… y pasan cocoteros que escriben cantos de amor… , Jacques Brel en las islas Marquesas

Jacques Brel, dernière ligne droite   (Francia, 2013)  es un documental escrito por Alain Gordon Gentil , que  presenta   a través de testimonios de familiares y archivos inéditos,  el descubrimiento de  Jaques Brel en los últimos años de su vida;  de su  profunda sensibilidad y generosidad…

Octubre de 1966 en el Olympia, Jacques Brel saluda a sus seguidores  por  última vez sobre el escenario;  se abre una nueva etapa  en la vida del cantautor belga,  definida por el  musical, el cine y  más tarde,  a la búsqueda de nuevos horizontes que le llevarán a surcar los mares a bordo del Askoy  hasta arribar a las   lejanas orillas  de las  islas Marquesas, archipiélago polinesio enclavado en la soledad del Océano Pacífico. Brel, viviendo en su velero , anclado en aguas de Hiva Oa en donde tan sólo tenía  intención de pasar dos semanas,  no tardará en  dejar seducirse por las isla  y aunque  tras las Marquesas,   Tahiti  debería haber sido  su siguiente destino,  decidirá que darse para siempre: `…  el país es bello, sus habitantes son  agradables, y  gracias a Dios no me conocen …´ Allí, lejos de todo, huyendo de la agresión mediática y de los  rumores y comentarios  sobre su estado de salud, Brel desea ser otra vez un hombre normal ‘como todo el mundo´.  Vivirá  junto a su compañera Maddly en  las cercanías de la pueblerina  Atuona,  convirtiéndose su refugio polinesio  en  el hogar de la amistad y la felicidad. Allí tendrán lugar  largas   y apasionadas  discusiones, acompañadas por la música de Mozart y Vivaldi ,  y con Brel rehaciendo  su mundo, un mundo ideal, generoso, un mundo de poesía …

Se encontrará a gusto entre los polinesios y estos le recibirán  acogedores y hospitalarios;  pilotando a Jojo, un avioneta bimotor que había bautizado en memoria del amigo perdido,  llevará de aquí allá  cartas y suministros  entre las Marquesas y Tahiti, llegando también a evacuar a los habitantes en caso de emergencias médicas.  A pesar de que los médicos insisten en que las islas no son el lugar más adecuado para sus problemas de salud, Brel no desea abandonarlas sin embargo,  deberá viajar a Europa donde finalmente le diagnosticarán cáncer de pulmón. Moriría en Francia el 9 de octubre de 1978 a la edad de 49 años, su cuerpo será  trasladado  de regreso a Polinesia descansando hoy  en  el pequeño Cimetière du Calvaire de Atuona,  no muy lejos de la tumba de Paulo, como así llamaba el artista belga a Paul Gauguin. Dejará  como testimonio musical de su idilio con las islas, la  extraordinaria y emotiva  canción Les Marquises.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s