Naghol: Saltando al vacío para fecundar la tierra (III)

Pentecost (41)

Confeccionados con fibras de pandano (Pandanus species)  los paipi o estuches que cubren el pene es todo lo que los hombres llevan como vestimenta ritual en el naghol . Con sus cuerpos untados en aceite de coco y algunos de ellos portando en sus orejas grandes y hermosos  hibiscos de color rojo, los niños no circundados son los primeros en saltar desde torres  que pueden   alcanzar  20 ó 30 metros de altura. En ocasiones se muestran temerosos o dubitativos  ante  el reto que entraña el salto al vacío,  su edad  suele ser de 7 años;  superando sus miedos alentados por los ánimos entusiastas y cantos de  sus compañeros adultos. Sus plataformas de salto suelen  guardar  menos altura que la de los hombres circundados que les siguen,  lanzándose al vacío desde enclaves más elevados.  Los hombres suelen dejar de saltar cuando alcanzan los 35 ó 40 años de edad.

Atadas a los tobillos se deben asegurar que las  gruesas lianas  cuentan con la medida adecuada, pues  las tal demasiado largas provocarían que los hombres  se estrellase contra el suelo. Cada saltador construye su propia plataforma y elige sus propias lianas con cuidado extremo  considerando  al mismo tiempo, su tamaño y peso corporal pues de esta manera nadie es responsable de los  posibles daños que pueda sufrir.

Cuando los saltadores  se muestran preparados para  lanzarse al vacío, levantan una de sus  manos y los cantos  que han venido acompañando  la ascensión al sigol y la preparación para el salto cesan. El silencio  permite  la recitación de un pequeño discurso tras el cual  el saltador se desprenderá de una hoja sujeta a su cinturón. Lanzada al aire,  los cantos y las danzas proseguirán;  con los brazos cruzados sobre su pecho  se lanzará al vacío. Los hombres deben tocar la tierra, para de esta manera fecundarla y cuando las lianas han dejado de ceder se les libra de estas, quiénes lo hacen son siempre varones, familiares o amigos  del saltador.

El naghol  pues, celebra la cosecha del ñame  y representa un rito de fertilidad para los hombres. Cuando las lianas  se tensan tras el salto, la cabeza del saltador debe tocar la tierra haciéndola de esta manera fértil para la cosecha del ñame del año siguiente, un tubérculo fibroso que necesita condiciones climáticas favorables para su crecimiento, lluvia y sol en cantidades proporcionadas.

Fotografia: © Paolo & Maryjohn Sampson

Vanuatu (3)

Naghol: Saltando al vacío para fecundar la tierra (IV)

Nowhere Line: Voices from Manus Island, la escalofriante realidad de los campos de detención para solicitantes de asilo en Australia

Nowhere Line: Voices from Manus Island es un documental animado narrado por dos solicitantes de asilo detenidos en el llamado Manus Island Offshore Processing Centre o centro de detención para solicitantes de asilo en la isla de Manus, de jurisdicción papú y financiado por Australia;  que relatan su penoso viaje antes de acabar recluidos en la isla melanesia y las revueltas que allí  tuvieron lugar  en 2014.

En el mes de octubre de 2014, el director británico residente en Australia, Lukas Schrank, estableció contacto  con el periodista iraní Behrouz y Omar quiénes pudieron  dar a conocer su historia y experiencias desde dentro mismo del campo de detención.

Las entrevistas ofrecen una visión escalofriante de la realidad diaria de las 1700 personas que estaban retenidas de forma arbitraria en Papúa Nueva Guinea, hoy son 800.  El 17 de febrero de 2014 se produjeron en el centro violentos conflictos entre los habitantes melanesios y los refugiados, cientos de detenidos sufrieron graves lesiones. Reza Berati, iraní de 23 años fue víctima mortal.

