El Aroma de Vanuatu: Cuatro Años de Aventuras en los Mares del Sur por Mercedes López-Tomlinson

 

El_Aroma_de_Vanuatu

Mercedes López-Tomlinson nació en Barcelona y desde pequeña su sueño era viajar. Siempre ha sido apasionada de los idiomas y empezó a aprender inglés y francés a los 10 años. A los 19 años decidió viajar y vivir en otros países. Desde 1978 hasta 1989 residió en Londres, donde trabajó con niños discapacitados más tarde, organizando conferencias y visitas de estudios para profesionales de otros paises en el Reino Unido, en el departamento de la juventud y la comunidad de una organización desaparecida que ahora forma parte del British Council, el Central Bureau for Educational Visits and Exchanges. También se licenció en Historia Moderna y Contemporánea por la Universidad de Londres.

En 1989 viajó a Vanuatu, década en que este país  alcanzó su independencia, por motivos de trabajo de su marido, funcionario inglés que iba a trabajar para formar funcionarios ni-Vanuatu para llevar las riendas del pais tras la colonización inglesa y francesa. En Vanuatu, Mercedes creó el departamento de lengua española en la University of the South Pacific y trabajó como profesora de español en el Liceo Francés y en la Escuela Francesa de Port Vila, capital de este archipiélago melanesio. En los cuatro años que estuvo viviendo en Vanuatu, conoció a gente fuera de lo común y tuvo la gran oportunidad de experimentar una cultura que preserva tradiciones de hace miles de años. Hace algo más de un año decidió escribir un libro de estas experiencias que acaba de ser publicado: El Aroma de Vanuatu: Cuatro Años en los Mares del Sur.

En Tangata O Te Moana Nui donde sentimos una predilección muy especial por estas islas de Melanesia, os recomendamos su lectura, para descubrir porque en Vanuatu esta viajera apasionada, fue dónde se encontró más cerca del paraíso. Recomendamos el libro porque también reconocemos y apoyamos a las mujeres que viajan, a esas trotamundas, como define López-Tomlinson, cuyo rastro se pierde tras el protagonismo masculino, y sin cuyas experiencias nos mantendríamos ajenos a la visión femenina del mundo. Al mismo tiempo en Tangata O te Moana Nui seguimos las huellas de los españoles que vivieron o viven en las Islas del Pacífico – Pedro Fernández de Quirós, desembarcó en Vanuatu el 30 de abril de 1606 y la tierra que pisó, creyendo que era parte de la tierra meridional, la bautizó como Austrialia del Espíritu Santo nombre que aún hoy conserva. En aquel remoto enclave fundó Nueva Jerusalém, a orillas del río Jordán, una colonia que sería pronto abandonada en razón de los desacuerdos entre los expedicionarios y la hostilidad de sus habitantes – sintiéndonos orgullosos de presentaros este libro, relato de las vivencias de una compatriota, en un islario en el que aún suenan los ecos de la presencia española del pasado.

Desde 1996 hasta 1998 estuvo viviendo en Guyana, anteriormente colonia inglesa y otro fascinante y desconocido país. En Guyana se concentró en trabajar con niños discapacitados y abandonados y formó parte de un comité de ayuda para mejorar las condiciones de vida de los niños de dos centros. Tambien trabajó como profesora sustituta de español para la Universidad de Guyana y como intérprete de español-inglés para CARICOM (el equivalente de la Unión Europea del Caribe) cuya sede se haya en Georgetown, la capital de Guyana. Actualmente está escribiendo un libro acerca de sus experiencias en el Caribe.

Desde 1999 está viviendo en Turín, en el norte de Italia. Ha trabajado como intérprete y profesora de español para el Centro de Formación de la OIT (Organización Internacional del Trabajo, parte de Naciones Unidas). En el 2004, tras varios años de investigación creó el sitio web www.trotamundas.com  dedicado a la memoria de las grandes viajeras y actualmente se dedica a desarrollar la editorial Trotamundas Press www.trotamundaspress.com, con la que edita libros de viajeras que están en el olvido pero que todavía tienen muchas cosas interesantes que contarnos. Y también existe el proyecto de editar libros de viajeras actuales tanto en inglés como en castellano y posiblemente en otros idiomas. El libro de Ana Briongos www.ana-briongos.net  Un invierno en Kandahar ha sido traducido al inglés (Winter in Kandahar-Life in Afghanistan before the Taliban, ed. Trotamundas Press) y es el primero de los libros de viajeras contemporáneas. Los idiomas actuales de trabajo de la editorial son el inglés y el castellano.

