Naghol: Saltando al vacío para fecundar la tierra (II)

Naghol 2

No muy lejos de las aldeas  y en los meses de mayo y  junio   se construyen en la isla de Pentecostes estos  enormes andamios  vegetales, auténticos prodigios de la arquitectura local que  siguen un estricto método  tradicional y  entorno a los cuales  se celebrará  este  ritual destinado a fecundar la tierra y asegurar la buena cosecha del ñame. La selección del lugar donde se enclavan los catafalcos está sujeta a la pendiente del suelo  situándose en la parte superior de una ladera;  allí donde caen los saltadores la tierra es aplanada  y ablandada para amortiguar posibles golpes y despejarlas de piedras u otros objetos que pudiesen dañar a los participantes. Detrás de las torres o a su lado se encuentran terrenos más o menos llanos  donde hombres, mujeres y niños puedan bailar  durante la ceremonia. Los cánticos, silbidos y ligeros aullidos de grave tono acompañan la escena otorgándole un  fascinante halo de primitivismo y misterio.

Diferentes secciones de la torre representan la anatomía humana, cada una recibe el nombre de una parte del cuerpo, elevándose desde los pies en su base hasta la cabeza representada por la parte más alta. El palo central del saliente de apoyo de los trampolines  enclavados en los sigol recibe el nombre de utsin o pene mientras que sus laterales son los labios de la vagina o bwelankanen. Las torres son construidas cortando ramas y troncos con hachas y machetes que reemplazaron  tiempo atrás las herramientas de piedra, no se utiliza ni un solo clavo o cuerda y se tardan unas tres semanas en finalizar.

La construcción es supervisada por una persona elegida a tal propósito y  quién protagoniza el último salto desde la plataforma más alta. Si no es esta, se concede tal honor a un hermano o miembro del clan.  Durante la preparación del terreno destinado al salto nadie debe acercarse ya que es creencia que los espíritus infestan el lugar. La presencia cercana de mujeres al catafalco  es tabu es decir, no está permitida a menos de diez metros  ya  que Tamalie vive en la torre hasta que el ritual llega a su fin.  Los hombres deben de permanecer una semana en el nakamal antes de que se inicie la temporada de saltos, allí ingerirán tan solo alimentos especialmente preparados para ellos y deberán  renunciar a las relaciones sexuales; un día antes del salto deben permanecer en ayunas.

Alrededor del tronco central de estos catafalcos, que pueden sobrepasar los 20 metros de altura,  se alzan una docena de postes y entre estos  multitud de travesaños atados con cientos de  tallos fuertes, largos y delgados. En la parte frontal de la torre se sitúan las plataformas o sigol  desde donde los hombres saltan al vacío

Naghol: Saltando al vacío para fecundar la tierra (III)

05bc4e_c0758aab849a4a40ae179bfa5da02cb2

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s