Lomipeau Aotearoa, recopilación musical basada en las poesías de la Reina Salote Tupou III de Tonga

Este sábado pasado en el Auckland Council’s Mangere Arts Centre  (Auckland, Aotearoa Nueva Zelanda) la música y la danza ancestral de las islas Tonga fueron las protagonistas con motivo del lanzamiento de un álbum de música tradicional originaria de  este reino polinesio. `Lomipeau Aotearoa´ es una recopilación de canciones basadas en las poesías de la Reina Salote Tupou III e interpretadas por el grupo Pukepuke o’ Tonga con base en Auckland. Las canciones relatan eventos importantes en la historia de las islas y está  disponible en iTunes desde el 10 de abril de 2017.En frente de la Princesa Mele Siuilikutapu Kalaniuvalu Fotofili la comunidad tongana actuó junto a Pukepuke o’ Tonga,  cuyos integrantes  son descendientes del que fuera en compositor de la reina, son   miembros de la familia Pusiaki  de la aldea de Lapaha en Nuku´alofa y   los únicos a los que se les permite interpretar  aquellas  composiciones tonganas  que datan de los años veinte.

Sesilia Pusiaki, la  líder del grupo, dijo que el lanzamiento del álbum es un sueño hecho realidad para su familia:  `Refleja la forma en como vivíamos y vivimos, y es también  un reflejo de  como seguiremos viviendo.´ La poesía, melodías y los ritmos de Pukepuke o’ Tonga  muestran el alma y cuan profundos fueron  los sentimientos de la Reina Salote muy amada y respetada  por  los tonganos por su entrega al amantenimiento, desarrollo y preservación de las artes  tradicionales y el Faka Tonga o la manera de hacer las cosas al estilo tongano.

`Lomipeau Aotearoa´ es el primer álbum de su tipo en ser producido como parte del llamado Taonga Pasifika , proyecto piloto de dos años que se centra en promover la preservación y la difusión de la cultura de las Islas del Pacífico.

 

Fallece en Aotearoa Nueva Zelanda Halaevalu Mata’aho,Reina madre de Tonga

La Reina Madre de Tonga, Halaevalu Mata’aho, falleció este lunes en el Auckland Hospital (Auckland, Aotearoa Nueva Zelanda) a la edad de 90 años. Habiendo dejado Nuku´alofa la semana pasada, murió acompañada por su nieta la princesa Angelika Latufuipeka Mata’aho, Halaevalu Mata’aho ‘Ahome’e fue madre de dos reyes, George Tupou V y Tupou VI. Nacida el 29 de mayo de 1926, fue la hija de Heuifanga Veikune y de Noble ‘Ahome’e Manuopangai.  En 1947 contrajo matrimonio con Siaosi Tāufa’āhau Tupoulahi, el hijo mayor de la Reina Salote III,  Fue en una gran boda real doble  en la que  el futuro rey de Tonga se casaba junto a su   hermano el principe Tu’ipelehake.  La coronación del Rey Taufa’ahau Tupou IV y  la Reina Mata’aho tuvo lugar en julio de 1967 tras la muerte de la Reina Salote en 1965.  A Halaevalu Mata’aho ‘Ahome’e le sobreviven un hijo el rey Tupou VI y la hija, la princesa Sālote Mafile’o Pilolevu Tuita, 11 nietos y varios bisnietos.

El 77% de las mujeres en Tonga han sido abusadas física o sexualmente

Radio New Zealand International dio a conocer esta semana que una encuesta llevada a cabo en el Reino de Tonga,  desvela que el 77% de las mujeres en este país polinesio han sido abusadas física o sexualmente. El estudio, realizado hace cuatro años  por la Universidad del Pacífico Sur (Suva, Islas Fiji)  y el  centro Ma’a Fafine moe Famili, ha sido señalado por Penisimani Fifita, Ministro del Interior  a la hora de promover una campaña contra la violencia de género. El político  tongano  dijo que el 90% de la violencia física y abusos sexuales habían sido llevados a cabo por esposos, padres y profesores, señalando que  aquellas mujeres que sufrieron abusos han quedado marcadas para siempre. Los casos de  violencia doméstica,  desafortunadamente,  han incrementado en estas fechas navideñas.

