Samoa Air y la compañia áerea de Kiribati, Coral Sun Airways, anuncian intenciones de vuelo entre Apia y Tarawa

Samoa Air y la compañia áerea de Kiribati, Coral Sun Airways, han anunciado sus intenciones de ofrecer enlaces aéreos regulares entre Samoa y la República de Kiribati; así como servicios de chárter a lo largo del Océano Pacífico.  La ruta aérea haría escala en el atolón de Funafuti en Tuvalu. Se pretende que los vuelos se inicien en el mes de marzo, despegando desde  el Aeropuerto Internacional de Faleolo en Samoa,  los martes;  para regresar el viernes.  Ambas compañías planean desarrollar sus servicios aéreos conjuntos, contando con la colaboración de otros socios regionales y evaluar rutas a la isla de  Niue, Tonga, Fiji y los atolones del norte de las Islas Cook. Samoa Air  ha  llevado acabo su petición para operar  de forma regular la ruta   entre Samoa y Tonga.  Coral Sun Airways  ofrecerá chartear  vuelos  a la isla de Kanton y al atolón de Kiritimati (Christmas),  y con opciones  de enlazar   Majuro, en la República de las islas Marshall, con Tarawa.

Nueva Zelanda anuncia ayudas para impulsar la industria turística en Samoa y Niue

John Key, primer ministro de Aotearoa  Nueva Zelanda, en su  visita oficial  a Samoa, Tonga y Niue, anunció esta semana una inversión de un millón de dólares neocelandéses para ayudar a impulsar la industria turística en el archipiélago samoano. El dinero será destinado a mejorar el acceso a los atractivos de estas hermosas islas de Polinesia y a mejorar la información destinada a los visitantes extranjeros.  Key ha declarado que el turismo es fundamental para la economía de Samoa, contribuyendo con cerca de un cuarto del  Producto Interior Bruto anual del país. Por otra parte  Niue, un atolón de coral elevado enclavado en la Polinesia , a 2400 kilómetros al noroeste  de Auckland  y que representa el estado más pequeño del mundo, recibirá al mismo tiempo  de Nueva Zelanda 1,25 millones de dólares  durante los próximos cinco años para apoyar  el turismo y las energías renovables

Auckland, capital de Polinesia

Los libros Polynesian Festival & Pacific  Auckland de la fotógrafa samoana Evotia Tamua presentan una perspectiva que es para muchos  viajeros desconocida;  esta no es otra que el marcado   carácter polinesio de Auckland (Aotearoa Nueva Zelanda)  reflejándose,  entre otros muchos aspectos,  en  celebraciones como el PolyFest, el Auckland Secondary Schools Maori and Pacific Cultural Festival , el Style Pasifika o el exótico y  colorista Otara Market. Esta es   la urbe que acoge a la mayor comunidad polinesia del mundo y desde  Karangahape Road hasta  las  calles de  los suburbios de  Mangere, Ihumatao o Henderson; los rostros polinesios se suceden impregnando el paisaje urbano con su distintivo estilo de vida.

Cada  comunidad con sus iglesias, centros sociales y culturales  insisten sus miembros,  en perpetuar en  el difícil entorno urbano  la lengua, las artes, artesanía , oratoria y ceremonias  heredadas de sus padres en las lejanas islas del Pacífico Sur. En la actualidad, y por poner tan sólo  un ejemplo, vive más gente originaria de Niue en Aotearoa  Nueva Zelanda  que en su propio lugar de origen. Auckland, es la  `Capital de la Polinesia´y como tal acoge del mismo modo, a gentes procedentes de Samoa, Islas Cook, Tokelau, Tuvalu, Niue aunque también y , en menor medida, de  las islas melanesias de Fiji, Vanuatu, Islas Salomón y otros rincones de la  Micronesia.

