La taupou y el manaia en la danza tradicional samoana

`La danza de la taupou es grave, lejana, hermosa. Se requiere que ella conserve una expresión rígida, soñadora e impasible, de infinita altivez y arrogancia … El manaia, cuando baila en su papel de tal también está obligado a seguir esta misma norma decorosa y digna. La danza de los muchachos (fa’ataupati) es mucho más alegre que la de las jóvenes. Hay una mayor libertad de movimiento y mayor intensidad en el sonido producido por las rápidas y rítmicas palmadas sobre las porciones desnudas del cuerpo, con su crepitante tatau. Este estilo no es sagaz ni lánguido, si bien a menudo la danza de la taupou reúne ambas características. es atletico, levemente alborotador, exuberante, y debe mucho de su atractivo a los juegos de manos de presta y difícil coordinación que implica el palmear´.

`La danza del bufón, se desarrolla particularmente al lado de la taupou o del manaia y los honra remendándolos. Es primordial prerrogativa de los tulafale, ancianos y ancianas en general. El motivo original es el contrate: el bufón (‘aiuli) da relieve cómico a la majestuosa danza de la taupou, y cuanto más elevada es la jeraquía de ésta mayor es la de los hombres y mujeres que consideran en actuar en ridículo contraste con su habilidad. La danza de estos bufones se caracteriza por la parodia, la payasada, la exageración de las figuras estereotipadas, el fuerte ruido hecho al martillar la boca abierta con la palma extendida y la gran cantidad de saltos y golpes en el suelo. El bufón se comporta a veces tan eficientemente que llega a apoderarse del centro de la pista en estas ocasiones ceremoniales.´

Sexo, Adolescencia & Cultura en Samoa – Margaret Mead


En 1928, Mead escribió Sexo, Adolescencia & Cultura en Samoa obra que la hizo famosa y se convirtió en su primer libro más vendido. En él describía a los habitantes polinesios de Samoa como gente pacífica, afable, libre de conflictos religiosos y desprovista de envidia. Centrando su atención en las muchachas de las islas, Mead observó que los samoanos rechazaban las restricciones de tipo moral, social o legal, con respecto a las relaciones sexuales entre adolescentes. De ello resultaba, decía Mead, que la juventud de Samoa no sufría el estado de stress que forma parte de la vida de las sociedades capitalistas. El australiano Derek Freeman autor de Margaret Mead in Samoa: the Making and Unmaking of an Anthropological Myth, 1983 (Margaret Mead y Samoa: construcción y destrucción de un mito antropológico) sostiene que Margaret Mead, tergiversó seriamente la cultura y el carácter de los habitantes de Samoa.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s