Influencia española en Micronesia

La presencia de España en Micronesia nunca fue lo suficiente profunda como para hispanizar las islas pequeñas y diseminadas de esta región del Pacífico Norte. Sin embargo, a causa de un contacto que duró varios siglos, hoy puede encontrase la huella de la lengua en varios archipiélagos, entre las que hay que destacar el chamorro de las Marianas con un grado de hispanización notable; también en algunos aspectos de la cultura local actual ( gupot, nobenas, etc.) El largo contacto hispano con las Marianas y el más breve con el resto de islas micronesias produjo efectos distintos. Las Marianas presentan un grado mayor de hispanización, y dentro de las Carolinas, algunas como Yap, Truk y Ponape reflejan alguna influencia española, mientras que en otras ésta nunca existió. Las Marianas fueron, por su condición fueron durante mucho tiempo vía de hispanización, a través del comercio con las gentes de las Carolinas y a causa de la presencia de chamorros en Yap y Truk. Por razones diversas, todas las islas que un día fueron españolas en Micronesia, hoy están vinculadas, de una forma u otra, a Estados Unidos, y tienen el inglés como lengua oficial, además de las respectivas lenguas locales.

En las Marianas existe un grupo de lengua materna española compuesta en su mayoría por hispanoamericanos, filipinos y españoles que han llegado recientemente a las islas, por lo tanto y como sucedió en el pasado, las gentes que hablan español proceden del exterior. En 1740 comenzó la emigración de filipinos, y con ella se reforzaba un mestizaje (españoles, mexicanos y peruanos) ya iniciado a través del galeón de Manila o nao de Acapulco, que como se ha visto constituyó durante dos siglos y medio, desde el primer viaje el 1 de Mayo de 1566 hasta el último en 1815, la mayor empresa comercial de españa en el Océano Pacífico.

No existe un grupo nativo en la actualidad que tenga el español como lengua materna. Hoy existe un “español residual” que emplean algunos chamorros, y que consiste en oraciones y canciones en español, especialmente los villancicos cantados durante la Navidad, e incluso en una forma simplificada y (mezclada con chamorro e inglés) de español. Algunos todavía tienen la capacidad de comprender perfectamente el español, aunque su habilidad para hablar se vea muy reducida por la falta de práctica. En el chamorro, lengua nativa de las Marianas, y hablada por aproximadamente 50000 personas, contiene un porcentaje de palabras españolas entre el 50 y el 60% de su vocabulario, y con una enorme influencia de la lengua española no sólo en el léxico, sino también en su fonología y su morfosintaxis, aparece realmente como una lengua mixta hispano micronesia, resultado de una fusión cultural de siglos y de un mestizaje profundo en unas islas que, por su aislamiento geográfico, nunca llegaron a estar completamente hispanizadas.

Las palabras españolas en chamorro se refieren a todos los campos ideológicos, tanto aquellos que reflejan cosas o ideas llevadas por los españoles como religión, administración, alimentación u objetos domésticos; como a los de existencia natural: partes del cuerpo, accidentes geográficos. Todo el sistema numeral es español y también lo son todos los nombres de los días de la semana y los meses del año. En la morfosintaxis encontramos numerosas formas verbales españolas, preposiciones, conjunciones, adverbios, artículos e interjecciones de origen español, además de los miles de sustantivos y adjetivos. Algunas construcciones gramaticales tienen una construcción completamente española: `un biahe kada sinko años.´ Como durante siglos el contacto con el mundo de habla española se llevó a cabo a través de la nao de Acapulco, el chamorro muestra una clara influencia del español hablado en México y recoge voces indígenas de aquel país.

Existen numerosos topónimos españoles en las Marianas ( el propio nombre del archipiélago, así llamado por los jesuitas desde 1668 en honor de la reina Mariana de Austria de la Virgen María) como los nombres de las islas: Cabras, Urracas, Farallón de Pájaros, Farallón de Medinilla; de ciudades y Pueblos como San Vicente, Santa Rita, San Antonio, San José ; de accidentes geográficos como el Monte Santa Rosa. Los nombres españoles son muy numerosos y los chamorros poseen apellidos y nombres de pila españoles, junto a otros de origen filipino, japonés, inglés, alemán y micronesio como Antonio Reyes de León Guerrero, María Crisostomo Remedios Castro, Vicente Camacho, Manuel De la Cruz, etc. ).