Mercedes ha podido cumplir su sueño y ha dado la vuelta al mundo varias veces. Ha visitado paises (algunos en varias ocasiones) como Australia, Aotearoa Nueva Zelanda, Islas Solomón, Kanaky Nueva Caledonia, Fiji, Singapur, Indonesia, Malasia, Tailandia, Vietnam, India, Madagascar, Zanzíbar, Kenia, Tanzania, Egipto, Estados Unidos, Chile, Ecuador, Costa Rica, Panamá, Perú, el Caribe (Barbados, Santa Lucía, Aruba, Trinidad y Tobago), algunos países europeos (Francia, Inglaterra, Irlanda, Grecia), Rusia y por supuesto ha viajado extensamente y conoce bien los países en los que ha vivido: Inglaterra, Vanuatu, Guyana e Italia.

Vilavilairevo, caminando sobre el fuego en las Islas Fiji


En la isla de Beqa, al sur de Viti Levu, tan solo los hombres del clan Sawau, o aquellos individuos que han sido adoptados por la tribu, poseen la capacidad de caminar sobre el fuego (vila vila i revo o, literalmente, “saltar al horno”). De las cuatro aldeas que componen el clan de los Sawau, en el área meridional de la isla, Dakuibeqa es la más representativa y donde reside el Tui Sawau o jefe de más alto rango. Unos días antes de que sea llegada a cabo la ceremonia, representantes de cada comunidad son elegidos de entre los familiares directos del bete o sacerdote ritual. A partir de este momento deberán distanciarse de las mujeres y abstenerse de mantener relaciones sexuales, así como de comer cocos. Aquellos que no respeten el tabú correrán el riesgo de quemarse cuando “caminen sobre el fuego”.Según relata la tradición Tui Na Iviqa Lita, guerrero de Sawau, prometió a un hombre que recitaba leyendas que de regreso tras una jornada de pesca y como muestra de agradecimiento, le obsequiará con alguna de las piezas que atrapase.

El hombre de Beqa pescó una anguila que al instante de verse atrapada se convirtió en un espíritu suplicándole que se apiadase de él y no le matase; como compensación le haría inmune al fuego. Demostrando que era capaz de cumplir con su promesa, construyó una gran hoguera, le prendió fuego y más tarde se lanzó sobre las piedras al rojo vivo. Tui Na Iviqa Lita fue luego invitado a imitar al espíritu, de esta manera nació el vilavilarevo, siendo la creencia de que el bete de los Sawau es el descendiente directo de aquel guerrero.

El vilavilairevo se inicia en el río con la recolección de piedras de tamaño considerable. Desde allí serán transportadas a un enorme agujero que previamente ha sido excavado en tierra. Sobre las piedras se dispondrán grandes cantidades de leña que prenderán y arderán durante unas ocho horas. Cuando se considera que las piedras se encuentran al rojo vivo los hombres, engalanados con la vestimenta tradicional, uniforme vegetal confeccionado con helechos y otras plantas, aparecen liderados por el bete. Ayudados por largas pértigas de madera adornados con walalai o gallardetes, despejaran la hoguera de aquellos restos de ramas y troncos que no han sido consumidos por el fuego. Seguidamente la waqa bala bala, morada del dios espíritu, se emplazará a lo largo de la fogata apuntando hacia el sacerdote.

Una vez niveladas las piedras el bete saltará sobre ellas para comprobar su firmeza y estabilidad, evitando de esta manera que los participantes en la ceremonia resbalen o caigan sobre estas. Sí todo está correcto, pedirá que se traigan las drau ni bala bala u hojas y hierbas secas procedentes de los manglares que serán colocadas en los bordes de la hoguera.

Aquellos hombres que han tomado parte en la preparación del fuego, rodearan el recinto ceremonial dejando un espacio abierto para el acceso de los participantes. Vulo o! es la señal que dará el bete para que los hombres se acerquen hacia las piedras, entonces se retirará el waqa bala bala, la morada del espíritu que apuntaba en dirección a la vía de acceso y los hombres en fila, irán marchando hacia la entrada del espacio ceremonial.

