Los habitantes polinesios de Ontong Java nuestran su deseo de abandonar su hogar como consecuencia del incremento del nivel del mar

Ontong Java, en las islas Salomón,  es uno de los atolones más grandes del mundo. Sus cerca de dos mil habitantes han expresado su deseo de abandonar  el  lugar como consecuencia de  incremento del nivel del océano.  El atolón se encuentra a 250 kilómetros al norte de la isla  Santa Isabel y su tamaño comprende 1400 km², sin embargo su superficie terrestre abarca tan solo  12 km² representados en un centenar de pequeñas  islas coralinas  que surgen a lo largo de la vertiente  sur y oriental de  arrecife; la  elevación máxima sobre el nivel del mar es de tan solo trece metros. La mayoría de sus habitantes,  étnica y culturalmente polinesios, residen en Luangiua y el  islote de Pelau.  Los primeros europeos que avistaron Ontong Java fueron los exploradores holandeses Schouten y Le Mairie en 1616, aunque su nombre fue dado por Tasman en 1643.  En 1895 la E.. Forsayth Company de Nueva Guinea propiedad de  Emma Forsayth ,  americano samoana, conocida como  la `Reina  Emma de los Mares del Sur´ estableció un puesto comercial  para la producción de copra o albúmen seco de coco.

La isla más cercana a Ontong Java es el atolón de Nukumanu, a tan sólo 38 kilómetros al norte  y con  el que guarda relaciones históricas y culturales,  hoy  bajo la administración de Papúa Nueva Guinea.  Tanto Ontong Java como Nukumanu forman parte, junto a otras islas y atolones de Melanesia y Micronesia,  de las llamadas Polynesian Outliers ( `islas polinesias  aisladas o distantes ´)  un número de sociedades insulares culturalmente polinesias aunque  geográfica y políticamente  enclavadas  fuera de la región  conocida como el `Triangulo Polinesio´;  y situadas en  países y territorios micronesios y melanesios. Todas ellas fueron colonizadas en viajes marítimos  ulteriores a las migraciones producidas en dircción al oeste y   por navegantes de Tuvalu, Tonga y Samoa. Apartadas de las rutas comerciales y turísticas, su geografía remota les ha permitido conservar más o menos de manera intacta usos y costumbres y el pueblo de  Ontong Java se mantienen, junto a otros,  como uno de  los grupos humanos más próximos a lo que podrían haber sido las sociedades polinesias antes de la llegada de los navegantes y exploradores occidentales. ritores y artistas, quiénes llegaron a Tahiti y sus Islas cuando apenas ya si quedaba rastro de aquella cultura milenaria.

Las gentes de las `islas exteriores´ de Malaita (Ontong Java y Sikaiana)  consideran que ya ha llegado el momento  de su reubicación ante de que el nivel del mar se convierta en una gran amenaza para la comunidad. Según informó   el periódico local Solomon Star News, el  asunto fue  tratado  durante la reciente visita de tres días que el Primer Ministro Gordon Darcy Lilo  llevó a a cabo  a Ontong Java y Sikaiana, este último anillo de coral, enclavado a 212 kilómetros al noroeste de la isla de  Malaita. El portavoz de la comunidad de Pealu ,  Chris Keungi, dijo que la cuestión del incremento del nivel del mar es real,  que  ya está teniendo lugar en las islas  por lo que es una cuestión que debe abordarse de inmediato . Algunos de los argumentos  expuestos  a la hora de plantear el reasentamiento de la población de Ontong Java son el exceso de población, la  mínima  productividad de los suelos coralinos y  la escasez de tierras.

Los mismos sentimientos se producen en la comunidad de  Luangiua  , principal asentamiento en el atolón. Según relatan los residentes, la erosión de los suelos, las inusuales mareas altas y bajas, las extremas condiciones climáticas y las filtraciones de agua salada que arruinan la productividad de los huerto obligan a plantearse un nuevo asentamiento. Del mismo modo la tierra escasea  y la población local crece aceleradamente. En la actualidad, todas estas circunstancias obligan al traslado a otras de las islas de Ontong Java e incluso se pide a las autoridades locales que   consideren la  Provincia de Santa Isabel como refugio y nuevo hogar; alli   donde se encuentra la isla de mayor tamaño de este archipiélago melanesio  y la menos poblada de todas ellas. Hasta la fecha y según apuntó Alick Mae’aba,  viceprimer ministro, han sido ya identificados dos enclaves  de acogida, uno Airahu,  en  Kwara’ae central , y Afio en Malaita del Sur a 110 kilométros de Guadalcanal donde se asienta la capital de las islas Salomón.

Enlaces de Interés:  El incremento del nivel del mar obliga a relocalizar por vez primera a una aldea en las islas Fiji