¿Dónde iría un fugitivo en la isla más remota del planeta?

17952958_999389003527391_290970053111261406_n

Un investigador encontró 32 documentales filmados en Isla de Pascua hace casi un siglo. En todos hay imágenes de los moai, pero apenas aparecen sus habitantes, en ese momento bajo una colonización cruel, tratados como esclavos y encerrados en su propio pueblo por más de 60 años. Desesperados, muchos de ellos se fugaron en precarios botes hacia alta mar.  La película Tierra Sola de Tiziana Panizza cuenta esa historia y el registro de su prisión actual; una pequeña comunidad custodiada por gendarmes nativos y chilenos. ¿Dónde iría un fugitivo en la isla más remota del planeta? Tierra Sola es un documental acerca de la paradoja de la libertad en la isla más apartada del mundo.

`La cárcel de Isla de Pascua es parte de la institucionalidad del Estado chileno allí. Como tal, se instala allí con gendarmes continentales, pero también una dotación de oficiales Rapanui que fueron formados para ejercer en su propia isla´, cuenta su directora, quien detalla que la cinta sigue a dos gendarmes mujeres, una continental y la otra Rapanui.

`Esta historia de alguna manera viene a llenar el vacío que tenemos. Poco sabemos de Isla de Pascua, más allá de los moais, o de sus bailes tradicionales. No es materia de textos de estudio de historia. No se enseña la cultura Rapanui en los colegios. Menos se sabe de su historia contemporánea en el siglo XX ´

`Entendemos muy poco a los Rapanui y el orgullo que llevan de su cultura y su idioma. Sabemos de los moais y que es un destino turístico hermoso, pero hoy es clave comprender la historia de las diversas naciones que habitan nuestro territorio para poder habitarlo en armonía y diversidad ´

Visionar trailer :  Tierra Sola

Pacífico, un viaje a los confines del Hombre

La2  de Televisión Española (RTVE), nos invita a disfrutar de una auténtica aventura: Pacífico, una ruta de 50.000 kilómetros desde el Norte de Japón hasta las islas  exóticas de Indonesia,  Papúa Occidental, Papúa Nueva Guinea y la  Australia Aborigen. De Fiji y Samoa a Aotearoa  Nueva Zelanda y las Islas Cook. Una expedición española viajará  por lejanos enclaves de Asia Pacífico buscando en ruta  tribus y comunidades nativas de singulares  costumbres y  estilos de vida. Un año de  travesía insólita que cruza caminos y pistas  de tierra, que se adentra en mares salvajes y desconocidos y que desciende ríos ignotos.

El periodista y director de la serie documental `Un mundo aparte´, Daniel Landa, nos presenta a lo largo de 10 capítulos una expedición en la que en us propias palabras ` descubriremos que los otros somos nosotros´,  en  una série documental producida por  Doc & Road y La Competencia.

En  `Pacífico´ se ha  puesto un gran esfuerzo por salir de las rutas convencionales y buscar historias de culturas muy poco conocidas;  tal motivo ha llevado  a  los periodistas a enclaves increíbles. `El exotismo de esos lugares y el choque cultural es el más extremo que he visto en mi vida´, ha comentado su director. `Ha sido una gran aventura de principio a fin´.

Los dos primeros capítulos dedicados al Japón ,  se pudieron  ver este pasado miércoles 14 de septiembre en ‘El documental‘ a las 23:25h en La2. Podéis seguir también la serie en la página web de RTVE .  A partir del capitulo  7,  la expedición documental  iniciará una  larga travesía por el Mar de Banda, llegando al lejano y aislado archipiélago de Raja Ampat,  en Papúa Occidental.in esta región y en la vecína Papúa Nueva Guinea conocerán los usos,costumbres  y ritos de las tribus locales. Tras dos días de canoa  en Papúa Barat, llegarán  a un poblado de los Asmat, donde sus habitantes  mostrarán  sus danzas y su destreza a bordo de largas canoas sobre un atardecer en el río Siret. Remontando el río, alcanzarán  una de las tribus más singulares del mundo: los korowai quiénes habitan en los árboles.

