardian publicara documentos filtrados que detallan más de 2.000 casos de abusos sexuales, asaltos y tentativas de autolesiones registradas en dos años en el centro de detención de Nauru.

Las duras condiciones y las denuncias de abusos sistemáticos a menores en ambos campos han sido duramente criticados tanto en Australia como en el extranjero. El Gobierno australiano defiende que su política es necesaria para evitar que solicitantes de asilo mueran en el mar en la peligrosa travesía entre Indonesia a Australia. Cientos de personas murieron en los años previos a que se estableciera esta política. El cierre del centro de detención ha sido celebrado por los defensores de los derechos de los refugiados. `Casi un millar de hombres en Manus ya han perdido tres o más años de sus vidas encerrados en un limbo por ninguna razón ´ ha declarado la directora en Australia de Human Rights Watch, Elaine Pearson. `Han sufrido condiciones de suciedad y hacinamiento, atención médica inadecuada y violencia. Por fin, ha llegado el momento de permitirles seguir con sus vidas de forma segura y digna´, ha añadido en un comunicado.

Nauru abre nueva ruta aérea a los Estados Federados de Micronesia

Nauru Airlines ha anunciado el inicio, a partir del 12 de junio de 2015,  de nuevos enlaces aéreos semanales que conectarán Nauru,  Brisbane (Australia), Nadi (Fiji) , Tarawa (Kiribati)  y Majuro (Républica de las Islas Marshall), Kosrae y Pohnpei (Estados Federados de Micronesia). Los vuelos facilitarán  y fomentarán los desplazamientos y el comercio entre el norte, centro y sur del Pacífico. Estas nuevas rutas de la compañía aérea nacional micronesia supondrán el incremento de la actividad comercial y  visitantes a los Estados Federados de la Micronesia , operando con destino a Kosrae y Pohnpei los viernes y regreso a Nauru los domingos.

Nauru se queda sin dinero

El  Ministro de Economía  de  la República de Nauru, en la Micronesia, ha anunciado que  su país se ha quedado sin dinero y que pronto los servicios que el estado presta  a sus ciudadanos,  serán suspendidos. Nauru es una pequeña isla del Océano  Pacífico situada a 4722 kilómetros  al nordeste de Australia,  con una  extensión de 21 kilómetros cuadrados y una población de 9,378 personas.  En  la década de los setenta  fue  el  país más rico del mundo gracias a los beneficios derivados de la explotación de fosfatos a través de la  Nauru Phosphate Corporation, empresa estatal  que gestionaba directamente   el presidente de la República y donde gran  parte de los  beneficios iban a parar directamente a la caja del Estado. El despilfarro, la corrupción política y la falta de previsión de una economía alternativa a los fosfatos  condujo directamente a Nauru  a la bancarrota.

Hace dos años que un tribunal  dictaminó que Nauru debe dieciséis  millones de dólares a Firebird, gestor de fondos con sede en los Estados Unidos, una deuda que Nauru rechazó pagar y que hasta la fecha ha  crecido hasta alcanzar los 30 millones de dólares. Las cuentas bancarias del gobierno en  Westpac han sido congeladas,  el único dinero del que se dispone, es aquel que se encuentra  en la propia isla. Las autoridades están  tratando de revocar la decisión y con carácter de urgencia tratar de liberar los fondos. En una declaración jurada, David Adeang, Ministro de Economía informó a la Corte Suprema de Nueva Gales del Sur (Australia) que en breve, la República de Nauru,  no dispondrá de dinero en efectivo cuando esta semana  haga efectivos sus últimos pagos;  por lo que  a partir de entonces no podrá remunerar  a sus funcionarios, la mitad de la población del país.

El gobierno, dice Adeang,  no podrá pagar el combustible de los aviones de su compañía aérea ni  el combustible necesario para hacer funcionar los generadores de electricidad, hecho  que afectará gravemente  al buen funcionamiento del hospital y la planta desalinizadora de agua.  Tales circunstancias tendrán un grave impacto en la sociedad y repercutirán, a un mismo tiempo, en la salud física y mental de los 1200 refugiados políticos que Australia envió  a sus campos de detención en la isla. + Info: Australia firma acuerdo con Nauru para recluir en la isla micronesia a demandantes de asilo

El dengue resurge en las islas del Pacífico Sur

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó este pasado  jueves que  en su serotipo 3,  el dengue ha resurgido recientemente en varios países y territorios del Pacífico Sur  después de casi 20 años sin aparecer;  señaló que el número de casos podría aumentar en los próximos meses en muchos lugares de la  región, como  Kiribati, Fiji y Tahiti y sus Islas.  En el archipiélago fijiano,  entre octubre del pasado año y  enero del presente,  un total de 904 casos han dado positivo  en el serotipo 3  aunque no se han producido casos severos o fallecimientos. La División Central  de Fiji es la que presenta el número  más elevado de casos de dengue, 766, la División Occidental con 101 y la División Norte con 37 casos.

