Danzas y tambores de las Islas Cook

Al carecer de lengua escrita la historia y la herencia de los pueblos polinesios fueron transmitidas de generación en generación a través de la tradición oral,  en la forma de cantos y los movimientos tradicionales de la danza. La herencia cultural en las Islas Cook  se conservó y trasmitió por medio de los ta’unga, expertos o maestros especializados en una actividad o arte particular.

La música,  como ocurre   en otros enclaves  polinesios  aparece en  las islas del archipiélago de las Cook  como un factor esencial tanto en la vida secular como en la religiosa. Como otros polinesios aquí,  se suelen  aprender las técnicas de baile desde muy   temprana    edad  y practicando estas  durante toda la vida. Se dice que en las islas de Polinesia prácticamente todo el mundo sabe cantar y bailar;  tocar la guitarra y el ‘ukelele.  Ciertamente, los cantos y danzas  en fiestas improvisadas o  en ceremonias tradicionales guardan una belleza sensual y envolvente.  Are karioi significa literalmente `la casa de la diversión´ y este es  el lugar donde los jóvenes aprenden a bailar las danzas tradicionales,  a cantar y tocar los tambores, para más tarde poner en práctica  las enseñanzas recibidas en las grandes fiestas y celebraciones tradicionales.

Las formas musicales tradicionales de las Islas Cook se encuentran reflejadas en sus danzas: karakia (oración), pe’e (canto), amu (canto melódico), rutu pa’u (percusión),  imene reo metua (canción tradicional), imene kaparima (canción de acción), peu tupuna (leyendas en forma de danza), parapore (proverbios), piri (acertijos), akatutu (coreografía) y las   nuku o escenificaciones históricas. Cada isla de este  archipiélago polinesio  posee sus variaciones propias y únicas. Las danzas pueden ser interpretadas de forma individual,  en la mayoría de ocasiones es llevada a cabo en grupos formados exclusivamente por hombres o mujeres, aunque también en grupos  masculinos, mixtos.

La  Ura  es quizás  en las Islas Cook,  la danza más conocida de todas; en esta las expresiones faciales, las  manos, los movimientos de caderas y de piernas, siguen el ritmo de varios tambores que son tocados de forma individual  o al unísono. El tokere o pate tambores ahuecados de madera, dirigen los movimientos de las manos, de los  pies y de la  cara mientras que los  pau o  tambores con membrana de piel de tiburón,   marcan las pautas de la cadera y las rodillas. Los movimientos de la danza describen la historia. Las Ura pau relatan aspectos de la vida diaria en las islas;  jornadas de pesca, construcción de ‘are o casas tradicionales , preparación de la comida.Antes de la llegada y contacto con los europeos  estas danzas  eran bailadas en aquellas  ceremonias que poseían una significación especial para la aldea y comunidad  o como parte de festivales de relevancia. Los  participantes danzaban al ritmo del ka’ ara   y en ciertas ocasiones cantos de guerra se sumaban a la danza permitiendo incorporar armas a la coreografía.

En la década de 1800 la ura pa’ata fue un baile  muy popular acompañado  de tambores e interpretada por hombres y mujeres sobre enormes plataformas de piedra que hacía las veces de escenario. La vestimenta tradicional de hojas y  otros textiles naturales confeccionados a partir de la corteza de la morera del papel (Broussonetia papyrifera) habían sido ya  sustituidos por la influencia misionera,  por largos vestidos para las mujeres y camisa blanca y pantalón negro para los hombres. Con el paso del tiempo y la flexibilización de las reglas impuestas por la London Missionary Society,  las antiguas danzas de tambor y  la vestimenta tradicional asociada a ellos fue reintroducida en la sociedad polinesia.

La  Kaparima   fue en el pasado acompañada por cantos y  la vivo o la flauta nasal. A   partir de la introducción del ‘ukelele y la guitarra esta forma de danza ha venido  incorporado una variedad de movimientos  que hoy día reflejan situaciones y actividades de la vida diaria.

La Ura tatiaae es una  danza  que posee tres movimientos diferenciados que buscan la broma que provoca el enfado;  la intención de su baile  pretende la diversión de todos los presentes. La coreografía  no está sujeta a la uniformidad y  puede reflejar tanto a un individuo y su aldea o isla de la que es objeto de burla. Esta danza suele bailarse en todo momento tanto con,  cómo sin acompañamiento musical.

