La Resaca por Robert Louis Stevenson


En el sinfín de las Islas del Pacífico, los europeos dispersos, procedentes de todas las clases sociales y de las más diversas razas, desarrollan los más prodigiosos trabajos y propagan los más repugnantes males. Unos prosperan, otros sólo viven. Unos han ascendido las gradas del trono y han poseido islas y escuadras.Otros han de casarse para poder vivir; una mujer parlanchina y alegre, de color achocolatado, los mantiene en completa ociosidad, y , vestidos como naturales, aunque conservando algún trazo extranjero en su traje o en su porte ( por ejemplo, un monóculo, como recuerdo precioso de su antigua posición), pierden el tiempo y se entretienen bajo las galerias de palmas y deslumbran a sus ingenuos auditorios con lejanos recuerdos de music hall. Pero, hay otros menos dispuestos, menos adaptables, menos hábiles, menos afortunados, quizás también menos ruines, que siguen en estas islas de la abundancia, en esta tierra de promisión, muriéndose de hambre.

Robert_Louis_ Stevenson

Robert Louis Stevenson
La Resaca

Anuncios

One thought on “La Resaca por Robert Louis Stevenson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s