La Corte de Apelaciones de Valparaíso rechaza recurso de protección presentado por toma de terrenos en la Isla de Pascua


La Corte de Apelaciones de Valparaíso rechazó un recurso de protección presentado por la Sociedad Hotelera Interamericana en contra del intendente de la Región de Valparaíso y una familia de la Isla de Pascua que mantiene una toma de terreno en la ínsula. En fallo unánime (en causa rol 343-2010), los ministros del tribunal de alzada porteño rechazaron la medida cautelar presentada por los propietarios del Hotel Hanga Roa en contra de Raúl Celis, y los integrantes del clan familiar Hito que buscaba el desalojo de los terrenos del hotel. El fallo determina que el recurso de protección no es la vía legal adecuada para solucionar el conflicto planteado en el territorio insular y que tiene relación con una acción reivindicatoria de terrenos por parte de los integrantes de la etnia rapanui.

Que sin entrar en el fondo de la cuestión debatida, en torno a la discusión de los títulos que ora pueden invocar los recurrentes y ora los recurridos del Clan Hito, lo cierto es que la dilucidación de tales aspectos, excede con mucho el conocimiento de un recurso de protección, el que tiene por objeto conocer de vulneraciones o amenazas de vulneraciones de garantías constitucionales de carácter indubitado, y no como en el presente caso en que las partes están contestes en la existencia de juicios de lato conocimiento de que conoce el Juzgado de Letras de Isla de Pascua (acción reivindicatoria), en el ámbito civil y en el orden penal, de denuncias incoadas ante los organismos pertinentes (Ministerio Público), todo lo cual importa que son otros los Tribunales quienes podrán abordar estas cuestiones con mayor propiedad y conocimiento de causa”, dice el fallo.

13094157_1277259015635987_4168344201213721386_n.jpg

Respecto del actuar del intendente Raúl Celis se afirma que no incurrió en actos arbitrarios o ilegales al viajar a la Isla de Pascua a discutir la temática de toma de terrenos. “Desde la perspectiva de la autoridad regional recurrida, es efectivo que ella viajó a la Isla en los primeros momentos en que se suscitaron los problemas, y si bien hasta el momento las circunstancias denunciadas se mantienen, especialmente en lo tocante a los recurrentes, pues efectivamente la ocupación del Clan recurrido se ha prolongado, no ha sido posible, atendida la complejidad del problema, ya indicado en el considerando anterior, arribar a una solución más satisfactoria. Que tampoco puede desconocerse que ante la magnitud de los temas que se discuten, ellos adquieren un carácter político, siendo otras las autoridades las encargadas de encausar de alguna forma la problemática planteada”, se afirma en la sentencia.

De esta forma se concluye que no hay actuar ilegal o arbitrario, ya que además existen procesos pendientes en el Juzgado de Letras de Isla de Pascua que deben resolver la situación de fondo. “Atendido la naturaleza de la cuestión discutida en estos antecedentes, no resultando esta acción constitucional la vía idónea para enfrentar jurídicamente este tema y existiendo procesos pendientes ante el Juzgado de Letras de Isla Pascua referidos a estos mismos hechos, el recurso de protección incoado a fojas 14 y siguientes será rechazado. Por estas consideraciones y visto, además, lo dispuesto en el artículo 20 de la Constitución Política de la República y Auto Acordado de la Excma. Corte Suprema sobre Tramitación y Fallo del Recurso de Protección, se rechaza el intentado a fojas 14 por la Sociedad Hotelera Interamericana (Chile) S.A. en contra de los recurridos, Sr. Intendente Regional de Valparaíso y Clan Hito”, se concluye. Fuente:  Poder Judicial Chile

Otros Artículos de Interés sobre Rapa Nui:

1.- En Isla de Pascua pasan cosas “muy extrañas” 2.- “La única solución de todo esto es la restitución inmediata y absoluta de nuestras tierras” Marisol Hito en la CNN 3.-  La distribución territorial ancestral de la Isla de Pascua 4.- Los recientes sucesos de la Isla de Pascua:Una historia antigua por Marcos Moncada Astudillo 5.-El otro conflicto indígena: La rebelión en Rapa Nui   por Francisco Marin publicado en The Clinic  6.- Rapa Nui: ¿Quién es el que está en terreno ajeno?

Anuncios

One thought on “La Corte de Apelaciones de Valparaíso rechaza recurso de protección presentado por toma de terrenos en la Isla de Pascua