Las hojas y las hierbas que antes habían sido dispuestas alrededor de la hoguera son lanzadas sobre las piedras calientes y los hombres cantando se reúnen en el centro. Alrededor de los tobillos llevan atadas hojas de helecho secas a las que llaman drau ni bala bala que tras el ritual se enterrarán en la fogata junto a cestos repletos de unos tubérculos llamados vasili. El lugar será cubierto con tierra a modo de lovo u horno tradicional por un periodo de cuatro días. Transcurrido este tiempo se descubrirá y los alimentos se lavarán con agua y con esta misma serán cocinados y consumidos por todos los participantes del vilavilairevo.

El Teemeethi es quizás, uno de los festivales más populares entre la población indo fijiana. Se celebra según el calendario tamil durante la luna llena, y es la ceremonia más relevante y espectacular de los diez días en los que transcurre esta la celebración. Durante estas jornadas se invoca a Kali, la consorte negra de Siva y diosa sanguinaria de la destrucción. Se purifica el alma a través de la mortificación de la carne.

Los devotos, hombres, mujeres y niños que han hecho la promesa de caminar sobre el fuego, permanecen en el recinto del  mandir o templo durante todos los días que comprende el festival; preparándose mediante la adoración y meditación. En el mismo día en que se lleva a cabo el ritual, se bañan en el mar o en el río y más tarde regresan al centro religioso acompañados por el ritmo de los dablaa (tambores tradicionales) y los cantos. Antes, se han pintado con bermellón entre las cejas (el templo de la diosa simboliza el cuerpo humano) y espolvoreado cenizas sobre sus cabezas como símbolo de aniquilación. Finalmente el cuerpo se cubre de cúrcuma, símbolo de prosperidad y de poder para desafiar a las enfermedades y es penetrado con agujas y objetos de metal en los brazos, lengua y garganta.

Antes de entrar en el área donde se encuentran las ascuas, cantando y tocando tambores, caminan alrededor del templo. Los devotos pueden cruzar más de una vez el espacio cubierto de brasas. Lo hacen concentrándose en la Madre Divina e identificando su espíritu con esta. El sacerdote es quién dirige a los participantes y toma la decisión de poner fin al ritual cuando lo estime necesario.

No cabe duda de que las tradiciones fijianas y la hindús son diferentes sin embargo coinciden, cada uno a su manera, en la ceremonia de caminar sobre el fuego, pero lo más curioso es que los fijianos celosos protectores de sus usos y costumbres celebran el ritual, en la mayoría de ocasiones, en los hoteles rodeados por los flashes y comentarios de los turistas. En contra posición a esta supuesta venta cultural a favor de la industria turística los indios a los que se les presupone que venderían todo lo que se presentase ante sus ojos para conseguir un beneficio inmediato, mantienen el ritual en la esfera privada de la comunidad.

Texto: Tangata O Te Moana Nui

Heilala Festival en las Islas Tonga


Este año el Heilala Festival  en Nuku’alofa (Tonga) se celebrará bajo el lema de Happy Tonga  iniciándose el 8 de julio y  clausurándose el 1 de agosto, coincidiendo una vez más con el cumpleaños de su actual monarca Siaosi Tupou V, hijo del celebre Taufa’ahau Tupou IV fallecido el 11 de septiembre de 2006.  Son ya veintinueve años los que han pasado desde que el festival se inaugurase en 1980, habiéndose convertido en una cita obligatoria para los amantes de  la Faka Tonga, especialmente sus danzas y cantos Si os interesa saber más sobre la danza y  otros artículos de Tonga  podéis encontrar más información  en Tonga: Danzas Tradicionales Aquí tenéis un video de la tau’oluga una bellisima danza interpretada por la Honorable Salote Maumau Taimi en honor  al rey y al ritmo de  una canción compuesta por la abuela  de Siaosi Tupou V,  Su Majestad la Reina  Salote Tupou III , llamada  Upe o Manumataongo ( “Canción de Cuna de Su  Majestad”). La Reina Salote siempre mostró un especial interés en la promoción y conservación de la cultura en las islas Tonga y aún hoy día  es una de las figuras históricas mas respetadas y amadas de este hermoso país polinesio.

