Nicolaï Michoutouchkine, un garçon que l’on connait et que l’on aime

michoutouchkine.jpg

Nicolaï Michoutouchkine

Belford (5 de octubre de 1929) – Noumèa (2 de mayo de 2010)

A los veinticuatro años Michoutouchkine se marchará a la India con los bolsillos vacios. Era un joven rubio y atractivo, generoso y apasionado “… un garçon que l’on connait et que l’on aime, parce que sa personalité,
son style sont de ceux qui captivent et attirent les symphaties …”

Los padres de Nicolaï Michoutouchkine abandonaron Rusia tras la Revolución de Octubre y se instalaron en Belford, localidad industrial situada al este de Francia. Durante su infancia y adolescencia vivió sumergido en las viejas tradiciones rusas y rodeado por la deprimente atmósfera de postguerra. Bourlandet & Delambre, artistas conocidos de la región, profesor de dibujo uno y director del museo otro, percibieron la habilidad del muchacho para el dibujo y su extrema sensibilidad hacia el color cicunstancia, quizás heredada del pintor Vereschaquine (1812) emparentado con su familia.

A los veinticuatro años Michoutouchkine se marchará a la India con los bolsillos vacios. Era un joven rubio y atractivo, generoso y apasionado … Atrapado entre los sueños y el deseo de descubrir tierra nuevas tras acabar sus estudios en París su alma nómada le llevó de Venecia a Grecia y de allí hasta Jerusalem, Beirut, Teherán, Bagdad, Kabul, Pakistán, Nueva Delhi, Calcuta, Nepal, Burma… al descubrimiento del hinduismo y el budismo y conocer, entre otros, a Indira Gandhi, al Dalai lama, al Rey del Nepal. Era el año 1953 y durante su largo periplo viajero escribiría y pintaría llegando a exponer en diversos lugares por los cuales pasó.

La muerte era la principal característica de mi obra comentaría a Vicky Elliott en una entrevista para el International Herald Tribune; refiriendose a su producción inspirada en tierras de Oriente Medio y la India: ” … dedos que se convertían en raíces, anclando las figuras a la tierra …” Su exposición en Kathmadu en 1956, a cuya inauguración asistieron el Rey Mahendra y su esposa, fue con toda probabilidad la primera llevada a acabo en el reino por un artista extranjero.

En 1957 llegaría a las Islas del Pacífico visitando Nueva Caledonia y, mas tarde, Wallis & Futuna. En la galería Havraise de Nouméa presentaría sus obras junto a otras piezas adquiridas durante su prolongada estancia en la India, arte melanesio y del artista y discípulo Aloi Pilioko nacido en 1935 en Uvèa (Wallis & Futuna). Pilioko, de origen polinesio y el más joven de trece hermanos procedente de una familia emigrada a la colonia francesa de ultramar, trabajaba entonces en los muelles de Noumèa. Nicolaï Michoutouchkine se lo encontraría pintando, sentado encima de unos embalajes a la espera de carga. Desde entonces ya no se separarían jamás y viajarían por las Islas del Pacífico, viviendo de su trabajo y a la búsqueda de arte tradicional oceánico. El padre de Aloi era jefe de la aldea de Alele y un reconocido tufunga o experto en la construcción y decoración de viviendas tradicionales y la ceremonia del kava. En 1956 se trasladó a Vanuatu, donde trabajó en una plantación de copra reuniéndose más tarde con su esposa e hijos en la capital de Nueva Caledonia.

Pilioko se dedica a la elaboración de tapices que han sido exhibidos en todo el mundo, obras textiles de minunciosa elaboración, vistosos colores… inspirados en la fraternidad, el amor a la naturaleza y el universo polinesio: “… No existe ningún otro lugar donde sea más feliz que en Esnaar. mi jardín, mis animales, el mar, nuestros amigos… me proporcionan la inspiración para mis obras…” Aloi Pilioko recibió en 1978 la Medalla de Honor de la Universidad dlel Pacífico Sur (Suva-Fiji).