Nowhere Line: Voices from Manus  cuenta lo acontecido aquella noche y descubre la violación de los Derechos Humanos a la que se enfrentan los solicitantes de asilo en Australia. Según la ley australiana , cualquiera interceptado mientras intenta alcanzar la costa en barco será enviado a la isla de Nauru en Micronesia o Manus en Papúa Nueva Guinea  y no tendrá derecho a ser reasentado en el país. Algunos solicitantes de asilo han pasado años en estos campos, como han criticado la ONU y varios grupos de derechos humanos, y han sido numerosos los informes de casos de abusos y daños autoinfligidos entre los detenidos, incluyendo niños. Los Gobiernos de Australia y Papua Niugini han acordado esta semana cerrar el controvertido centro de detención pero no está claro cuál será el destino de los cientos de refugiados.

La cinta a sido proyectada en diferentes países y ganó el premio al Mejor Corto Documental en el Melbourne International Film Festival 2015. Podéis visionar el documental en  Vimeo

Miembros del personal de la constructora española Ferrovial podrían ser expuestos a responsabilidades por crímenes contra la humanidad en Nauru y Manus

refugee-camp

La filtración al diario británico The Guardian  de  los Nauru Files (Archivos de Nauru) ,  más de 2.000 documentos sobre los centros de detención de inmigrantes y solicitantes de asilo del Gobierno australiano en la isla micronesia de  Nauru y en  la isla de Manus en Papua Niugini,  muestran la escala del sufrimiento al que están sometidos los internos en estos lugares: 8.000 páginas de informes internos sobre incidentes ocurridos en estos recintos, de mayo de 2013 a octubre de 2015, que relatan casos de asaltos, abusos sexuales a adultos y menores y automutilaciones, así como las terribles condiciones a que se ha relegado a estas personas. Un escándalo en el que  se ha visto arrastrada la constructora española Ferrovial, que el pasado mayo adquirió la empresa responsable de proporcionar servicios a estos centros, incluyendo el personal de seguridad responsable de muchos de estos excesos.

El pasado 25 de julio, una experta en derecho internacional de la Universidad de Stanford llegó incluso a asegurar que algunos de los empleados de la firma española podían llegar a ser procesados por su responsabilidad en estos hechos:

`Basándonos en nuestro análisis de los hechos, es posible que miembros del personal de Ferrovial podrían ser expuestos a responsabilidades criminales por crímenes contra la humanidad bajo el Estatuto de Roma´, afirmaba Diala Shamas, del Centro Internacional de Derechos Humanos y Resolución de Conflictos de Stanford, en una entrevista. `Hemos expresado nuestra preocupación a Ferrovial en una comunicación privada con sus responsables y directores detallando nuestras conclusiones. Aún no nos han respondido´, explicaba. Desde Ferrovial, sin embargo, niegan la validez de esta argumentación legal.

El pasado 13 de mayo, Ferrovial adquirió la empresa australiana Broadspectrum , cuyo papel administrador en los mencionados centros de internamiento en Manus y Nauru ha sido muy cuestionado. Pero Ferrovial puntualiza: `Broadspectrum no gestiona estos centros. Es un proveedor de servicios del Departamento de Inmigración y Protección de Fronteras del Gobierno australiano, ocupándose del mantenimiento, ‘catering’, limpieza, logística, seguridad, bienestar y transporte”.

Estos centros de detención ilegales forman parte de la controvertida política de asilo del Gobierno australiano desde hace una década y media, que estipula que, para evitar las responsabilidades derivadas de la legislación internacional sobre asilo, aquellos solicitantes interceptados en el mar no son enviados a la propia Australia territorial sino a  islas del Pacífico Sur , donde se evalúan sus peticiones. Se trata de un intento deliberado de disuadir a aquellos que trataban de llegar en patera a suelo australiano, dificultando muchísimo el proceso de obtención de asilo. Por ello, Camberra ha firmado acuerdos con Papúa-Nueva Guinea y Nauru para la creación de estos centros de detención, a cambio de importantes contrapartidas económicas.

