Papúa Nueva Guinea celebra el Festival de Artes Melanesias

130131021

La capital de Papúa Nueva Guinea, Port Moresby,  ha empezado a recibir esta semana a las primeras delegaciones  que participaran en  la quinta edición del  Melanesian Festival of Arts  que se inaugurará este fin de semana. Desde su creación celebra  cada cuatro años la diversidad y riqueza de las culturas  melanesias,   habiendo tenido lugar  hasta la fecha en Honiara (Islas Salomón, 1998), Port Vila (Vanuatu (2002), Fiji  (2006) y Nouméa (Nueva Caledonia, 2010).El festival se celebra bajo el   auspicio del Melanesian Sperhead Group,  organización interregional que  incluye a las Islas Salomón, Vanuatu, Fiji y Papúa Nueva Guinea;  además de la organización política independentista Front de libération nationale kanak et socialiste (FLNKS) de Kanaky Nueva Caledonia sobre la cual recae la actual presidencia.  Nueva Caledonia ha enviado la delegación más numerosa, con 237 artistas que representan a las tres provincias de esta Colectividad Francesa  de Ultramar.

Esta es la primera vez que  Papúa Nueva Guinea acoge este evento regional, a partir del  28 hasta  11 de julio de 2014,  bajo el lema  Celebrating Cultural Diversity (`Celebremos la diversidad cultural´) destacando entre otras actividades talleres y demostraciones de escultura, pintura, artesanía, gastronomía, cantos y danzas tradicionales. El festival girara entorno a la capital papú en un recinto próximo al  Museo Nacional, donde se han levantado  construcciones tradicionales de los diferentes países participantes. Mt Hagen , en las Tierras Altas del Oeste;  Momase,   en el Sepik Oriental; Milne Bay y  Kokopo , en Nueva Bretaña del Este,  formaran al mismo tiempo parte del circuito del festival.  Papúa Nueva Guinea ha invitado a tres países considerados `observadores´ en el MSG :  Timor Leste, Papua Barat e Indonesia,  llama la atención esta  última invitación ya que Indonesia ocupa ilegal y militarmente Papúa Occidental, vulnerando los derechos humanos  y no teniendo  nada que ver con la tradición cultural de las Islas del Pacífico. Curioso es también que el FLNKS no haya vetado  su presencia en el festival.

Fiji, voluntariado en el archipiélago de Yasawa

Vinaka Fiji acepta voluntarios por un periodo de una a cuatro semanas en programas de conservación marina, agricultura, suministro de agua potable, educación y  otros proyectos comunitarios sostenibles. La base de operaciones está enclavada en el Barefoot Island Resort, en la islita de Drawaqa,  perteneciente al archipiélago de las Yasawa y a tres horas por mar desde el oeste de Viti Levu (Nadi /Marina Denarau).

A pesar de mostrase como un paraíso de bellas playas de arenas blancas, palmeras cocoteras,  lagunas de aguas cristalinas y coloridos  arrecifes de coral, las islas Yasawa se enfrentan  a numerosos problemas como el acceso limitado a la educación, cortes de agua, dietas inadecuadas y condiciones sanitarias precarias. En el archipiélago y repartidas por una veintena de  islas  se enclavan 27 aldeas cuyos habitantes viven por debajo del umbral de   sanidad y pobreza.  Hasta hace  unos diez años  el acceso  por mar al archipiélago  se presentaba extremadamente complicado,  haciendo uso sus habitantes de frágiles embarcaciones que facilitaban el suministro de mercancías y pasajeros. Con la aparición de un  servicio marítimo privado el transporte  ha mejorado  a través de los servicios de Awesome Adventures  aunque la gran mayoría de los residentes fijianos y en razón de su  limitado poder adquisitivo, siguen  desplazándose en pequeñas embarcaciones desprovistas de las condiciones mínimas de seguridad. La compañía fijiana ha venido aportando una ayuda irregular  hasta que  en el año  2010 se formalizó con la creación del Yasawa Trust Foundation,  que estableció  el  programa Vinaka Fiji (`Gracias Fiji´)  como modo de  mostrar gratitud  a las gentes que viven en el archipiélago y que comparten sus islas con los extranjeros.