Alerta de riesgo de hambre y sed generalizada en las Islas del Pacífico

La menor posibilidad de obtener agua potable y alimentos en las Islas del Pacífico supone una amenaza para las comunidades indígenas y rurales, especialmente mujeres y niños, ha alertado recientemente un informe divulgado  por Cáritas  Nueva Zelanda. Este,   el cual informa sobre el  estado del medioambiente en  las Islas del Pacífico,  señala que los fenómenos meteorológicos extremos combinados con los continuos efectos del cambio climático favorecen la pérdida severa de alimentos y agua potable en la región. La directora de la filial de la organización en Aotearoa Nueva Zelanda, Julianne Hickey, señaló que en Fiji muchos niños comen raíces de mandioca ablandadas con paracetamol y que en Papúa Nueva Guinea muchos tuvieron que caminar durante días para obtener comida y agua debido al fenómeno de El Niño. Este evento climatológico provocó sequías en toda esta región y en su momento álgido hizo que unos 4,7 millones de personas se quedara sin comida ni agua, según el informe. El Niño exacerbó la situación de escasez de agua que padece Papua Niugini, donde el 60% de la población no tiene acceso a fuentes de agua segura, una tasa considerada como la más alta en el mundo. La organización alertó de que en países como Fiji, Vanuatu o Tonga, la falta de alimentos adecuados y de agua debido a una climatología extrema tendrá un impacto negativo a largo plazo en la salud de la población o el acceso de los niños a la educación. `Hemos oído hablar del hambre, de la gente que muere a causa de ello, del hambre y la sequía, y por ello nuestra valoración sobre el agua y la comida ha subido de alta a severa´, comentó Hickey a los micrófonos  de  Radio New Zealand. Si bien Oceanía no figura en las estadísticas mundiales sobre inseguridad alimentaria, el informe subraya la vulnerabilidad de las fuentes de agua y alimentos en la región cuando ocurren eventos extremos como El Niño o ciclones de categoría 5. Cáritas recordó que la erosión de las costas, las inundaciones, la salinización de los pozos de agua siguen amenazando a los pueblos del Pacífico, que se están desplazando a consecuencia del aumento del nivel del mar. La organización criticó la actual política de ayudas al desarrollo de Aotearoa  Nueva Zelanda y Australia en  las Islas del Pacífico y llamó a centrar esfuerzos para hacer frente de forma específica al impacto del cambio climático.

Fakaleiti de las Islas Tonga piden revisar legislación discriminatoria contra la comunidad LGTBI

tonga

Por primera vez  la comunidad LGTBI de las Islas Tonga  pedirá a los representantes  del gobierno revisar la legislación de este conservador reino polinesio enclavado en el Pacífico Sur y    con el objetivo de  garantizar y proteger los derechos de gay, bisexuales y personas  tránsgenero. La Asociación Tongana de Leiti ha previsto en diciembre de este año  una consulta nacional con los líderes políticos para pedir un cambio en la llamada Criminal Offences Act, ley que criminaliza a los travestidos y la sodomía, legislación heredada de la fuerte influencia misionera occidental en el país y que castiga con una pena de 10 años de prisión.

Según Henry Aho, director de proyectos de la asociación de leiti (`dama´)  o fakaleiti  ( `a la manera de una dama´) los ministros de la iglesia pretenden reforzar  esta ley tras haber conseguido  consolidar recientemente  aquella que prohíbe  abrir las panaderías en domingo;  su objetivo es que el siguiente paso sea fortalecer la Criminal Offences Act  para dictar y  controlar la moralidad de los ciudadanos de Tonga.  En 2015 el  Pacific Sexuality Diversity Network  acogió  en Nuku’ alofa, capital del país, una conferencia sobre los Derechos Humanos a la cual se opusieron con firmeza grupos religiosos mostrando pancartas con slogans  como  Go away with your immorality (` Iros a paseo con vuestra inmoralidad´) sin embargo estos nunca han mostrado su rechazo o se han manifestado con el mismo entusiasmo en contra  de los 183  matrimonios infantiles que se han producido en Tonga  en los últimos años  con niños de 15 años como contrayentes.

