Los habitantes de las Islas Cook se niegan a que cerqueros españoles saqueen y vacíen reservas de pesca

Cuatro buques cerqueros españoles podrán pescar en aguas de las Islas Cook durante los próximos cuatro años, en virtud de un acuerdo de asociación de pesca sostenible (SFPA) firmado por la Unión Europea (UE) y las Islas Cook.   Este acuerdo ampliará la zona de operaciones de la flota comunitaria en el Océano Pacífico Occidental y Central, el caladero de atún más importante del mundo, que proporciona más de la mitad de las capturas mundiales de atún.

A cambio de tener acceso a la captura de 7.000 toneladas de atún, la Unión Europea  pagará a las Islas Cook una contribución financiera  2,8 millones de euros, monto del que que  350.000 euros  se destinarán al apoyo de su sector pesquero.

La semana pasada el diario Cook Islands News  informó que Henry Tuakeu Puna, Primer Ministro de las Islas Cook,  ha subido el nivel de supervisión del acuerdo, encargando a un comité central de ministerios y agencias gubernamentales  evaluarlo a fondo sin embargo la flota española, conocida  por sus prácticas de pesca insostenibles  y por  el uso de  `dispositivos de agregación de peces´, ha generado un rechazo generalizado y protestas por parte de los habitantes de este archipiélago polinesio enclavado en el Pacífico Sur. La gran mayoría de  los māori de las Islas Cook quieren la prohibición de la pesca de cerco en razón del impacto que esta tendrá sobre las poblaciones de atún en sus  aguas  territoriales.

El pasado mes de junio de 2015 en Rarotonga, donde se enclava la capital Avarua, alrededor de la mitad de la población con derecho a voto en  las  Islas Cook hizo  una evidente  declaración de rechazo a través de  una petición ante el Parlamento  Nacional,   para dejar claro que la pesca con redes de cerco es algo que no desean que se lleve a cabo en  sus islas.  Más de 3000 personas firmaron a  favor de impedir la presencia de los pesqueros españoles en una iniciativa llevada a  cabo por la organización no gubernamental Taporoporo Ipukarea Society . Las firmas  fueron recibidas por el Secretario del Parlamento,  John Tangi quién  dijo que tanto él mismo como el Parlamento de las Islas Cook  comprobarían la credibilidad de la petición antes de ser entregada al Presidente de la Cámara Niki Rattle.

Los ecologistas han solicitado al Ministerio de Recursos Marinos de las Islas Cook  prohibir los `dispositivos de agregación de peces´ (FAD, en sus siglas en inglés, Fish Aggregation Devices) asociados a la pesca con redes de cerco.  El nivel de la  captura incidental del  patudo es inaceptable dicen los científicos ,  los  recursos pesqueros ya se encuentran al 16% de su totalidad.   Los `dispositivos de agregación de peces´, además del atún,   atraen  al mismo tiempo   a toda clase   de vida marina:  tiburones, rayas,  tortugas, mamíferos marinos, incluyendo también al atún juvenil los cuales que quedan atrapados en las gigantes redes después de alimentarse y refugiarse en los dispositivos y antes de ser arrojados por la borda muertos o moribundos.  Cuando las redes se establecen en éstos, la captura accidental de atunes juveniles y otras especies marinas es alta.   Los niveles de captura del  atún patudo deberían reducirse a un 50% de los niveles actuales y sin embargo las Islas Cook sigue vendiendo derechos de pesca a  las flotas extranjeras que realizan pesca con redes de  cerco haciendo uso de `dispositivos de agregación´; con un promedio de captura de 4 a 5 toneladas de atún patudo juvenil por cada buque cerquero y cada conjunto de redes entorno a un dispositivo.

La española es  una de las flotas  que dispone de  los  buques de mayor tamaño, faenando siempre  con `dispositivos de  agregación de peces´. Es la que peor reputación tiene y los habitantes de las Islas Cook  se niegan a ceder  ante su presencia, a  permitir  los `dispositivos de agregación´  e  incluso mostrarse dispuestos  a plantear  la prohibición total de  la pesca con cerco en  el archipiélago.

El área principal de pesca con cerco en  las Islas Cook   es inmediatamente adyacente a los límites de Marae Moana,  parque marino de un millón de kilómetros cuadrados propuesto por el  gobierno insular; por lo que continuar manteniendo  este  tipo de pesca insostenible, no es coherente con los objetivos conservacionistas que se proponen las autoridades de locales.