Los precios para participar en los programas de voluntariado  varían en función del programa y el tipo de alojamiento elegido por los voluntarios.  Los programas de educación y comunidades sostenibles se inicia a partir de los  F$1520 por una semana con estancia en  dormitorio,   F$1780  por un bure  o bungalow  de  estilo fijiano  en ocupación doble  y  F$2030  por un  bungalow  de lujo. El precio por semana se reduce en relación al número de semanas que se vayan a invertir en alojamiento.  Todas  las categorías incluyen tres comidas al día. Los voluntarios también  llevan a cabo donaciones a los distintos proyectos llevados a cabo, desde  F$200  por una semana a  F$500 por cuatro semanas. El biólogo norteamericano Dan Bowling,  con base en el Barefoot Resort, está a cargo de los voluntarios que se dedican a la conservación marina y  a  quiénes se les exige   la certificación de submarinismo aunque no una formación en biología marina. + Info:  Vinaka Fiji / Programas de Voluntariado en las Islas del Pacifico

Cambio Climático: Fiji acusa a la comunidad internacional de abandonar a su suerte a las Islas del Pacífico

El primer ministro de Fiji,  Josaia Voreqe  Bainimarama, ha acusado a la comunidad internacional de abandonar  a su suerte a los países que comprenden las Islas del Pacífico:  `La historia juzgará con dureza si nos abandonan a nuestra suerte aparente de hundirnos bajo las olas, ya que no quieren hacer los ajustes necesarios en sus políticas internas´. En la cumbre del Pacific Islands Development Forum (PIDF) celebrado en Nadi y Denarau, el líder fijiano acuso de forma muy particular a  Australia. Desde la llegada al poder de  Tony Abbot , el país de las antípodas  ha mostrado un transformación  evidente en su  posición frente  la lucha contra el calentamiento global;  los cambios son  poco favorables en cuanto a la reducción de emisiones de carbono.

A principios del mes de junio,  el  primer ministro australiano   dijo que no adoptaría ninguna política climática que supusiese una bofetada para la economía nacional. La decepción colectiva y consternación por el fracaso de la comunidad internacional para hacer frente a los desafíos que se  presentan en las Islas del Pacífico a causa del cambio climático ha sido enorme en la región. Bainimarama  dijo que el incremento del nivel de los océanos causado por los efectos del cambio climático amenaza la existencia de países vecinos de Fiji como Kiribati, Tuvalu y la República de las Islas Marshall además de convertirse en una amenaza para otras naciones y territorios  de la región, incluyendo a las mismas islas Fiji; subrayando que  `la voluntad colectiva de la comunidad internacional para abordar adecuadamente esta crisis está en retroceso´.

 

Indonesia busca acallar la voz independentista en Papúa Occidental

El presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono, intervino esta semana  como invitado en el segundo Pacific Islands Development Forum (PIDF) o  Foro de Desarrollo de las Islas del Pacífico  llevado a cabo en las islas Fiji. Este reúne hasta el viernes a los líderes de doce países de la región del Pacífico.  El encuentro, que se centrará en el crecimiento económico sostenible y el cambio climático, rivaliza con el  South Pacific Forum (Foro de las Islas del Pacífico)  y, a diferencia de este último, excluye tanto a Australia como a Aotearoa  Nueva Zelanda.

`La visita del presidente Yudhoyono marca un histórico momento para Fiji y la región´, dijo Frank Voreque Bainimarama, primer ministro interino del archipiélago fijiano en declaraciones citadas  esta semana  por el  Fiji Sun . Pese a la exclusión de Australia en el foro, delegados  de este país  acudirán a la cita como observadores, al igual que representantes de Marruecos, Venezuela, Israel, Singapur, Kazajistán, Kuwait y Georgia.

Este foro fue creado por  Bainimarama, cuyo país fue suspendido del Foro de las Islas del Pacífico hace cinco años a raíz del golpe de Estado que le llevó al poder en 2006.  El   político melanesio ejerce el cargo de primer ministro, traspasó en mayo la jefatura de las Fuerzas Armadas, que ocupó desde 1999, para participar en las elecciones del próximo 17 de septiembre, las primeras en más de ocho años.