La  Ura tamataora  es una danza improvisada que puede ser interpretada tanto de forma individual como  en grupo y la acompañan todo tipo de instrumentos improvisados.  La Ura Tamataku fue muy bailada durante la época de contacto con los navegantes y exploradores europeos. Se hacía  de forma individual y  era acompañada por cantos. transmitiendo un mensaje disciplinario de acción o parte de una historia dramática donde los movimientos imitan a aquellos de  los insectos, peces, animales y fantasmas.

La Ura Kanga , muy similar  a la  ura tamataku, es  fácilmente reconocida por ser un tipo de baile  sin mucho sentido estructural y destinado únicamente a provocar la risa de los que la contemplan y de los que la bailan. Generalmente se baila en encuentros deportivos y sin   acompañamiento musical.

Las  Nuku  combinan  todo tipo de actividades de entretenimiento y están  basadas en periodos o momentos históricos del grupo que la representa. En ellas participan u número importante de personas y pueden extenderse durante muchas horas. La Uri piani es una danza muy popular que se produce de forma esporádica  y en la mayoría de ocasiones  es acompañada por  el ritmo frenético de los tambores. En ella participan un hombre y una mujer que se mueven de forma  sensual y provocativa durante toda la      danza. Un espectáculo soberbio.

La  Ura peu tupuna es una forma tradicional de baile  todavía muy popular en las Islas Cook. La leyendas son expresadas  mediante una combinación de danza, cantos, oratoria y artes escénicas. Muy poca gente en las islas  es capaz de bailar la Ura kopu, pues es una danza  requiere una habilidad extraordinaria en  donde la ondulación continua  de los músculos del estómago es la mayor  de sus caracteristicas.  Las  Ura penu   son  danzas de grupo donde destaca el uso  de algún objeto doméstico, herramienta o arma tradicional. En estas  participan tanto hombres como mujeres. El término  ura penu fue creado por Kauraka Kauraka,  poeta originario del atolón de Manihiki, a partir de la palabra original del atolón de Pukapuka   penupenu , que literalmente significa `objeto´.

La   Ura pia  es una danza que requiere mucha habilidad y dotes de  equilibrio y está  estrechamente relacionada con la isla de A’itutaki.  Es acompañada por el ritmo de los tambores. Aqui  los hombres jóvenes son sus protagonistas,  que situandose sobre un contenedor de latón realizan ejercicios que demuestran sus habilidades y condición física.

La  Ura rore  es también originaria  de  A’itutaki. Es acompañada por tambores y al igual que la  ura pia, los hombres jóvenes demuestran sus habilidades y condiciones físicas bailando subidos a zancos.   El   Ura tairiiri   es un baile que  utiliza abanicos que simbolizando  la paz, son interpretados por las mujeres. Son acompañados por los tambores y  cantos.

La  Ura topi    es una danza que ha  desaparecido casi por completo, aunque existen  un esfuerzo por incorporarla de nuevo a la tradición musical y de baile  de las Islas Cook. Todos los hombres de las aldeas  la bailan  durante celebraciones colectivas, adornados con sombreros cónicos elaborados a partir de la corteza del árbol de la morera del papel (Broussonetia Papyrifera)  u otras fibras vegetales.  La  Ura korare   es bailada por un grupo masculino,  que al ritmo de cantos tradicionales imita los movimientos guerreros del pasado.

La  Haka   es acompañada por el ritmo del tambor ka’ara y  de  cantos. Ocupa un lugar de honor  en la tradición de danzas y cantos de las islas, demostrando el  orgullo e identidad culturaly  el  espíritu guerrero y de superación , tan característico de las sociedades polinesias.. Es   una muestra evidente de las conexiones históricas de las Islas Cook  con los māori de Aotearoa Nueva Zelanda .Dos elementos caracteristicos conforman la haka y le otorgan su especial ferocidad;  la dilatación ocular o pukana que exagera el tamaño del blanco de los ojos y hace casi invisibles las pupilas, y el whetero, sacar todo lo posible la lengua, algo que solo hacen los hombres. En la haka todo el cuerpo debe hablar `kia korero te katoa o te tinana´  (Los términos aquí utilizados son en Te Reo Māori, la lengua de los Tangata Whenua de Aotearoa Nueva Zelanda ).