En la pesca con redes de cerco, los peces son rodeados por un gran muro de redes, que luego se unen para mantener a los peces mediante el uso de una línea en la parte inferior que permite a la red que se cierre como una bolsa, cercando las capturas. Estas redes tienen una forma rectangular. En la parte superior de la red se dispone de un número adecuado de flotadores que la mantienen en posición vertical cuando se utiliza. En la parte inferior lleva una serie de plomos que ayudan a mantenerla vertical, contando además con un conjunto de anillos por los que pasa un cabo resistente, que se encarga de cerrar la red, formando un cerco.

Albatun Tres es el mayor buque de pesca con redes de cerco de todo el mundo, faena durante todo el año,  capturando más de 3000 toneladas de pescado al día,sus  redes gigantes pueden rodear más de un kilómetro del océano;  esto supone  casi el doble de la captura anual de algunos países insulares del Pacífico y 15 veces más  pescado que todas las capturas combinadas anuales  de todos los pescadores artesanales de las Islas Cook.

De bandera española y  propiedad de Albacora, una de las empresas pesqueras más grandes de Europa, ha sido  bautizado por Greenpeace como `el destructor de atún ´. Las autoridades de las  Islas  Cook quieren permitir la  presencia en su Zona Económica Exclusiva de al menos cuatro buques españoles, podrían ser siete,  que hacen uso de las redes de cerco.

Junto a las empresas pesqueras españolas aparecen otras de China, Taiwan y los Estados Unidos.  Las comunidades de las llamadas  Pa Enua o  las islas periféricas  del archipiélago de las Cook acusan al gobierno de Puna de hacer oídos sordos ante la  negativa de la comunidad; este  trata de convencer a sus compatriotas de que la presencia de los pesqueros españoles les convertirán en unos de los ciudadanos más ricos del mundo.

Apii Piho, líder comunitario del atolón de Manihiki ha declarado que permitir  la presencia de los cerqueros españoles es `permitir que se robe a las islas´ , especialmente las que componen el grupo norte,  compuesto por atolones de coral; de poner en riesgo su principal fuente de alimentos, el pescado. Piho ha dicho que no  alcanza comprender  como mientras en el resto de las Islas del Pacífico  se están retirando los acuerdos de pesca con redes de cerco con la Unión Europea, que en las Islas Cook se esté haciendo lo contrario.

A la presencia del  Albatún  de 115 metros en aguas de las Islas Cook, podría seguírle el Albacora Uno de 195 metros y  otro supercerquero capaz de capturar 2000 toneladas en tan solo un viaje de pesca. En 2010 el Albacora Uno fue sorprendido pescando ilegalmente durante un período de dos años con 67 `dispositivos de concentración de peces´ en la zona Económica Exclusiva de Estados Unidos. Albacora S.A., la empresa propietaria del buque y Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (National Oceanic and Atmospheric Administration, NOAA) acordaron una resolución de 5 millones de dólares. En julio de 2012, el Albacora Uno fue también  uno de los tres buques capturados por las autoridades marinas de las Islas Marshall Recursos (MIMRA) con pieles de tiburón, aletas y los cuerpos a bordo. Fue multado con 55.000 dólares por la MIMRA. Se le confiscaron 18 cuerpos de tiburón. En octubre de 2013, el Albacora Uno recibió una multa de 1.000.000 de euros por seis incidentes de pesca ilegal en la Zona Económica Exclusiva de Nauru en la Micronesia.   Los otros dos buques destinados a faenar en  estas islas de Polinesia son el Rosita C de 84 metros y el Aurora B  también de 84 metros,  la tripulación de este último no respeto el santuario de tiburones de la República de las Islas Marshall en Micronesia. En 2009 el Albatun Tres  faenaba en  la Zona Económica Exclusiva de la República de Kiribati,  ya en su momento  Greenpeace declaró  que no debería permitirse que  buques del tamaño del Albatun Tres saqueen y vacíen las reservas de pesca actuales en las Islas del Pacífico: “Tienen que ser retirados de los océanos  y desechados,  de inmediato con el fin de hacer frente a la sobrepesca que estas flotas pesqueras ejercen  sobre las  poblaciones de atún restantes´. Los  4.9 millones  de euros  de subsidio de la Unión Europea que ayudaron a construir este buque es igual al 14% de los ingresos totales del gobierno de Kiribati; el dilema de esta república micronesia es que los 33 millones de dólares australianos generados por las licencias de pesca que los buques extranjeros pagan por faenar en aguas del país conforman el 40% del presupuesto nacional. Las Islas del Pacífico pueden detener  a los buques pesqueros extranjeros e impedir que arruinen su futuro, ¿La fórmula? posicionarse ante estos con fuerza para impedir que arruinen su futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s