© Tangata O Te Moana Nui

La organización subrayó que los ministerios de Sanidad de las zonas afectadas están concienciando activamente a las poblaciones sobre la forma de prevenir el dengue y están actualizando los conocimientos del personal médico para reconocer y tratar los síntomas de esta enfermedad infecciosa. La OMS explicó que hay cuatro serotipos o cepas del virus que causa el dengue y que la protección contra una de ellas no sirve para las otras tres, con lo que no es raro que resurjan serotipos de esta enfermedad en el Pacífico Sur  después de entre 15 y 20 años sin  estar presente, “probablemente debido que la proporción de la población susceptible ha aumentado por encima de un cierto umbral”.

El dengue es una enfermedad transmitida por vectores (entre animales vertebrados pequeños e insectos al ser humano, y viceversa) debido a la picadura de un mosquito infectado de la familia de Aedes, aunque no se contagia directamente de una persona a otra. Esta enfermedad provoca síntomas similares a la gripe que duran entre dos y siete días, incluyendo fiebre alta ( aprox. 40 grados), dolores de cabeza, náuseas, vómitos, inflamación de las glándulas, articulaciones, huesos o músculos, y sarpullidos. La OMS apunta  que no existe una vacuna o un medicamento específico para tratar el dengue, pero cualquier persona con síntomas de esta enfermedad debe buscar atención médica. Las tasas de mortalidad son inferiores al 1% con la detención temprana y un adecuado cuidado médico. Los brotes de dengue suelen ser de larga duración, por lo que la Organización Mundial de la salud recalcó que será necesario aumentar la vigilancia, el control de vectores y la atención clínica en los próximos meses en las islas y archipiélagos del Pacífico Sur. 

Informe desvela las condiciones inhumanas a las que son sometidos los demandantes de asilo que Australia mantiene en Papúa Nueva Guinea

Amnistía Internacional en Australia y Nueva Zelanda han dado a conocer un informe basado en una visita al Centro Regional de Tramitación de la Isla de Manus  (Manus Regional Processing Centre), en Papúa Nueva Guinea, el pasado mes de noviembre y que revela las condiciones inhumanas que presenta el centro de detención de refugiados.  El gobierno australiano mantiene en estos momentos a más de 1000 solicitantes de asilo. Australia: This is breaking people: Human rights violations at Australia’s asylum seeker processing centre on Manus Island, Papua New Guinea es el título del informe, basado en una reciente visita de investigación realizada del 11 al 16 de noviembre a Manus. En este se detallan   las espantosas condiciones del centro de detención, donde sólo 55 de los más de 1000 solicitantes de asilo han podido iniciar su solicitud del estatuto de refugiado. Las  instalaciones en Manus son  muy reducidas y el  calor  es sofocante, mientras se les niega agua suficiente y atención médica.

A los demandantes de asilo homosexuales, según desvela el informe de Amnistía Internacional,  se les ha dicho por parte de  Renate Croker,  funcionario  australiano del más alto rango en  centro de detención de la  isla de Manus, que serán denunciados automáticamente  ante  la policía de Papúa Nueva Guinea en el caso de que mantengan relaciones con otros hombres durante su detención extraterritorial.  Tales hecho  plantean  serias preocupaciones sobre el trato a  los solicitantes de asilo homosexuales  por parte de Australia. La homosexualidad es ilegal en Papúa Nueva Guinea, aunque en su código penal no contempla la notifiación obligatoria de la condición sexual de sus ciudadanos. Alex,  un demandante de asilo, comentó a Amnistia Internacional: `No tenemos apoyo emocional. Me gustaría tener  novio, para poder hablar del futuro, para compartir mis sentimientos… pero estoy muy asustado. Alex dijo también que  algunos hombres gay han sido intimidados por el personal del centro  y los detenidos, habiendo regresado  a su país de origen un número de hombres homosexuales.

