Regreso a Ouvéa

“… Ouvéa es todo aquello que uno espera encontrar en una isla de Pacífico Sur. Al oeste de la isla, veinte kilómetros de arenas blancas se despliegan sin límites ribeteando la laguna y extendiéndose a considerable distancia de la orilla, dibujando las aguas en vívidos turquesa. La inmensa albufera resguardada por un rosario de islas de coral y una barrera arrecifal, la convierten en una singularidad en el archipiélago de las Lealtad ... ““… En el área costera abierta al océano se encuentran abruptos acantilados, eternamente batidos por la fuerza del mar lo que no que no impide descubrir hermosas playas recogidas entre ellos. En un punto geográfico particular de este estrecho atolón, tan sólo 450 metros separan ambas costas. Viviendas tradicionales de forma circular con techados puntiagudos son una visión común en el paisaje insular …” Este texto fue escrito en la edición del South Pacific Handbook de 1985, después del viaje que lleve a cabo en 1983. Han pasado veinte años y regresé a Ouvéa para descubrir, durante mi estancia allí, que muy poco ha cambiado en esta colonia francesa al este de Australia.

La arquitectura tradicional insular todavía es practicada en la isla y para muchos de sus habitantes las viviendas con techado de palma de cocotero, se convierten de esta manera en su hogar, y las playas mantienen su esplendida imagen paradisíaca …. Mi primer atardecer, mientras disfrutaba de la puesta de sol, donde el astro rey se sumergía lentamente en el horizonte, allí donde moría la laguna, sentí una afinidad muy estrecha con aquella, mi última visita a Ouvéa. Sin embargo, en mi larga ausencia, tuvieron lugar hechos terribles. El 5 de Mayo de 1988, 300 militares de las tropas de elite francesas irrumpieron en la cueva de Gossanah, situada en el norte de la isla, con la intención de rescatar a 16 gendarmes hechos prisioneros dos semanas antes, por independentistas melanesios.

Diecinueve kanakas , nombre usado por las tribus originales de Nueva Caledonia, murieron en el asalto, incluyendo a aquellos que sufrieron ejecuciones extrajudiciales a manos de la policía francesa tras ser heridos y hechos prisioneros. Ninguno de los secuestrados sufrió daño alguno. De esta manera se inició uno de los capítulos finales de lo que se dio en llamar “Les Evenements” ( acontecimientos) que tuvieron lugar en el territorio en la década de los años ochenta. El líder independentista Eloi Machoro  había sido  asesinado a sangre fría y a manos de las fuerza de seguridad, el 12 de enero de 1985,  cuando se encontraba en una granja en las afueras de La Foa, en la Grand Terre de Nueva Caledonia, la isla de mayor tamaño del archipiélago.

En 1988 Francia estacionó en su colonia, rica en recursos minerales, 14000 soldados, uno por cada cinco kanakas. El movimiento independentista debía, de una manera u otra, ser doblegado. Cuando en mi último viaje intente visitar la cueva de Gossanah, la respuesta fue que el lugar era tabú , condición impuesta para permitir el descanso a los espíritus de los muertos. A pesar de ello, se me permitió acudir hasta la gruta de Djoubelly Wea en Gossanah y poder hacer fotos de su casa. Mi anfitrión en Ouvéa me contó la historia. Los rehenes fueron capturados por jóvenes activistas kanakas originarios de otras áreas de la isla y los cautivos fueron llevados hasta Gossanah condicionados por la remota geografía del lugar.

Los residentes de la aldea nada tuvieron que ver con el secuestro; aún así la policía francesa apareció a la búsqueda de sus camaradas, obligando a las gentes de Gossanah a concentrase en el campo de fútbol situado en frente de la iglesia del pueblo. Con la firme intención de obtener información del suceso fueron torturados, y el padre de Wea estaba entre aquellos que falleció a causa de la fuerte impresión que le provoco el comportamiento de los franceses. Más tarde, treinta y tres habitantes de la isla fueron encarcelados en Francia, Djoubelly Wea estuvo allí.

Tales circunstancias apaciguaron tanto a kanakas como franceses, y la presencia de los representantes de los principales partidos políticos, el líder melanesio Jean-Marie Tjibau y el representante de los colonos franceses Jacques Lafleur, fueron convocados en París por el primer ministro Michel Rocard para negociar y finalmente firmar un tratado de paz que sería conocido como Matignon Accords (Acuerdos de Matignon).

El año 1998 se emplazó como fecha para la celebración de un referéndum sobre la independencia, así como los compromisos económicos a gran escala para aliviar las regiones de población mayoritaria melanesia. Se concedió una amnistía a todos aquellos que fueron arrestados durante los conflictos, no teniendo lugar ninguna investigación referente a la masacre de Ouvéa o en relación a los asesinos de una docena de indígenas a manos de los colonos franceses. En mayo de 1989, un año después de la matanza, los principales líderes del movimiento independentista Jean-Marie Tjibaou y Yeiwene Yeiwene, se desplazaron hasta Ouvéa para participar en una ceremonia conmemorativa. Cuando eran recibidos en la chefferie ( jefatura) de Wadrilla, no muy lejos del centro de la isla, Djoubelly Wea adelantó sus pasos en su dirección y les apuntó en tiro de muerte. Este acto que impulsó a Wea a poner fin a la vida de los dos dirigentes melanesios, permanece aún hoy en día en el sentir popular melanesio; que Tjibaou se vendió a los franceses, debilitando la lucha por la independencia.

