El ciclón Daphne se aleja de Fiji, dejando un rastro de desolación

Las recientes inundaciones en Fiji son hasta la fecha las peores que han sufrido esta nación de Melanesia, enclavada en el Pacífico Sur. La mayoría  de los refugiados 12.000 aproximadamente y  que se encuentran en  unos cincuenta centros de evacuación, son residentes  en el área  oeste de la isla de Viti Levu. Aunque la depresión tropical se ha sentido también en el sector  meridional y oriental en Sigatoka, Nausori y el delta del Rewa a pocos minutos por carretera de la capital fijiana, Suva.

Algunos de los centros donde han sido trasladados no disponen en estos momentos de electricidad, agua y suministros circunstancia que intenta solventar  a contra reloj el centro de gestión de catástrofes DISMAC, según confirmo su director Pajiliai Dobui.  Tal circunstancia, y las mínimas condiciones de salubridad en los centros, hacen temer al Centro de Operación Nacional de Emergencias  el brote y  propagación de enfermedades pudiendo causar una crisis sanitaria. Las aguas estancadas pueden favorecer  enfermedades como el dengue ,  la leptospirosis, el  tifus y la disentería, enfermedades que afectaron ya a un número considerable de fijianos tras las recientes inundaciones de enero de este mismo año.

El puente, que da acceso a Nadi llegando desde el Aeropuerto Internacional, tan sólo puede alcanzarse desde la ciudad conduciendo desde la Nadi Back Road a través del Parque del Príncipe Carlos;  la calle principal de la población se encuentra cerrada y custodiada, las aguas alcanzaron aquí niveles nunca vistos, cerca de 10 metros,  afectando a zonas que  nunca antes se habían visto inundadas por  lluvias torrenciales. Los centros de las ciudades de Ba, Lautoka y Sigatoka esta última al sur de Viti Levu, continúan  restringidos al tránsito.   La lluvia y el viento parecen haber cesado en Nadi, población  aún sin   electricidad y con los alimentos de los comercios y supermercados en proceso de descomposición, aunque no en otras localidades insulares.

El número de  muertos, desde el pasado jueves, es de siete habiéndose levantado la alerta emitida a causa de Daphne, que se encontraba ya este martes a 900 kilómetros al sur del archipiélago. Aunque el ciclón ya no representa una amenaza, se han anunciado lluvias intensas y la posibilidad de nuevas riadas en el área occidental de Viti Levu, la más afectada por las inclemencias climatológicas.  Algunos vuelos permanecen suspendidos mientras que Air Pacific, compañía nacional fijiana anunció que reanudará  sus operaciones  gradualmente y en cuanto lo permita el tiempo,  permitiendo  la evacuación de miles de turistas, muchos de ellos australianos y de Nueva Zelanda, ansiosos por abandonar las islas.

Los primeros países en ofrecer ayuda humanitaria han sido Australia y Nueva Zelanda con donaciones  de un millón de dólares australianos y medio millón de dólares neozelandeses, destinados a trabajos de emergencia en las áreas más afectadas del archipiélago. Los daños causados son inmensos, cientos de familias sin hogar, puentes, comercios e  infraestructuras arrasados por las aguas, carreteras cortadas y campos de caña de azúcar anegados, arruinando una parte considerable de la cosechas. Aquí imágenes de las inundaciones en Fiji.

Articulos de Interés: 

Fiji bajo las aguas y en alerta ante posible ciclón tropical

El Gobierno de Bainimarama declara el estado de emergencia en Fiji tras graves inundaciones

El Impacto del Cambio Climático en el Pacífico Sur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s