Pape’ete celebra la tradición cultural de las Islas Tuamotu

Te Reo O Te Tuamotu asociación cultural de las Tuamotu celebró su festival en el Centro Cultural de Pape’ete el pasado fin de semana. La cita que duró tres días, fue un éxito de asistencia tanto por parte de los polinesios como de los visitantes extranjeros. Los residentes paumotu de Tahiti desean con este festival, dar a conocer a la comunidad tahitiana sus tradiciones y cultura expresadas de forma particular a través de sus cantos, danzas y artesanía. El archipiélago de las Tuamotu se encuentra a 320 kilómetros al noroeste de Tahiti y conforman uno de los pocos archipiélagos del planeta compuesto íntegramente por atolones de coral. Por su carácter remoto y de difícil acceso, a excepción de Rangiroa, Manihi, Fakarava y Tikehau , se mantienen apartadas de las principales rutas comerciales y turísticas, siendo la mayoría de sus visitantes apasionados del submarinismo en razón de las extraordinarias formaciones de coral y la riqueza de su diversidad marina. Las Tuamotu poseen una extensión casi tan grande como Europa occidental aunque tan solo 1.500 kilómetros cuadrados son los que comprenden su superficie terrestre. Pedazos de coral de fascinante belleza que salpican 20.000 kilómetros cuadrados de aguas marinas.

Pape’ete, capital de Tahiti & sus Islas celebra también desde el lunes pasado, hasta este domingo su 119 aniversario. El área en la que hoy se asienta el centro político y económico de de Tahiti & sus Islas en donde en siglos pasados la reina Pomare IV de Tahiti desplazó su corte y proclamó capital a finales de 1820. 

  

Atolones de Manihiki, Pukapuka & Tongareva en las Islas Cook


Desde Rarotonga nos llegan noticias de que
Air Rarotonga en el mes de diciembre de 2009 conectará los atolones del norte de las Islas Cook (Manihiki, Pukapuka y Penrhyn) con Apia (Samoa) ofreciendo tarifas más económicas y vuelos más rápidos que facilitarán conexiones aéreas con Aotearoa Nueva Zelanda y Australia. Estos vuelos estarán disponibles la primera semana de los meses de diciembre de 2009 y enero de 2010 conectando con los vuelos de Air New Zealand www.airnewzealand.es  Polynesian Blue www.flypacificblue.com   con destino Auckland (Aotearoa Nueva Zelanda) y Sydney y Brisbane (Australia). La razón de Air Rarotonga por abrir esta ruta aérea no es otra que ofrecer a los residentes en Nueva Zelanda, con origen en las Islas Cook, un viaje más económico y rápido para poder pasar las Navidades junto a familiares y amigos, del mismo modo a quiénes habitan estos remotos atolones de Polinesia facilitar el acceso a Australia y Nueva Zelanda para disfrutar de estas fechas tan señaladas junto a sus más allegados. Resulta mucho más caro viajar desde Rarotonga a los atolones del norte que a cualquier otro lugar del mundo. Pukapuka está a tan sólo a 700 kilómetros de Apia mientras que 1.050 kilómetros la separan de Avarua, capital de las Cook.

Penrhyn_Aerial_EFS_Cook_Islands

Es conveniente que cuando salgan a la venta estos vuelos, se reserven con antelación pues tan sólo hay disponibles 15 asientos en sus aviones Embraer Bandeirante. El precio de ida y vuelta desde Rarotonga a Nueva Zelanda, con escalas en los atolones del norte y Samoa, es de 2400 dólares. Desde siempre ha habido un interés por parte de los extranjeros visitar los atolones pero la distancia y los precios prohibitivos mantienen las islas apartadas de los circuitos convencionales. En el futuro Air Rarotonga apostará por esta ruta en vuelos regulares desde Samoa. Si es así, esta es una oportunidad única y extraordinaria para poder viajar a las Islas Cook y Samoa, visitando en un sólo viahe dos destinos fascinantes en el Pacífico Sur. Actualmente  no existen vuelos directos entre Rarotonga y Apia, siendo necesario volar hasta Fiji o Nueva Zelanda para poder viajar hasta el archipiélago samoano.

