Escasez de alimentos y agua potable en Tarawa como consecuencia del incremento del nivel de los océanos

© Tangata O Te Moana Nui(6)

El Presidente de Kiribati dice que  su país nunca antes se había  enfrentado  al  problema de la seguridad de la tierra como lo  está haciendo hoy dia. Anote Tong  acogió la pasada semana  en este archipiélago micronesio compuesto por atolones de coral que apenas si se alzan unos pocos metros sobre el nivel del mar, a  Murray McCully, ministra de Asuntos Exteriores de  Aotearoa Nueva Zelanda; representantes de la Unión Europea, el  Banco Mundial, el Banco Asiático de Desarrollo y  la Agencia Internacional de Energías Renovables. La delegación pudo comprobar por si misma el estado lamentable en el que se encuentran las carreteras y las viviendas de los habitantes de  Kiribati como consecuencia del incremento del nivel  del océano. Del mismo modo  se encuentran  afectados los cultivos y las aguas subterráneas, invadidas por el salitre del mar.  Un oficial de la Secretaría de la Comunidad del Pacífico señaló que en algunos lugares  de  Tarawa, donde se enclava la capital,  la densidad de población puede compararse a la del mismo Hong Kong aunque en  el atolón  el agua potable y los alimentos escasean.

Parque Natural del Mar de Coral, 1.3 millones de kilómetros cuadrados maritimos protegidos en Nueva Caledonia

c2a9-tangata-o-te-moana-nui

Harold Martin, presidente de Kanaky  Nueva Caledonia,  anunció   el miércoles de la semana pasada la creación de Le Parc Naturel de la Mer de Corail una amplia zona marítima  que abarca toda la Zona Económica Exclusiva de este territorio melanesio,  cerca de 1,3 millones de kilómetros cuadrados;  dos veces el tamaño de Francia. El parque marino incluye  su  inmensa laguna  que envuelve la Grande Terre y la Isla de los Pinos, una de las más extensas del planeta. En sus aguas  habitan al menos 9.300 especies marinas incluyendo 25 especies de mamíferos, 48 especies de tiburones, cinco especies de tortugas, 1.700 especies de peces, 473 especies de coral y 19 especies de aves marinas. Las áreas de arrecifes coralinos cubren 4500 kilómetros cuadrados.El parque Natural del Mar de Coral, pasará a formar parte del llamado Pacific Oceanscape, una iniciativa llevada a cabo por 16 naciones  y seis territorios de las Islas del Pacífico, para gestionar conjuntamente cerca de 40 millones de kilómetros cuadrados de océano.



La República de las Islas Marshall demanda a los Estados Unidos por flagrante violación contra la humanidad

Bikini

La República de las Islas Marshall, en la Micronesia, ha   demandado ante el Tribunal Federal de Distrito en San Francisco  (California) y  la Corte Internacional de Justicia de La Haya (Holanda) a las nueve potencias nucleares  que hoy existen en el mundo, por cometer una flagrante violación contra la humanidad. La demanda va especialmente dirigida a los Estados Unidos de América: Los habitantes de las Islas Marshall fueron víctimas de los ensayos nucleares que los norteamericanos llevaron a cabo en los atolones de coral  donde habitaban. Entre 1946 y  1958 detonaron sesenta y  siete bombas atómicas  entre las que se incluye Bravo (1954) , de 15 megatones y mil veces más potente que la lanzada sobre Hiroshima (Japón), haciendo sufrir efectos físicos, sociales y medioambientales irreversibles. En la actualidad la cultura de los atolones de Majuro, Rongelap, Eniwetak, Bikini y Kwajalein ya no es viable. Los efectos psicosociales son traumáticos; las tasas de suicidio se sitúan entre las más elevadas del mundo. Los isleños parecen no encontrar significado a sus vidas porque  simplemente fueron  deliberadamente desposeídos,  desarraigados de sus condiciones naturales de existencia y contaminados por la radiación.

El gobierno de Washington prometió proteger los intereses, derechos y libertades fundamentales de los habitantes de las Islas Marshall Marshall; sin embargo hicieron todo lo contrario, dejando una herencia nuclear espeluznante representada por niños paralíticos que no hablan ni crecen. La acción legal se ha iniciado para denunciar  todos estos hechos. Las demandas no persiguen la indemnización económica como subraya Tony de Brum , Ministro de Asuntos Exteriores de la República de las islas Marshall, si no como una suerte de  promesa de que las atrocidades cometidas sobre los micronesios y los daños irreparables derivados de los ensayos nucleares, no tengan que ser experimentados  nunca más por ningún otro pueblo del mundo.

 La nación micronesia censura  a los Estados Unidos, Rusia, Reino Unido, Francia, China, Israel, India, Pakistán y la República Popular Democrática de Corea y  demanda la aplicación del capítulo VI del Tratado de No Proliferación Nuclear (TNP) que en 1970 comprometió a norteamericanos, rusos, franceses y chinos a desmantelar su arsenal atómico. Aunque hay una reducción ostensible desde la época de la Guerra Fría, la presentación legal de Islas Marshall afirma que se cuentan 17 mil ojivas atómicas, 16 mil de las cuales pertenecen a Rusia y Estados Unidos, una cifra más que suficiente para acabar la vida del planeta. Según el gobierno de Islas Marshall, llama la atención de que en vez de desmantelar su arsenal, Gran Bretaña, con un inventario de 225 cabezas nucleares se halla en medio de un proceso de incorporar los lanzamientos de ojivas a los submarinos Triden