Naciones de las Islas del Pacífico y  e instituciones como la  Melanesian Spearhead Group (MSG),  organización intergubernamental constituida por estados melanesios apoyan la causa independentista de Papúa Occidental, ocupada  ilegal y militarmente por Indonesia por lo que la visita de Yudhoyono  a Fiji puede verse ensombrecida. La iglesia de Fiji mostró recientemente su apoyo a la causa papú y esta misma semana, lo ha hecho la  comunidad religiosa en  las islas Salomón.  Las maniobras políticas que lleva  a cabo Indonesia  para  acabar con  las aspiraciones independentistas en Papúa Occidental, se centran  en   extender su influencia en Fiji, país más importante de la región melanesia y con ella al resto de  naciones del Pacífico Sur.

 

Kiribati impondrá una prohibición a la pesca comercial sobre más de 400.000 kilómetros cuadrados de océano

Anote Tong, presidente de la República de Kiribati,   informó este pasado lunes durante el discurso de apertura del Congreso  `Our Oceans´  en Washington  que su país, enclavado en la Micronesia,  impondrá  a partir de enero de 2015  una prohibición a la pesca comercial en una franja de océano   de más de 400.000 kilómetros cuadrados;  convirtiéndose en un santuario marino para los atunes, tortugas, tiburones y peces de arrecife. Esta zona   marítima  incluirá la  llamada Phoenix Islands Protected Area (PIPA) importante enclave para el desove del atún y designada por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 2010  y en razón  de su ecosistema coralino  único  y otros hábitats de las profundidades marinas. Kiribati  ya había dado un paso inicial en la  prohibición de la pesca comercial  instaurando esta en un área de doce  millas náuticas alrededor de cada una de las islas que comprenden  el grupo de las islas Line del sur y las ocho islas del archipielago de las  Phoenix para los buques foráneos de pesca del atún.

El  Congreso que se extendió durante dos días,  enfoco su interés en las prácticas de pesca insostenibles, la contaminación marina y la adificación de los océanos, los cuales  absorben grandes cantidades de dióxido de carbono que contribuye al cambio climático;   aumentando  la acidez de los mares  y perturbando  el delicado equilibrio que la vida marina necesita para sobrevivir.

Según muestran las investigaciones en la actualidad, un tercio de las reservas pesqueras están sobreexplotadas  y el resto están siendo explotadas a un ritmo que será insostenible para alimentar a la creciente población mundial. Las zonas marinas protegidas pueden fomentar la recuperación de las poblaciones de peces, pero también pueden ayudar a reducir el impacto de la contaminación y la acidificación de los océanos. Las flotas  pesqueras internacionales  compuestas por embarcaciones industriales equipadas con redes de cerco y  dominadas por empresas españolas, asiáticas y norteamericanas, convergen en la actualidad en  aguas del  Pacífico Central y  Pacífico Occidental trás haber agotado los caladeros del resto del mundo. Las flotas pesqueras vasca y gallega faenan en  aguas próximas al atolón de Kiritimati (Christmas).

Kiribati,  al estar compuestos por atolones de coral que apenas  se alzan unos pocos metros sobre el nivel del océano, está experimentando  ya el aumento de los niveles de las aguas marinas  como consecuencia del cambio climático. El país se enfrenta a  la erosión de sus costas, mareas inusualmente altas, la reubicación de  aldeas hacia el interior  insular y la perdida de áreas agrícolas  debido a la filtración de aguas salobres en el  subsuelo. `El cambio climático es el desafío moral más grande de nuestro tiempo´, dijo en los Estados Unidos Anote  Tong.  `Los más altos niveles de dióxido de carbón, el aumento del nivel del mar y la acidificación de los océanos también matan a los arrecifes de coral y causan zonas muertas en las aguas oceánicas, zonas en las que prácticamente ningún ser vivo marino subsiste´.

El anuncio  del presidente de Kiribati coincidió  con el del presidente Barack Obama,  quién en un futuro  dará a conocer las  medidas  planeadas para ampliar las zonas marinas protegidas en sus posesiones insulares del Océano Pacífico y que se componen de más de  580.000 kilómetros cuadrados de océano;  aunque estas islas  y atolones están deshabitados y no sufren la sobre explotación pesquera  o la contaminación de sus aguas y ecosistemas marinos.