Tonga es el único país de Oceanía que no ha firmado o ratificado la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW). El gobierno aduce razones culturales. Las diferentes denominaciones religiosas tonganas se opusieron de forma activa a que en el país se pusieran  en práctica los compromisos contraídos en Declaración  adoptada por los líderes  políticos delas Islas del Pacífico que se reunieron en Rarotonga, Islas Cook en  agosto de 2012 para celebrar la 42 edición del Foro de las Islas del Pacífico;  adoptando leyes, políticas y prácticas para poner fin a la violencia contra las mujeres y eliminar todas las demás formas de discriminación contra ellas. También  adoptar medidas activas para promover la condición económica y social de las mujeres y abordar los estereotipos de género. ‘Aminiasi Kefu, Secretario de Justicia del reino de Tonga,  ha afirmado que la comunidad LGTBI se encontrará con una fuerte oposición a la hora de plantear la revisión de las excesivamente conservadoras leyes tonganas las cuales han sido ya criticadas por grupos de Derechos Humanos y Naciones Unidas.

Las olas, fuente económicamente viable de energía renovable para las Islas del Pacífico

7cf268630032fb540d880809c3321e90

Las olas son omnipresentes en los más de 20 estados insulares esparcidos por 165 millones de kilómetros cuadrados en el Océano Pacífico. Pero recién este año, tras un estudio pionero realizado por oceanógrafos, se empezó a considerarlas como una fuente económicamente viable de energía renovable en la región.

El informe sobre el análisis de costos de la energía de las olas, publicado por la Comunidad del Pacífico (SPC) – la principal organización científica y técnica de la región – es importante porque por primera vez analiza los costos de la compra, instalación, operación y mantenimiento de dispositivos de este tipo de energía en la zona.

El estudio concluye que `los costos de generación de energía a partir de las olas están a la par con otras energías renovables, como la eólica y la solar´. Rafiuddin Ahmed, del Grupo de Energía Renovable de la Universidad del Pacífico Sur (USP), con sede en Suva (Fiji), coincide en que el océano es una alternativa energética importante dado que `el costo de la generación de electricidad en los países insulares del Pacífico es actualmente muy alto, teniendo en cuenta que la mayoría son dependientes de los combustibles fósiles importados´.

En las Islas Cook y Tonga, por ejemplo, el petróleo importado representa aproximadamente 90 por ciento y 75 por ciento del suministro nacional de energía, respectivamente, mientras que las importaciones de combustibles fósiles equivalen a 10 por ciento del producto interno bruto de la región. Sin embargo, hoy solo 20 por ciento de los más de 10 millones de personas de la zona tiene acceso a la electricidad. La falta de acceso a los servicios básicos es una constante en la mayoría de los 14 países del Foro de Islas del Pacífico, que no alcanzaron el Objetivo de Desarrollo del Milenio 1, que pretendía erradicar la pobreza para el año 2015.

Según los expertos, la fiabilidad de la energía extraída del océano – la mareomotriz, generada por las mareas, y la undimotriz, exclusivamente por el oleaje – hace que sea una buena opción para el desarrollo sostenible.`La energía de las olas está disponible 90 por ciento del tiempo en un sitio dado en comparación con las energías solar y eólica, que están disponibles entre 20 y 30 por ciento del tiempo. El flujo de energía de las olas es hasta cinco veces superior en comparación con el viento que generan las olas, lo que hace que la energía de estas sea más persistente que la eólica´, aseguró Ahmed.  Las olas se forman cuando el viento, a medida que atraviesa el océano, transfiere energía al agua. Sin embargo, las condiciones del mar varían a lo largo del Pacífico y los sitios óptimos para obtener la energía de las olas, según el informe, se encuentran al sur de los 20 grados de latitud sur. Específicamente, Tahiti Nui (Polinesia Francesa) , Tonga, Islas Cook y Kanaky  Nueva Caledonia se benefician de la exposición a las olas del océano austral.

El estudio de la SPC analizó los costos que implica el uso de un convertidor Pelami de la energía de las olas, que normalmente se instala entre dos y 10 kilómetros de la costa y puede satisfacer la demanda anual de electricidad de unas 500 viviendas. El costo de la generación de este tipo de energía se calcula entre 209 y 467 dólares por megavatio hora (MWh) en la isla de Eua, Tonga, y entre 282 y 629 dólares por MWh en el sur de Rarotonga, Islas Cook. En comparación, el costo de generación de la energía solar y diésel puede alcanzar hasta 700 dólares por MWh y 500 dólares por MWh en ambos lugares, respectivamente.

Dada la gran cantidad de isleños que viven a lo largo de las costas y la necesidad de generación de energía independiente en las comunidades rurales, donde el déficit energético es mayor, `la energía de las olas es sin duda uno de los candidatos fuertes para el abastecimiento de las islas remotas´, expresó Ahmed.