  1. RAPAHANGO, por carolina ika
    la creencia en los demonios tiene grande influencia sobre los pascuenses, aún en nuestros días. no hay hombre en la isla que no esté dispuesto a contar que ha visto un
    “tatane” (demonio), los cuales se imaginan haber visto de diversos colores, especialmente negros, rojos o verdes y que vuelan por los aires. es así como el diablo rai-ka-puka habita el volcán rano-kau. en hanga-roa se encuentran los demonios verenga-uka y kava-tua. en puna-pau se hallan hiti-rau y nuko-te-mano y en tongariki se encuentra la bruja vie-kena-téa. según los pobladores se pueden contar más de 35 entre diablos, diablas y brujas. esta creencia es tan profunda, que cuando los isleños creen no ser observados, preparan un curanto antes de comenzar cualquier trabajo de importancia y les ofrecen como culto la mitad de esta comida para hacer con ellos un pacto benévolo. sin embargo, según sus antiguas creencias, no sólo existen demonios a quienes tienen un miedo indescriptible, ya que rara vez se atreven los isleños a salir solos durante la noche. para ellos existen también espíritus buenos. uno de los más recordados es ¨rapahango¨, que bondadosamente ayudaba a los que se encontraban en situación difícil. de él se cuenta en rapa-nui la siguiente leyenda: era la época en que asomaban los primeros brotes del mahute. el delicioso perfume de millares de flores de los arbustos,saturaban el ambiente y luego se fué apoderando del sentido de los isleños. la primavera llegó sorpresivamente, después de días de largas y copiosas lluvias, con toda la fragancia de las hiervas y las flores de las acacias, a las que se mezclaba el olor acre de las algas marinas, que se descomponían en la playa. gran parte de los isleños esperaban en esos días, dominados por la impaciencia en orongo, la ciudad sagrada, la llegada de las primeras manu-tara (golondrinas de mar), que con su canto estridente e inarmónico, volvían en cada primavera para anidar en los islotes de motu-kau-kau, motu-iti y motu-nui. el culto a este pájaro comprendía el ritmo de la vida mitológica de los pobladores. el hombre que encontraba en el islote de motu-nui el primer huevo de este misterioso pájaro, era durante un año el segundo dirigente de la isla, su rango seguía al del rey. en una de esas tardes primaverales estaba tuki, un hombre de figura alta y piel bronceada por los rayos del sol, en la playa de hanga-o-honu ( playa de las tortugas ), esperando que se cociera un curanto, que había preparado. una suave brisa refrescaba el calor de la tarde. tuki, sentado en una roca, miraba orgolloso a sus hijos, que nadaban y pescaban aún, en las tibias aguas del cercano mar. provistis de arpón se zambullían los tres niños en las aguas tan cristalinas y claras, que él desde su sitio podía fácilmente observar todos sus movimientos y la rapidez con que pescaban peces de formas y colores extraños. una satisfacción de alegría se reflejaba en su rostro cuando escuchaba los gritos de triunfo de sus hijos y presenciaba sus habilidades, nunca fallaba el arpón a su presa. no parecían seres humanos, sino más bien peces que jugaban y luchaban en el fondo del mar. luego los muchachos salieron cansados del agua, pasando sobre algas amontonadas, que las olas habían arrojado a la playa y sonreían al ver pulgas de mar que, asustadas por sus pasos, huían en todas direcciones. al llegar al lado de su padre, se sentaron alrededor de él, el viejo empezó a abrir el curanto. un silencio absoluto reinaba en el ambiente, cuando tuki sacó las capas de arena y algas que cubrían el curanto. levemente fué sajiendo un humo de las cenizas de los restos de la leña con que él había calentado las piedras, y se transformó ante sus asombrados ojos en una figura humana. con susto vieron como ésta se acercaba al lado de ellos, rogándoles que le permitieran tomar asiento. al cabo de un rato pidió a tuki que le diera un pescado, diciendo; mai-taaku-ote-ika (dame un pescado). el viejo, mirando a sus hijos, sospechó al momento quien era su huésped. buscó el mejor pescado, un atún, y los camotes más grandes, y se los dió. el extraño visitante aceptó de buenas ganas el bocado que se le ofrecía y con amabilidad empezó a conversar con ellos, preguntándoles qué novedades había entre los isleños, sobre sus trabajos y quejas que tenían y prometió ayudarles en sus labores y en la guerra por la generosidad de ayudar a los que pedían, pero no comió nada de lo que le habían servido. ¨ese fué rapahango¨, dijo tuki, cuando volvió de su asombro, ¨que suerte para nosotros, seguramente nos va a proteger por el resto de nuestra vida, por haber sido tan hospitalarios con él¨. ya era muy tarde cuando se acostaron los cuatro al lado de su fogata.
    …………………………………………..
    desesperado volvía el anciano te-vihi al atardecer desde su campo hacia su cabaña. todo el trabajo que había efectuado en el cultivo de uhi, taro y camotes había resultado inútil, los ratones se habían comido toda la cosecha que él necesitaba con urgencia. sólo, sin hijos, no le era posible ir a pescar por su edad, la cosecha de sus campos era el único recurso que le quedaba para su mantenimiento. sentado a la entrada de su vivienda pensaba en la manera como mitigar su hambre. tales eran sus preocupaciones que no escuchaba, ni oía las canciones melodiosas que llegaban desde los lugares vecinos en la calma de la noche. de pronto apareció ante él una sombra que le dijo bondadosamente, ¨ai-ka-too-ka-kai¨( recibe y come ) y dejó al lado de él un gran atún y camotes. antes que te-vihi pudiera darle las gracias, desapareció prometiéndole ayudarlo en el futuro. con cierta duda se levantó el anciano para ver la realidad de lo sucedido y sólo cuando sintió el olor al pescado cocido y tocó los camotes calientes, se convenció de la verdad. ¨mi visita debe haber sido rapahango¨gritaba feliz el hombre, ¨él me ha ayudado y salvado del hambre¨. de esta manera rapahango ayudaba a los isleños, pedía comida donde había abundancia para darlas, donde veía hanbre y soledad. los isleños aún recuerdan sus bondades.
    ( historias y leyendas de la isla de pascua 1948, por Federico Felbermayer ).

    dedicado con afecto a TANGATA O TE MOANA NUI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s