El chamorro es hablado generalmente en el entorno familiar, aunque en años recientes se está impulsando su presencia en todos los sectores de la sociedad. La asignatura de lengua española se enseña en varias escuelas de Guahan y en una de Saipan. Se imparte como lengua extranjera en enseñanza secundaria y universitaria.

Los topónimos de origen español van recuperando gradualmente su ortografía chamorra original. Los habitantes de Rota hablan un chamorro más puro. Al mismo tiempo es también hablado el carolino, obedeciendo a la presencia de originales de aquella islas emigrados a las Marianas. En las islas carolinas cada dialecto insular tiene un origen común malayo polinesio. El idioma de las Palau se encuentra clasificado como micronesio mientras que los de Yap, Ulithi, Truk, Pohnpei y Kosrae como malayo; Kapingamarangi y Nukuoro como polinesio. Las islas de Sonsorol y Tobi, al suroeste de Palau aunque marcadamente diferentes de los anteriores, poseen lazos de unión con las lenguas habladas en Ulithi y las Truk.

En la isla de Saipan el carolino es hoy hablado por aproximadamente 2000 personas y en el también se encuentran elementos hispánicos notables, ello es debido al contacto directo con el español, o indirecto a través del chamorro. Los carolinos de esta isla y que se establecieron allí a principios del siglo XIX, han incorporado numerosas palabras de origen español.

La presencia lingüística hispana en Carolinas y las Islas Palau fue muy reducida y así es la huella que ha quedado, tampoco consta grupo alguno que tenga el español como lengua materna, sin embargo este no resultaría un hecho imposible. Tampoco ningún rastro de “español residual” o forma de lengua mixta. Se puede decir que habrá unas ciento veinte palabras españolas que han dejado herederos en una o varias de estas lenguas de Micronesia. La que más tiene es la lengua de las Palau, cerca de unas noventa. El número mayor de préstamos se refiere a la religión católica, siendo misa y padre las más difundidas: misáng, badré (Palau); mihsa, pahdire (Pohnpei); mihsa, padhdre (Truk); miisae, paedrey (Yap). existen al mismo tiempo y en varias lenguas, descendientes lingüísticos de iglesia, medalla, rosario… La presencia política produjo en Yap gabnaedoer (gobernador) y varios derivados de soldado como es el ejemplo de Palau soldáu y de Yap salthaaw.

Son muy numerosos los sustantivos referidos a los objetos domésticos como botella: butiliáng (Palau); cuchara: kusaráng (Palau); silla: se eya (Truk). La alimentación, la vida cultural, la economía y la fauna también poseen palabras de influencia española como puede ser por ejemplo sandia: sandiáng (Palau) o peseta: piseetae ( Yap). Por último y en los medios de transporte han permanecido voces españolas como barco, carro y carreta: baarkow (Yap); karróng (Palau); kereeta (Truk).

Cada año se celebra en Umatac , en la isla de Guahan, el Día del Descubrimiento de la isla por Fernando de Magallanes, concluyendo con una fiesta y una representación en vivo de su llegada, en la que los chamorros celebran con éxito la expulsión del explorador y navegante y sus hombres. Seguramente en dicha celebración se cocina la valensiana o paella al estilo local, y se consumen chorizos chamorros y escabeche.

Numerosas fiestas (nombre en español con el que los chamorros se refieren a las celebraciones religiosas de origen hispano) son celebradas en las comunidades de las islas Marianas. como el Día del Santo Niño Perdido (Asan, Guahan ); Nuestra Señora de la Paz y Buen Viaje (Chalan Pago); San Roque (Barrigada, Guahan ); Santa Bárbara (Dededo, Guahan ); San Isidro (Chalan Kanoa, Saipan); San Francisco de Borja (Rota), Día de San José (Saipan y Rota), este último celebrado con autentico fervor por esta comunidades chamorras.

En el mismo poblado de Umatac el fuerte de Nuestra Señora de la Soledad destila historia de influencias españolas, como lo hace el de Apugan o Fuerte de Santa Agueda, sobre la capital Agaña. Nuestra Señora de la Soledad fue construido en el siglo XIX y se convirtió en el emplazamiento perfecto para avistar la llegada del Galeón de Manila y prevenir los ataques de los piratas ingleses.

