Air Vanuatu reanuda sus vuelos a la capital fijiana y Samoa Air inaugura vuelos inter islas

 

993514_10151699886569254_160616143_n

Desde el 1 de Julio de 2012 Air Vanuatu dispone de un vuelo semanal y los domingos,  entre Port Vila y Suva, la capital de las islas Fiji. Los vuelos, abordo de ATR72  tendrán salida desde Port Vila (VLI)  a las 07:30, llegando a Suva  (SUV) a las 11:00 horas locales. El regreso será a las 12:30 despegando del Aeropuerto Internacional  de Nausori, enclavado al este de Viti Levu,   para aterrizar en el Aeropuerto Internacional de   Baurfield en Efate,  a las 13:30  Por otro lado y en la Polinesia Samoa Air dispondrá de cinco vuelos diários de ida y vuelta , volando  abordo de Air BN2A Islanders  con destino a Savai’i. Los vuelos operaran desde Fagalii (FGI) , enclavado  a 5 kilómetros de Apia, capital samoana y en las pistas de aterrizaje  de Matoa (MXS) noroeste de Sava’i   y Asau (AAU) a 10 minutos de Salelologa, centro administrativo de la segunda isla del archipiélago samoano. En breve Samoa Air dispondrá de vuelos  con destino a Pago Pago en la Samoa Americana, Niue, Tonga y  Wallis.

De Los Angeles a Sydney vía Pago Pago

La compañia norteamericana American West Jets considera ofrecer vuelos directos operados por Boeing 767 desde Los Angeles a Sydney (Australia) vía Amerika Samoa, Samoa y Fiji a partir del primero de Noviembre de 2011, según anuncio de la American Samoa Bureau. Un vuelo a la semana con escala en Pago Pago (Amerika Samoa) y dos vuelos a la semana vía Fiji son las frecuencias que la empresa  aérea  planea para estas nuevas rutas en el Pacifico Sur.

Por otro lado, si estáis por Samoa y queréis daros un salto hasta Pago Pago para conocer Amerika Samoa Sadie’s by the Sea ofrece en estos momentos una interesante oferta de 3 días y 2 noches por 355 US$. Incluye el vuelo de ida y vuelta Apia (APW)- Pago Pago (PPG) con Inter Island Airways, transporte del aeropuerto al hotel. Habitación de lujo al borde de la playa, desayuno continental y excursión por Tutuila. Las reservas deben hacerse antes del 20 de junio de 2011, viajando a Amerika Samoa antes de la citada fecha  y  contactando con discoveramsamoa@interislandair.com  o a través de la web the Sadie’s by The Sea www.sadieshotels.com   

Aprender inglés en Samoa!

12963604_10154227997825815_6776048798864167460_n.jpg
Si todavía no sabes  inglés y te gustaría aprenderlo de una forma muy diferente a la acostumbrada eso si, disponiendo de unos 13.000 USD, a partir de el mes de marzo de 2011 lo podrás hacer en las Samoa… si en Samoa, en el corazón del Pacifico Sur! Pazana International English Academy ofrecerá desde el año que viene un programa de 15 semanas de estudio de la lengua inglesa en Apia, en la isla de ‘Upolu y capital de la Samoa independiente. El calendario académico se comprende entre los meses de marzo y junio y de julio a octubre. Además de aprender el  inglés, el programa comprende el estudio de la historia samoana, su cultura y tradiciones, mitos y leyendas, gastronomía, cantos y danzas, agricultura, ecología, etc. complementado los estudios con visitas, excursiones y viajes a enclaves históricos y de significación cultural en ‘Upolu, Manono, Apolina, Namua y Savai’i. Si los estudiantes coinciden con la celebración de festival Teuila u otras celebraciones de relevancia se espera de estos que participen activamente… así que si queréis aprender ingles y empaparos de la cultura polinesia de Samoa es esta una oportunidad única! Entre otros aspectos, el visado, alojamiento y transporte están incluidos en el precio. Para mas información podéis contactar con el centro de estudios en el e mail pazana.samoa@gmail.com  

 