Atravesando a pie la frontera con Papúa Nueva Guinea,  el  objetivo  será  navegar las aguas del río Sepik. En sus orillas viven algunos de los pueblos más  interesantes de esta nación melanesia  como  la tribu de los Iatmul. En el extremo oriental de Papua Niugini , las tribus viven en fiordos tropicales. Las mujeres llevan el rostro tatuado y los hombres pescan langostas con arpones. En el capitulo 9 se emprenderá rumbo a Fiji viajando desde este fascinante archipiélago situado en el mismo corazón del Pacífico Sur, a Vanuatu. En este hermoso islario alejado del mundo y que muestra multitud de  contrastes entre tradición y modernidad  Espíritu Santo  , Tanna y Pentecostés se abrirán a las cámaras de la expedición;  explorando sus paisajes insulares  enclavados en una naturaleza virgen y espectacular.  En Tanna  se explorará el Monte Yasur uno de los volcánes activos más espectaculares y  accesibles del planeta y hogar de tribus que se rigen bajo las directrices de la  `kastom´o costumbre tradicional melanesia.

En la isla de Pentecostés el equipo  será  testigo de uno de los ritos de iniciación más arriesgados del mundo: el Naghol, desde 15 metros de altura y desde  catafalcos vegetales, los hombres saltan al vacío atando sus pies sólo con lianas. Samoa,  mostrará sus encantos a través de los más bellos paisajes de Polinesia y una cultura vibrante que fusiona la tradición polinesia con los valores cristianos. La experiencia por  las Islas del  Pacífico finalizará con el capitulo 10 , siguiendo el rastro de los  Tangata Whenua (māori)  desde el encanto risueño de las  Islas Cook  hasta Aotearoa Nueva Zelanda.

Albinos bajo el sol de Fiji

No cabe lugar a duda de que  las  islas Fiji atraen a  los viajeros amantes del exotismo y el astro rey,  sobre  las arenas blancas de  sus bellisimas playas  se recuestan  para entregarse a placenteros y prolongados baños de sol sin embargo,   un número significativo de fijianos pasa la mayor parte de su tiempo resguardándose de él;   son los albinos  y  es que en este  archipiélago  enclavado en el Pacífico Sur posee una de las tasas más elevadas de albinismo entre la población mundial. A pesar de este elevado indice, muy pocos fijianos conocen la realidad  en la que viven estas personas.

Este documental, `Coming Out Of the Shadows´ de Christine Nestel, (Fiji , 2016) prentende cambiar la actual  situación  acercando al espectador a cuatro familias que  comparten la experiencia de cómo es la vida  diaria  de los albinos en Fiji. Sus dificultades a la hora de enfrentarse a una educación y  atención sanitaria adecuadas.

En Fiji , una persona de cada 700 es albina.  El promedio mundial de albinismo, que afecta a la pigmentación de la piel, al cabello y los ojos, es de una entre cada 17.000 personas. La doctora Margot Whitfeld, dermatologa australiana quién el año pasado organizó por vez primera  el Fiji Albinism Symposium, dice que se desconocen los motivos  reales por los que esta tasa es tan elevada en  estas islas de Melanesia.

Existe un  sentimiento de diferencia y sufrimiento para los niños albinos fijianos, especialmente en las escuelas. En algunos casos sufren acoso escolar , un hecho que les hace sentir diferentes frente al resto. Para Esala Eseru de 14 años de edad y que aparece en el cortometraje, es muy difícil mezclarse con otros alumnos : `ir con otros estudiantes que no son como yo, de color diferente al mio´  , `No tomo el autobús, porque cada vez que lo hago y desde el momento que entro la gente empieza a mirarme. Aveces  me hace sentir muy triste y enfadado, pero estoy acostumbrado´.