Algunas voces opinan que el problema va mucho más allá de la mera gestión, y que la propia existencia del sistema de confinamiento en las islas supone ya una enorme violación de los derechos humanos. El pasado 27 de abril, el Tribunal Supremo de Papua Niugini ordenó el cierre del centro de detención de la isla de Manus, tachándola de `ilegal e inconstitucional´. Unos días después, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) exigió el traslado inmediato de todos los internos a otro lugar con `condiciones humanas´. `No hay duda de que la política actual de procesamiento y detención prolongada en las islas es inmensamente dañina´, afirmó la institución en un comunicado.

No obstante, más de 1.300 personas permanecen encerradas en ambos centros a día de hoy. En junio, el psicólogo especializado en trauma Paul Stevenson, que ha trabajado regularmente en Manus y Nauru, aseguró en una entrevista que `no había visto tantas atrocidades en toda su carrera profesional de 43 años como en dichos lugares.

 Días después de la adquisición de Broadspectrum, un equipo de la ONG australiana No Business In Abuse se reunió con representantes de Ferrovial  para advertirles sobre lo que implicaba esta operación comercial. Su directora, Shen Narayanas según declaró a la prensa española,  los representantes de  Ferrovial  `no parecían tener un plan sobre qué iban a hacer´, especialmente respecto a la orden del ACNUR de transferir a los internos fuera de los centros. `Su nivel de información parecía muy bajo. Nuestra opinión es que compraron la empresa sin entender realmente de qué iba aquello, a pesar de toda la información pública y el hecho de que les habíamos contactado varias veces´, comentó

En concreto, el 29 de febrero de 2016, No Business in Abuse y el Centro Legal de Derechos Humanos de Australia (HRLC) enviaron una `alerta a inversores´ a Ferrovial, sobre la posible complicidad en los abusos en la que podía incurrir la empresa con la adquisición de Transfield-Broadspectrum:   `La compañía nos indicó que no estaban preparados para hablar con nosotros mientras la oferta de adquisición estuviese vigente´, señala Rachel Ball, directora de promoción de políticas públicas del HRLC.

Para Ball, la responsabilidad de Ferrovial respecto a lo que sucede en Nauru y Manus es incontrovertible: `Las empresas que operan los centros de detención tienen obligaciones contractuales en relación con la seguridad y el bienestar de los detenidos, y están expuestos a responsabilidades civiles por los errores. Además, bajo los Principios Rectores de la ONU sobre Negocios y Derechos Humanos, las empresas tienen la responsabilidad de respetar los derechos humanos en sus operaciones´, indica. `El porcentaje exacto de beneficios derivados de los contratos de los centros no está claro. Un informe de expertos independientes señala que el sector social, de defensa y de propiedad, que incluye dicho contrato, suponeel 84% de la actividad económica de Broadspectrum´, afirma Ball. De acuerdo con No Business in Abuse, el Gobierno australiano paga 1,4 millones de dólares al día a la empresa por operar los campos.

A pesar de ello, la estrategia de Ferrovial parece ser la de deshacerse lo antes posible de estos polémicos centros. `El mismo día que se tomó el control de Broadspectrum, Ferrovial Servicios anunció que, dado que los servicios prestados en los Centros Regionales de Refugiados de Nauru y Manus no forman parte de su actividad, no figurarán tampoco en la oferta de Broadspectrum en el futuro. Por tanto, Broadspectrum no se presentará a la renovación del contrato, que convocará el Departamento de Inmigración y Protección de Fronteras del Gobierno australiano´, asegura el portavoz.

`Esto sería prudente, dado que cada día que pasa, los miembros de Ferrovial se arriesgan más a una futura exigencia potencial de responsabilidades legales´, explica Diala Shams.  `Cualquier compañía que se haga con dichos contratos se encontraría en una situación similar, a menos que haya cambios significativos en la política australiana [de asilo] y en las condiciones de estos centros de detenciones´, asegura.