`Las pérdidas de ingresos proyectadas pesaron mucho en nuestra consideración, pero en el análisis final tomamos la decisión de continuar con estrategias sostenibles efectivas´, explicó Tong. Kiribati depende de los ingresos de las licencias de pesca comercial El pescado y el albumen seco de coco constituyen la mayor parte de la producción y exportación de la nación micronesia, por lo que la prohibición sobre la pesca comercial tendrá un efecto muy significativo en ciertas áreas de la economía. Hacer frente al cambio climático –   destacó  Tong-  `no tiene  ya nada que ver con la  economía, . No es un juego político;  `Ahora se trata de lo que debemos hacer juntos como ciudadanos globales responsables. Ningún país puede hacer nada por sí mismo para llevar a cabo el tipo de cambios necesarios ´.

El ejemplo de Kiribati , con toda probabilidad será seguido por países como a Palau, también en Micronesia,  donde el presidente Tommy Remengesau recientemente  ha sugerido  el cierre de  la totalidad de su Zona Económica Exclusiva a la pesca comercial; así como las Islas Cook  en Polinesia y Kanaky  Nueva Caledonia en la Melanesia donde  se estudia la cantidad de pesca  que debería  permitirse  en sus áreas protegidas, más grandes incluso que la de las islas Fénix.

Las islas Phoenix  se extienden sobre  65.000 kilómetros cuadrados de océano Pacífico, muy pocos habitantes de  Kiribati  habitan en sus remotos atolones de coral;  la gran mayoría lo hacen  las islas Gilbert situadas  a  1000 kilómetros al oeste y  donde se enclava el atolón de Tarawa sede de la capital  Bairiki. Del mismo modo lo hacen  en las  Line, grupo insular  que acoge a Kiritimati  el atolón con mayor superficie de tierra firme  del planeta. De todas los atolones del grupo Phoenix,  el único  permanentemente habitado es Kanton (Abariringa)  que además  conserva uno de los últimos ecosistemas coralinos intactos del planeta.

Tribus aisladas de Papúa Occidental

En los últimos años y  viviendo en Papúa Occidental, se han identificado más de cuarenta pueblos indígenas aislados. Aunque muchas de estas tribus han tenido ya algún contacto con el exterior, hay otros que optan por permanecer en su  actual situación manteniéndose  apartados del contacto y las influencias extranjeras. Todos ellos habitan en áreas remotas enclavadas en los bosques tropicales húmedos.

Resulta casi imposible obtener información precisa sobre estos pueblos ya que las organizaciones de derechos humanos y los periodistas tienen prohibida la entrada a  Papúa Occidental por parte de las autoridades indonesias que ocupan militarmente el país. Las posibilidades de investigación son muy limitadas y dificultan la protección de estas tribus ante las amenazas que llegan más allá de sus  aislados territorios.

Por otra parte, hay que tener presente la  geografía aislada  y traicionera que impide un fácil acceso a  estos asentamientos; los caminos que conducen hasta estas áreas tribales son escasos y las vastas tierras altas de esta parte de Nueva Guinea tan sólo fueron cartografiadas a partir de la década de 1930. Mapas topográficos de territorio forestal aún permanecen ´en blanco´ evidenciando datos de relieve incompletos.

Fotografía: Free West Papua Campaign

Estos pueblos aislados están amenazados por las enfermedades provocadas por el turismo irresponsable, la represión militar indonesia, la invasión de los mineros y  por los dueños de  plantaciones, madereros y otros individuos que andan buscando explotar los recursos naturales de sus tierras. La lista de violación de los derechos humanos es notoria en Papúa Occidental: El racismo, profundamente arraigado, es endémico; los papúes son considerados sucios, atrasados y viviendo en la Edad de Piedra, aún lo son más aquellas tribus no contactadas. Desde la ocupación de Papúa Barat por parte de Indonesia en el año 1963, sus habitantes melanesios originarios, en especial en las zonas remotas, han muerto de forma rutinaria – aproximadamente 100.000 personas- , violados y torturados a manos de soldados racistas. Su supervivencia depende de mostrar y publicitar su existencia al mundo. + Info:  Survival International