Si ya sabéis  inglés pero es deseo en vuestro viaje a las Islas del Pacifico, aportar vuestra experiencia profesional y humana a la comunidad, podéis contactar con la ONG canadiense Projects Abroad que ofrece en las Fiji programas de voluntariado para aquellas personas cualificadas y con experiencia en educación infantil. Se trata de echar una mano en guarderías, orfanatos y centros de atención a niños discapacitados. El lugar de trabajo es en el área de Nadi, al oeste de Viti Levu y en Suva, capital del país donde la ausencia de estructuras, servicios, personal cualificado y atención a la población infantil es frecuentemente muy deficiente y ocasionado por el incremento de los indices de pobreza. En Tangata O Te Moana Nui os iremos informando así como vayamos encontrando en nuestros viajes por las Islas del Pacifico nuevas propuestas de voluntariado, aquí tenéis algunas de las que ya dimos cuenta en su día sobre voluntariado en el archipiélago fijiano y en las Islas Cook y Samoa relacionado con la atención a niños y ancianos, vivienda y medio ambiente: Programas de Voluntariado en las Islas del Pacifico

 

Samoa, simple y preciosa

Samoa (3) 

Hay veces que hay que dejarse llevar por el viento de la vida para que con su gran generosidad nos deposite en lugar que determine. Y nos llevó a Samoa, pese a que en un principio no entraba en nuestros planes. La primera opción planteada había sido escaparnos a Australia, pero afortunadamente un ataque de lucidez durante un precioso atardecer en la bahía de Nadi (Fiji) nos hizo darnos cuenta de que nos daba mucha pereza regresar a “occidente”. Dicho y hecho, guiados por nuestro particular ángel de la guarda en el Pacífico, mi querido Javier Miró, nos zambullimos en la pureza polinesia de Samoa.

La llegada nos deparó el primer regalo, ya que al estar situada la línea de cambio de día entre Fiji y Samoa pudimos vivir el día 2 abril 2 veces. A la vuelta por supuesto sucedió lo contrario, y si hubiéramos sido supersticiosos hubiéramos dado saltos de alegría porque el martes 13 de abril no existió en nuestras vidas.

La primera impresión en la isla de Upolu fue muy representativa de lo que pudimos percibir durante toda nuestra visita: armonía, delicadeza, paz, sosiego, familiaridad…Nos intrigaba el gran número de fales diáfanas de grandes dimensiones en cada pueblo; más tarde nos explicaron que cada familia poseía una y era su lugar de reunión y celebración. Los pueblos parecían jardines con la hierba escrupulosamente cortada, los arbustos y sus flores multicolores perfectamente podados y alineados.

Estuvimos un par de días en la capital, Apia, pequeña y coqueta. Disfrutamos de sus mercados, de su buena comida y de sus paseos. En la reserva marina de Palolo Deep mi hija Mara con sus 4 añitos pudo hacer snorkeling con una infinita variedad de peces y corales y en las Papasea Sliding Rocks experimentó la emoción de deslizarse por las cascadas y nadar en las cristalinas pozas. Yago, aun siendo un pequeñajo de 2 años también hizo sus pinitos. Los pequeños se aclimataron rápidamente al ritmo de vida samoano y todo resultó sencillo con ellos.

 Durante los domingos y festivos la vida en Samoa se paraliza y sus habitantes dedican todo su tiempo a la familia y a la iglesia, con lo cual hay que preveer con antelación que casi la totalidad de los servicios estarán cerrados. Al viajar en Semana Santa nos encontramos con que el viernes, domingo y lunes eran festivos, pero aprovechamos para viajar bordeando la costa norte de Upolu, cruzando la isla por Le Mafa Pass, visitando las cascadas de Fuipisia y continuando por la costa sur hasta Saanapu. Por el camino, en cada pueblo sus gentes vestían sus mejores galas, predominando absolutamente el color blanco, y las familias acudían al unísono a las iglesias de diferentes confesiones. Nadamos y saltamos por las cascadas de Togitogiga en compañía de numerosos samoanos que aprovechaban el fin de semana para acampar allí. Circulando por la carretera (la velocidad máxima permitida en todo el país es de 50 km/h) o caminando, absolutamente todo el mundo con el que te cruzas te saluda (Talofa!) con una cálida y sincera sonrisa y pronto vences el reparo occidental inicial y te acostumbras a intercambiar impresiones con los samoanos aunque sea la primera vez que les ves en tu vida.