El fuego aparece muy a menudo en los cantos y leyendas tradicionales,   la Ura e’i o danza del fuego refleja los lazos históricos de las Islas Cook  con otras culturas polinesias como las de Samoa, Tahiti y Tonga. Consiste en hacer girar continuamente  antorchas encendidas por ambos lados y al ritmo sin pausa de los tambores.

La  Ura rama en  tiempos pasados fue bailada en las ceremonias de carácter más solemne y  haciendo uso de  cáscaras de coco a las que se les prendía fuego a modo de antorcha; hoy se utilizan cañas de bambú o medias cáscaras de coco con velas   en su interior. Las llamas marcan el movimiento de la danza y a esta la acompañan los tambores y cánticos.  Las Ura akamori – Ura akapaapaa    son danzas acompañadas por canciones  en donde las expresiones faciales y los movimientos de las manos dominan la escena. Participan un hombre y una mujer, pero a diferencia de la  uri piani, aquí a penas  los cuerpos se juntan . En el pasado esta danza era el medio más común de adoración a los dioses, hoy la ura akamori es bailada en honor a la iglesia.

Los habitantes māori de las Islas Cook se refieran a cualquier orquestación de tambores de madera como rutu te pa’u o`tocar los tambores ´.   El  tokere o to’ere es un gongo de madera resistente de 18 pulgadas y 5 de diámetro. Su  tala es complicada pues consiste en la creación de corte longitudinales los cuales determinarán  el tono- Por norma general aquel tronco recto y sin apenas ramas será el perfecto para construir un  tambor.  El  tokere es tocado con dos bastoncillos  de madera.   El pate, es similar al  tokere.  El kahara o ka’ara dobla en tamaño al pate  y es tallado siguiendo las mismas pautas que los anteriores. El corte triangular distintivo, trabajado por el to’unga  o maestro experto produce tres tonos diferentes.  El  ka’ara está tallado de una forma minuciosa  y decorado con diseños de color negro. Los bastones empleados para hacerlo sonar son de una madera más ligera,  generalmente extraída del pequeño tronco de la hoja de la palmera cocotera. Con ellos el sonido es más suave y meloso.   El  koriro es un  tambor ahuecado de doble corte  utilizado comúnmente  en el atolón Manihiki.  Apenas es utilizado, pero en años recientes existe un  interés por volver a introducir este instrumento de percusión en el mundo musical insular.  Este tambor  posee el mismo tamaño que el tokere y  es bellamente decorado con madreperla, hecho  que supone un valor  personal añadido a su propietario. Se toca con varillas muy similares a las que se emplean en el pate y el tokere.   Los tambores de membrana confeccionados con piel de tiburón se crean a partir del ahuecamiento de troncos que se cubren con la piel de estas criaturas marinas. El tipo de piel empleado definirá dos tipos básicos  de estos membráfonos: el pahu o pa’u y el  pa’u mango.   Los tambores son una parte importante de la vida  en estas islas de Polinesia y definen la identidad cultural de las Cook; el dominio de la percusión es un causa de admiración y los jóvenes se entregan a su práctica con auténtica pasión. En una representación musical típica se tocan a la vez el tokere, el pate, y el ka’ara, combinádolos con el pa’u mango y el pa’u. este último mantiene un ritmo tonal de uno a uno, el cual es interrumpido por el tono más elevado del pa’u mango; el pate es el que lleva el ritmo principal, interrumpido en ocasiones por el sonido del tokere. El ka’ara refuerza toda la percusión en su conjunto. A parte de los tambores existen otros instrumentos que actúan como creadores de ritmo como  son las calabazas, las  conchas marinas,  las cáscaras del fruto del cocotero, el  bambú, los maderos, esterillas y piedras . El cuerpo humano es también utilizado para la producción de sonidos mediante las palmas de la mano golpeando en partes diferentes de la anatomía com pecho, muslos y piernas.

Taualuga , la danza de la vida

Una de las formas de arte más preciadas de la herencia cultural de las Islas del Pacífico  es la danza , es  al mismo tiempo  expresión de  los  roles sociales y el estatus social;  de la alegría por la vida y  del  alma polinesia.  En Samoa y Tonga uno de los bailes más venerados es el llamado  Taualuga. Este lírico documental, Taualuga, dirigido y producido por Lisa Tauma,  descubre historias de Samoa y Tonga a través de  cinco personas de Polinesia que nos muestran su amor y pasión por esta bellisima y delicada danza.