La presencia española en Guahan queda al mismo tiempo reflejada en otros lugares como el San Antonio Bridge o Tolai Acho (“Puente de Piedra”) construido en 1800 por el gobernador Manuel Muro y bautizado en honor de San Antonio de Padua. Salvaba el paso del río Agaña, entre los distritos de San Ignacio y Bilibic. En 1945 y durante la reconstrucción de la capital tras los estragos de la guerra, su curso fue desviado. La torre campanario Kampanayum Malesso o Merizo Bell Tower fue mandada construir en 1910 bajo la dirección del Padre Cristóbal de Canals, fue restaurada en 1981 y pasó a formar parte del Registro Nacional de Lugares Históricos. Durante la colonización española de las Marianas se construyó en 1785, el llamado Camino Real que unía Agaña con Umatac; su ruta debía salvar numerosos ríos, uno de los puentes que ha sobrevivido al paso del tiempo es el de Tailafak. Merizo Combento es la residencia privada todavía en uso de la isla de Guahan. Ha sido ocupada por la rectoría de la Iglesia de Merizo desde su construcción en 1856.

Agaña fue fundada en 1668, y es la ciudad más antigua de las Islas del Pacífico, la Segunda Guerra Mundial cambió para siempre el carácter que los españoles le habían dado durante siglos sin embargo, su centro urbano, destila esencias hispanas como en la Casa de Gobierno, construida en 1736 y que todavía conserva su azotea, referida a un hoy día con este nombre castellano, donde se encontraba emplazada la Chocolate House o la “Casa del Chocolate”, donde las damas de la sociedad colonial española se reunían para merendar. Situada en la llamada Plaza de Espana (tal cuual, sin ñ),comparte protagonismo con otros edificios históricos que han sobrevivido al paso de los siglos gracias a la restauración y conservación promovida por las autoridades locales.

Una gran mayoría de las calles y avenidas de las ciudades y poblaciones de Guahan cuentan con nombres españoles: Paseo Dulce Nombre de María, Calle Gutiérrez, Calle Mendiola, Avenida Francisco Javier, Calle Pérez… (Agaña); Calle León Guerrero, Calle Manuel Elena… (Yigo); Calle Soledad, Calle Niño Perdido… (Umatac); Calle San Miguel, Calle Cruz … ( Talofofo); Avenida San Antonio, Calle Rosita… ( Dededo); Calle Guerrero, Calle Concepción, Calle San Ramón, Calle Borja … … (Barrigada), etc. La herencia religiosa dejada por España se ve también reflejada en multitud de iglesias bautizadas con nombres hispanos como es el caso de la Catedral Católica Dulce Nombre de María (Agaña), construida en 1669 bajo órdenes del Padre San Vítores, la Iglesia de San Ramón y la Iglesia de San Vicente en Barrigada; la Iglesia de San Dionisio en Umatac; la de Nuestra Señora de Lourdes en Yigo o por poner un último ejemplo, la de San Dimas en Merizo.

En la isla de Ponape ( avistada por Pedro Fernández de Quirós el 23 de diciembre de 1595) los restos de la presencia española quedan reflejados en Kolonia, su capital, en forma de ruinas del antiguo muro que rodeaba el Fuerte Alfonso XIII y del asentamiento español .Fue construido en 1887. También se encuentran tumbas de sacerdotes españoles en los terrenos de la misión católica de dicha población, y de militares como la del coronel Isidro Gutiérrez Soto. Madrich (Madrid) en las cercanias de Colonia, capital adminstrativa de Yap, fue bautizada con este nombre en honor a la capital de España; hoy esta aldea está habitada por gentes procedentes de las “islas exteriores” y lugar de la “Colonia” hispana del archipiélago instaló un puesto comercial. No hace muchos años que todavía vivían en Ponhpei algunas misioneras españolas, Hermanas Mercedarias de Biarritz (Vizcaya), como lo hacían otras en Chalan Kanoa y otras comunidades de Saipan en las Marianas.

2 comentarios sobre “Influencia española en Micronesia

  1. Excelente articulo que recupera la memoria de España en el Pacifico. Mas artículo de esta índole deberán ser publicados con el propósito de dejar evidente el progreso y civilización dejado por España a esta parte del mundo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s