`Saludamos el compromiso de Ferrovial de no proporcionar estos servicios en el futuro, pero los hombres, mujeres y niños en los campos de Nauru y la isla de Manus no pueden esperar a que el contrato de Broadspectrum expire en febrero del año próximo´, asegura Ball. `Cada día que los campos siguen abiertos, los refugiados y solicitantes de asilo sufren serios daños y cada día que Ferrovial opera esos centros, la empresa estará expuesta a un significativo riesgo legal, financiero y reputacional´

Australia acepta cerrar el centro de detención de inmigrantes de Manus en Papua Niugini

PNG

Los Gobiernos de Australia y Papua Niugini han acordado cerrar el  controvertido centro de detención para solicitantes de asilo en la remota y aisada  de isla Manus, al norte  del país melanesio. No está claro cuál será el destino de los 800 refugiados que viven en este campamento, bajo jurisdicción papú y financiado por Australia. Su futuro ha sido incierto desde que el Tribunal Supremo de Papúa Nueva Guinea sentenciara en abril que el centro era `ilegal e incostitucional´. El lugar ha despertado polémica por sus malas condiciones y supuestos casos de abuso, según el periódico británico The Guardian.

Según la ley en Australia, cualquiera interceptado mientras intenta alcanzar la costa en barco será enviado a la isla de Nauru en Micronesia  o Manus y no tendrá derecho a ser reasentado en el país. Algunos solicitantes de asilo han pasado años en estos campos, como han criticado la ONU y varios grupos de derechos humanos, y han sido numerosos los informes de casos de abusos y daños autoinfligidos entre los detenidos, incluyendo niños.

Parte de la sociedad de Papúa Nueva Guinea desaprueba el reasentamiento de cientos de refugiados en su país y se han registrado ataques hacia los peticionarios de asilo por parte de  los habitantes de las islas. `Papúa Nueva Guinea y Australia están de acuerdo en que el centro debe cerrarse´, ha dicho el primer ministro papú, Peter O’Neill. ´ Se han puesto en marcha ya un paquete de medidas Es importante que el proceso no se lleve a cabo con prisas, sino de forma cuidadosa´, ha añadido el lider melanesio.  No se ha establecido una fecha de cierre para el centro.

Peter Dutton, el ministro australiano de Inmigración, que se ha reunido con O´Neill este miércoles, ha reiterado que la posición de su Gobierno es que Australia no aceptará ningún refugiado detenido en el país vecino. `Ha sido una postura sólida de este Gobierno el trabajar con Papúa Nueva Guinea para cerrar el centro de Manus y apoyar a esta gente en su adaptación a la isla o en su retorno a sus países de origen´, ha declarado Dutton. El anuncio llega después de que el periódico británico The Guardian publicara documentos filtrados que detallan más de 2.000 casos de abusos sexuales, asaltos y tentativas de autolesiones registradas en dos años en el centro de detención de Nauru.

Las duras condiciones y las denuncias de abusos sistemáticos a menores en ambos campos han sido duramente criticados tanto en Australia como en el extranjero. El Gobierno australiano defiende que su política es necesaria para evitar que solicitantes de asilo mueran en el mar en la peligrosa travesía entre Indonesia a Australia. Cientos de personas murieron en los años previos a que se estableciera esta política. El cierre del centro de detención ha sido celebrado por los defensores de los derechos de los refugiados. `Casi un millar de hombres en Manus ya han perdido tres o más años de sus vidas encerrados en un limbo por ninguna razón ´ ha declarado la directora en Australia de Human Rights Watch, Elaine Pearson. `Han sufrido condiciones de suciedad y hacinamiento, atención médica inadecuada y violencia. Por fin, ha llegado el momento de permitirles seguir con sus vidas de forma segura y digna´, ha añadido en un comunicado.