Rarotonga en el archipiélago de las Cook, fue según la tradición el lugar de partida de la Gran Emigración o Heke. Desde esta hermosa isla de la Polinesia, que la historia y la leyenda refirió como ‘Avaiki o la patria espiritual del pueblo polinesio, es desde donde las siete canoas ancestrales largaron amarras en el año 1350 rumbo a Aotearoa…   El País de la Larga Nube Blanca . Esta ola migratoria no tan sólo impregnó de carácter polinesio los fríos y bellos paisajes que una vez descubrió el héroe mitológico  Kupe  al mismo  tiempo supuso el impulso colonizador y  definitivo de un pueblo a la búsqueda de nuevos horizontes en donde asegurar su supervivencia; originarios de islas amenazadas por las luchas de poder,  la guerra, la escasez de tierras y la falta de recursos o lideradas por la inquietud y el espíritu de descubrimiento de hombres de mar valerosos.

Para los polinesios, el hecho de vivir en los suburbios de grandes ciudades como Auckland o Wellington no implica necesariamente la renuncia a  su propia identidad, sobre todo en comunidades tan numerosas como la de Niue, Samoa y Tokelau donde la preservación de la herencia cultural es de prioridad absoluta entre sus miembros dirigentes de mayor edad. Sin embargo la tarea no es fácil, sobre todo para unos  jóvenes que en ocasiones se encuentran atrapados entre dos mundos opuestos y exigentes. El equilibrio  es difícil … No cabe duda de que Aotearoa Nueva Zelanda es ya una sociedad pluriracial y cultural y dentro de esta, la llamada taha māori o `dimensión māori´   junto  a la perpetuación, desarrollo, mantenimiento  de los valores tradicionales  característicos de las sociedades polinesias;  además de la  gradual adaptación a la modernidad para conceder un necesario dinamismo para garantizar la supervivencia de usos y costumbres ,  demuestran que la presencia polinesia ha traspasado fronteras que años atrás parecían infranqueables. Hoy esta se asienta en las esferas del arte, la cultura y la vida cotidiana dando un sentido de orgullo a la comunidad insular del Pacífico.

Desde los años setenta hasta la década de los ochenta puede decirse que  con destino  a Aotearoa Nueva Zelanda  tuvo lugar otro Heke  aunque en esta a ocasión, provocado por la presión demográfica que en algunos casos resultó insoportable en territorios de recursos tan limitados como Tokelau o Tuvalu. Familias enteras y  aldeas al completo, como ocurrió en el caso de Niue, multitud de polinesios  dejaron atrás y para siempre  sus  islas natales. Los  efectos derivados  del calentamiento global , cada vez más frecuentes; las severas condiciones climáticas  como   huracanes,  ciclones , lluvias torrenciales  e inundaciones  o simplement   el deseo de nuevas perspectivas económicas y sociales,  no han hecho más que incrementar  en los últimos años estos  flujos migratorios;  aunque hay que señalar que la bonanza de la economía, aunque esta sufra altibajos derivados de las crisis financieras mundiales, algunos de los descendientes de aquellos que emigraron décadas atrás  regresen a las islas para crear establecimientos hoteleros y negocios. La huida de la juventud es otro factor a tener en cuenta en unas sociedades que mantienen un fuerte control social sobre sus miembros y que limitan de forma particular las aspiraciones personales y vitales de los más jóvenes

Beatrice Ethel Grimshaw, pasión por los Mares del Sur

Beatrice Ethel  Grimshaw nació en  1870 en Cloona, Antrim (Irlanda). Desde su infancia fue un espíritu inquieto y una mujer  independiente. Hasta 1903  ejercería  como  periodista y trabajando para compañías navieras en Inglaterra, España y Estados Unidos,  aunque  su gran sueño era  viajar a las Islas del Pacífico. Embarcándose en San Francisco en 1904,  navegó rumbo a Tahiti  y  durante cuatro meses surcando  aguas del  Pacífico Sur;   periplo oceánico  donde haría escala en   las Islas Cook, Samoa y Fiji. Residiría dos meses en la lejana y diminuta isla polinesia de Niue. Trabajaba para el Daily Graphic y por encargo,  para gobiernos y compañías privadas  entre los años  1904 y 1905. Promocionaba turisticamente  aquellos  archipiélagos polinesios y Nueva Zelanda;  animando del mismo modo  a europeos a asentarse como colonos  en el archipiélago fijiano.