En  Kanaky Nueva Caledonia y Fiji solamente 45,5 por ciento de la población rural está electrificada, proporción que cae a 17,8 por ciento en Vanuatu y 12,6 por ciento en Islas Salomón. Sin embargo, el profesor adjunto Anirudh Singh, de la Facultad de Ingeniería y Física de la USP, que también participa del Proyecto Red de Transferencia de Conocimiento y Tecnología sobre Energía Renovable en las Pequeñas Islas en Desarrollo (DIREKT), recomienda tener cautela sobre las conclusiones del informe. `La densidad de la energía disponible en las olas es en general bastante baja en el Pacífico en comparación, por ejemplo, con los países del hemisferio norte y, en segundo lugar…, la tecnología aún no ha sido debidamente probada en el mercado´, opinó Singh.

Este tipo de energía será adecuada para las comunidades costeras rurales `una vez que la tecnología del dispositivo único de energía de las olas se haya perfeccionado, pero eso llevará algún tiempo´, advirtió.

El trabajo sobre la tecnología de la energía marina se inició en la década de 1970, pero la mayoría de los dispositivos aún no lograron su aplicación comercial, aunque los prototipos se están probando en todo el mundo. El Pelamis, que puede producir energía eléctrica conectada a la red, es uno de los dos dispositivos que están listos para su comercialización, según el informe.

El equipo de investigación de la energía del océano de la University of the South Pacific  también está desarrollando conceptos nuevos, lo que incluye una columna rectangular de agua oscilante (OWC), que canaliza el flujo bidireccional de las olas hacia las paletas de la turbina de viento Savonius. `Un dispositivo OWC se puede construir localmente con materiales de la zona, con excepción de la turbina. Sus costos de operación y mantenimiento también son bajos y tiene una vida muy larga. Sin duda podrá competir con otras fuentes de energía renovables en lugares de buen potencial´, afirmó Ahmed.

Habrá que superar numerosos obstáculos antes de que el potencial energético del océano se transforme en realidad, incluida la falta de experiencia técnica local en las energías renovables y conseguir la inversión del sector privado para la comercialización de la tecnología. La generación de confianza de los inversores, según el Banco Mundial, también exige claridad por parte de los gobiernos de la región sobre las opciones de inversión, los planes de incentivos y los marcos políticas, legales y reglamentarios asociados. Fuente original: IPS

Según un estudio de ADN, los primeros pobladores de Vanuatu llegaron de Asia

pentecost-3

Fotografia: © Paolo & Maryjohn Sampson

Los primeros pobladores modernos de Vanuatu llegaron a ese archipiélago de l a Melanesia  hace unos 3.000 años desde Asia para después colonizar el archipiélago polinesio de  Tonga, según un estudio arqueológico del ADN publicado en Australia. `La actual población de Vanuatu desciende en primer lugar de los asiáticos. Su población original es de base asiática, de Taiwán o quizá del norte de Filipinas´, ha asegurado Matthew Spriggs, que formó parte del equipo investigador de la Universidad Nacional Australiana.

El trabajo, divulgado en la revista científica Nature, se ha centrado en el análisis del ADN antiguo de tres muestras de esqueletos excavados del cementerio más antiguo que se conoce de la cultura Lapita, situado cerca de la capital, Port Vila en la isla de Efate.  Las conclusiones de la investigación descartan que los primeros pobladores de Vanuatu descendieran de las poblaciones vecinas de Australia o Papúa Nueva Guinea, que llegaron a la región hace al menos 40.000 años.

La arqueología consideraba que los lapita, pueblo de exploradores marinos, procedía de Nueva Guinea o de alguna otra región de Australasia, y que luego se diseminó por las islas Salomón, Fiji, Tonga y el resto de Polinesia, entre el 1.600 y el 1.000 antes de Cristo. Según el nuevo estudio, estos primeros pobladores asiáticos `pasaron por lugares en donde ya había gente, pero fueron hacia Vanuatu, donde no había nadie´, dijo Spriggs según un comunicado de la universidad. Después se vincularon con los papues para producir la mezcla genética que se ve actualmente en Vanuatu y en el resto del Pacífico, aunque `la diferencia está simplemente en el porcentaje´, subrayó el arqueólogo.

Otro estudio del ADN antiguo de las muestras tomadas en un cementerio de Tonga -realizado por Geoffrey Clark, de la misma universidad- confirmó que el mismo grupo de gente habitó por primera vez  este reino polinesio, aunque años después.