Magia negra y luchas tribales en Melanesia

P1010064

Esta semana en  Vanuatu la policía arrestó a varias personas sospechosas de haber participado de forma activa en lo que han sido  considerados asesinatos premeditados. Como viene ocurriendo  en  Papúa Nueva Guinea en los últimos años ,  parece ser que las expediciones punitivas  y las  ejecuciones sumarias contra  personas públicamente  acusadas de practicar la brujería  se  están  también produciendo  en este archipiélago melanesio.→Traspasando las fronteras culturales : Sanguma, brujeria en Papúa Nueva Guinea.

A mediados de noviembre  en la pequeña isla de Akaham y  próxima a Malekula, dos hombres de 67 y 40 años fueron ahorcados  públicamente  con el conocimiento de todo el pueblo. Las víctimas habían  sido acusadas de practicar la magia negra –  muy extendida en esta  región –  rindiendo así cuentas ante las numerosas e inexplicables  muertes ocurridas en la comunidad.  Esta sentencia de muerte extra judicial  fue impuesta  a través de una suerte de consejo aldeano compuesto por jefes y líderes tradicionales así como religiosos.

Maralau Aru, en calidad de jefe de la policía nacional Ni Vanuatu, ha prometido que  aquellos que estén  detrás de estos  asesinatos serán  arrestados y llevados ante la justicia.  En Vanuatu  este suceso ha impulsado indirectamente el debate sobre la pena de muerte; Willie Jimmy, ministro y ex diputado, ha declarado abiertamente imponer la pena capital a  aquellos individuos  que practiquen la magia negra y elaborar a tal efecto un texto que sea debatido en el Parlamento de la nación.

El político melanesio  señalo que la práctica de la brujería y de la magia negra son practicadas de forma regular  en islas como Ambrym y Malekula donde además de piedras mágicas  se elaboran brebajes elaborados a partir de plantas medicinales y restos humanos. En ambas islas, particularmente en Ambrym los llamados man blong majik  son tratados con enorme respeto y temor por la comunidad.

En Papúa Nueva Guinea  estas ejecuciones públicas extrajudiciales han aumentado en los últimos años, provocando decenas de víctimas inocentes, la mayoría  mujeres y ancianos.  A principios del año pasado tuvo lugar  uno de los asesinatos más brutales,  donde una joven madre fue quemada viva en un estercolero  ante  la mirada impasible de los aldeanos  y las fuerzas de seguridad.

Desde principios  del  mes de noviembre el gobierno papú ha enviado un destacado y considerable  refuerzo militar y policial a la provincia de Hela,  con capital administrativa en  Tari  y  situada en el centro de Papúa Nueva Guinea en las Tierras Altas del sur,  donde los enfrentamientos tribales han acabado con la vida de al menos veinticinco personas.

Cerca de  ochenta personas han sido detenidas. Desde la semana pasada más de trescientos policías y soldados se desplazaron   con carácter de urgencia  y por un período inicial de treinta días a los distritos de Tari-Pori y Komo-Margarima, para aplacar la extrema  violencia  en masa  que  ha tenido lugar  en el territorio  y  neutralizar   a los agresores y confiscar  sus armas de fuego ilegales.  La mayoría de los detenidos pertenecen a las dos tribus enfrentadas; la   de los Paipeli y Lineapini, que  después de  varias semanas y fuertemente armados  habían  estado llevando a cabo represalias  en las áreas boscosas de la región,

A pesar de que los enfrentamientos parecen  haber cesado tras la presión del operativo militar policial, las fuerzas de seguridad se mantienen en máxima alerta en razón de la existencia  de un número significativo de armas de fuego en circulación: Las redadas se mantendrán en curso para evitar nuevos asesinatos y la violación de mujeres y niñas. Estas luchas tribales han ocupado gran parte de los debates en el parlamento de Papúa Nueva Guinea, expresando el deseo, por parte de algunos parlamentarios,  de declarar el estado de emergencia en la provincia para permitir una respuesta adecuada y coordinada de las fuerzas de seguridad e identificar y  detener a los  líderes y jefes tribales que desatan la tensión tribal. Exxon Mobil,  actor de un enorme proyecto de gas natural licuado que proyecta iniciar en la región, ha expresado del mismo modo su preocupación ante el impacto potencial que  estas luchas tribales puedan proyectar  sobre su actividad industrial.→ La creciente violencia en Papúa Nueva Guinea obliga a aumentar drasticamente las penas de prisión y considerar la aplicación de la pena capital.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s