En Lotofaga estaban jugando un partido de cricket en el centro del pueblo y paramos para verlo. En seguida el matai (jefe) del pueblo se acercó para darnos la bienvenida y ofrecerse para todo lo que pudiéramos necesitar. El partido terminó, nos llevaron a la escuela local ya que al ser Begoña maestra pensaron que nos interesaría y después nos presentaron al cura local (en esta caso metodista), charlamos con él y con los matai familiares y nos ofrecieron compartir su celebración, su comida y hasta dormir allí para que les pudiéramos conocer mejor. No pudimos quedarnos porque nos esperaban en el Virgin Cove, un trocito de paraíso donde nos alojamos unos días.

Teníamos dudas sobre dormir los 4 en una fale, que consiste en una plataforma de madera diáfana elevada sobre troncos, cubierta por un techado de fibras de cocotero y con una especie de persianas trenzadas también con hojas de palma de cocotero. Nada que ver con la manera occidental de vivir, pero tras el primer día nos dimos cuenta de que tras cientos de años de experimentación los samoanos habían  llevado a la máxima expresión el concepto de bioclimatismo: al estar al lado del mar la brisa marina corre constantemente y la perfecta temperatura a lo largo de todo el año hace innecesario cualquier tipo de cerramiento; el sonido de las olas te arrulla y no hay ninguna luz que te desvele. El despertador es el amanecer y tal vez algún gallo vecino, y cuando abres los ojos te encuentras de sopetón con el azul luminoso del Pacífico Sur, las arenas blancas y las palmeras meciéndose al ritmo de la brisa.

Virging Cove es un buen ejemplo de alojamiento respetuoso con el entorno y perfectamente sostenible, proporcionando recursos a los habitantes de los pueblos cercanos y sin ningún impacto social ni ecológico. Es el turista el que se adapta a las circunstancias del lugar y no al revés, y eso te hace percibir el país con una mayor intensidad. El turismo es muy escaso, sobre todo si lo comparamos con nuestras referencias en España, y aunque hay opciones desde mochileros a millonarios, no se aprecia ningún exceso especulativo. Los palangi (extranjeros) y sus divisas son muy bien recibidos, pero no a cualquier precio, y el hecho de que cada pueblo tenga una absoluta capacidad de gestión sobre sus recursos hace que la presencia del turismo no afecte a su modo de vida tradicional.

Cruzamos a la isla de Savai’i en el precario ferry que la comunica con Upolu y una vez allí nos dirigimos al norte, a Manase, desde donde nos acercamos a Salealua con sus campos de lava fruto de las últimas erupciones que sepultaron parte del pueblo y a Fagamalo, donde pudimos nadar con grandes tortugas. Un par de días después continuamos ruta hacia el extremo occidental de la isla, Falealupo, donde se puede contemplar el último, y casi siempre magnífico atardecer de cada día en el mundo, ya que un poco más al oeste ya se encuentra la línea oficial de cambio de día.

En Falealupo parece que estás alejado del resto del mundo, el bosque tropical lo rodea todo y solo se puede llegar por un camino de tierra. Salvaje y acogedor al mismo tiempo. La luz del sol marca el ritmo de vida sin que sea necesario ningún reloj. Una mañana Yago se despertó al alba y nos fuimos a pasear. En una pradera un grupo de jóvenes jugaban al rugby y nos sentamos a verlos. La semana anterior el equipo de rugby 7 de Samoa había ganado el “Hong Kong 7’s”, el equivalente al campeonato del mundo, y se había declarado fiesta nacional el día del regreso del equipo. Estuvieron jugando animadamente hasta que un rayo de sol asomó por detrás de una pequeña colina. En ese momento se interrumpió el partido y cada cual se encaminó a sus quehaceres, unos cogiendo el machete y otros los libros.

En Falealupo no tienes la sensación de alojarte en un negocio, sino que es más como si te acogiera una familia y contribuyeras con tu dinero a sufragar los gastos comunes de la convivencia. Cuando pagas una pequeña tasa al matai por visitar la reserva forestal (Falealupo Rainfores Preserve) sabes que ese dinero va directamente a la comunidad sin intermediarios y hace que te sientas orgulloso de poder contribuir directamente a que estos lugares se conserven tal y como son. Esta sensación nos acompañó durante toda nuestra estancia en Samoa.

