Una Escuela de Música para Isla de Pascua

La pianista  de Rapa Nui , Mahani Teave  y la organización no gubernamental Toki Rapa Nui, lanzan  una campaña internacional para crear la Escuela de Música en la Isla de Pascua: `Una Escuela para Rapa Nui´ busca reunir, a través de donaciones internacionales, 160.000 dólares para construir un centro musical único en Polinesia y América Latina, totalmente autosostenible y construida con materiales reciclados. Merecedora de numerosos premios internacionales Teave,  para la realización del proyecto,  cuenta con el apoyo de la oficina de promoción de Chile, ProChile, de la Fundación Imagen de Chile y de varios artistas  chilenos  y extranjeros. Para recolectar los fondos se utilizará la plataforma de internet  Indiegogo  donde se pueden efectuar las donaciones .

Rapa Nui (4)

Al mismo tiempo,  la construcción de la Escuela es apoyada por  Michael Reynolds, arquitecto norteamericano,  quien espera viajar  A Rapa Nui con un equipo de 200 personas procedentes de todo el mundo para construir el centro en noviembre de 2014. En caso de que se concreten los planes, el establecimiento abrir sus puertas á en 2015 para impartir  clases de canto ancestral  rapa nui y  ‘ukelele, así como cello, piano o violín;  la escuela  dispondrá de una  capacidad de acogida de  más de 20 niños que esperan por un cupo. A día de hoy  Mahani Teave y la ONG Toki tienen unos 70 niños que estudian estas disciplinas en sedes comunitarias, donde también se trata de rescatar la cultura y las tradiciones musicales de  Rapa Nui. + Info: ONG Toki Rapa Nui

Iorana & Goodbye: La herencia de USA en Isla de Pascua

IORANA & GOODBYE La herencia de USA en Isla de Pascua / Patricia Stambuk 

Con el respaldo de un Fondart, del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, la periodista y escritora Patricia Stambuk inició en el año 2012 un activo trabajo de terreno para reconstruir con los testimonios de fuentes primarias  un breve pero muy  interesante periodo en la vida de los rapanui, entre 1965 y 1970. Sus hallazgos reafirman la hipótesis inicial de fuertes cambios sociales, económicos, culturales y políticos, que condujeron a los isleños a una transición y un nuevo orden sin retorno.

 Patricia Stambuk:

 `Cuando terminé de escribir el libro Rongo, La Historia oculta de Isla de Pascua (1914-1965), pensé que después de una investigación con resultados tan potentes era difícil encontrar  temas  de la historia contemporánea rapanui que fueran igualmente atractivos y reveladores. Lo cierto es que tenía allí, ante mis ojos, los cinco años siguientes, que habían sido de un dinamismo inesperado: el gobierno de Eduardo Frei Montalva democratizó la isla, dando a sus habitantes la opción de elegir autoridades municipales, entregó los primeros carnet de identidad, instaló el Banco del Estado y puso en acción los servicios públicos básicos del Estado.

Rapa Nui 01

Al mismo tiempo que aumentaba la dotación de Carabineros y de la Fuerza Aérea de Chile,  iba llegando a Isla de Pascua un centenar de miembros de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, USAF, para instalarse con una misión declarada como Centro de estudios Ionosféricos. Eran también norteamericanos los restauradores del gran centro ceremonial Tahai, a pasos de la villa, y lo eran, además, los primeros turistas extranjeros que llegaban en grupos organizados por la agencia Limblad Travel. Todo esto, porque ya se había terminado de construir en Mataveri una pista aérea capaz de recibir aviones de guerra y comerciales.

Surgió inevitablemente el mestizaje y una sociedad de consumo insospechada. Ni los chilenos continentales conocían los productos que circulaban en Rapa Nui. Hanga Roa era en esos años un área dólar, con  bares y restaurantes tipo antiguo oeste, calles polvorientas, mucha diversión, jeans, cigarrillos importados, radios y cámaras fotográficas, trabajo remunerado y comunicación aérea periódica. Las necesidades seguían siendo muchas, pero ya no se apreciaba ese aire sufrido de pobreza y sometimiento. Los rapanui experimentaban una libertad creciente, aunque también padecían nuevas enemistades, a causa de una política partidista que apenas entendían, pero que los separaba. Ese es el contexto de esta nueva obra. Más de 40 personas me han contado sus vivencias de ese quinquenio. Para la mayoría fueron años dorados, los años del Open House, la casa abierta a los militares extranjeros, a turistas, arqueólogos y funcionarios públicos. Y a las personalidades nacionales y extranjeras que ahora podían llegar con cierta comodidad a esta solitaria roca volcánica en medio de un mar lleno de atunes y corales. Isla de Pascua recibiría en esos años la inmigración más numerosa de toda su historia´.