La palabra samoana siva significa, literalmente, danza o bailar; también designa la forma de baile más popular de las islas Samoa: la Siva Samoa.En este archipiélago polinesio  son los propios protagonistas de la danza quienes cantan las canciones que las acompañan. Como casi todos los aspectos de la vida tradicional, los samoanos bailan en grupo incluso cuando lo individuos bailan en solitario, están representando a la aldea o comunidad.

La danza es una forma de mostrar los valores sociales y culturales, especialmente en las grandes celebraciones, donde cada grupo expresa orgullosamente su identidad tradicional, su posición social, derechos, privilegios, costumbres y poder político. En las grandes ceremonias la danza y el canto adquieren la misma condición ritual que el intercambio de esteras (‘ie tonga), tejidos de corteza de la morera (siapo) y/o comida.

En un primer término la danza samoana  se contempla como como una actividad colectiva destinada a una audiencia sin embargo, la Siva Samoa propiamente dicha no tiene por que cumplir con este objetivo. La mau’ulu’ulu, la sasa o la fa’ataupati son danzas de coreografías extremadamente sincronizadas que han sido ensayadas e interpretadas una y otra vez, y que no permiten la improvisación o la expresión personal. Por el contrario la Siva Samoa, aunque posea, en este sentido, algunas limitaciones, puede considerarse una auténtica vía para expresar los sentimientos individuales. Con toda probabilidad este sea el principal motivo de su popularidad en las islas.

En la sociedad samoana la expresión individual es extremadamente difícil, ni tan siquiera las artes permiten expresarse de forma personal.Cada individuo desarrolla su propio y típico estilo. La siva de la taupou es extremadamente bella y sensual, de movimientos elegantes donde los dedos adquieren el máximo protagonismo. Los manaia también bailan al estilo de la taupou. El contraste entre el baile elegante y los nobles movimientos de la taupou y el manaia con el de la figura del bufón, refleja el dualismo metafórico entre el rol y el status del ali’i y el tulafale (orador) dentro de la jerarquía de títulos. las diferencias entre el ali’i y el tulafale se expresan artisticamente en la danza, demostrando este dualismo de la naturaleza humana que se encuentra frecuentemente en esta sociedad insular polinesia.

Tanto los ali’i, como la taupou y el manaia bailan limitando los movimientos de su cuerpo y expresando la dignidad de su posición, los tulafale u otras persona que bailan de forma individual. lo hacen de forma vigorosa, exuberante e impredecible. De esta forma, demuestra su inferioridad social con respecto a los otros. Los ali’i, manaia y taupou bailan siempre en el centro, mientras que los demás lo hacen a los lados. Los movimientos del tulafale son conocidos como ‘aiuli que literalmente significa “mostrar respeto“.

Leyendas de Isla de Pascua por el Padre Sebastián Englert

Leyendas de Isla de Pascua. La más completa recopilación de leyendas sobre Isla de Pascua realizada por el Padre Sebastián Englert, un capuchino que se adentró en la cultura rapanui viviendo en la isla por más de 30 años hasta su muerte, ejerciendo tanto una labor eclesiástica como académica. Aprendió el idioma rapanui, lo cual le abrió las puertas a la tradición oral que atesoraban las distintas familias. En su larga estadía conoció a importantes informantes que aún conservaban valiosos conocimientos sobre leyendas y costumbres. Según sus propias palabras “se distinguen dos por su especial aptitud: Juan Tepano, descendiente de la tribu Tupahotu, hombre entrado en los setenta años, es uno de aquellos nativos que guardan los más detallados recuerdos de antiguas usanzas; pues, su madre tenía alrededor de cien años… era testigo ocular de antiguas, hoy en día fenecidas costumbres. De esta fuente ha sacado Juan Tepano sus recuerdos y nos ha podido suministrar valiosos detalles. Guardaremos para siempre sentimientos de afecto y gratitud para él y los demás nativos. Cada uno de los 9 capítulos en los cuales se halla dividida la obra están ilustrados por el artista rapanui Te Pou Huke quien nos entrega una visión más íntima de su  propia cultura.

