Manuel Bosch i Barret en Tahiti

“… La isla de Raiatea es una isla montañosa, con un pico muy alto, cuya base parece ceñida por un cinturón de cocoteros. Desembarcar en Uturoa es sumergirse en un baño de vainilla y tiare y de aceite de monoï. La vegetación es lujururiante y el lenguaje de los cocoteros, con dos brazos abiertos en oferta de paz y sensualismo. Las vahine que por las calles circula con la eterna sonrisa para el viajero en los labios, tienen una cabellera brillantes que les cae a la espalda, y su piel, un bronzeado digno de la más bella starlet de la Costa Azul. Uturoa consta en realidad de dos calles:una lleva al puerto, y otra, en el fondo perpenticular a la primera, donde se haya “el hotel“, la iglesia, la escuela, los modestos edificios administrativos y las tiendas de postales y  curiosidades. Es cierto que también hay la prosa de los hangares, con sus sacos de copra, latas de petróleo vacias  y algún que otro pie en carne viva y que en las puetas de lass tiendas hay sentados unos chinos con lentes y ojos de intoxicados. Pero también hay flores de tiare, montones de anánas, sacos de ostras, cestos de langostas y cangrejos y aquellos sombreros de paja de alas anchas,que, en lugar de cintas, llevan una caracolillos de reflejos metálcios y colores inverosímeiles que dan sombra a los trosos escultóriocs de los hombres y de las vahine impuberes…”

Manuel Bosch i Barret

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s