El albinismo crea  también  problemas en la visión y la sensibilidad de la piel aumenta los riesgos de daño y sensibilidad a la luz. Muchos de los estudiantes del Colegio para Ciegos de Fiji sufre de albinismo; cuando estos eran más jóvenes  e iban  a la escuela donde acuden el resto de niños y adolescentes, no podían rendir lo suficiente. Su visión limitada les impedía ver la pizarra, de este modo y como su educación no era la apropiada , acaban abandonando para trabajar en las huertas y  plantaciones.  Las exposiciones prolongadas al sol aumentan considerablemente el riesgo de cáncer de piel. Por norma general las familias encuentran muchas dificultades económicas a la hora de  disponer de cremas solares para sus hijos, los precios son muy elevados para afrontar el gasto.`Coming Out Of the Shadows´  pretende pues concienciar a la población de las las dificultades  que conlleva ser albino en Fiji, un país eternamente bajo la luz del sol.

 

En nuestra tierra, como un país rico en recursos naturales entrega estos a un puñado de empresas extranjeras solo para beneficio de las élites corruptas locales

` On Our Land: Modern Land Grabs Reversing Independence in Papua New Guinea (2013) , documental dirigido por Eric Chebassier, narra las experiencias de las comunidades rurales de Papúa Nueva Guinea, dando voz a aquellos que están perdiendo sus tierras ancestrales  y recursos naturales como consecuencia de las operaciones ilegales de tala de bosques tropicales a manos de  empresas extranjeras. Expone el fracaso de las estrategias actuales de desarrollo y destaca los esfuerzos de las comunidades locales y organizaciones no gubernamentales por recuperar lo que les pertenece por derecho propio.

La cinta desvela una historia desconocida y que vale la pena descubrir: la devastación humana y ambiental de Papua Niugini, un país fascinante con una diversidad humana, cultural y natural incomparable: Stefano Liberti autor del  `Land Grabbing: Journeys into the New Colonialism´ ha dicho que `es un documental impactante que relata la historia no contada de todo un país vendido a los intereses corporativos.; de como un país rico en recursos naturales entrega estos a un puñado de empresas extranjeras solo para beneficio de las élites corruptas locales.

Papúa Nueva Guinea es uno de los países con mayor diversidad cultural del planeta, posee más de 800 lenguas y está  compuesto por  más de  seiscientas islas y atolones de coral. Entre sus numerosos tesoros naturales y activo único  se encuentra la selva tropical, la tercera en extensión del mundo y refugio de especies en peligro de  extinción, flora y fauna, y hogar de diversos grupos étnicos melanesios.

Se ha dicho  siempre que Papúa Nueva Guinea  dispone de la distribución más equitativa de la tierra en todo el mundo, la Constitución del país protege los derechos  consuetudinarios sobre la tierra y  no existe prácticamente la propiedad privada. La tierra está controlada por los clanes y las tribus. La Carta Magna establece la independencia, soberanía y gestión de los recursos naturales como principios generales para el país sin embargo,  y a pesar de estas protecciones legales,  la nación melanesia está soportando una oleada masiva de  adquisición de suelo: En los últimos años el 12% de Papúa Nueva Guinea, 5.5 millones de hectáreas,  ha sido arrendado a empresas extranjeras. Docenas de corporaciones ha firmado acuerdos sobre tierras bajo un esquema gubernamental  denominado Special Agriculture and Business Leases (SABL); creado para poner en marcha proyectos agrícolas,  ha demostrado que estas empresas de capital extranjero están  más interesadas y  ocupadas en la tala de madera, que es importada a los mercados extranjeros, que en otra cosa. Con  el SABL las corporaciones han encontrado una manera nueva y relativamente fácil de abrir nuevos espacios para la explotación forestal. El último informe del Oakland Institute revela que esta fiebre masiva por las tierras que está teniendo lugar, está amenazando el medio de vida de millones de personas que habitan el medio rural en Papúa Nueva Guinea.