Enlaces de Interés: Islas Marshall , de paraíso tropical a infierno radioactivo

Los atolones de Nukulaelae, Nukufetau y Nui, en Tuvalu, adoptan la energía solar

Los atolones de Nukulaelae, Nukufetau y Nui ,en Tuvalu, dispondrán a partir de ahora  de electricidad  producida las 24 horas por sistemas de energía solar; lo que significa que el gobierno de este  país  polinesio se ahorrará  unos  200,000 dólares australianos, cantidad  que invierte cada año  en la compra de 120.000 litros de diésel Según informa un comunicado de prensa de la UE, el gobierno de Tuvalu, la Unión Europea y CBS Power Solutions han firmado un contrato para el suministro,  instalación, puesta en marcha y seguimiento  de los paneles solares, cuyo objetivo principal es ampliar  el suministro eléctrico  en  las `islas exteriores´  de las dieciocho horas actuales a las veinticuatro. Power Solutions, con sede en las islas Fiji  incluirá al mismo tiempo  un sistema de demostración completamente funcional en   el atolón  de Funafuti, capital de Tuvalu.  En 2012, el archipiélago polinesio de Tokelau, se convirtió en el primer territorio del mundo en generar la totalidad de su energía a partir de paneles solares

Acuerdo entre la compañía aérea nacional fijiana y Etihad Airways

Fiji (4)

Fiji Airways se ha asociado con   Etihad Airways , compañía aérea nacional  de los Emiratos Árabes Unidos.  Esta  asociación ha entrado  en vigor esta misma  semana  y contemplará las ventas reciprocas desde y hacia doce  ciudades en Europa, diecisiete  ciudades en el Oriente Medio, cinco  ciudades en África, y cinco  ciudades en América del Norte; veintinueve  ciudades en Asia y  tres ciudades de Australia.  El acuerdo se produce con efecto inmediato y es el punto de partida de nuevas negociaciones entre  ambas  líneas aéreas. Fiji, a través de Fiji Airways y Eithad Airways estará, como no lo han estado antes, conectado con setenta y una  ciudades del mundo facilitando de una forma más amplia,  el acceso a este archipiélago melanesio  enclavado en el Pacífico Sur.

Honiara, capital de las Islas Salomón, devastada por graves inundaciones

El sistema meteorológico de baja presión que trajo las intensas  lluvias torrenciales  a las Islas Salomón  a finales de la semana pasada,  se ha convertido en el  ciclón tropical Ita,   en estos momentos calificado  categoría 1 a su paso  al sur de Papúa Nueva Guinea y desplazándose hacia el oeste en dirección a Queensland en Australia, donde se espera que alcance categoría 3. Los habitantes de los alrededores de la provincia papú de Milne Bay han sido ya alertados para que se desplacen a zonas más elevadas para resguardarse de la tormenta.  Las inundaciones en Guadalcanal, especialmente en Honiara,  han provocado  la desolación en la capital melanesia;  un fenómeno metereologico sin precedentes en esta región del Pacífico Sur.

Las predicciones indican que  las victimas mortales provocadas por las inundaciones  podrían alcanzar un número de hasta cien personas, el oficial es hasta ahora de veintiuna y  aproximadamente  ochenta personas podrían encontrase desparecidas. Establecer un recuento preciso resulta complicado porque existen numerosos asentamientos ilegales en los alrededores de la capital . Miles de personas permanecen en refugios de emergencia, contándose más de 10.000 personas desplazadas y unas cuarenta mil  que han perdido su hogar.  Las carreteras permanecen  cortadas, las comunicaciones son difíciles y las condiciones sanitarias hacen temer  una posible propagación del dengue, ya de por sí común en el archipiélago. Graves daños han sido causados en el sistema de suministro de agua potable y en infraestructuras eléctricas y de  alcantarillado.

La Agencia de Apoyo  para la Infancia de Naciones Unidas, estima que unos 26.000 niños se han visto afectados  por la severidad  del fenómeno climático. Muchos de  ellos provienen de las áreas más pobres de  Honiara, y  aquellos residentes en asentamientos y comunidades rurales,  enclaves  a los que a un no se ha podido llegar debido a los daños causados en carreteras y puentes. Muchas familias vieron como los más pequeños eran arrastrados por las aguas.  Los niños, aparte de sufrir un gran trauma, se encuentran potencialmente en riesgo de contraer enfermedades ante la escasez de alimentos y  de  sus frágiles sistemas inmunitarios.

Las inundaciones han provocado  el desastre  Honiara, especialmente a orillas  de los ríos que transcurren a lo largo capital y siguiendo  la costa entre el Aeropuerto Internacional de Henderson  y la ciudad. El desbordamiento del Matanikau  agravó la situación en el centro político y económico del archipiélago , donde las aguas causaron el derrumbamiento de numerosas edificios y puentes, quedando sumergidas amplias áreas urbanas.  El nivel de las inundaciones ha sido contemplado como algo inusual sin embargo,  las especulaciones indican   que los troncos arrastrados a los ríos por la fuerza de las lluvias torrenciales y procedentes de la tala de árboles,  podrían haber creado una presa artificial que más tarde estallaría  con devastadoras consecuencias. Los ríos que transcurren por el noroeste, centro y norte de Guadalcanal desbordaron sus aguas destrozando viviendas y obligando a desplazarse a sus habitantes.  .