Naghol: Saltando al vacío para fecundar la tierra (II)

Naghol 2

No muy lejos de las aldeas  y en los meses de mayo y  junio   se construyen en la isla de Pentecostes estos  enormes andamios  vegetales, auténticos prodigios de la arquitectura local que  siguen un estricto método  tradicional y  entorno a los cuales  se celebrará  este  ritual destinado a fecundar la tierra y asegurar la buena cosecha del ñame. La selección del lugar donde se enclavan los catafalcos está sujeta a la pendiente del suelo  situándose en la parte superior de una ladera;  allí donde caen los saltadores la tierra es aplanada  y ablandada para amortiguar posibles golpes y despejarlas de piedras u otros objetos que pudiesen dañar a los participantes. Detrás de las torres o a su lado se encuentran terrenos más o menos llanos  donde hombres, mujeres y niños puedan bailar  durante la ceremonia. Los cánticos, silbidos y ligeros aullidos de grave tono acompañan la escena otorgándole un  fascinante halo de primitivismo y misterio.

Diferentes secciones de la torre representan la anatomía humana, cada una recibe el nombre de una parte del cuerpo, elevándose desde los pies en su base hasta la cabeza representada por la parte más alta. El palo central del saliente de apoyo de los trampolines  enclavados en los sigol recibe el nombre de utsin o pene mientras que sus laterales son los labios de la vagina o bwelankanen. Las torres son construidas cortando ramas y troncos con hachas y machetes que reemplazaron  tiempo atrás las herramientas de piedra, no se utiliza ni un solo clavo o cuerda y se tardan unas tres semanas en finalizar.

La construcción es supervisada por una persona elegida a tal propósito y  quién protagoniza el último salto desde la plataforma más alta. Si no es esta, se concede tal honor a un hermano o miembro del clan.  Durante la preparación del terreno destinado al salto nadie debe acercarse ya que es creencia que los espíritus infestan el lugar. La presencia cercana de mujeres al catafalco  es tabu es decir, no está permitida a menos de diez metros  ya  que Tamalie vive en la torre hasta que el ritual llega a su fin.  Los hombres deben de permanecer una semana en el nakamal antes de que se inicie la temporada de saltos, allí ingerirán tan solo alimentos especialmente preparados para ellos y deberán  renunciar a las relaciones sexuales; un día antes del salto deben permanecer en ayunas.

Alrededor del tronco central de estos catafalcos, que pueden sobrepasar los 20 metros de altura,  se alzan una docena de postes y entre estos  multitud de travesaños atados con cientos de  tallos fuertes, largos y delgados. En la parte frontal de la torre se sitúan las plataformas o sigol  desde donde los hombres saltan al vacío

Naghol: Saltando al vacío para fecundar la tierra (III)

05bc4e_c0758aab849a4a40ae179bfa5da02cb2

 

Campaña para recuperar Moai Hoa Hakananai’a que se exhibe en el British Museum de Londres

El moai Hoa Hakananai’a actualmente pertenece a la colección del British Museum en Londres, donde es una de las piezas estrella en exposición. Fue sacado del centro ceremonial Orongo, en Isla de Pascua, el 7 de noviembre de 1868.

En 2015, el realizador pascuense Leonardo Pakarati estrenó el documental `El espíritu de los ancestros´ (Te kuhane o te tupuna). La historia comienza con Noe, una abuela rapa nui muy enferma que, antes de morir, quiere contarle a su nieta la historia del Moai Hoa Haka Nanaia (`El rompe olas´). Le contará que lo conocen como `El amigo Robado´, pues desconocidos extranjeros se lo llevaron de la Isla hace ya más de 100 años y nunca volvió. Noe le comenta a su nieta que los moai y los demás objetos sagrados de la isla poseen un Mana, una fuerza de los ancestros que protege a la tribu. Ella ve que la Isla tiene muchos problemas, que los rapa nuis desconfían entre ellos y que están enfrentados al Estado chileno, y cree que una forma de recuperar el Mana, para recuperar el bienestar de la Isla, es traer al espíritu del `Rompe Olas´ de vuelta a su tierra.

Tras exhibirse en Isla de Pascua, el documental itinero por Santiago y otras ciudades de Chile y el mundo. Las reacciones del público, que muchas veces escribieron al director y a la productora, hicieron que el equipo se decidiera a lanzar una campaña para recuperar al `Amigo Robado´ y, de paso, también las demás piezas de su cultura en otros museos como el Louvre y el Quai Branly, donde se encuentran, por ejemplo, El Rei Miro, envestidura en forma de media luna que solo portaban los Ariki (jefes), y el Tahonga, objeto ceremonial entregado por los padres al hijo elegido para conocer las tradiciones.