Tatau, expresión de identidad cultural

El arte del tatuaje  en Tahiti  y sus Islas  estuvo al borde de la desaparición  hasta que  en la década de los ochenta el esfuerzo de su revitalización entró en escena. Tatau  La culture d’un art (2014)  es un documental dirigido por  Jean-Philippe  Joaquim  el cual nos trae la historia del tatau  que  hace ciento cincuenta años trato de ser eliminado por  los misioneros europeos quiénes  lo consideraron  una  práctica erótica asociada a la desnudez y un impedimento al buen desarrollo de la  labor evangelizadora y  occidentalizadora  que pretendían  proyectar  sobre la sociedad polinesia.   Para los tahitianos  el tatau  expresaba su identidad cultural que dibujada sobre su anatomía en unas ocasiones  indicaba genealogía o  status social  y otras,  madurez sexual  o  logros personales. El documental, premiado en el pasado Festival International du film Océanien (Fifo) de Tahiti,   no es del agrado de los maestros tatuadores  marquesanos que  han  denunciado  el cúmulo de amalgamas y  falsedades que en el se encuentran, confundiendo el tatuaje tahitiano con  el marquesano.

En la década de los setenta cuando jóvenes polinesios pudieron viajar a Francia y estudiar en la universidad, empezaron a  tomar conciencia de su identidad cultural,  disponiéndose  a  investigar sobre  los   tatuajes  que sus  antepasados llevaban orgullosamente  grabados sobre la piel .  En Tahiti  muchos diseños del tatuaje, al no haber sido registrados,   se perdieron  para siempre;  por lo que la  información encontrada  fue escasa.  El tiki patu  en  las islas  Marquesas  aguantó mejor el embate de la influencia  de los misioneros  y conservada parcialmente su práctica pudo  sobrevivir a las agresiones externas y a su desaparición.

Karl von den Steinen  viajó al archipiélago en 1897 y allí comenzó a dibujar todos los diseños   marquesanos   conocidos e intentar descifrar sus significados.  El etnólogo alemán  publicó un libro al que los tatuadores  de Tahiti y sus Islas  recurrieron  habitualmente sin embargo,   en aquellos  años  de descubrimientos  tenían acceso tan solo  a los diseños,  pero no a la técnica de aplicación la cual  llegaría de la mano de polinesios originarios  de Samoa.

A Tavana Salmon, empresario tahitiano residente en Hawaii,  se le atribuye en la década de los ochenta  la revitalización del arte del tatuaje en Tahiti y sus Islas;  cuando expresó su deseo de que los componentes de su grupo de baile  pudiesen lucir tatuajes tradicionales. Salmon no dudo en viajar  a las islas Samoa conocedor de que los habitantes de aquellas islas   aún aplicaban el tatuaje con instrumentos tradicionales y donde los esfuerzos de la iglesia de suprimir su práctica no habían conseguido su fin.

En un primer momento  los samoanos se negaron a tatuar diseños tahitianos o marquesanos por lo que Salmon se  obligado a  ofrecerles una importante  suma de dinero  para que complaciesen sus deseos. A  petición del matai o jefe de mayor rango,  fue requerido a  proveer alimentos  a toda la   aldea y el maestro quién debía aplicar los tatuajes,   compensar su  labor con una vaca.

La  revitalización del arte del tatuaje en Tahiti y sus Islas no hubiese sido posible sin la ayuda de los  diseños marquesanos  y  la técnica  y aplicación de los  samoanos.

Cuando los polinesios de Tahiti  se propusieron revitalizar  e impulsar nuevamente el arte del tatuaje,  lo hicieron inspirados en aquellos diseños cuyo origen se encuentra en las  Marquesas y más tarde, descubriendo aquellos  propiamente tahitianos, samoanos, tonganos, de Hawaii e incluso Rapa Nui; todos estos tatuajes y sus diseños se fusionaron dando como resultado una mezcla cultural polinesia  que  al mismo tiempo  se refleja en la  población de Tahiti y sus Islas.

