El Niño provoca la hambruna en Papúa Nueva Guinea

 

 

81731-oaus-muac-malnutition-el-nino-papua-new-guinea-rodney-dekker-800x533

En Papúa Nueva Guinea, la tragedia sigue en silencio. En la provincia occidental de esta nación melanesia, muchos aldeanos  sufren de desnutrición severa debido a la sequía causada por El Niño. Prácticamente  no han recibido  ningún tipo de ayuda de las autoridades locales o internacionales. Sally Lloyd, hija de una pareja de misioneros australianos y criada en un poblado del Middle Fly, regresó hace pocas semanas de una expedición a Mougulu,  misión de difícil acceso enclavada en la selva y con ella trajo conmovedoras imágenes de niños de piernas raquíticas, costillas marcadas  y el vientre hinchado. Se las mostró al gobierno de Papúa Nueva Guinea quién  admitió que   a pesar de la promesa hecha hace ya cuatro meses,  todavía no ha la llegado ayuda y los  alimentos tan necesarios  para estas comunidades rurales.

La australiana  forma parte de una red de líderes eclesiásticos, académicos y comunitarios que presionan  a los gobiernos de Australia y Papúa Nueva Guinea y  al Programa Mundial de Alimentos para dar una respuesta de emergencia.  en estos momentos, la única solución es entregar los suministros  que permitan alimentarse a  los habitantes de estos remotos poblados  por vía área, sin embargo la mayoría de las pistas de aterrizaje son impracticables y el gobierno no  aún no ha  encontrado los fondos necesarios para  combatir una crisis alimentaria en cierne que amenaza distintas provincias.

Lloyd  ha podido  ver como los lugareños  comían una clase especial de arcilla, la misma  que comen algunas aves y otros animales cuando no encuentran alimento.  La parten y  la mastican para sobrellevar la sensación de hambre y como ayuda  en el caso de que  se sientan enfermos. La misionera permanece en contacto con los habitantes de los alrededores de  Mougulu, y dice que la situación  se ha deteriorado desde entonces.

No hay nada más que llevarse a la boca. Las condiciones climáticas extremas provocadas por El Niño han devastado los cultivos,  las fuentes de agua potable, ya de por sí muy escasas,  está contaminadas o  agotadas por completo;    el suministro de alimentos en los comercios,  de combustible y  la asistencia sanitaria no existen. Se han registrado casos de lepra y  complicaciones gastrointestinales severas y potencialmente mortales en algunas aldeas. Se sospecha incluso  de casos de cólera y fiebre tifoidea. Poblaciones que habitan comunidades aisladas enclavadas en el norte y oeste del país, de  accidentada geografía, están soportando las peores consecuencias derivadas del clima extremo. Estas aldeas están a muchos días de camino a través de la selva tropical de las principales poblaciones y son accesibles tan sólo  guiando embarcaciones por los cursos fluviales o  contratando  vuelos chárter.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s