L

La editorial Rapanui Press fue creada en Isla de Pascua en 1999, apoyada por el museo de la isla, MAPSE (Museo Antropológico Padre Sebastián Englert). Se define como una editorial patrimonial especializada en libros sobre Rapa Nui, principalmente en las áreas de arqueología, antropología, historia y leyendas, desarrollando tanto proyectos propios como de terceros. Es reconocida por la comunidad isleña y nacional como un aporte a la difusión de la cultura rapanui. La mayoría de  sus libros están editados en tres idiomas: español, inglés y francés. Su misión es el rescate de la cultura rapanui y su difusión hacia el público en general, por medio de libros con una alta calidad de contenidos y atractivo visual. Por ello pone especial énfasis, además de la calidad de los textos, en el diseño gráfico de cada edición con el fin de convertirla en una obra atractiva de leer y ver.

Legends of the Easter Island is a a full compilation of legends of Easter Island by the Capuchin friar Sebastian Englert, a researcher who had valuable informants. Illustrated by Te Pou Huke, Rapa Nui artist. ‘

`By continuously searching over the course of several months, we obtained descriptions of both present-day and especially ancient customs just as they continue to live in the memory of some natives, …two distinguished themselves through their special aptitude: Juan Rano Veriamo, known as Juan Tepano, and Mateo Veriveri. Juan Tepano, a man of around seventy years of age and a descendant of the Tupahotu tribe, is one of those natives who hold the most detailed memories of ancient customs. His mother, whopassed away in January of this year, was around one hundred years old… she was an eyewitness to ancient and today, extinct customs. We will always hold feelings of affection and gratitude for him and the other natives who, with kindness and true interest, have helped us in our study of the language and the collection of these texts.´Hangaroa, Easter Island, April 6th, 1936’ + Info  Rapanui Press

The Haumāna, rescatando los valores del antiguo Hawai’i

Jonny Kealoha, intrepretado por Tui Asau de origen polinesio y que pasó su infancia en lugares como Fiji, Samoa, Islas Cook y Hawaii),   es el protagonista de  esta película  que nos descubre la vida de un joven hawaiiano que  en Waikiki (Honolulu, Hawai’i),  canta en  un  lū`au  o ` espectáculo polinesio´ destinado  a los miles de   visitantes extranjeros  que cada año visitan el archipiélago  de las Hawai’i.  En un ambiente kistch aislado  de la verdadera esencia de  la cultura kānaka maoli, caricaturizada aquí  por la industria turística,  Kealoha  mujeriego y con problemas con el alcohol  es llamado por Aunty Margaret a su lecho de muerte. La que una vez fue su  Kumu Hula , amada y respetada maestra de hula,  cambiará su vida en el momento en que le pida que se haga cargo de sus  o haumāna o estudiantes en una escuela secundaria   con la intención de prepararlos para participar en un festival de danzas tradicionales.

`… Cuando bailamos hula, rendimos honor al  Dios que está  en cada uno de nosotros y en todas las cosas … ´

Jonny Kealoha

Intentando superar sus problemas con la bebida y enfrentarse a sus aptitudes para impartir clases  y  exigir la  disciplina necesaria para formar a los alumnos , se convertirá al  mismo tiempo en estudiante y profesor; descubriendo el carácter sagrado de la Hula Kahiko y la cultura polinesia de Hawai’i que había abandonado años atrás.  Las cosas no serán fáciles, los haumāna pondrán en duda sus conocimientos, creyendole tan  solo capaz de enseñar   su repertorio de danzas  pseudo hawaiianas de  Waikiki ; deberá enfrentarse  también con la oposición de Napua,  papel interpretado por la actriz Mary Pa’alani , quien  instruye  a las chicas y que durante años con esfuerzo y sacrificio  se ha formado como Kumu Hula.

A  largo del largometraje, dirigido  en 2014 por el hawaiiano Keo Woolford,   se descubren las vidas y personalidades de los  jóvenes bailarines entre los cuales  se incluye la de  uno que se muestra reticente a decirle a sus padres que  se dedica a la práctica de la  Hula Kahiko. Cuando finalmente les comunica su pasión  la reacción de la madre , de fuertes convicciones cristianas, es preguntarle   si es gay;  demostrando   el esfuerzo de los polinesios  contemporáneos  en procurar la reconciliación de los valores tradicionales del antiguo Hawai’ i con  las creencias cristinas y los valores  impuestos  por las influencias extranjeras.