Si  hoy día uno hoy pasea por las calles de Pape’ete, capital de Polinesia Francesa, resulta difícil encontrase con tahitianos mayores de edad  con  tatau que cubran sus cuerpos. Tanto  hombres como mujeres se tatúan, las tahitianas hacían uso del tatau hasta el siglo XIX.   Los tatuajes que lleva la nueva generación adoptan  una fusión de diseños tahitianos,hawaiianos, samoanos y māori.   Hacerse  un tatuaje   en  el antebrazo, en el tobillo o en cualquier otra parte del cuerpo,  es hoy una forma de reivindicar la identidad cultura ma’ohi.  Otros  se tatúan  por motivos puramente estéticos o como elemento de atracción sexual. En ocasiones las reacciones de las familias de estos jóvenes no son del todo  positivas ya que para muchas personas mayores, bajo la influencia represiva del colonialismo y de la iglesia y junto a la lengua tahitiana, estos estaban prohibidos. En el pasado  los únicos que llevaban tatuajes eran los bailarines, los marginados y los inadaptados.

El latido del corazón del planeta

El archipiélago de Vanuatu, que se encuentra en pleno Cinturón de  Fuego del Pacífico,  cuenta en sus  islas con  una impresionante concentración de volcanes activos siendo los más conocidos  los de la isla de  Tanna  al sur,  y las islas de   Ambae y Ambrym  al norte. Esta última isla es considerada el centro de la  magia negra en  Vanuatu. Las sociedades tradicionales melanesias  regidas por la kastom o costumbre  creen que el mundo está habitado por cientos de espíritus y demonios y en un lugar  como este, como no podía ser de otra manera,   poseedor de una naturaleza volcánica extraordinaria;   la magia negra y la brujería son prácticas muy comunes. El centro geográfico de Ambrym  es una impresionante e inmensa  llanura de cenizas de una belleza superlativa, un antiguo cráter  al que puede accederse, entre otros puntos, desde Craig Cove y  ascender hasta  alcanzar los majestuosos volcanes de Mount Benbow (1159 metros) y Mount Marum (1270) que acogen en su interior enormes lagos de lava hirviendo que ofrecen un espectáculo único en el planeta.  Además de la atracción de sus majestuosos conos volcánicos,   Ambrym  posee vertiginosos acantilados,  espesas selvas tropicales , cuevas, fuentes termales y playas de arenas negras.  Tortugas marinas   y patos salvajes   frecuentan sus aguas y paisajes; y en lugares como la aldea de Fanla,  reconocido centro de magia tradicional y ceremonias de iniciación,  permiten  al viajero la aproximación a los usos y costumbres ancestrales  Ni Vanuatu. 

Ambrym es conocida por sus tam tam  enormes tambores ahuecados verticales y esculturas de helechos arbóreos que se alzan en los nasara – área abierta de la aldea donde se dan lugar  ritos y  ceremonias -. Sus habitantes son conocidos por los  dibujos que practican en la arena, de los cuales existen ciento ochenta diseños cada uno de ellos portador de un mensaje mítico y espiritual propio. La danza Rom, propia de la isla, es  donde los hombres bailan al ritmo de los tam tam, al tiempo que golpean el suelo enérgicamente con sus pies y portan máscaras vegetales cónicas.

Recientemente  el Marum fue   el primer volcán  del planeta en ser examinado en detalle por drones, como parte de una expedición científica auspiciada por  la National Geographic Society.  Habiendo recurrido por vez primera a esta tecnología para observar uno de los volcanes más activos del mundo, los científicos recurrieron al explorador Sam Cossman para dirigir estos dispositivos hacia el interior de su caldera que posee una docena de kilómetros de diámetro.

Jeffrey Marlow, geobiólogo del California Institute of Technology, supervisó las maniobras de los drones  con el objetivo final de recoger imágenes en alta definición con la ayuda de cámaras GoPro sujetas a los dispositivos aéreos  y más tarde  poder reconstruir el volcán en imágenes 3D. El resultado, como puede apreciarse  en el vídeo, es sorprendente. Lava fundida en ebullicón constante  y gases venenosos en el interior del volcán. `Escuchar los truenos del cráter, era como escuchar el latido del corazón del planeta´ comento Cossman,  al borde del cráter y enfundado en un traje ignifugo.

Las imágenes tomadas desde las alturas  tuvieron un coste material;  durante los primeros vuelos  efectuados  aquellos más próximos a la lava, donde la temperatura supera los 500 grados centigrados, dos drones se perdieron como consecuencia de las altisimas temperaturas;   para acabar  engullidos por la lava.  A medio plazo y gracias al modelado en 3D, los científicos esperan entender mejor al  volcán y con ello predecir su comportamiento y gestionar riesgos en beneficio de la población que reside en Ambrym.