`La mayoría de  los demandantes  huyeron de  situaciones terribles y arriesgaron su vida para llegar a Australia. La política australiana es cruelmente irónica. Australia reconoce la peligrosa situación de países como Siria y Myanmar. Sabe que estas personas han arriesgado su vida para huir, pero luego las recluye en condiciones carcelarias y les niega su derecho a pedir asilo´,  denuncia  Claire Mallinson, directora nacional de Amnistía Internacional Australia. `Este sistema de duras condiciones y trato humillante es un intento deliberado de presionar a las personas para que regresen a las desesperadas situaciones de las que han huido. Australia es directamente responsable de esta combinación deplorable e ilegal de detención arbitraria y condiciones inhumanas´.

Muchos de los solicitantes de asilo recluidos en la isla de Manus han huido de conocidas zonas de conflicto, como Afganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria. Otros han huido de situaciones de discriminación extrema y apátrida, como los rohingyas de Myanmar y los bidun de la región del Golfo Pérsico, y no tienen a donde regresar. Algunos afirmaron que habían pensado en suicidarse debido a las duras y humillantes condiciones.

Un iraquí de 43 años dijo: `He vivido en zonas de guerra, con bombas y explosiones. Nunca he experimentado lo que estoy experimentando aquí con esta incertidumbre. Habría sido mejor morir en el mar

Amnistía Internacional también escuchó testimonios de trato humillante desde el momento en que los hombres son trasladados al centro. A los detenidos se les suele llamar con el número de identificación de su barco, y muchos citan casos de insultos y malos tratos a manos del personal, como patadas, puñetazos y empujones. `Este es el proceso para quebrar mentalmente a una persona. Estas condiciones contribuyen a diversos problemas de salud mental, como depresión, ansiedad, falta de sueño y trauma, especialmente en los hombres que proceden de zonas de guerra´, afirmó un profesional médico.

El trato inhumano está presionando a los refugiados en potencia a optar por regresar a su país de origen. Esto representa un grave incumplimiento de las obligaciones contraídas por Australia en virtud del derecho internacional, pues expone a las personas al riesgo de regresar a lugares donde probablemente serán perseguidas o torturadas.

El Centro Regional de Tramitación de la Isla de Manus es en esencia un centro gestionado por Australia en territorio de Papúa Nueva Guinea. Las autoridades australianas están estrechamente implicadas en todos los aspectos de la detención, traslado y reclusión de los solicitantes de asilo. También contratan a los guardas de seguridad, a los proveedores de servicios y a los profesionales médicos, y en general gestiona el funcionamiento cotidiano del centro.

La política de tramitación fuera del territorio supone negar a las personas el derecho a solicitar asilo a su llegada a Australia. Sin embargo, el gobierno de Papúa Nueva Guinea no ha adoptado ni una sola decisión sobre refugio desde que comenzó a aplicarse esta política a finales de 2012. Apenas se hacen trámites en el centro de la isla de Manus, cuando los hacen. La lentitud de la tramitación parece pensada deliberadamente para disuadir a posibles refugiados y presionar a los detenidos para que regresen a los países de donde han huido. `Dada la exorbitante cantidad de dinero que ya se ha invertido en este centro de tramitación, es totalmente inaceptable que sólo se hayan empezado a estudiar en serio los casos de algunos detenidos´,   ha declarado  Claire Mallinson.

Los recintos son sumamente reducidos, no hay intimidad ni proporcionan sombra o refugio del opresivo calor, la humedad y las fuertes lluvias del trópico. Los detenidos pasan varias horas al día haciendo cola al sol para recibir la comida.  Se les niega el agua potable. La mezcla de calor sofocante, sudor y humedad deja un enorme hedor permanente en los recintos.El centro no puede proporcionar tratamiento adecuado a los hombres que padecen enfermedades y discapacidades graves, como asma, diabetes, epilepsia, gastroenteritis y enanismo.

A los solicitantes de asilo no se les da información sobre los trámites ni sobre la duración de su reclusión, y pese a sus reiteradas peticiones no tienen acceso a un abogado. La incertidumbre y la espera están dañando gravemente su salud mental.

