Los Paniora: España en el corazón

 

Fotografía: RadioTelevisión Española (RTVE)

La Costa Este, situada en la Isla Norte, es una de las zonas más remotas de  Aotearoa Nueva Zelanda. Si a eso añadimos que el país también se caracteriza por su aislamiento geográfico, nos encontramos con una región muy virgen, apartada de casi todo, cuya belleza salvaje sobrecoge, aunque apenas reciba una ínfima parte de los millones de turistas que llegan cada año a esta pequeña nación oceánica.

Allí, en este rincón de Aotearoa  Nueva Zelanda, lo māori impregna todo. El porcentaje de habitantes de esta etnia triplica a la media del resto del país (un 50% frente a un 15%). Es el territorio en el que se asienta la tribu Ngati Porou (la población māori  se divide en iwis o tribus, y esta es la segunda mayor del país).

La tierra es el fundamento sagrado de la vida de los māori . Por eso se integran con ella, en una simbiosis cargada de un profundo simbolismo. Este elemento es, junto con los antepasados, la piedra angular de su identidad. Sobre ella sienten que están vivos, que pertenecen al mundo y tienen sentido dentro de él. Un equilibrio al que solo llegan dejándose guiar por la voz de sus ancestros.

El clan de los españoles

La Costa Este es el hogar del que está considerado como el mayor grupo familiar del país (las tribus, a su vez, se estructuran en grupos familiares o hapus). Se trata del clan de los Paniora. El clan de los españoles, en lengua māori.

Los Paniora descienden de un segoviano, Manuel José de Frutos, que llegó en la década de 1830 a las costas de Aotearoa, el poético nombre que los maorí  han dado a Nueva Zelanda y que significa La tierra de la larga nube blanca.

¿Quién fue Manuel José de Frutos?

Nacido en 1811 en la localidad de Valverde del Majano, fue un comerciante de lana que un día lo dejó todo para hacerse a la mar en busca de fortuna. Llegó a Perú, donde se embarcó en el ballenero inglés “Elizabeth”, con el que atravesó el océano Pacífico. Arribó a Port Awanui y entabló amistad con las poblaciones Ngati Porou de la zona. Su relación con ellas llegó a ser tan estrecha que desposó a cinco mujeres: Tapita, Kataraina, Mihita Heke, Uruhana y Maraea.

Instalado junto al Cabo Este, Manuel José prosperó y se convirtió en un comerciante reconocido. La familia creció con nueve hijos, 41 nietos y 299 bisnietos. Hoy, casi dos siglos después, sus descendientes son más de 20.000. Ninguno de ellos ha olvidado sus raíces españolas, apegados a esa tradición māori de culto a la tierra en la que la identidad se construye sobre el recuerdo de los ancestros.

La conexión con Valverde del Majano

Los Paniora siempre conocieron su herencia española, pero de una manera muy vaga. Sabían que su antepasado procedía de una región llamada Castilla dentro de España, pero ignoraban el punto exacto. No fue hasta el año 2006 cuando descubrieron la conexión con Valverde del Majano, una pequeña localidad situada a escasos kilómetros de la ciudad de Segovia. Fue gracias al trabajo de investigación realizado por una periodista neozelandesa llamada Diana Burns y la historiadora local María Teresa Llorente.

En los años 2007 y 2012 llegaron a Valverde del Majano dos expediciones procedentes de Aotearoa Nueva Zelanda. Cuentan los habitantes de este pueblo (muchos de ellos descendientes de la hermana de Manuel José y, por tanto, parientes suyos) que lo primero que hicieron los Paniora fue arrodillarse y besar la tierra, llorando desconsoladamente de emoción.

Aquel ansiado momento suponía el final de una larga búsqueda. Los Paniora por fin habían hallado el origen. El lugar donde, según la tradición māori , poder “clavar la lanza” y cerrar el círculo donde la tribu construye su identidad.

España, en el corazón

Los Paniora se sienten muy unidos a España, como a una madre patria de la que desconocen casi todo. Simplemente, están conectados a ella, forman parte de ella desde que nacen hasta que mueren. Aunque literalmente se encuentre en el otro extremo del mundo y la mayoría nunca haya pisado su suelo.

Este vínculo es de una pureza y una sencillez abrumadoras. Por eso, no es exclusivista y deja espacio a otros sentimientos de pertenencia. Dentro de los Paniora, sin ningún tipo de conflicto, convive una identidad múltiple: māori , neozelandesa, polinesia, española… Y seguramente muchas más, ya que durante las últimas décadas la familia se ha ido ampliando con miembros de otros países. Esta es quizá la mejor enseñanza de los Paniora. Su ejemplo de tolerancia y de saber estar en el mundo.

Fuente: Los Paniora: España en el corazón / Radio Televisión Española (RTVE)

Para ver el documental completo:  El clan español de Nueva Zelanda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s