Rapa Nui, desde el paisaje humano

La película documental Yorgos (España, Chile, 2014) realizada por  Paco Toledo y José Domingo Rivera,  y producido por Ando Liado y Talatala Filmmakers,  retrata la postal turística de Rapa Nui, aquella que desea atraer más visitantes,  en contraposición a  otra realidad que se aproxima a la vida cotidiana que se respira en la Isla y  que anteponiendo  la dimensión humana antes que el paisaje, actúa en contraposición de la primera.

Cuando los europeos aparecieron  en Rapa Nui en  1722, cuando  el último tangata manu u hombre pájaro despareció  o cuando se produjo  la anexión del territorio a Chile a finales del siglo XIX, fueron estos  acontecimientos que marcaron el final de una era y definieron para siempre la historia de  Isla de Pascua, uno de los lugares más aislados y remotos de nuestro planeta.

Cientos de años más tarde, algo similar ocurriría con el rodaje de un largometraje: Hace veinte años la  película Rapa Nui (1993), dirigida  por Kevin Reynolds   y producida por el actor Kevin Costner, dejó  millones de dólares y empleó a casi todos sus habitantes. La presencia de Hollywood, aunque breve, modificó significativamente los usos  y  costumbres polinesios;  impactando radicalmente en la forma de vida de sus  residentes y  transformando  la imagen que muchos de ellos tenían de sus antepasados y de sí mismos.

A partir de este  hecho,  y  en razón  de  aquellos  beneficios económicos aportados por la producción norteamericana , Isla de Pascua  se iría  consolidando gradualmente  como destino turístico;  abriéndose al mundo y, supuestamente, garantizando la mejoría  en  sus condiciones de bienestar  económico y social;  aunque  teniendo que afrontar los retos del riesgo de  la aculturación y  afrontar el fin de un estilo de vida, que aunque mejor o peor para algunos,   no regresará jamás.

El documental nos trae a pantalla,  la historia de los yorgos, que se precian como   auténticos herederos de la cultura Rapa Nui, aunque  en  búsqueda constante de su propia identidad cultural.  Yorgos, es el término  con el  que  se define a aquellos hombres jóvenes que se apartan del resto de la sociedad insular  para vivir en el campo, siguiendo unas  pautas que fusionan  las tradiciones orales polinesias  con la influencia de la cultura moderna occidental. Su lengua es el Rapa Nui  y obtienen su sustento diario de la pesca  y la agricultura. Generalmente crían ganado y andan por la isla montados  en motocicletas, rancheras o a lomos de caballos.

Distintos clanes se  distribuyen por el territorio, muchas veces trasgrediendo los límites impuestos por las autoridades chilenas que resguardan el Parque Nacional Rapanui,  declarado  en 1995 por UNESCO  como Patrimonio de la Humanidad, enclave que los Rapa Nui consideran sagrado.  Este es   un retrato coral que  evidencia  uno de los grandes conflictos que existen en nuestro mundo de hoy, la perdida de la identidad  cultural como consecuencia de la globalización.

En los años 2001 y 2002 José Domingo Rivera, se estableció  en Rapa Nui  para llevar a cabo  su labor  profesional como abogado. En 2003 se instala en  en Nueva York  y cursa el Documentary Development (School of Continuing and Professional Studies de la N.Y.U.). Posteriormente realiza un Máster en Documental y Sociedad en la ESCAC. Paco Toledo, se formó como director y fotógrafo cinematográfico en el Instituto Arcis, de Santiago de Chile, con Héctor Ríos, y en la Escuela de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños, en Cuba. Filmografía:  Paco Toledo y José Domingo Rivera: Yorgos (2015), Paco Toledo: Can Tunis (codirector, 2006) Los escolares se siguen amando (2000), José Domingo Rivera: En Enero quizás (codirector, 2008), En la mirada de un hombre común (2007).