En 1907  su libro  In the Strange South Seas será publicado en Londres, relatando  Grimshaw  sus  extraordinarios viajes por paisajes remotos y desconocidos,  describiendo al mismo tiempo y  con detalle las costumbres y estilo de vida de las poblaciones visitadas ; así como una descripción exhaustiva de la flora y fauna de la región.  Este este mismo año  y  por encargo de The Times y el  Sydney Morning Herald viajará a Papúa Nueva Guinea donde residirá durante más de treinta años, ya no regresará más a Europa.  Entre  1917 y 1922 se hará cargo de una plantación en Samarai en Papúa Nueva Guinea y  más tarde  en 1923 y 1926 acompañará  intrépidas  expediciones fluviales por el Sepik y el Fly.  En 1933 fundará una plantación de tabaco en la vecindad de Port Moresby  junto a su hermano Ramsay  viajará de nuevo a Fiji, Samoa y Tonga finalizando así sus aventuras en los Mares del Sur.   Beatrice moriría  en  Kelso , Nueva Gales del Sur (Australia) en 1953 y a la edad de 82 años. Sus obras entre las que destacan From Fiji to the Cannibal Islands (1907) Vaiti of the Islands  (1908) , The Savage South Seas ( 1908) y  Conn of the Coral Seas (1922), son aún hoy  consultadas por  académicos,   donde en sus páginas dedicadas a las islas de Melanesia destacan  relatos de canibalismo, cazadores de cabezas y magia tradicional.

Enlaces aéreos estacionales desde Nueva Zelanda a Niue

SouthPacific

Air New Zealand ofrecerá durante el presente año  un enlace aéreo a mitad de semana con destino a la pequeña isla de Niue, enclavada en Polinesia.  Los vuelos se iniciaran a partir del 21 de mayo de 2014 hasta el 22 de octubre, ofreciendo a los visitantes la oportunidad de pasar  tres o cuatro noches en este atractivo destino del Pacífico Sur, paraíso del ecoturismo y la inmersión cultural.  Complementando la estancia de siete noches que actualmente ofrece la compañía aérea, se puede optar por una estancia más prolongada de diez noches. Los vuelos despegarán de Auckland (Nueva Zelanda) los miércoles y sábados, cruzando la Línea Internacional del  Tiempo, y llegando a Niue sobre las 14:00 horas  del día anterior. El regreso se produdicirá los martes y viernes.

El dengue resurge en las islas del Pacífico Sur

La Organización Mundial de la Salud (OMS) afirmó este pasado  jueves que  en su serotipo 3,  el dengue ha resurgido recientemente en varios países y territorios del Pacífico Sur  después de casi 20 años sin aparecer;  señaló que el número de casos podría aumentar en los próximos meses en muchos lugares de la  región, como  Kiribati, Fiji y Tahiti y sus Islas.  En el archipiélago fijiano,  entre octubre del pasado año y  enero del presente,  un total de 904 casos han dado positivo  en el serotipo 3  aunque no se han producido casos severos o fallecimientos. La División Central  de Fiji es la que presenta el número  más elevado de casos de dengue, 766, la División Occidental con 101 y la División Norte con 37 casos.

© Tangata O Te Moana Nui

La organización subrayó que los ministerios de Sanidad de las zonas afectadas están concienciando activamente a las poblaciones sobre la forma de prevenir el dengue y están actualizando los conocimientos del personal médico para reconocer y tratar los síntomas de esta enfermedad infecciosa. La OMS explicó que hay cuatro serotipos o cepas del virus que causa el dengue y que la protección contra una de ellas no sirve para las otras tres, con lo que no es raro que resurjan serotipos de esta enfermedad en el Pacífico Sur  después de entre 15 y 20 años sin  estar presente, “probablemente debido que la proporción de la población susceptible ha aumentado por encima de un cierto umbral”.