The Haumāna  cuenta con una  excelente banda sonora   con  partitura compuesta por   George `Geebz´ Del Barrio y canciones del popular  Robert Cazimero,  de Lehua Kalima y el guitarrista Shawn Pimental.   En 2014  fue galardonada con  el  Best Compilation Album  en los prestigiosos  premios Nā Hōkū Hanohano . Con  coreografía y asesoramiento cultural de  Robert Cazimero, Lanakila Casupang, Maeli Loebenstein-Carter y  Kaipo Hale. Marlene Sai que interpreta  a Aunty Margaret es una de las cantantes más populares de las islas. Para visionar el tráiler de la película: The Haumāna

Belleza y colorído en el arte del croché de Tuvalu

10329255_795384820471828_8466238661863722019_n

El kolose, tejido en ganchillo o croché,  es una de las formas artísticas practicadas por las mujeres de Tuvalu  y aquellas originarias  del mismo archipiélago polinesio y residentes en  Aotearoa Nueva Zelanda .La exhibición Kolose: The art of Tuvalu crochet da a conocer   esta práctica artesanal que forma una parte importante dentro de la esfera  cultural  de estos  remotos atolones del Pacífico Sur. El kolose es utilizado  generalmente cuando las mujeres acuden a la iglesia o bailan; siendo ofrecidos en numerosas ocasiones como presente en ceremonias y ocasiones especiales. La muestra , comisariada por  Kolokesa U Māhina-Tuai &  Marama Papau se centra en una selección de estas hermosas y elaboradas prendas que  confeccionan el colectivo de mujeres  ‘Fafine Niutao i Aotearoa’ con base en Ranui y  cuyas componentes  son  mujeres de entre 16 y 72 años, originarias  de la isla de Niutao, en Tuvalu. + Info en Pimpi Knows Desde el domingo 18 de mayo al jueves 20 de junio de 2014  en el  Mangere Arts Centre – Ngā Tohu o Uenuku / Corner Orly Ave and Bader Drive, Mangere Town Centre (Auckland, Aotearoa Nueva Zelanda).  Entrada libre.

Islas Salomón, revitalizando la construcción de canoas de guerra tardicionales

Los próximos días 26 y 27 de Julio de 2014 tendrá lugar en Gizo, en las islas Salomón, el Aquilla Talasasa Cultural Festival, donde se podrán admirar las llamadas tomoko o canoas de guerra que las gentes de la provincia occidental de este país melanesio,  hacían navegar a fuerza de remo para desplazarse entre una isla a otra para llevar a cabo sus incursiones de conquista  antes de la llegada de los misioneros occidentales. A día de hoy,   estas embarcaciones tradicionales están  amenazadas de desaparición y el festival pretende revitalizar y mantener su construcción. Las celebraciones incluirá  a un mismo mismo tiempo, exhibiciones de tallaje tradicional en madera y piedra, tejido en fibras naturales y pintura;  además de danzas acompañadas por flautas de bambú.

La inquietud de un joven aborígen australiano por revivir la lengua de sus antepasados

Jack Buckskin  es un joven  australiano cuya misión es revivir su  lengua aborigen, la lengua kaurna originaria de las llanuras de Adelaida al sur de Australia  y enseñarsela durante su vida, a cuanta más gentes le sea posible. A través de su labor y la danza tradicional, anima a la gente que se encuentra a su alrededor, para que devuelva su mirada y reconecte su relación con la tierra y la cultura de sus antepasados.

Buckskin (Australia, 2013) documental producido por Chili films y dirigido por Dylan McDonal nos acerca a la figura de  Jack Buckskin, que como muchos otros jóvenes aborígenes australianos,  creció sin conocer su lengua y su cultura kauna y narrunga cuya última persona que la hablaba con fluidez  murió en la década de los años veinte.  Buckskin, es el director de un grupo de danza tradicional familiar, Kuma Karro ( Una Sangre) y profesor de danza en la escuela de Kaurna Plains;  la única persona de su edad  en dominar  el kaurna, en peligro de desaparición, y enseñárselo a su pueblo; actualmente lo hace  a los niños y directores de la  escuela y tiene la esperanza de que su hija Mahleaha sea la primera en décadas,  en hablar sin problemas la lengua de sus antepasados.  Jack fue nombrado en 2010 como el   Young South Australian of the Year,   y fue el finalista, reconociendo nuevamente  su labor,  para  el  Young Australian of the Year 2011.  El documental ha sido galardonado  en el Sydney Film Festival 2013,  una  historia sencilla, bella y apasionada;  de impresionante imaginería,  paisajes  sonoros  urbanos  y su interacción con el mundo natural.