La herencia chamorra de Guam amenazada por un gigantesco campo de tiro con fuego real

El Departamento de Defensa de los Estados Unidos propone en  la isla de Guåhån (Guam) en la Micronesia, transformar 4000 acres de tierra y océano propiedad del pueblo chamorro, en un gigantesco campo de tiro.  De acuerdo con las declaraciones del Supplemental Environmental Impact Statemental (SEIS), el impacto acústico de mas de 6.7 millones de balas disparadas cada año perjudicará seriamente a un perímetro costero que se mantiene prácticamente intacto; enclaves de relevancia cultural y a aquellas áreas destinadas a la recuperación medioambiental. Se está pidiendo a los chamorro que sacrifiquen Ritidian, Pagat o Fena a cambio de contratos de construcción muchos de los cuales caerán en manos de compañías ajenas a a la isla y cuyos trabajadores contratados serán extranjeros.

Guåhån es un territorio no incorporado de los Estados Unidos, enclavado en el Pacífico Occidental y bajo supervisión del Comité de Descolonización de las Naciones Unidas. La isla representa un enclave de operaciones crucial para tropas, barcos, aviones y apoyo logístico, albergando dos importantes centros militares que probablemente sean ampliados. La base naval de Apra, que da apoyo logístico a la V y VII flota y otras unidades operativas y la base de Andersen, que acoge un gran almacén de repostaje y es sede de los bombarderos B-52 y Global Hawk.  Un tercio de la isla está ocupada militarmente y el acceso está prohibido tanto a  los visitantes como a los chamorros, propietarios legítimos de las tierras. La población militar norteamericana , como la civil asociada a la presencia de esta, es ya numerosa y está previsto que acoja progresivamente a un destacado número de infantes de marina estacionados en Okinawa (Japón) y de Corea del Sur, circunstancia que amenaza la supervivencia cultural del pueblo chamorro.

Demasiado tarde para Kiribati …

Anote Tong, presidente de la Republica de Kiribati  ha dicho que ya es demasiado tarde para salvar a muchos de los pequeños estados insulares de ser  anegados por el aumento del nivel de los océanos. En declaraciones a la CNN y durante las negociaciones que tienen lugar en Bonn sobre un nuevo tratado sobre el cambio climático el político micronesio ha subrayado que la  aniquilacióny  total es ahora inevitable para Kiribati, Tuvalu,  las Islas Marshall  y las Maldivas, esta útimas  enclavadas en el Océano Indico. Según sus palabras, todo lo que se acordó con los Estados Unidos y China no  tendrá en un futuro repercusión alguna para los atolones de Kiribati ya que es demasiado tarde;  aunque espera que tal circunstancia pueda actuar como lección que alerte de la necesidad de una acción más contundente  en relación al cambio climático. ` Es de esperar que todo lo que está sucediendo haga llegar un mensaje  claro de que Kiribati podría estar hoy en primera línea pero al país le seguirán otros y muchos más, que sufrirán las consecuencias del calentamiento global.

La República de Kiribati está formada por 33 atolones repartidos en más de tres millones de kilómetros cuadrados de océano. Si a ello se le añade la Zona Económica Exclusiva, la extensión abarca casi cinco millones de kilómetros cuadrados. Existen cuatro grupos insulares: las Gilbert con diecisiete  atolones, las Fénix con ocho, las Line del norte con cuatro y que incluyen la isla de Kiritimati o Christmas;  las Line del sur con cinco atolones,  además de las isla de Ocean o Banaba. En Tarawa,  el atolón más poblado, se encuentra Bairiki, capital administrativa, que se encuentra a 1800 kilómetros de Suva, capital de las islas Fiji.

 La superficie total de tierra es de 811 kilómetros cuadrados. Todas las islas son anillos de coral de muy poca altura, a excepción de Banaba, que alcanza los 87 metros de altura sobre el nivel del mar.  El terreno de estos atolones  por lo general está compuesto por rocas de coral con tan solo una fina capa de arena firme y tierra que permite una vegetación escasa compuesta en gran medida  por cocoteros y árboles de pandano (Pandanus species).

