Naghol: Saltando al vacío para fecundar la tierra (III)

Pentecost (41)

Confeccionados con fibras de pandano (Pandanus species)  los paipi o estuches que cubren el pene es todo lo que los hombres llevan como vestimenta ritual en el naghol . Con sus cuerpos untados en aceite de coco y algunos de ellos portando en sus orejas grandes y hermosos  hibiscos de color rojo, los niños no circundados son los primeros en saltar desde torres  que pueden   alcanzar  20 ó 30 metros de altura. En ocasiones se muestran temerosos o dubitativos  ante  el reto que entraña el salto al vacío,  su edad  suele ser de 7 años;  superando sus miedos alentados por los ánimos entusiastas y cantos de  sus compañeros adultos. Sus plataformas de salto suelen  guardar  menos altura que la de los hombres circundados que les siguen,  lanzándose al vacío desde enclaves más elevados.  Los hombres suelen dejar de saltar cuando alcanzan los 35 ó 40 años de edad.

Atadas a los tobillos se deben asegurar que las  gruesas lianas  cuentan con la medida adecuada, pues  las tal demasiado largas provocarían que los hombres  se estrellase contra el suelo. Cada saltador construye su propia plataforma y elige sus propias lianas con cuidado extremo  considerando  al mismo tiempo, su tamaño y peso corporal pues de esta manera nadie es responsable de los  posibles daños que pueda sufrir.

Cuando los saltadores  se muestran preparados para  lanzarse al vacío, levantan una de sus  manos y los cantos  que han venido acompañando  la ascensión al sigol y la preparación para el salto cesan. El silencio  permite  la recitación de un pequeño discurso tras el cual  el saltador se desprenderá de una hoja sujeta a su cinturón. Lanzada al aire,  los cantos y las danzas proseguirán;  con los brazos cruzados sobre su pecho  se lanzará al vacío. Los hombres deben tocar la tierra, para de esta manera fecundarla y cuando las lianas han dejado de ceder se les libra de estas, quiénes lo hacen son siempre varones, familiares o amigos  del saltador.

El naghol  pues, celebra la cosecha del ñame  y representa un rito de fertilidad para los hombres. Cuando las lianas  se tensan tras el salto, la cabeza del saltador debe tocar la tierra haciéndola de esta manera fértil para la cosecha del ñame del año siguiente, un tubérculo fibroso que necesita condiciones climáticas favorables para su crecimiento, lluvia y sol en cantidades proporcionadas.

Fotografia: © Paolo & Maryjohn Sampson

Vanuatu (3)

Naghol: Saltando al vacío para fecundar la tierra (IV)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s