El guardaespaldas de Jean Marie Tjibou mató a Wea, el último disparo de “Les Evenements“. Hoy día la Chefferie de Wadrilla se mantiene igual que era en 1989, una enorme construcción tradicional rodeada por una empalizada de postes de madera. A lo largo de la carretera que recorre el perímetro costero, ha sido levantado un monumento en honor a los diecinueve mártires de 1988. Diseñado mediante dos paredes curvas que simbolizan una cueva, allí se encuentran las fotos, nombres y fecha de nacimiento de cada una de las víctimas. Sus armas tradicionales de guerra están emplazadas en la parte trasera y sus restos descansando bajo tierra.

Llegado el momento de marchar , visité el Jean-Marie Tjibaou Cultural Center, a 12 kilómetros al noroeste de Nouméa, la capital. Diseñado por el arquitecto italiano Renzo Piano fue construido por contratistas franceses entre los años 1994 y 1998, y su coste superó más de 50 millones de dólares norteamericanos. Su inauguración y apertura tuvo lugar el 4 de mayo de 1998, coincidiendo con el décimo aniversario del asesinato de Jean-Marie Tjibaou. Ningún visitante abandona defraudado el lugar ante el espectacular jardín botánico que rodea a los tres complejos que conforman el centro y que abre un espacio haciendo referencia a las leyendas melanesias. Una galería de arte contemporáneo, exhibiciones temporales y permanentes de arte kanaka y de otras culturas del las Islas del Pacífico, una biblioteca, una sala de proyecciones audiovisuales y teatros cubiertos y al aire libre, además de una extensa área ceremonial, son algunos de los atractivos más destacados del lugar. Aún así el Tjibaou Cultural Center presenta la cultura kanaka más bien como folklore regional que una tradición nacional.

La Masacre de Ouvéa y otros asesinatos cometidos en los años ochenta apenas si son mencionados. Tan sólo una sala de exposiciones exhibe fotos y textos que hacen referencia a la vida de Jean-Marie Tjibaou sin embargo no hay una sola explicación que desvele su asesinato o los motivos que llevaron al protagonista de este a cometerlo. Las expropiaciones de tierra, las maniobras fraudulentas y la mano de hierro que intentaron evitar la independencia durante el siglo XIX son obviamente omitidas. Para mi, lo más destacado es una impresionante estatua de bronce de tres metros de alto de Tjibaou, portando una toga romana, y que está situada sobre una colina que domina el centro cultural. Sin lugar a dudas Jean- Marie Tjibaou fue el último y más destacado líder kanaka, y en una tierra donde los espíritus de los muertos poseen un papel fundamental en la vida diaria de los vivos, su alma seguramente estará sufriendo.

Articulo escrito por David Stanley autor de las guías Moon Handbooks South Pacific http://www.southpacific.org/pacific.html  las cuales, en cada una de sus ediciones, dedican un amplio capitulo a Kanaky Nueva Caledonia. La guía on line de este archipiélago melanesio escrita por Stanley puede encontrarse en http://www.southpacific.org/text/new_caledonia.html además de sus fotos en http://www.pacific-pictures.com/new_caledonia/

 

2 pensamientos en “Regreso a Ouvéa

  1. Lo que dice el comentarista o es abiertamente falso u omite detalles , Machóro murio antes de los secuestros y fue muerto cuando estaba secuestrando a un colono en la casa de este luego de una cazería de los franceses por ser considerado culpable del asesinato de la hija de un colono. Los secuestradores es cierto que fueron asesinados en el enfrentamiento con el ejército no con los gerdarmes , pero el comentarista (anónimo ) de este reportaje omite decir que estos asesinaron a sangre fría a 3 gendarmes al momento del secuestro , tambien omite el hecho que 2 soldados franceses fueron muertos en enfrentamiento por la liberación de rehenes .

  2. El articulo está firmado por David Stanley y efectivamente, Éloi Machoro y Marcel Nonaro fueron ejecutados extrajudicialmente (` a sangre fria´) por las fuerzas de seguridad francesas en 12 de enero de 1985. Maurice Moindou fue arrestado por la muerte de Tual quién era familiar de Roger Gaillot, el líder de extrema derecha del Frente Nacional y alcalde de Thio; esta clase de `políticos´ eran los que odiaban al líder independentista melanesio : ` Machoro ordure tu est mort ´(Machoro, basura, estás muerto) … Como dijo Louis Uregei `fue un plan meditado para asesinar a nuestros líderes ´. Chirac y Pons sabían que la intención de los independentistas no era matar a los secuestrados. En la masacre de Ouvéa, prefirieron vender los votos de de los amigos de Le Pen con sangre melanesia en vez de evitar la perdida de vidas humanas, ciertamente murieron cuatro europeos, entre ellos dos soldados franceses del DGSE, la misma unidad que saboteo el Rainbow Warrior en Auckland (Aotearoa Nueva Zelanda) y que acabó con la vida de Pereira. La equivocación en la fecha de la muerte de Machoro ha sido corregida, muchas gracias por su comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s