Mientras  y a pesar de que  política vigente de tramitación de asilo  fuera del territorio australiano  es un fracaso espectacular en todos los aspectos, el gobierno de  Niue  ha hecho una oferta a Australia para acoger  a refugiados mientras que sus solicitudes de asilo son consideradas y  tramitadas.  Toke Talagi primer ministro de esta diminuta isla de Polinesia, ha comentado  que  está pensando en acoger a mujeres y niños en situación de vulnerabilidad  aunque  primero tiene que determinar si es factible, matizó. Sin embargo  el parlamentario  Stan Kalauni, no ha tardado en responder que el país no tiene la capacidad de albergar a los demandantes de asilo a Australia y que los habitantes polinesios de la isla no los quieren. `Ha perdido por completo los papeles … la gente ya ha empezado a  hablar del  asunto  y   está mostrándose en contra´.

Para leer el informe completo : Australia: This is breaking people: Human rights violations at Australia’s asylum seeker processing centre on Manus Island, Papua New Guinea

+Info  1.- Pacific Solution, deportando a los solicitantes de asilo en Australia a remotas islas del Pacífico 2.- Australia  firma acuerdo con Nauru para recluir en la isla micronesia a demandantes de asilo

El Foro de las Islas del Pacífico centran debate en torno a Fiji y el cambio climático

Los efectos del  cambio climático y la posible readmisión de Fiji, que fue suspendido en el Foro de las Islas del Pacífico en 2009, centran la cuadragésima edición de esta organización regional. Feleti Teo, vicesecretario general del Foro de las Islas del Pacífico, explicó a Radio  Australia que los líderes del bloque oceánico acordaron que invitarian  a las Islas Fiji a reincorporarse si el país melanesio daba los pasos necesarios para retomar la democracia. Desde  su independencia en 1970, el archipiélago fijiano ha sufrido cuatro golpes de estado, el último de ellos  en 2006 y liderado por el Comodoro Josaia Voreqe Bainimarama. El pasado mes de agosto, el gobierno golpista de  Frank Bainimarama presentó la nueva Consitutución de Fiji con la que celebrará elecciones generales el año próximo y restablecerá la democracia. Feleti Teo consideró que este paso y el registro de los votantes son dos aspectos que sopesarán los líderes de las Islas del Pacífico para determinar si deben acercarse a Fiji o esperar hasta que se celebren los comicios en la nación fijiana. El Foro de las Islas del Pacífico  se formó en 1971 bajo el nombre de Foro del Pacífico Sur y adoptó su nombre actual en 2000, sus líderes se reunirán hasta el proximo jueves y al día siguiente realizarán sesión plenaria con los socios. Actualmente la institución reune a las Islas Cook, Australia, Micronesia, Nauru, Kiribati, Niue, Aotearoa Nueva Zelanda, Papúa Nueva Guinea, República de las Islas Marshll, Samoa, Tonga, Tuvalu, Islas Salomón y Vanuatu además de dos miembros asociados: Kanaky Nueva Caledonia y Tahiti Nui (Polinesia Francesa).

557021_221758584640791_1695270101_n

El tema principal del Foro de las Islas del Pacífico serán los efectos del calentamiento global y el incremento del nivel de los océanos en las Islas del  Pacífico y que pretende logar la firma de la llamada Declaración de Majuro, que no es vinculante y que se prevé presentar ante la Asamblea General de la ONU a finales de  este mes de septiembre para ganar apoyos en la lucha contra este problema medioambiental y social a nivel  mundial. En esta cita participarán representantes de la República de las Islas Marshall, Kiribati y Tuvalu, tres de los cuatro países y territorios que se muestran más vulnerables al cambio climático que a través del aumento de la temperatura y el nivel del océano han provocado la pérdida de parte de su valioso territorio nacional asentado sobre frágiles atolones de coral que  se elevan a penas unos metros sobre el nivel del mar. Enele Sopoaga, primer ministro de Tuvalu, dijo que las naciones insulares  están frustradas con respecto a la lentitud con la que la comunidad internacional reacciona ante el calentamiento global, así como las dificultades que tienen para acceder a los fondos de ayuda para adaptarse a sus efectos.

Australia firma acuerdo con Nauru para recluir en la isla micronesia a demandantes de asilo

Un nuevo `memorándum de entendimiento´ se firmó  entre  el  primer ministro australiano y el presidente de la República de Nauru, Baron Waqa, según información emitida por Radio Australia. Este, es similar al controvertido y reciente acuerdo entre Australia y Papúa Nueva Guinea la  llamada `Papua Solution´.

