Diario de un viaje al río Sepik, Papúa Nueva Guinea (VI)

DIARIO DE UN VIAJE AL RÍO SEPIK  Papúa Nueva Guinea

Dia 6. Maliwai – Wagu – Ambunti

Cuando se pretende observas aves de paraíso en su entorno natural hay que hacerlo al alba, razón por la que alas 5,30 de la mañana ya estábamos saliendo de Maliwai hacia la orilla izquierda del lago acompañados de un guía local. Las aves del paraíso dejan su dormidero antes del repunte del sol, razón por la que el madrugón fue una condición necesaria para observar los pájaros más bellos del universo. La canoa que nos lleva queda parada, literalmente atrapada en un mar de vegetación. La piragua se desplazaba a duras penas sobre el carrizo, dudo que tocara el agua, de la tal densidad de la vegetación sobre la que se deslizaba. Después de considerables esfuerzos llegamos a la orilla del lago para desembarcar y dirigirnos a pié por un pantanal, con las botas encharcadas, y unos minutos más tarde oímos los chillidos y cánticos de esa joyas vivientes. Las aves del paraíso de la especie Paradisea se concentraban en las ramas altas. Su precioso plumaje blanco amarillento de distinguía entre el follaje, mientras saltaban de una rama a otra de manera incesante emitiendo cantos grotescos que no se corresponden con la belleza de su plumaje, al poco tiempo después desaparecieron, quedando el bosque en silencio. Fue una experiencia inolvidable.

De regreso a la piragua, con la sensación que resulta de haber visto en su hábitat natural a la más bella de la aves, no topamos con un limonero salvaje repleto de limones tan grandes como pomelos medianos, cargando la piragua de estos frutos. El guía nos dice que en esa zona no se comen fruta….Digo yo que alguna vitamina les aportará  …. y les mostramos como hacer “limonada” que llamamos irónicamente “agua de limón salvaje del lago Wasui”.

Ya de regreso a Wagu, y después del desayuno, nos disponemos a recorrer el poblado. En este aldea  hubo una misión católica durante 25 años, consiguiendo logros en términos de bienestar social y educación. El último misionero salió de Wagu hace tan solo 10 años y nos dicen, a la vez que lo comprobamos nosotros durante nuestro recorrido, que nada subsiste de los logros de la misión, ni en términos materiales, ni espirituales, ni educativos , tan solo se consiguió la erradicación de la casa de los espíritus como un logro menor de los esfuerzos por erradicar las creencias espiritistas locales. Wagu no tiene Haus Tambarán (casa sagrada de los espíritus). Pienso en el daño que la acción misionera, tanto católica como anglicana  han hecho en la conservación del patrimonio artístico de los pueblos del Pacifico, tratando de destruir toda manifestación artística que no estuviera ligada al cristianismo. Mucha de la iconografía del Pacifico se ha perdido para siempre debido a la acción misionera. Hoy numerosas iglesias recién desembarcadas en Papúa tratan de ganar terreno en este país compitiendo con la católica o protestante.

El poblado está alineado con una “calle” central, en la que destaca la casa de Petrus, un artesano local al que compramos una máscara y unas flechas. Empieza a diluviar y se levanta un fuerte viento que arrastra la isla flotante hacia el desembarcadero. Tenemos que darnos prisa en embarcar pues la isla flotante amenaza con bloquear la salida de nuestra piragua, aprisionándola contra la orilla. El camino de regreso a Ambunti es incomodo pues se hace con lluvia.

Esta noche se pasa en Ambunti, en el Lodge que a pesar de su simplicidad ofrece una cama, una ducha y posibilidad de lavar algo de ropa. Después de la cena hacemos el repaso del itinerario del Sepik medio que nos ocupara en los siguientes días. De nuevo se aprovecha la parada para repostar (260 litros de gasolina) y cargar nuevas provisiones.

*

Juan Carlos Rey,  autor de este articulo,  fue embajador de la Unión Europea en Papúa Nueva Guinea y las Islas Salomón,   residió  en  Melanesia por más de cuatro años, hecho que le permitió  viajar extensamente por las Islas del Pacífico, de forma particular por la Melanesia. Es autor de `Arte y Cultura de Melanesia, objetos de una colección´  , libro, en  edición trilingüe (español, francés e inglés),  que  presenta una muestra de 87 fotografías inéditas con la descripción y la catalogación de otros tantos objetos pertenecientes a la colección del autor y procedentes de Vanuatu, Papúa Nueva Guinea y las Islas Salomón.

2 pensamientos en “Diario de un viaje al río Sepik, Papúa Nueva Guinea (VI)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s