Paula Rosetti, productora del documental, aseguró que en la Isla han recolectado cerca de 500 firmas, además de otras que llegarán desde el continente. “Somos conscientes de que va a costar recuperar los más de 4.000 objetos de la cultura rapa nui desperdigados en los fondos de los museos de todo el mundo y en colecciones privadas, pero con las firmas queremos que el Estado chileno haga la petición formal para recuperar su patrimonio”.

El moai está esculpido en una roca volcánica, mide 2 metros y medio de alto y pesa cuatro toneladas. En su espalda tiene esculpidos petroglifos del hombre pájaro y otros símbolos grabados como el ao, remo de doble pata que simboliza el poder, y el komari, una vulva que simboliza la fertilidad.

Creo que es difícil que vuelvan” admitió la productora del documental. “Sobre todo porque hay una corriente de opinión en la Isla que considera que estas figuras imponentes y frágiles están mejor cuidadas en los museos extranjeros“.

Actualmente Miradoc (de la Corporación Cultural de Documentalistas ChileDoc), se encuentra difundiendo el documental en distintas regiones de Chile. Para seguirle la pista a las exhibiciones del documental `El espíritu de los ancestros´, puede visitar el Facebook Te Kuhane o te tupuna, Un documental de Leo Pakarati. Para firmar la petición comunicarse con mahatua@gmail.com. Fuente Original: La Tercera

Naghol: Saltando al vacío para fecundar la tierra (I)

Naghol (2)

En la  región sur oriental de la isla de Pentecostes todavía se conservan las antiguas tradiciones, lo que en el archipiélago melanesio de Vanuatu se llama la kastom o `costumbre´ y entre estas,  la más conocida es el llamado  naghol o n’gol,  salto ritual al vacío que llevan a  cabo los hombres en las aldeas.  Es quizás en  Bunlap y aldeas  vecinas donde se conserva de una forma más estrictamente  tradicional , las gentes de la isla consideran a sus habitantes los guardianes legítimos de la tradición. No hay turistas y los saltos  tiene lugar un día cualquiera  de mayo;  anunciándose con  muy breve espacio de tiempo. Suelen participar entre 30 a 40  hombres que se lanzan desde catafalcos vegetales que pueden superar los 35 metros de altura y que tardan en construirse alrededor de tres semanas.

Existe una leyenda que explica  los orígenes de este fascinante ritual: Tamalie maltrataba  continuamente a su mujer, esta había intentado huir varias veces  de la violencia sufrida a manos de su esposo pero al final siempre fracasaba. En cierta ocasión consiguió subir hasta la copa de un gran árbol y cuando su  esposo la vio allí arriba trató de convencerla para que bajara,  mostrándole su arrepentimiento y pidiéndole perdón. Al ver que la mujer no daba crédito a sus palabras y permanecía inmóvil en las alturas, no dudo en trepar hasta lo alto del árbol  con la intención  de llevársela nuevamente consigo. Tamalie desconocía que su mujer se había atado a los tobillos unas lianas y es así que cuando estaba a punto de atraparla, esta salto al vacío.  Al ver que la mujer caía sin sufrir daño alguno, no dudo en imitarla y saltar para atraparla, estrellándose inevitablemente  contra el suelo y matándose allí mismo.

Hoy, no se sabe muy bien porque motivos el naghol es  un ritual  exclusivamente masculino, la mitología local relata que siempre fue así sin embargo,  parece ser que se transformó en un medio para que los hombres pudiesen presumir de su valentía , fuerza viril y una manera de demostrar que ya  no podrían ser engañados por una mujer otra vez.

Fotografia: © Paolo & Maryjohn Sampson

Naghol (3)

Naghol: Saltando al vacío para fecundar la tierra (II)