En Nueva Caledonia, Macron pide `no retroceder en la historia´ ante el próximo referéndum del 4 de noviembre de 2018

Tras una visita de tres días a Nueva Caledonia, en Melanesia, y  después de un homenaje a las víctimas del 4 de mayo de 1988 en el atolón Ouveá, el presidente galo  pidió a los ciudadanos de las islas  a `no retroceder en la historia´ en su próximo referéndum de independencia el 4 de noviembre de 2018. En un discurso prolongado que puso punto y final a tres días de viaje, el jefe del Estado francés dijo ante el gobierno del archipiélago y representantes de la sociedad civil que `atañe a todos no retroceder en la historia´ y solicitó que `la elección se haga con calma, valorando cada centímetro de paz y concordia alcanzado´.

`Francia no sería la misma sin Nueva Caledonia´, afirmó Macron, agradeciendo el compromiso del territorio durante la Segunda Guerra Mundial. No obstante, reiteró que `son los neocaledonios quienes deben decidir´ el próximo 4 de noviembre.

Emmanuel Macron, en uno de los gestos más simbólicos de su visita, entregó al gobierno de Nueva Caledonia los dos actos de toma de posesión de este territorio, que datan del 24 y el 29 de septiembre de 1853, y que están a nombre de Napoleón III. Hasta ahora, esos documentos se habían conservado en los archivos de ultramar de Aix-en-Provence.

`Ya no estamos en el tiempo de las posesiones, sino en tiempos de escoger y de tomar decisiones colectivas´, declaró Macron. Con este gesto, respondió el presidente del gobierno local, Philippe Germain, `marcará la historia de Nueva Caledonia´.

En esa línea de homenajes, el presidente también conmemoró uno de los episodios más sangrientos de la historia de Nueva Caledonia y la isla de Ouvéa, cuando  diecinueve militantes  independentistas kanaka  murieron durante un asalto a la Cueva de Gossanah.

Dos días antes de la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas de 1988, miembros del Front de Libération Nationale Kanak et Socialiste (FLNKS) atacaron la gendarmería de Fayaoué matando a cuatro gendarmes y tomando a otros 27 como rehenes.

Los militantes melanesios exigían el abandono de los comicios regionales y que un mediador llegado desde Francia negociara un referéndum `real´ de autodeterminación bajo la supervisión de Naciones Unida. Como respuesta, el ejercito francés lanzó la `Òperación Victor´ asaltando la Gruta de Gossanah donde se encontraban retenidos los agentes y enclavada al noroeste de Ouvéa, una de las islas del archipiélago de la Lealtad.

Francia envió 300 militares para restablecer el orden. Cuerpos de élite llevaron a cabo una operación con lanzallamas y granadas. Los diecinueve independentistas atrincherados en la cueva perdieron la vida, muchos de ellos rematados a sangre fría por los soldados y después de haberse rendido. Otros fueron brutalmente torturados siguiendo las ordenes del gobierno de Jacques Chirac.

Jean Marie Tjibaou, líder del Front de Libération Nationale Kanak et Socialiste (FLNKS) describió el asalto como `política de la violencia´ adoptada por Chirac en contra del pueblo kanaka. Philippe Legorjus capitán del GIGN y Alphonse Dianou, jefe de loa des rebeldes melanesios intentaron que triunfase el dialogo sin embargo y en plenas elecciones presidenciales, entre François Mitterrand y Jacques Chirac, y por motivos de índole político, el orden no se restablecería por los dictados de la moral.

Esta tragedia que dio paso a los acuerdos de Nouméa con los que Francia transfirió algunas competencias y que hoy permiten decidir sobre la independencia del archipiélago o la permanencia en la República francesa.

Macron no depositó ninguna corona sobra la tumba de estos diecinueve melanesios en el memorial de Wadrilla. Y pese a que parte de la población acogió positivamente el gesto de su visita, no fue el caso de todo el mundo. Algunos habitantes de Gossanah, donde se encuentra la histórica cueva, llevaban desde abril manifestándose en contra de la visita del presidente, al considerarla `una provocación´

`He querido acercarme más en un año importante. Somos conscientes de las lágrimas y el sufrimiento, y también de todo el trabajo lento y paciente hecho por todos´, señaló el mandatario francés  . Emmanuel Macron es el primer Jefe de Estado que visita la isla de Ouvéa desde la tragedia hace 30 años

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s