El contacto de Michoutouchkine con el mundo religioso hindú y budista, el sobrecogimiento provocado por las masas de humanidad, la violencia de los colores; el perfume del incienso, la banalidad del sufrimiento, de la miseria y de la muerte, la visión de un arte extraordinário, eterno y la convivencia con maestros artesanos indios asentaría las bases para sus proyectos artísticos y su filosofía de vida en las Islas del Pacífico. A partir de estos momentos, no dejará las islas y organizará numerosas exposiciones en Fiji, Tahiti, Marquesas, Australes, Solomon y Wallis & Futuna. En Nouméa inaugurará la primera galería de Nueva Caledonia en el mes de agosto de 1959.

Nicolaï y Aloi visitan a las gentes en sus poblados descubriendo exquisitos objetos tallados olvidados en los rincones de las cabañas. Máscaras rituales, ornamentos y totems son realizados para ceremonias específicas y más tarde rechazados por considerarse tabú. Ellos los rescatan, por esta misma razón los antropólogos se enemistan con Michoutouchkine pues no consienten que un artista se entrometa en su “territorio de caza” y arrebate sus piezas.

De 1959 a 1961 Nicolaï residirá en Futuna, para más tarde viajar a la remota y salvaje isla de Malekula (Vanatu) y allí convivir con los big nambas. En 1961 realiza su primera exposición en lo que entónces eran las Nueva Hébridas, condominio franco británico, donde reúne su obra producida en el archipiélago de Wallis & Futuna, junto a artefactos tradicionales y la producción de su compañero Pilioko. En este mismo año ambos descubrirán Esnaar donde Nicolaï, ya un pintor genial y apasionado coleccionista de arte, creará en 1978 la Michoutouchkine & Aloi Pilioko Foundation; un anti museo donde el arte tradicional de Oceanía habla por si mismo, protegido del encierro en las vitrinas de los museos europeos.

Entre 1962 y 1967 presenta sus colecciones de arte de las Islas del Pacífico y obras personales en Nueva Caledonia, Tahiti & sus Islas, Solomon, Australia, Fiji, Rotuma, Wallis & Tonga; Nueva Zelanda, México, Suiza & Japón … la obra de Michoutouchkine se da a conocer en el mundo entero …El Museo de Arte Contemporáneo de París y la Abadía de Royaumont, en Belfort, acogen impresionantes exposiciones que proporcionan al artísta un enorme éxito de crítica y público. Una exposición itinerante de comprendida entre 1979 y 1982 recorrerá Moscú, Khabarowsk, Novosibirsk, Thilissi, Erevan, Varsovia, Leningrado, Sardarapat, Frunze, Samarcanda & Taskent.

Nicolaï Michoutouchkine ha sido condecorado por la República Francesa en dos ocasiones. En 1975 como Chevalier des Arts et des Lettres y en 1980 como Chevalier de l’Ordre du Mérite National. En la década de 1980 la Michoutouchkine & Aloi Pilioko Foundation auspicia exposiciones de arte y desfiles de moda en Vanuatu, Nueva Caledonia y el sur de Asia. Se inaugura el South Pacific Artist Worshop en Port Vila donde se reúnen y trabajan en común, compartiendo experiencias artísticas y personales, artistas de las Islas del Pacífico. Al mismo tiempo se promociona el la obra de jóvenes creadores. Los ateliers de la Fundación Nioclaï Michoutouchkine & Aloi Pilioko en Turquía, Islas Cook y el archipiélago de Tonga, se alternan con exposiciones en Malasia, Thailandia, Indonesia, Malasia, Marruecos, Suecia, París, Portugal, Moscú, Taiwan, Suiza & Singapur.

c2a9-tangata-o-te-moana-nui-nicolac3af-michoutouchkine-painting-for-javier.jpg

Anuncios

2 comentarios sobre “Nicolaï Michoutouchkine, un garçon que l’on connait et que l’on aime

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s