Ecoturísmo en las Islas Cook: Atiu, Mangaia & Mitiaro

 

Gerald McCormack quién ha vivido e investigado en las Islas Cook y ha viajado por infinidad de islas y atolones de Polinesia a bordo de cruceros en expediciones de ecoturismo como las del World Discover, National Geographic Endevour y Clipper Odyssey actuando como conferenciante y guía dirige dos expediciones por tres islas del grupo meridional de las Cook. Junto a la colaboración de Air Rarotonga pone a disposición de los viajeros apasionados por la naturaleza, y desde luego por  paisajes  remotos, itinerarios que comprenden Mangaia, Mitiaro y Atiu, brindando una oportunidad excepcional para descubrir la fascinante geología, flora y fauna de estas islitas apenas transitadas por el mundo exterior. McCormack ha trabajado para el Gobierno de las Islas Cook desde la década de los ochenta y en el año 1990 fue nombrado director e investigador para el Cook Islands Natural Heritage Project. Así que si queréis apuntaros, en el caso de que tengáis programado un viaje a las Cook por estas fechas, podéis aprovechar la segunda y última salida hasta la fecha que se llevara a cabo a partir día 17 hasta ele18 de junio El precio del viaje incluye dos noches de alojamiento y es de NZ$ 1379 en habitación doble y NZ$ 1499 en individual. Para las reservas podéis contactar con sales@airraro.co.ck

Tatau: What One Must Do ~ Mycah Van der Ryn

Para aquellos que les apasione el tatuaje, especialmente polinesio este es un documental que no deberían perderse, también para aquellos que lo consideran propio de ambientes sórdidos y personajes de mala reputación o desprovisto de toda significación cultural y/o espiritual.

Tatau: What One Must Do es un análisis del tatuaje samoano y el descubrimiento de la importancia de este arte ancestral en la sociedad de aquellas estas islas del Pacífico Sur. Es al mismo tiempo una visión del nuevo vigor adquirido entre los jóvenes de Samoa y su papel, cada vez más relevante, en la numerosa comunidad samoana de Los Angeles en California. A pesar de las influencias misioneras de siglos pasados – hoy Samoa es un país inminentemente religioso donde parece ser o nos hacen creer que es, o simplemente es, que nada escapa a las reglas impuestas por la iglesia – no consiguieron como en las Marquesa o Tahiti suprimir el tatuaje a golpe de Biblia e imposiciones morales. El tatuaje, no sin dificultades logró sobrevivir como parte integral del fa’a Samoa.

Para los misioneros llegados del otro lado del mundo y hoy para algunos polinesios, era un acto despreciable que arruinaba sin sentido el cuerpo, una ofensa a Dios; para los polinesios de Samoa, un rito de pasaje reservado a los hombres cuyo carácter engloba tanto a los instrumentos, como a los símbolos que con ellos marcan la piel y las leyendas que envuelven el origen arraigándose en lo más profundo del ethos samoano reflejando el medio por el que el hombre gana su puesto en la sociedad.

 A pesar del rechazo que siente su padre por el tatuaje, un fervoroso cristiano, su joven hijo decide viajar desde Los Angeles hasta Samoa para ponerse en manos de Su’a Suluape Ala’iva’a para entregarse a la ceremonia del tatau con la esperanza de reafirmar su identidad cultural. Esta es la historia a la que nos acerca  el documental de Van der Ryn. A su regreso a los Estados Unidos, el muchacho, ya como soga’imiti soporta ya una enorme responsabilidad y compromiso con respecto al fa’a Samoa. Más tarde vemos como el tufuga tatatau Su’a Suluape se desplaza a California donde otros jóvenes esperan impacientemente validar su identidad étnica a través del tatau.

Del mismo productor Mycah Van der Ryn, A Chief in Two Worlds un viaje visual que examina el cambio cultural y el rol del tatuaje samoano en Los Angeles, traspasa junto a Tatau: What One Must Do la frontera del documental meramente etnográfico analizando la cultura polinesia contemporánea, su contexto transnacional y las distintas percepciones del tatuaje de dos mundos opuestos. Ambos representan dos documentales fascinantes que os recomendamos en Tangata O te Moana Nui.