La mayoría de la población es i Kiribati, aunque existe población polinesia originaria de Tuvalu y algunos europeos. El modo de vida está  muy relacionado con el mar. La propia geografía de los atolones ha contribuido al desarrollo de una economía de autoabastecimiento y subsistencia basada en la pesca, los cocoteros y la agricultura  a pequeña escala. En  razón a su urbanización en  Tarawa la dependencia de los alimentos de importación es mucho mayor.

La población micronesia llegó a Kiribati hace 2000 años, estableciéndose notables diferencias en las costumbres y organización social entre los atolones enclavados al norte  y sur del archipiélago. Los europeos tuvieron tuvieron las primeras noticias de su existencia en 1606 a través del navegante portugués, al servicio de la Corona española, Pedro Fernandes de Queirós.

Nueva Zelanda anuncia ayudas para impulsar la industria turística en Samoa y Niue

John Key, primer ministro de Aotearoa  Nueva Zelanda, en su  visita oficial  a Samoa, Tonga y Niue, anunció esta semana una inversión de un millón de dólares neocelandéses para ayudar a impulsar la industria turística en el archipiélago samoano. El dinero será destinado a mejorar el acceso a los atractivos de estas hermosas islas de Polinesia y a mejorar la información destinada a los visitantes extranjeros.  Key ha declarado que el turismo es fundamental para la economía de Samoa, contribuyendo con cerca de un cuarto del  Producto Interior Bruto anual del país. Por otra parte  Niue, un atolón de coral elevado enclavado en la Polinesia , a 2400 kilómetros al noroeste  de Auckland  y que representa el estado más pequeño del mundo, recibirá al mismo tiempo  de Nueva Zelanda 1,25 millones de dólares  durante los próximos cinco años para apoyar  el turismo y las energías renovables

El archipiélago de las Cook sigue sufriendo la despoblación de sus islas

Vaine Wichman,  economista y experta  en desarrollo de  las Islas Cook  ha dicho que hasta que el gobierno de este archipiélago polinesio no ponga en marcha una  financiación  adecuada destinada desarrollar la  industria e infraestructuras en las islas exteriores, estas  seguirán sufriendo la despoblación. Las  últimas estadísticas publicadas muestran que en los dos últimos años la población total residente  en Pa Enua o islas exteriores  a descendido de 14.000 a 13.400 habitantes.  Wichman dice que  las autoridades tienen que tomar el asunto seriamente ya  que cada vez son  más las personas que  dejan el archipiélago  con la intención de encontrar mejores oportunidades de trabajo; especialmente en Aotearoa Nueva Zelanda, país al cual tienen libre acceso para residir y trabajar.

Los  habitantes de estas  islas  decidirían quedarse en estas  en tanto en cuanto el gobierno destinase más fondos para el desarrollo de proyectos de pesca, agricultura  turismo y  artesanía; del mismo modo una mejora en las instalaciones aeroportuarias y en puertos  animaría a muchos polinesios residentes en el extranjero,  a regresar a las Islas Cook. Kuki ‘Āirani  están  divididas en dos archipiélagos, en base a su lejanía, formación geológica, flora, fauna, recursos naturales y población. El grupo norte es de formación coralina, atolones que apenas se elevan unos pocos metros sobre el nivel del mar,  y suelos muy pobres que limitan su agricultura. Algunos de los atolones están más cerca de Samoa que de la capital Avarua, enclavada en Rarotonga. El grupo meridional acoge el mayor número de población y posee suelos volcánicos muy fértiles con gran diversidad de árboles y plantas. La isla mayor es Rarotonga, la composición  de Atiu. Mauke, Mitiaro y Mangaia se caracteriza por espectaculares formaciones de coral fosilizado enclavadas en el interior.

La cuestión  es integrar a todas las islas en el conjunto de la economía nacional para evitar el éxodo de la población.  Rarotonga es el centro de la industria turística  sin embargo,   las islas exteriores tienen dificultades a la hora de  suministrar alimentos, artesanía y otros productos para poder disfrutar de beneficios económicos. Los atolones del norte pueden estar hasta seis semanas sin recibir la visita de un carguero, sus habitantes no desean abandonar las  islas pero si estas medidas que se exigen al gobierno no son tomadas a tiempo,  no les queda más remedio que plantearse la partida en busca de mejores horizontes económicos.