Seguimos ruta al sureste hasta Satuiatua, un precioso lugar con unas magníficas fales en cuya playa los corales llegan hasta la misma orilla y con el agua por las rodillas puedes ver más vida marina que en muchas inmersiones que hemos realizado en otras partes del mundo. Desde allí nos acercamos a la magnífica playa de Faiaai y a los Alofaaga Blowholes (agujeros en la lava por donde entran las olas y expulsan chorros a más de 30 metros de altura). Desde Satuiatua completamos la vuelta a Savai’i pasando por las cascadas de Afu Aau y por la Reserva Natural del volcán Tafua, a cuyo cráter se puede acceder si tienes suerte de encontrar la senda correcta. En el pueblo tuvimos que buscar al matai para pagar la pequeña tasa para visitar la reserva pero nos advirtió tras darnos el justificante que nadie debía cobrarnos ni un céntimo más por nuestra visita aunque nos lo pidiera. Al ser domingo no había guías pero un encantador vecino del pueblo que estaba trabajando en su huerto nos indicó el camino y nos esperó a la vuelta con unos refrescantes cocos. Quisimos pagarle por su amabilidad pero no lo permitió, lo que ilustra claramente el carácter samoano.

Quisimos antes de partir visitar la pequeña isla de Manono y para ello primero cruzamos de nuevo a Upolu y nos dirigimos al embarcadero donde nos esperaban con un bote para llegar a nuestro alojamiento en Manono, regentado por una familia cuyos padres se encontraban en Apia durante unos días. Los tres hermanos, el mayor de 20 años,  se encargaban de todo y trabajaban a diario reparando los destrozos causados por el catastrófico tsunami del pasado año. Aprovechaban cualquier oportunidad para charlar con nosotros porque decían que hablando con los palangi aprendían a veces tanto como en la escuela. Si les preguntabas si deseaban vivir en otro país lo tenían claro, allí tenían el modo de vida y la fuente de felicidad que sabían que no iban a encontrar en otro lugar. En Manono no hay coches, ni caminos, porque no hacen falta, los niños van a la escuela andando y juegan alegres después hasta que al atardecer el sonido emitido al soplar una caracola (no hay campanas) indica el momento de la oración diaria, respetado en todo el país.

Samoa. Simple y preciosa. Si creemos en el dicho de que no es más rico quien más tiene sino quien menos necesita, aquí tenemos una constatación evidente. No te lo deberías perder, especialmente si tienes la fortuna de viajar con tus hijos y de poder apreciar con qué naturalidad se desenvuelven y como interrelacionan con este entorno y con sus gentes. Samoa te ofrece mucho más que inolvidables lugares, porque si mantienes los sentidos abiertos podrás aprender a dar sentido a tu vida al margen de los parámetros habituales en nuestra cultura occidental.

Texto & Fotos: Pedro Montero
© Copyrigth by Tangata Pasifika 2010. Todos los Derechos Reservados

 

Inauguración de nuevos hoteles en Nueva Irlanda (Papúa Nueva Guinea) y Rarotonga (Islas Cook)


En las Islas Cook, en la Polinesia, se han inaugurado diez villas de lujo de una habitación que se suman a las cinco de dos y tres habitaciones que venia ofreciendo el exclusivo Te Manava www.temanava.com  en la costa sur oriental de Rarotonga y enclavado en el área de la playa de Muri. Cada una de ellas, exquisitamente decoradas y muy  acogedoras, disponen de piscina privada y se reparten a orillas de la hermosa laguna y preciosos jardines tropicales. Dispone también de un magnifico spa. Este es sin duda uno de los mejores lugares para retirarse en Rarotonga y disfrutar de unas vacaciones perfectas en los Mares del Sur, Te Manava es ademas un establecimiento comprometido con el turismo responsable como así lo acredita el Responsible Tourism for de Pacific Code que le ha sido concedido. Al otro extremo del Océano Pacifico en la isla de Nueva Irlanda, en Papúa Nueva Guinea, dos nuevos establecimientos hoteleros han abierto sus puertas en Kavieng, el The Kavieng Niu Lodge  con restaurante propio, posee 10 habitaciones de las cuales dos son de lujo, y el Kavieng Transit Haus  Para mas informacion  Papua New Guinea Promotion Authority www.pngtourism.org.pg