El dengue es una enfermedad transmitida por vectores (entre animales vertebrados pequeños e insectos al ser humano, y viceversa) debido a la picadura de un mosquito infectado de la familia de Aedes, aunque no se contagia directamente de una persona a otra. Esta enfermedad provoca síntomas similares a la gripe que duran entre dos y siete días, incluyendo fiebre alta ( aprox. 40 grados), dolores de cabeza, náuseas, vómitos, inflamación de las glándulas, articulaciones, huesos o músculos, y sarpullidos. La OMS apunta  que no existe una vacuna o un medicamento específico para tratar el dengue, pero cualquier persona con síntomas de esta enfermedad debe buscar atención médica. Las tasas de mortalidad son inferiores al 1% con la detención temprana y un adecuado cuidado médico. Los brotes de dengue suelen ser de larga duración, por lo que la Organización Mundial de la salud recalcó que será necesario aumentar la vigilancia, el control de vectores y la atención clínica en los próximos meses en las islas y archipiélagos del Pacífico Sur. 

Los habitántes de Niue muestran su preocupación ante la posible creación por parte de Australia, de un centro de detención de demandantes de asilo

Los habitantes de Niue, el estado autónomo más pequeño del mundo,  están preocupados y asustados de que los solicitantes de asilo  que Australia  desvía  a las Islas del  Pacífico a cambio de  creación de empleo y beneficios económicos – tan necesitados por las naciones insulares- , pudieran también  ser enviados a  su isla enclavada  en Polinesia. Temor expresado ante la perspectiva de que pudieran  quedarse allí para siempre en el caso de que Australia  u otro país no  los aceptase.  No respaldan la idea de su gobierno  y consideran que  su hogar  carece de  toda  capacidad para hacer frente a  tal  proposición presentada  a las autoridades australianas. En estos momentos se están llevando a cabo estudios de viabilidad para determinar si  el pequeño estado polinesio  es capaz de  hacer  frente  y aplicar en su territorio la política de tramitación de solicitudes de asilo fuera de Australia.

Los  habitantes de  Niue no desean, ha señalado el parlamentario Terry Coe, que su isla sufra   los problemas sociales y culturales que están teniendo lugar en los centros de detención de Manus (Papúa Nueva Guinea) y Nauru (Micronesia)  y  que actualmente albergan unas 1700 personas que  han huido de conocidas zonas de conflicto, como Afganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria  o de la discriminación extrema  como podría ser su condición sexual.  Habiendo llegado ilegalmente a territorio australiano,  vía marítima, son enviados directamente a los campos de Nauru y Manus, donde recientemente Amnistía Internacional ha declarado en un informe que las condiciones son espantosas  y donde muy pocos han podido iniciar su solicitud del estatuto de refugiado.

Niue (2)

A pesar de los recientes informes que denuncian el trato inhumano y la violación de los derechos humanos en los campos de detención australianos en las Islas del Pacífico  el primer ministro de Niue, Toke Talagi, que declara no ser consciente de su existencia,   ofrece  su ayuda al gobierno australiano para procesar  las solicitudes de asilo;  argumentando que quiere ser un buen vecino y un miembro responsable de Foro de las Islas del Pacífico.

Desde 1974  Niue, depende de Nueva Zelanda para su defensa y relaciones internacionales, además de recibir asistencia administrativa y ayuda  económica. Localizada a 2400 kilómetros al noroeste de Nueva Zelanda es  la isla coralina elevada más grande del planeta. Tan solo 259 kilómetros cuadrados resumen su superficie terrestre, tres veces más grande que Rarotonga a 1038 kilómetros en dirección este, en el archipiélago d las Cook. El interior insular cubierto de espesos bosques tropicales, formando parte del antiguo arrecife de coral, ofrece un esplendor geológico y natural extraordinario y que en el pasado evidencio una destacada fuente de recursos alimenticios y materia prima para sus antiguos pobladores polinesios.

+Info  1.- Pacific Solution, deportando a los solicitantes de asilo en Australia a remotas islas del Pacífico 2.- Australia  firma acuerdo con Nauru para recluir en la isla micronesia a demandantes de asilo 3.-  Informe desvela las condiciones inhumanas  a las que son sometidos los demandantes de asilo que Australia mantiene en Papúa Nueva Guinea