Kevin Rudd anunció en el mes de julio  que su país `no ofrecerá ninguna oportunidad´ a los inmigrantes sin papeles que lleguen a territorio australiano por vía marítima y con vistas a alcanzar el estatus de refugiado político. `Desde ahora cualquiera que busque asilo y llegue a Australia por barco no tendrá oportunidad de quedarse en territorio australiano como refugiado´, declaró  en su momento  el líder del Partido Laborista  junto  a Peter O’Neill, primer ministro de Papúa Nueva Guinea . Ambos mandatarios sellaron en la ciudad australiana de Brisbane un pacto para que los inmigrantes sin papeles interceptados en el mar rumbo a Australia sean enviados al centro de detención ubicado en la isla de Manus y  en otros enclaves de  Papúa Nueva Guinea, donde se evaluará su petición de asilo, trámite que puede prolongarse por tiempo indefinido, incluso años como  ha ocurrido ya  en los  centros de retención de  Nauru en la Micronesia y en años pasados. Si la  solicitud es aceptada, los nuevos refugiados serán reubicados en Papúa Nueva Guinea, las personas cuyas peticiones sean rechazadas serán repatriadas a sus países de origen; la mayoría de los solicitantes de asilo son afganos de la etnia hazara, iraquíes, iraníes, aunque también se encuentran gentes originarias de China, Vietnam y Sri Lanka.

`…. Un país rico (Australia) que rechaza honrar sus obligaciones internacionales y que, en cambio, decide abandonar a los solicitantes de asilo en un país pobre (Papúa Nueva Guinea y Nauru) y sobornar a ese país pobre para que asuma las que deberían ser las obligaciones de Australia … ´

Father Mowe , Jesuit Refugee Service + Info  El País

El gobierno australiano, como parte del acuerdo, pagará el año próximo 30 millones de dólares al diminuto estado micronesio. Sin embargo Mathew Batsiua, líder de la oposición en Nauru, argumenta  que la isla no puede hacer frente a  nuevos demandantes de asilo. Comunicó al mismo tiempo, que el gobierno no informó adecuadamente al Parlamento de Nauru con respecto a la nueva política de asilo. Nuestro gobierno ha afirmado haber consultado con los líderes de la comunidad, ahora si nos fijamos en el grupo con quiénes se han reunido para   consultar, estamos hablando,  como máximo, de un grupo de quince personas. Consultar a quince personas, en una cuestión tan importante,  no se puede equiparar a una consulta nacional adecuada. Por otra parte la portavoz del Gobierno de Nauru, Joanna Bolsón, subrayó que la nueva política no incluirá  a hombres solteros, tan sólo familias y que los solicitantes de asilo no se asentarán de forma permanente en la isla u obtendrán la ciudadanía nauruana. Asimismo, añadió que   las autoridades decidirán cuántos solicitantes de asilo son enviados a la isla: `… por ejemplo, si el Gobierno dice que sólo serán aceptados 1000 entonces  el límite serán  mil.´ Mil refugiados supondrían un 10% de la población total del país.

Este nuevo centro de retención sería el tercero en una isla que tan solo cuenta con  21 km² , la mitad de los cuales son terrenos estériles provocados por la extracción de fosfatos por parte de Australia  y Nueva Zelanda en décadas pasadas. Del mismo modo, se está cuestionando, la política de Nauru como consecuencia  de los recientes disturbios  que tuvieron lugar el mes pasado en los centros de detención existentes en el territorio insular, con 119 hombres involucrados en los incidentes y  60 millones de dólares en daños causados a infraestructuras. ​​

La firma del acuerdo entre Australia y  Nauru se produce tan solo una semana después de que el primer grupo de refugiados políticos, cuarenta personas, llegara a la isla de Manus, en  Papúa Nueva Guinea tras la aplicación de la nueva politica de inmigración de Camberra. Intentando alcanzar las costas australianas, los afganos e iraquís fueron trasladados al  centro de detención enclavado en la isla de Christmas, en el Océano Indico y de alli a la isla de Manus  en Papúa Nueva Guinea. + Info Pacific Solution, deportando a los solicitantes de asilo en Australia a remotas islas del Pacífico