Nueva Irlanda, que forma parte del archipiélago de las Bismarck es uno de los enclaves mas fascinantes e inexplorados que ofrece Papúa Niugini, culturas ancestrales, naturaleza en estado puro , submarinismo incomparable  y las mejores olas para la practica del surf en esta parte del Pacifico Sur son su reclamo. A Papúa Nueva Guinea se puede volar con Air Niugini www.airniugini.com.pg  desde  Australia ( Sydney, Brisbane y Cairns) a Port Moresby. La compania ofrece también servicio aéreo desde Manila, Tokyo, Hong Kong, Singapur y Honiara (Islas Solomon). Airlines PNG www.apng.com  opera vuelos entre Port Moresby desde Brisbane y Cairns, en el estado australiano de Queensland. Desde la capital de Papúa Nueva Guinea existen vuelos diarios a Kavieng con Ai Niugini.

La empresa de cruceros de lujo North Shore www.kimberleycruises.com que habitualmente navega en la remota región de Kimberley en Australia Occidental, ofreciendo a sus pasajeros experiencias inolvidables en parajes ignotos y en las lejanas y exóticas aguas de Papúa Nueva Guinea, ofrece este ano itinerarios por las no menos fascinantes Islas Solomon. En Kiribati en la Micronesia la Kiribati National Tourism Oficce ha establecido el Tarawa Shore Excursion Committee para facilitar la llegada del Nippon Maru, crucero perteneciente a los armadores japoneses Mitsui Osaka Lines.

La compañia aérea de Nauru Our Airline www.ourairline.com.au  cambia a partir del 1 de mayo los horarios de sus vuelos desde Brisbane (Australia) a Nadi (Fiji) y Tarawa (Kiribati) a las 21.00 horas de los domingos, llegando a Tarawa el lunes por la mañana, los vuelos de Nadi a Tarawa con Air Kiribati operaran los lunes. Air New Zealand www.airnewzealand.es    y Continental Airlines www.continental.com  ha iniciado un acuerdo reciproco de código compartido donde la primera operara 540 vuelos por semana desde Houston, Nueva York y Cleveland, conectando con las rutas aéreas que conectan Los Angeles y San Francisco con Auckland (Nueva Zelanda). Continental, por su parte compartirá código compartido en los vuelos de Air New Zealand a Auckland, Rarotonga (Islas Cook), Apia (Samoa) y Nuku’alofa (Tonga) ademas de los vuelos entre Auckland y Hong Kong, domésticos en Nueva Zelanda y vuelos entre este país y Australia.   La  linea  aérea australiana de bajo coste Pacific Blue www.flypacificblue.com  ha mostrado su interés en establecer ruta aérea entre Australia y Fiji a través del Aeropuerto Internacional de Nausori situado a 23 kilómetros al noroeste de Suva, capital del archipiélago, aunque para ello debería renunciar al numero de vuelos que en estos momentos opera, como lo hace en otras Islas del Pacifico, mediante Boeing 737/800 entre diferentes ciudades australianas y el Aeropuerto Internacional de Nadi.

 
 
 

Navegación Tradicional & Avistamiento de Ballenas en Samoa i Sisifo

Polynesian Xplorer y la Samoa Voyaging Society están trabajando conjuntamente para desarrollar programas de avistamiento de ballenas y cruceros abordo de la Gaualofa Vaatele, un catamaran tradicional samoano de doble casco (va’a tele). El objetivo no es otro que promocionar la cultura samoana, de forma particular a través de las técnicas tradicionales de navegación polinesias, y como instrumento para promover el ecoturismo, la defensa y conservación de la naturaleza y la protección de las ballenas que visitan el archipiélago para dar luz y criar su descendencia en las cálidas aguas del Pacifico Sur. Los primeros viajes marítimos partirán de Apia, capital de Samoa a Asau, al norte de la isla de Savai’i.